Ir al contenido

Los premios Ig Nobel 2018

Acaban de entregarse en la Universidad de Harvard los premios “más esperados del universo científico”, al decir del Dr. Diego Golombek. Se trata de los Ig Nobel, galardón con el que los editores de Annals of Improbable Research proponen “celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina, y la tecnología”. La consigna: reír y luego pensar, nada menos.

En la ocasión, merecieron este premio improbable:

  • Ig Nobel en Medicina: método para utilizar montañas rusas para que salgan de una vez los cálculos renales.
  • Ig Nobel en Antropología: evidencia de que, en un zoo, los chimpancés imitan a los humanos tanto y tan bien como los humanos imitan a los chimpancés.
  • Ig Nobel en Biología: demostración de que los expertos en vino pueden determinar por olfato la presencia de una única mosca en el vaso de vino.
  • Ig Nobel en Química: medición del grado con que la saliva humana es un buen agente de limpieza para superficies sucias.
  • Ig Nobel en Educación Médica: por la realización de una auto-colonoscopía.
  • Ig Nobel en Literatura: demostración de que la mayoría de la gente que usa productos complejos no lee el manual de instrucciones.
  • Ig Nobel en Nutrición: cálculo de que la ingesta calórica de una dieta caníbal es significativamente menor que la de otras dietas carnívoras.
  • Ig Nobel en Paz: medición de la frecuencia, motivación y efectos de gritar e insultar mientras se conduce un automóvil.
  • Ig Nobel en Medicina Reproductiva: por utilización de estampillas postales para determinar el funcionamiento correcto del órgano sexual masculino.

Puede sonar raro y estrafalario, pero suele deparar sorpresas ganadores del IgNobel que fueron también galardonados con el formalísimo Nobel por trabajos considerados más “serios”-, y aun por descubrimientos que, aun absurdos, logran finalmente cumplir con una función social. Todo en nombre de la ciencia.


Fuentes:
@DiegoGolombek
Improbable Research

También podría interesarte...

Premios Ig Nobel: los ganadores 2016

2274327h540

Los premios Ig Nobel organizados por la revista de humor científico Annals of Improbable Research, son la parodia estadounidense del afamado Premio Nobel que se entrega en Suecia. Buscan “celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina, y la tecnología”.

Algunos de estos logros han alcanzado gran popularidad por lo extraño, exótico o gracioso de la idea, como la afirmación de que los agujeros negros cumplen todos los requisitos técnicos para ser la ubicación del Infierno. Y hasta llegan a producir beneficios colaterales inesperados, como el premio del año 2006 en el área de biología, un estudio que demostró que el mosquito que transporta la malaria es atraído por igual al olor del queso Limburger como al olor de los pies humanos. Ese descubrimiento llevó a  las naciones de africanas a usar este queso para combatir la epidemia de la malaria.

La edición 2016 de la entrega de premios tuvo lugar una vez más en el teatro Sanders de la Universidad de Harvard. Algunos de los logros que “primero hacen reír a la gente, y luego le hacen pensar” que se premiaron, fueron:

