Ir al contenido

El oficio de enseñar

167171_1866425619598_3125729_nHay muchas maneras de hacer docencia, algunas de ellas con diploma habilitante y otras sin papeles pero con el alma puesta en enseñar.

Todos tuvimos y aún tenemos algún maestro de la vida como referente, que fue más allá de la materia o del oficio en cuestión, porque nos enseñó cosas que no están en los libros. Cosas de la vida.

Será que me he puesto mayor y algunas cosas ya lucen diferente, pero todos los cargos, títulos, doctorados, diplomas, clases magistrales y demás chapas que parecen quitarle el sueño a tantos que hacen el trabajo de docente ya no me importan. Muchos de estos conchabados con la educación han sido y son los culpables por acción u omisión, de las crisis de los últimos años. Demasiados años.

Por eso pensé hoy en tantos maestros, con diploma o no, que enseñan por amor y como única recompensa, el brillo en los ojos del que se dio cuenta mientras aprendía.

Si te llama seño o profe es porque percibe que la increíble aventura de aprender está sucediendo, más allá de un título.

¡Feliz día, Maestro!

También te puede interesar:
Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

- Ir arriba -