Ir al contenido

‘El reto de la escuela es convertir la información en verdadero conocimiento’

Esta frase, que mencionáramos en nuestra intervención en “Plan A”, pertenece al Dr. Juan Ignacio Pozo, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, y fue el desafío que el especialista planteó en su charla “Aprender para comprender”, realizada en el Colegio La Salle de Rosario y organizada por el Diario La Capital y Editorial Santillana en octubre del año pasado.

En una entrevista para el mismo diario, que en su momento reprodujimos en nuestro sitio, el Dr. Pozo habló de algunas otras cuestiones que quisieramos retomar aquí, a partir de planteos y desafíos como el del título que se renuevan cada vez que la cuestión de las nuevas tecnologías en el aula es debatida. Estos son algunas de sus definiciones:

El docente es un mediador que tiene que ayudar a los chicos a construir su mirada del mundo, a gestionar la duda, a hacerse buenas preguntas y guiarlos a buscar mejores respuestas, partir de su realidad para poder cambiarla. Tener información tendría que ayudarnos a predecir sucesos a resolver nuevas situaciones, hoy la información es contradictoria y no es analizada. El reto de la escuela es convertir tanta información en verdadero conocimiento.

Creo que aprender es algo mucho más amplio, aprender podemos interpretarlo como la capacidad que tenemos las personas para cambiar. Por un lado, los niños tienen la necesidad de ir cambiando porque a medida que van desarrollándose y madurando va cambiando también su papel social, lo que se espera de ellos. Y por otro lado, porque la sociedad en la que vivimos está cambiando a una velocidad vertiginosa, no sólo los niños sino todos nosotros, padres, maestros, profesores, profesionales tenemos que estar continuamente cambiando para afrontar las demandas de cambio que nos pide la sociedad. Aprender es básicamente la capacidad de cambiar, de adaptarse a contextos y situaciones diferentes.

Una idea crucial es entender que aprender no es repetir lo que otros dicen, la función del docente no es transmitir un saber únicamente, sino lograr crear contextos en los que las personas se impliquen, se motiven, pongan en marcha sus capacidades y a través de eso las cambien, en ese sentido el docente tiene que ser estratégico entre otras cosas.

Tenemos pocas certezas pero una es clara: nuestros alumnos van a tener que seguir aprendiendo, por eso hay que aprender a aprender y enseñar capacidades que sean utilizadas en distintas situaciones

Que la escuela debe aprender y cambiar, adecuarse a los nuevos tiempos y ofrecer nuevas alternativas de aprendizaje, es innegable y es el desafío de estos tiempos. Pero no debería negarse o relativizarse su importancia como eje de la comprensión de la realidad a partir de la reflexión.

No quedan muchos sitios en los que todavía se piense que cambiar nuestra realidad es posible.

También podría interesarte...

Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

- Ir arriba -