  • Premio Ig Nobel de Reproducción: Entregado al fallecido Ahmed Shafik por su estudio sobre los efectos de llevar pantalones de poliéster, algodón o lana en la vida sexual de las ratas y hasta realizar ensayos similares en seres humanos.
  • Premio Ig Nobel de Economía: A Mark Avis, Sarah Forbes y Shelagh Ferguson, por su evaluación acerca de cómo se percibe la personalidad de las piedras, desde un punto de vista comercial y de márketing.
  • Premio Ig Nobel de Física: Fue entregado a Gárbor Horváth, Miklós Blahó, György Kriska, Ramón Hegedüs, Balázs Gerics, Róbert Farkas, Sussane Akerson, Péter Malik y Hansruedi Wildermuth, por descubrir por qué los caballos blancos atraen menos a los tábanos y las libélulas se sienten atraídas por las lápidas negras.
  • Premio Ig Nobel de Química: A Volkswagen, gracias a que resolvió el problema de las excesivas emisiones contaminantes de los coches de forma automática cuando los vehículos pasan por las pruebas de homologación.
  • Premio Ig Nobel de Medicina: Este fue otorgado a Christoph Helchmen, Carina Palzer,Thomas Münte, Silke Anders y Andreas Sprenger, al descubrir que si se tiene comezón en la parte izquierda del cuerpo, se puede aliviar mirándose a un espejo y rascando la parte derecha o viceversa.
  • Premio Ig Nobel de Biología: Para Charles Foster por usar prótesis en el cuerpo para imitar las cualidades de tejones, nutrias, ciervos, zorros y pájaros, y a Thomas Thwaites por crear las extensiones protésticas de sus extremidades que le permitieron moverse como una cabra y pasar algo de tiempo en las montañas.
  • Premio Ig Nobel de Psicología: A Verschuere, por preguntar a mil mentirosos cada cuánto mienten y decidir si debería creer en sus respuestas.
  • Premio Ig Nobel de la Paz: Se le entregó a Gordon Pennycook, James Allan Cheyne, Nathaniel Barr, Derek Koehler y Jonathan Fugelsang, por su estudio académico titulado “On the Reception and Detection of Pseudo-Profound Bullshit”.
  • Premio Ig Nobel de Literatura: A Frëdrik Sjöberg por su trabajo autobiográfico de tres tomos sobre los placeres de coleccionar moscas vivas y muertas.
  • Premio Ig Nobel de Percepción: A Atsuki Hiygashiyama y Kohei Adachi, por su investigación sobre si las cosas se perciben de manera diferente al inclinarse y tratar de ver entre las piernas.

En muchos casos, esta parodia debería tomarse muy en serio. Y de hecho, alguna vez hasta ha coincidido en su selección con el premio mayorAndréy Gueim, ganador del IgNobel de física en 2000 por hacer levitar a una rana, fue también galardonado con el premio Nobel de física en 2010 por sus trabajos sobre el grafeno.

Fuente: Sopitas.com – Foto: La Nación on line

También podría interesarte...

Se entregaron los Ig Nobel 2015

Ig-NobelLos premios Ig Nobel, una parodia estadounidense del Premio Nobel que se entrega en Suecia, son organizados por la revista de humor científico Annals of Improbable Research.

Los premios Ig Nobel buscan “celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina, y la tecnología”. Algunos de estos logros han alcanzado popularidad y aún utilidad a pesar de lo extraño, exótico o gracioso de la idea. Recibir un IgNobel no tiene que ver únicamente con la capacidad investigadora o la excelencia científica: en muchos casos produce beneficios colaterales inesperados de gran valor para la ciencia.

Los ganadores de esta vigésima quinta edición fueron:

– Matemáticas: Recayó en los científicos Elisabeth Oberzaucher y Karl Grammer, por sus intentos mediante las matemáticas para explicar cómo pudo conseguir el Sultán Ismaíl de Marruecos (El Sanguinario) engendrar hasta 888 hijos -o más de 1.000 como le atribuyen las crónicas- entre las fechas de 1697 y 1727. Las conclusiones del estudio revelaron que sí era biológicamente posible con 65 mujeres y 32 años de apareamientos. Así, las simulaciones sugirieron que Ismaíl debió tener relaciones sexuales entre 0.83 y 1.43 veces por día, durante 32 años, lo que harían un total de 1,171 hijos.

– Biología: El Premio, siempre uno de los más divertidos, ha sido otorgado a los científicos Bruno Grossi, Omar Larach, Mauricio Canals, Rodrigo A. Vásquez y José Iriarte-Díaz, por descubrir cómo sería la forma en la que pensamos que caminaban los dinosaurios gracias a su experimento con gallinas. Para ello, pusieron un palo con peso en la parte trasera de una gallina. La evidencia científica es incontestable.

– Química: El galardón fue para Callum Ormonde y Colin Raston (Australia), y Tom Yuan, Stephan Kudlacek, Sameeran Kunche, Joshua N. Smith, William A. Brown, Kaitlin Pugliese, Tivoli Olsen, Mariam Iftikhar y Gregory Weiss (EE.UU.) por inventar una receta química que permite “deshervir” parcialmente un huevo ya cocido. Según el estudio, esa capacidad para modificar las proteínas tendrá un impacto decisivo en mercados tan variopintos como el alimenticio, el industrial o el farmacéutico.

