Ir al contenido


Oid el ruido de rotas cadenas… de emails

Venimos desde hace bastante tiempo alertando y previniendo sobre las molestas cadenas de emails, de contenido apocalíptico, cuyo único logro es distribuir nuestras direcciones de correo de a cientos. El amigo y colega Alejandro Tortolini me cuenta vía mail sobre una herramienta que halló en la red, de gran utilidad:

Muchas veces recibimos emails producto de las buenas intenciones de la gente, pidiendo ayuda para alguien, o alertando sobre alguna supuesta estafa a traves de internet. Y muchas de estas veces la informacion es falsa, constituyendo lo que en la jerga se llama “hoax”, es decir un email inofensivo (sin virus), cuyo creador tuvo como unico objetivo ver cuanto tarda dicho email en dar toda la vuelta a internet. (…) A tal punto han proliferado este tipo de travesuras, que se crearon algunos sitios para alertar sobre ellas. Uno de ellos se llama justamente “Rompecadenas”

Esta herramienta es básicamente un buscador dentro de una base de datos de artículos referidos a las muchas cadenas que andan dando vueltas por la red, y funciona así:

  • Copiamos una parte característica del texto del email de la cadena que recibimos. Yo hice lo propio con la palabra “dioxina”, que aparece en una cadena sobre la que estuve investigando.
  • Vamos al sitio “Rompecadenas”, y en el campo de búsqueda pegamos en texto que habiamos copiado.
  • En unos segundos el sitio me devolvió el link a un artículo donde se menciona y analiza esa cadena en particular.

Agregan a este servicio la posibilidad de suscribirnos y recibir su newsletter cada jueves con información en materia de seguridad e Internet, para protegernos de las nuevas amenazas.

Sería importante recomendar esta operativa a nuestros contactos. Pedirles que se tomen un minuto antes de reenviar compulsivamente el email para chequear la veracidad del mensaje, puede evitarnos encontrar sorpresas desagradables. Y como dice el refrán, conserva la amistad.

Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

8 reflexiones en “Oid el ruido de rotas cadenas… de emails

  1. David Yanover dice:

    Enrique, muchísimas gracias por esta nota acerca de lo que hacemos en Rompecadenas. Nos motiva mucho seguir adelante cuando leemos cosas como lo publicado aquí 🙂

  2. Enrique dice:

    Por nada, David. Es bueno cada tanto encontrar gente haciendo cosas inteligentes en la red. Cuando la encontramos ¿cómo no alegrarnos? ¿cómo no difundirlo?

    Un abrazo. Espero el primer newsletter!!

    Enrique

  3. Victoria dice:

    hola! soy Victoria me encanta chatear me conecto un monton de veces. x favor agreguenme!!

  4. Enrique dice:

    Hola, Victoria:

    Gracias dejar tu comentario, y visitamos cuando gustes!!

    Saludos,

  5. alimentos dice:

    Sabias que en Argentina hay un proyecto de ley basado en esta ridicula cadena de mails?:

    ACTIMEL provee al organismo una bacteria llamada L.CASEI.
    Esta sustancia es generada normalmente por el 98% de los organismos, pero cuando se le suministra externamente por un tiempo prolongado, el cuerpo deja de elaborarla y paulatinamente ‘olvida’ que debe hacerlo y cómo hacerlo, sobre todo en personas menores a 14 años.
    En realidad, surgió como un medicamento para esas pocas personas que no lo elaboraban, pero ese universo era tan pequeño que el medicamento resultó no rentable; para hacerlo rentable se vendió su patente a empresas alimenticias.
    Secretaría de Salud obligó a ACTIMEL (La Serenísima) a indicar en su publicidad que el producto no debe consumirse por un tiempo prolongado; y cumplieron, pero en una forma tan sutil que ningún consumidor lo percibe ( p.ej. ‘desafío actimel: consúmalo durante 14 días’ o ‘haga de agosto su actimel’).

    Si una madre decide completar la dieta con ACTIMEL, no percibe ningún aviso sobre su inconveniencia
    y no ve que puede estar haciendo un daño importante a futuro a causa de las manipulaciones publicitarias para impulsar los negocios.

    ¡¡¡¡¡¡¡PASALO¡¡¡¡¡¡¡PASALO¡¡¡¡¡¡PASALO¡¡¡¡¡PASALO¡ ¡¡¡¡

    Esto es cierto. Si no lo creen, busquen el siguiente
    PROYECTO DE LEY del diputado nacional RAUL PATRICIO SOLANAS (PJ – Entre Ríos) en la página de la Cámara de Diputados de la Nación

    —————————–

    Soy Ingeniera en Alimentos y quería opinar acerca del proyecto de ley 1405-D-2007 “BACTERIA “L CASEI DEFENSIS”: OBLIGATORIEDAD DE INCLUIR UNA LEYENDA EN PRODUCTOS ALIMENTICIOS DE CONSUMO HUMANO, ADVIRTIENDO SUS CONTRAINDICACIONES”

    Para acceder al proyecto de ley 1405-D-2007: http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=1405-D-2007

    En primer lugar, quiero aclarar que esto no pretende ser una defensa o un ataque al producto ACTIMEL en sí mismo, ni de los recursos publicitarios utilizados por la empresa elaboradora.

