Ir al contenido

OLPC en Argentina, cada vez más lejos.

Prometo no editorializar, aunque con el título ya lo esté haciendo… Copio y pego del muy completo e interesante informe de Clarín de ayer:

Se anunció hace tres años como un proyecto “humanitario”, tuvo el respaldo de la Casa Rosada y prometió la llegada de un millón de pequeñas computadoras, en el año 2007, para chicos sin acceso a la tecnología. El objetivo, más que loable: la reducción de la brecha digital, con bajo costo para el Estado… Pasó el tiempo y la verdad es muy distinta. Aquel plan “semi-benéfico” tomó la forma de un gran negocio, el precio de las computadoras subió de 100 a 180 dólares, y a 500 en el mercado libre, y gigantes de la tecnología iniciaron una puja comercial aún en desarrollo. Resultado: un millón de chicos arranca el 2008, declarado por el Gobierno como el “Año de la Enseñanza de las Ciencias”, sin computadora.

Es interesante en este punto leer el recorrido histórico que el artículo hace. ¡Que entusiasmadas estaban nuestras autoridades! ¡El futuro había llegado! Pero no paró y nos pasó por arriba:

Llegó el año 2007, de renovación presidencial, y comenzaron las pruebas técnicas. Hasta allí, no se había demostrado la eficacia y utilidad de las computadoras escolares. Un equipo encabezado por Hugo Scolnik, creador y hoy director del Departamento de Computación de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, comenzó a probarlas. Sorprendió la lentitud de los primeros prototipos. En febrero llegaron 50 máquinas XO, modelo B1, del programa impulsado por Negroponte, y en mayo, 200 más, modelo B2, pero los adaptadores no cumplían con las normas IRAM y tuvieron que ser devueltos.

Y más adelante:

Había cambiado por completo el mapa de oferentes. Lo que iba a ser una oportunidad auspiciosa para técnicos argentinos, que podían desarrollar el software y agregarle valor a las laptops educativas, mediante el diseño de programas útiles para el ámbito educativo nacional, era ahora un simple trabajo de adaptación de tecnologías de afuera. La situación tuvo que ser repensada. Con las primeras computadoras que llegaron se hicieron pruebas piloto en 12 escuelas de siete provincias: Buenos Aires, Chubut, Mendoza, Misiones, Salta, Santa Fe y Tucumán. Participaron 700 alumnos. En algunos casos, dos chicos usaron la misma computadora, en distintos turnos. Pero esto fue recién en octubre pasado, cuando se suponía que el proyecto tenía que estar más avanzado. Hace un mes, cuando se suponía que el millón de computadoras iba a estar ya en la Argentina, Clarín hizo un pedido de acceso a la información para conocer los últimos detalles del caso. Desde el portal Educ.ar, se recordó que “cuando el MIT anunció el proyecto, estableció que los dispositivos costarían 100 dólares”, pero agregó: “Al día de hoy no se ha conseguido alcanzar ese valor. Las compras que realizaron en Uruguay, Perú y México confirman que, al 21 de diciembre, el valor es de 180 dólares”. Ochenta dólares más, 80 por ciento más.

Y esto… esto sería un paso de comedia, si no fuera un fiásco…

Alejandro Piscitelli, gerente general de Educ.ar, aclaró que, junto con los requisitos de la prueba técnica y la fabricación del modelo definitivo de la laptop que comprará el Gobierno (hoy se prueba el modelo B4 de Negroponte), figura “el respeto a la transparencia y demás principios que rigen la contratación pública en la adquisición de los dispositivos, con estricto cumplimiento de los recaudos legales, reglamentarios y presupuestarios”. Hay licitación en puerta. ¿Cuándo? Falta mucho, mucho más que lo indicado en aquellas viejas promesas de 2005. La comisión formada para redactar el pliego no se reunió ni una sola vez. “En función de haber comenzado las pruebas piloto en octubre -dice la contestación oficial-, aún no se cuenta con un informe final que posibilite la toma de decisión, es decir que no se ha completado la primera condición previa”. Es decir que hoy, cuando las fanfarrias de los anuncios oficiales han callado, no se sabe todavía si las computadoras sirven o no. ¿Y cuándo va a estar ese informe entonces?, preguntó Clarín. La respuesta: “Se espera tener un informe exhaustivo para agosto de 2008”.

Lo bueno de esto es cuanto ahorramos en saboteadores externos: nos saboteamos nosotros solos. ¿Y que dice Adrián Paenza, el impulsor inicial del proyecto?

Con respecto al proyecto a nivel internacional, yo estuve/estoy en contacto con Negroponte. Sigo pensando que es una iniciativa maravillosa, que ha sido “torpedeada” por los grandes conglomerados que se habían o se han quedado afuera. (Intel había insinuado un acercamiento a Negroponte, pero hace dos días puso fin a esa tregua). Las computadoras no cuestan lo que iban a costar (100 dólares), sino que su valor (hasta donde sé) llega a los 188 dólares. Eso generó un clima de incertidumbre en varios países. Mas aún, el hecho de haber modificado el programa de manera tal que ahora aún los “no chicos” pueden acceder a tener una, siempre y cuando uno compre dos y regale una, atenta contra lo que se había planeado.

Y claro, ya se bajó del proyecto. Nosotros suponíamos que algo así iba a suceder y lo dijimos hace casi un año. A propósito: el video en el que el prof. Paenza hablaba del proyecto no está más en el portal Educ.Ar. No se debería jugar así con la gente. ¿Y qué dicen los técnicos?

Nosotros actuamos rápido en el testeo. La B4 la tuvimos hace muy poquito y la probamos. En el resto del proceso hay demoras. Se está perdiendo un tiempo valioso para capacitar a muchos más docentes que ahora. Además, como no está muy claro el futuro, se corre el riesgo de que cuando los docentes sepan usar la máquina, la máquina ya haya quedado obsoleta, lista para guardar en el Museo Histórico Nacional”.

Sin dudas hay gobernantes que son como una especie de Midas, pero al revés: tocan el oro y lo convierten en… un papelón.

También podría interesarte...

Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

5 reflexiones en “OLPC en Argentina, cada vez más lejos.

  1. Pingback: Apuntes e ideas sueltas sobre tecnologías y otros asuntos » Intel avanza con Classmate en Estados Unidos y Europa

  2. Pingback: Apuntes e ideas sueltas sobre tecnologías y otros asuntos » OLPC: comienzan a surgir fallas de fabricación

  3. Pingback: Apuntes e ideas sueltas sobre tecnología y otros asuntos » OLPC, una deuda pendiente de la actual administración

  4. Pingback: BETA Weblog, educación y tecnología en Argentina

  5. Pingback: Apuntes e ideas sueltas » Intel avanza con Classmate en Estados Unidos y Europa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

- Ir arriba -