– Fisiología y Entomología: Mereció este año una mención de honor por la creación del Índice Schmidt de Dolor de Picotazos por los estudiantes de posgrado de la Universidad de Cornell (EE.UU.) Justin Schmidt y Michael L. Smith. Para su experimento, cuyo objetivo era averiguar cuál es el punto de la anatomía humana donde más dolor provoca el aguijón de una abeja, Smith consiguió que un grupo de estos insectos le picaran en múltiples ocasiones y hasta en 25 zonas distintas de su cuerpo. El joven científico valoró de 1 a 10 el nivel de dolor utilizando un picotazo en el antebrazo como zona de control o referencia. Así, sus conclusiones revelaron que los lugares donde duele menos una picadura de abeja es en el cráneo, la punta del dedo medio del pie y la parte superior del brazo: Las más dolorosas: las fosas nasales, el labio superior, y la base del pene.

– Gestión Empresarial: Este año fue a manos de los investigadores Gennaro Bernile, Vineet Bhagwat y P. Raghavendra Rau por el estudio que evidencia que aquellos ejecutivos y directores de empresas y negocios que han sufrido desastres naturales durante su infancia son mucho más propensos a tomar riesgos en sus actividades empresariales.

– Diagnóstico médico: ¿Cómo diagnosticar apendicitis aguda mientras circulás en un auto? Pasá por una zona llena de badenes. La cantidad de dolor que sufras será el indicativo perfecto. Este hallazgo le ha servido a los investigadores Diallah Karim, Anthony Harnden, Nigel D’Souza, Andrew Huang, Abdel Kader Allouni, Helen Ashdown, Richard J. Stevens, y Simon Kreckler para ganar el premio Ig Nobel de diagnóstico médico de este año.

– Literatura: El premio fue otorgado a Mark Dingemanse, Francisco Torreira y Nick J. Enfield de los Países Bajos, Estados Unidos y Australia, respectivamente, por su trabajo sobre la interjección ¿eh? (huh? en inglés), al exponer que es una expresión universal, presente en todos los lenguajes humanos, aunque no saben muy bien por qué.

– Física: Fue para Patricia Yang y David Hu de Estados Unidos y Taiwán, y Jonathan Pham y Jerome Choo, de Estados Unidos por su estudio “La duración de la micción no cambia con el tamaño corporal”, en el que han comprobado el principio biológico de que todos los mamíferos vacían sus vejigas en alrededor de 21 segundos con un margen de error de 13 segundos (8-34 segundos). Para los responsables del estudio, “esto puede ayudar a diagnosticar problemas urinarios en los animales, así como inspirar el diseño de sistemas hidrodinámicos escalables basados en los de la naturaleza”.

– Medicina: Se le otorgó a los grupos de científicos dirigidos por Hajime Kimata, de Japón y China, y al de Jaroslava Durdiaková de Eslovaquia, entre otros, por sus investigaciones sobre los beneficios o consecuencias de los besos más intensos. Así, entre las conclusiones de los estudios se encuentra el hecho de que besar reduce las reacciones alérgicas de ambos sujetos, o la cantidad de ADN masculino que resta en la mezcla de saliva tras besarse intensamente.

– Economía: Recayó en la Policía Metropolitana de Bangkok (Tailandia) por prometer pagas extra a los agentes si estos rechazaban sobornos.

Fuente: MuyInteresante.es

También podría interesarte...

Se entregaron los premios Ig Nobel

Los premios Ig Nobel son una parodia estadounidense del Premio Nobel que se entregan en Suecia. Son organizados por la revista de humor científico Annals of Improbable Research.

