- Apuntes e ideas sueltas sobre tecnologías y otros asuntos - http://apunteseideas.com -

‘Será su peculiar distintivo la bandera celeste y blanca’

Elevadas las Provincias Unidas en Sud América al rango de una Nación después de la declaratoria solemne de su independencia, será su peculiar distintivo la bandera celeste y blanca que se ha usado hasta el presente y se usará en lo sucesivo exclusivamente en los Ejércitos, buques y fortalezas, en clase de Bandera menor, ínterin, decretada al término de las presentes discusiones la forma de gobierno más conveniente al territorio, se fijen conforme a ella los jeroglíficos de la Bandera nacional mayor. Comuníquese a quienes corresponda para su publicación. Francisco Narciso de Laprida, Presidente. Juan José Paso, Diputado Secretario.
Decreto redactado y presentado al Congreso de Tucumán por el diputado por Charcas, José M. Serrano. Aprobado en la Sesión del 20 de julio de 1816

[1]

Cuatro años antes, el 13 de febrero de 1812, el general Manuel Belgrano había propuesto al Gobierno la creación de una “escarapela nacional”, un único distintivo que identificase a los diferentes cuerpos del Ejército. El día 18 el Triunvirato aprueba el uso de la escarapela blanca y celeste.

Llevado por el entusiasmo que le produce la aprobación, Belgrano diseña una bandera con los mismos colores y la enarbola por primera vez el 27 de febrero en Rosario, hace hoy exactamente 200 años, a orillas del río Paraná en proximidades del lugar en dónde se emplazó luego en 1957 el Monumento Nacional a la Bandera. Allí, en las baterías “Libertad” e “Independencia”, Belgrano hace jurar la nueva enseña a sus soldados y luego envía una carta al Gobierno comunicando el hecho.

Afortunadamente, el rechazo del gobierno porteño le llegó muy tarde a Belgrano, cuando ya nuestra bandera celeste y blanca se había abierto su propio camino en la fundación de la “nueva y gloriosa Nación”.

Fuentes: Texto: Efemérides Culturales Argentinas [2] / Imagen: El Ciudadano [3]

También te puede interesar: