Saltar al contenido

Oh God, not me!, recargado

Poniéndonos ya cargosos con la idea del «gen negro», reproducimos extractos de las declaraciones del científico James Watson, quien considera elemental que los negros son menos inteligentes que los blancos, y no estaba hablando de alfajores. Este ganador del Nobel ha argumentado también a favor de la ingeniería genética por considerar que un día será posible curar la «estupidez», en obvia autorreferencia.

Dice así:

El investigador estadounidense, de 79 años, declaró al dominical británico «The Sunday Times» que es pesimista sobre África porque las políticas occidentales se basan en la creencia de que «la inteligencia de los africanos es como la nuestra, algo que contradicen todas las pruebas efectuadas». Y remató: «La gente que tiene que tratar con empleados negros sabe que eso no es así». Esas opiniones se reflejan también en un libro que verá la luz la próxima semana y en el que Watson asegura que no hay motivo alguno para creer que «las capacidades intelectuales de pueblos separados en su evolución han tenido que evolucionar de modo idéntico». «El querer considerar un poder igual de la razón como una herencia común de la humanidad no basta para que sea así», escribe el investigador, citado por el diario «The Independent», que cuestiona sus comentarios.

Si hablamos de las formas, es impresentable. Si hablamos de contenidos, peligroso. Pero me acuerdo de uno de esos encabezados que aparecían en cada hoja de la revista «Humo(r)». Uno de ellos decía: «La inteligencia humana es limitada, pero la estupidez no tiene límites»

Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

- Ir arriba -