    Un alimento que provee L. Casei Defensis se conoce como alimento funcional, hacia el final de este comentario hay información acerca de este tipo de alimentos (FUENTE: ANMAT).
    Lo importante es que ningún organismo elabora bacterias, es decir, no las genera, simplemente éstas se hospedan en nuestro intestino, su incorporación es siempre externa. La forma externa de incorporarlo podría ser a través de un alimento (ej. ACTIMEL). Hay otros alimentos que proveen este tipo de bacterias YAKULT, SANCOR BIO, etc.

    Todos alimentos son aprobados por las autoridades sanitarias competentes en el lugar donde está instalada la planta elaboradora. De ninguna manera podemos considerar que los alimentos a los que se refiere el proyecto de ley 1405-D-2007, son medicamentos, de ser así la autoridad sanitaria interviniente no le hubiera otorgado un RNPA (Registro Nacional de Producto Alimenticio).

    Es decir el proyecto de ley 1405-D-2007 carece de fundamento técnico, pero suponiendo que la intención del proyecto de ley 1405-D-2007 es “frenar” la publicidad de cierta manera “engañosa” de los “mágicos” efectos de estos alimentos; se aclara que este control sobre la información sobre los alimentos difundida en cualquier medio de comunicación está contemplado en la Disposición 4980/2005 de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).
    En mi opinión lo que actualmente ocurre es que no se aplica con el correspondiente rigor esta disposición.

    ALIMENTOS FUNCIONALES:
    El colon es uno de los órganos metabólicamente más activos del cuerpo humano, y juega un papel muy importante en la nutrición y en la salud.
    Dentro los distintos componentes de la microflora colónica se encuentran algunas bacterias (bifidobacterias y lactobacilos) que impiden el crecimiento de bacterias nocivas para la salud humana y, por ello, en la actualidad hay un gran interés en mejorar el desarrollo de las bacterias benéficas disminuyendo, así, el crecimiento de las potencialmente patógenas.
    NINGÚN ORGANISMO ELABORA BACTERIAS, ES DECIR, NO LAS GENERA, SIMPLEMENTE ÉSTAS SE HOSPEDAN EN NUESTRO INTESTINO. SU INCORPORACIÓN ES SIEMPRE EXTERNA.
    Durante la vida intrauterina, la luz intestinal permanece estéril pero la colonización comienza inmediatamente luego del nacimiento y alcanza una estabilidad duradera hacia el primer año de vida. Dicha estabilidad puede ser alterada durante episodios de infecciones intestinales, tratamientos antibióticos, inmunodeficiencias transitorias o crónicas y en la vejez. La flora intestinal está siempre activa y se renueva aproximadamente cada 48 horas. Un factor externo que incide en la composición de la flora es la dieta y esto es particularmente evidente durante la lactancia.
    Existen 3 estrategias alimentarias que promueven el mantenimiento de un equilibrio mas saludable de la microflora intestinal, consistentes en la alteración beneficiosa de su composición, mediante el incremento de las cantidades de bifidobacterias, de lactobacilos o de ambos basadas en la utilización de prebióticos, probióticos y simbióticos.
    Los probióticos son microorganismos vivos reconocidos como habitantes normales del intestino humano que, al ser ingeridos, potencian las propiedades de la flora intestinal y contribuyen a mejorar la salud. Las bacterias probióticas suelen vehiculizarse a través de los lácteos, específicamente mediante las leches fermentadas y los yogures rotulados con “probio”, “GG” y “biopuritas”. La FDA los reconoce como ingredientes seguros para los cuales no es necesario establecer limites máximos permitidos en alimentos.
    Los prebióticos son ingredientes alimentarios (hidratos de carbono no digeribles) que poseen un efecto favorable sobre la flora intestinal ya que estimulan selectivamente el crecimiento de bacterias benéficas.
    Los simbióticos son la combinación de pre y probióticos.
    Tanto los prebióticos como los probióticos son considerados alimentos funcionales, y se definen, como aquellos alimentos que contienen un componente, sea o no un nutriente, que afecta una o varias funciones del organismo en forma específica y positiva, promoviendo un efecto fisiológico que va más allá de su valor nutritivo tradicional. La función de los mismos es mantener o mejorar el estado de salud y bienestar y reducir el riesgo de padecer enfermedades.
    Fuente: ANMAT

  6. Enrique dice:

    Ingeniera:

    Gracias por aportar nuevamente tu perspectiva en esta cuestión.

    Justamente el mail que mencionás fué tratado en un post anterior, al que se puede acceder haciendo clic aquí.

    Saludos,

  7. Pingback: Apuntes e ideas sueltas sobre tecnología y otros asuntos » la mentira, aunque se disfrace con la verdad, sigue siendo mentira

  8. Pingback: Apuntes e ideas sueltas sobre tecnología y otros asuntos » No lea este post. Si lo hace, a su disco rígido le dará un ataque de caspa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

- Ir arriba -