- Apuntes e ideas sueltas sobre tecnologías y otros asuntos - http://apunteseideas.com -

Funda-mental-ismos

Caso 1: Hay blogs que te explican como debe ser tu blog personal y como tenés que «comportarte» como blogger.

Como si la misma esencia del blog no fuera que hago lo que quiero en mi blog, porque es personal. Si te gusta lo leés, si te gusta participás, si no te gusta me puteás o te vas… ¡hacé lo que quieras!

Pero lo mejor sería que viendo que yo lo hice vos también cuelgues tu propio blog. Ponele tu foto si querés. Ponele tu perfil si querés. Y si no querés, está bien igual. Así es el blog.

Querés escribir sobre un tema en particular, está bien. Querés escribir de acuerdo a como te levantás, también está bien.

Ah, por supuesto te puedo ayudar a armar el tuyo, pero vos decís. Y si lo decís en forma inteligente y con onda, mejor. Pero no hay forma de regular o «decretar» sobre esto. No hay marketing, no hay academia, no hay imposiciones. Así es el blog. Sos vos y tu lector. Y si nadie te lee, igual decilo así queda.

Y no digo más porque sino parece que estoy «dogmatizando» o «bloggerizando» (perdón por la aberración idiomática).

Caso 2: Hay gente muy ecológica… que advierte que el mundo se cae a pedazos porque recibió un mail sobre las papeleras. Y está bien. Algún día había que darse cuenta.

Pero también se «fundamentaliza», desde políticos «ecologizados» (sigo con los neologismos caseros…) de golpe hasta los opinólogos de turno. ¿De que se trata, que me opongo?

Si, ya sé que todo suma, pero alguna vez hasta se organizaron mundiales que ocultaron la tortura o distrajeron de una guerra… y ahora hay un mundial pronto.

¿Seguiremos hablando del tema en junio, o recordaremos todo junto la próxima vez que nos quieran poner la basura del primer mundo en el patio de atrás?

Todo esto se puede discutir. Esta bien discutirlo. No está mal no estar de acuerdo. Mientras estemos «desfundamentalizados» y seamos coherentes.

Que bueno es el equilibrio, y que difícil. Pero hagamos la prueba.