- Apuntes e ideas sueltas sobre tecnologías y otros asuntos - http://apunteseideas.com -

Tratado sobre la dioxina (o, cortenlá con las cadenas)

Después de recibir el mail sobre la contaminación de Dasani y la opinión de un tal Fujimoto sobre los microondas y las dioxinas, me decidí a organizar y coordinar (bueno, quiero ser el jefe, che…) una campaña a la que denominé “Dejemos de joder al prójimo con las cadenas”.

Luego caí en la cuenta de que esta campaña también sería una cadena, lo cual es una contradicción en sí misma, así que la suspendi a la campaña y me dediqué entonces a averiguar un poco sobre estas cuestiones que nos alarman al punto de reenviarle al mundo nuestra e-angustia.

Cuando uno recibe este tipo de información alarmista, mejor sería informarse antes de invadir casillas ajenas, ¿no es cierto? Pero para complicarlo un poco, busqué información en la propia red al respecto; digo, como que ni siquiera le pregunté a iluminados sobre si estas cosas serán ‘verso’ o no.

Por ejemplo, sobre el tema de las dioxinas vendría muy bien leer antes de reenviar, por ejemplo, en http://www.vsantivirus.com/hoax-dioxinas-microondas.htm [1] (lo encontré usando Google…). Copio y pego unas partes:

“Los personajes involucrados: (…) sobre la existencia o no del Dr. Edward Fujimoto, del Hospital Castle, hay divergencias. Algunos sitios dedicados a investigar estos bulos (en inglés), lo relacionan con el Castle Medical Center, ubicado en Kailua, Hawaii. (…) Sin embargo, una búsqueda por la página correspondiente (http://66.197.232.138/doctors.htm) no da resultados positivos sobre la existencia de dicha persona.

A pesar de ello existe una referencia respecto a una entrevista posterior al supuesto doctor Fujimoto, que nunca ha sido corroborada. Allí se le preguntaba sobre la veracidad de este posible hoax, y él confirmaba lo que dice el mensaje (en su versión original, ubicándonos en Hawaii, no en Lima, Perú), aunque aclarando que todos sus dichos estaban relacionados con una exposición prolongada bajo las mismas circunstancias, ya que en Japón (su país de origen), las personas hace tiempo dejaron de utilizar plásticos para contener las comidas (…)

¿Es cierto lo de la dioxina y el horno de microondas? Según los especialistas, las dioxinas forman una familia de 210 compuestos, de los cuáles 17 son considerados tóxicos, y no biodegradables. La principal forma de que el cuerpo humano llegue a absorber estas dioxinas, es a través de la grasa consumida. Las dioxinas pueden ser producidas por la quema de plásticos, especialmente el PVC, pero no existe ningún estudio científico respecto a la creación de las mismas a partir de los productos plásticos empleados en los hornos de microondas.

La FDA (Food and Drug Administration, Dirección de Alimentos y Drogas) de los Estados Unidos, organismo contralor de todo lo relacionado con los alimentos y la salud humana, afirma que cualquier dioxina que pueda ser transferida a la comida por este medio (contacto directo con un envase plástico), es mínima, y dentro de los límites de tolerancia.

Por otra parte, se recomienda que siempre se utilicen productos preparados para su uso en hornos de microondas, como recipientes de vidrio, etc. Los plásticos que cubren las comidas calientes, están hechos para un solo uso. Dentro de esos límites, jamás han demostrado tampoco, indicios de que lleguen a liberar las dioxinas.

Las pocas referencias concretas a las dioxinas y las microondas, se encuentran en una publicación de la FDA, y están relacionadas con ciertos recipientes de papel usados por algunos alimentos preparados para su calentamiento en hornos de microondas, y también en los envases de leche hechos en cartón. En ellos, los niveles de dioxinas se mostraron como seguros.

De acuerdo lo que afirma la U.S. Environmental Protection Agency (la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos), las dioxinas pueden ser tanto naturales como artificiales. Las hechas por el hombre son liberadas a la atmósfera desde fuentes como la quema de basura, o de distintos tipos de combustibles como madera, carbón o petróleo, y también por ciertos tipos de procesos químicos.

Todas las personas han sido expuestas a estos niveles bajos de dioxinas, y ello seguirá ocurriendo, sin que haya indicios de problemas de salud. Si esos niveles aumentan, entonces podrían tener relación con algunos trastornos conocidos, aunque los estudios sobre esto último sólo se han hecho con animales.

Conclusiones: Se trata de una advertencia sobre hechos que podrían ser reales, pero no están comprobados. Sin embargo, no hay ningún motivo para divulgarlos por medio del SPAM. Lo que pudiera haber de cierto en lo que se afirma, estaríamos convirtiéndolo en algo poco creíble o directamente falso. Cada vez más personas borran mensajes que no han solicitado.

Por otra parte, no amerita una advertencia, es cuestión de aplicar un poco de sentido común a la hora de calentar nuestra comida en el microondas. O sea, siempre debemos utilizar recipientes específicos para ello a la hora de depositar allí nuestros alimentos, y abstenernos de emplear aquellos que sean o parezcan hechos de materiales plásticos o de otro tipo, que no digan de forma específica, estar preparados para ese uso.

Y por último, jamás reenvíe ningún mensaje donde se le pida hacerlo, diga lo que diga ese mensaje.”

Son estos buenos consejos, sobre todo proviniendo de un sitio sobre virus, spam, hoaxes y otras invasiones a nuestra privacidad.

También te puede interesar: