Ir al contenido

La pereza y la ausencia de creatividad

Solemos pedirnos y pedir creatividad para proponer e implementar soluciones creativas a los problemas que surgen en el ejercicio diario de la docencia, y con la misma transparencia pedimos creatividad hacia arriba.

Pensando y leyendo sobre esto, me encuentro con “¿Por qué las mejores ideas siempre se les ocurren a otros? Algunas reflexiones sobre la creatividad”, escrito por Hugo Pardo Kuklinski, experto e investigador en desarrollo de aplicaciones web institucionales, para MateriaBiz.com

Extraigo un párrafo de este texto sin desperdicio que, me atrevo a decir, debería trabajarse en las escuelas, principalmente en los últimos años del Polimodal:

“Dice Csikszentmihalyi que, por lo general, estamos escindidos entre dos series opuestas de instrucciones con las que está programado el cerebro. Por un lado, el imperativo del mínimo esfuerzo. Por el otro, las exigencias de la creatividad.

Según él, existen cuatro tipos de obstáculos que dificultan potenciar la creatividad:

1) El agotamiento por exigencias excesivas. Resulta difícil apoderarnos de nuestra energía psíquica y activarla.

2) Nos distraemos fácilmente y tenemos dificultad de proteger y canalizar la propia energía.

3) Pereza. Falta de disciplina para controlar el flujo de energía.

4) No saber qué hacer con la energía que uno tiene.

La creatividad es un signo de salud, un método para escaparle a la rutina y emprender acciones de magnitud. Sin embargo, para ejercerla, se requiere autodisciplina. No existe el momento de genialidad en sí mismo.

Todo proceso creativo es fruto de un esfuerzo de años de aproximación a un tema. Claro que muy pocas veces conocemos el frustrante y duro camino hacia la invención de miles de científicos y artistas. Siempre nos quedamos con el momento del premio y del reconocimiento (aunque éste no siempre llega).”

Suelo hablar mucho con los alumnos mayores sobre estas cosas. Generalmente menciono el ejemplo de Miguel Ángel, artista genial y trabajador infatigable. Creatividad y esfuerzo son inseparables.

Separar el trabajo arduo de la creatividad es una imposibilidad, tanto como separar trabajo y energía. Preguntenle al profe de Física, sino.

También te puede interesar:
Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

- Ir arriba -