La edición 2011 de la entrega de premios tuvo lugar en el teatro Sanders de la Universidad de Harvard. Con la presencia de cerca de 1.200 espectadores, y entre experimentos que celebraron el Año Internacional de la Química, cantantes de ópera y decenas de avioncitos de papel, algunos de los logros que “primero hacen reír a la gente, y luego le hacen pensar” que se premiaron, fueron:

  • En matemáticas: El premio fue para ocho personas que predijeron el fin del mundo y se equivocaron, como el locutor de radio Harold Camping que lo había anunciado para el 21 de mayo pasado.
  • En fisiología, fue para tres científicos que descubrieron que las tortugas de patas rojas no bostezan.
  • En química, lo recibieron los inventores de una alarma hecha con wasabi.
  • En medicina, un grupo de investigadores que demostraron que tener ganas de hacer pis puede condicionar la toma de decisiones.
  • El de psicología fue para un científico noruego que explicó por qué se suspira.
  • El de literatura fue para un científico de Stanford que descubrió que para alcanzar metas, “siempre hay que trabajar en algo importante, como un modo de eludir algo aun más importante”.
  • En biología, lo recibieron los descubridores de un escarabajo al que le gusta copular con botellas de cerveza.
  • En seguridad pública, un científico de Canadá recibió el premio por hacer un experimento con un casco con visera que impide ver bien.

Los premios Ig Nobel buscan “celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina, y la tecnología”. Algunos de estos logros han alcanzado gran popularidad por lo extraño, exótico o gracioso de la idea, como el descubrimiento de que la presencia de los humanos tiende a excitar sexualmente a los avestruces, la afirmación de que los agujeros negros cumplen todos los requisitos técnicos para ser la ubicación del Infierno, o la “regla de los cinco segundos”, la creencia de que la comida que cae al suelo no se contamina si se recoge dentro de los cinco segundos -cuestión que desveló a los muchachos de Cazadores de mitos.

Sin embargo, también tiene un perfil que despierta cada vez más interés, porque el hecho de recibir un IgNobel no tiene que ver con la capacidad investigadora o la excelencia científica: en muchos casos lo han recibido científicos “serios” o produce beneficios colaterales inesperados de gran valor para la ciencia. Cito dos casos:

  • Andréy Gueim, ganador del IgNobel de física en 2000 por hacer levitar a una rana, fue también galardonado con el premio Nobel de física en 2010 por sus trabajos sobre el grafeno.
  • En el año 2006 ganó el premio en el área de biología, un estudio que muestra que el mosquito que transporta la malaria es atraído por igual al olor del queso Limburger como al olor de los pies humanos. Resulta que gracias a este descubrimiento es que este tipo de queso se usa en las naciones de África para combatir la epidemia de la malaria.

La ceremonia de entrega de premios de este año puede verse en YouTube.

Asi que, en muchos casos, esta parodia al formalísimo de los Premios Nobel es para tomarse muy en serio.

Fuentes:
Clarin.com
Wikipedia

También podría interesarte...

Publican la lista de los premios Ig Nobel 2010

Informa Microsiervos que ya se ha hecho pública la lista de los premios Ig Nobel 2010, aquellos que reconocen desde hace ya veinte años las investigaciones que aunque suenen a broma, son reales. Esta es la lista:

  • Ingeniería: Karina Acevedo-Whitehouse y Agnes Rocha-Gosselin de la Zoological Society de Londres, y Diane Gendron del Instituto Politecnico Nacional, Baja California Sur, México, por perfeccionar un método para recoger mocos de las ballenas mediante un helicóptero de radio control.
  • Medicina: Simon Rietveld de la Universidad de Amsterdam, y Ilja van Beest de la Tilburg University, por descubrir que los síntomas del asma pueden ser tratados con una vuelta en una montaña rusa.
  • Transporte: Toshiyuki Nakagaki, Atsushi Tero, Seiji Takagi, Tetsu Saigusa, Kentaro Ito, Kenji Yumiki, Ryo Kobayashi de Japón, y Dan Bebber, Mark Fricker del Reino Unido, por usar el moho del lodo para determinar las rutas óptimas para tender railes de tren.
  • Física: Lianne Parkin, Sheila Williams, y Patricia Priest de la Universidad de Otago, Nueva Zelanda, por demostrar que la gente se cae menos si en el invierno la gente anda con los calcetines por fuera de los zapatos por caminos congelados.
  • Paz: Richard Stephens, John Atkins, y Andrew Kingston de la Universidad de Keele, Reino Unido, por confirmar que en efecto soltar tacos alivia el dolor.
  • Salud pública: Manuel Barbeito, Charles Mathews, y Larry Taylor de la Oficina de Seguridad y Salud Industrial de Fort Detrick, Maryland, Estados Unidos, por determinar experimentalmente que los microbios tienden a pegarse a los científicos con barba.
  • Economía: Los ejecutivos y directores de Goldman Sachs, AIG, Lehman Brothers, Bear Stearns, Merrill Lynch, y Magnetar por crear y promover nuevas formas de invertir dinero que maximizan las ganancias y minimizan los riesgos para la economía mundial, o al menos para parte de ella.
  • Química: Eric Adams del MIT, Scott Socolofsky de la Universidad A&M de Texas, Stephen Masutani de la Universidad de Hawaii, y British Petroleum, por demostrarnos que estábamos equivocados al creer que el agua y el petróleo no se mezclan.
  • Gestión de empresas: Alessandro Pluchino, Andrea Rapisarda, y Cesare Garofalo de la Universidad de Catania, Italia, por demostrar matemáticamente que las organizaciones serían más eficaces si ascendieran a sus miembros al azar.
  • Biología: Libiao Zhang, Min Tan, Guangjian Zhu, Jianping Ye, Tiyu Hong, Shanyi Zhou, y Shuyi Zhang de China, y Gareth Jones de la Universidad de Bristol, por documentar científicamente la felación en los murciélagos de la fruta.

Los organizadores premian aquellos logros que hacen que la gente primero se ría, y luego piense. Y afirman que los premios quieren celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo, y estimular el interés del público en la ciencia, medicina y tecnología.

Fuente: Microsiervos

También podría interesarte...

Los Premios Ig Nobel 2009

Los premios Ig Nobel son los galardones que la revista Annals of Improbable Research concede anualmente a aquellas investigaciones que, aunque serias, tienen temáticas o títulos que resultan graciosos, o al menos llamativos.

Microsiervos presenta una lista traducida de los ganadores de este año, junto a una descripción de la investigación o descubrimiento que los hizo acreedores a la distinción:

Veterinaria: Catherine Douglas y Peter Rowlinson de la Newcastle University, Newcastle-Upon-Tyne, UK, por demostrar que las vacas a cuyos dueños han puesto nombres, dan más leche que las vacas sin nombre.

Paz: Stephan Bolliger, Steffen Ross, Lars Oesterhelweg, Michael Thali y Beat Kneubuehl de la Universidad de Berna, Suiza, por determinar —experimentalmente— si es mejor ser golpeado en la cabeza por una botella de cerveza llena, o por una vacía.

Economía: Los directores, ejecutivos y auditores de cuatro bancos islandeses —Kaupthing Bank, Landsbanki, Glitnir Bank, y Central Bank of Iceland— por demostrar que cuatro bancos pequeñitos pueden transformarse rápidamente en enormes bancos, y viceversa, y por demostrar que esto puede hacerse también con toda la economía de un país.

Química: Javier Morales, Miguel Apátiga, y Victor M. Castaño de la Universidad Nacional Autónoma de México, por crear diamantes a partir de líquido, más en concreto, de tequila.

Medicina: Donald L. Unger, de Thousand Oaks, California, Estados Unidos, por investigar una posible causa de artritis en los dedos, crujiéndose diligentemente los nudillos de la mano izquierda, pero nunca los de la derecha, cada día durante sesenta años.

Física: Katherine K. Whitcome de la Universidad de Cincinatti, Estados Unidos, Daniel E. Lieberman de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, y Liza J. Shapiro de la Universidad de Texas, Estados Unidos, por determinar analíticamente por qué las mujeres embarazadas no se caen hacia delante.

Literatura: A la policía de Irlanda (An Garda Siochana), por escribir y presentar más de 50 multas al conductor con más infracciones del país —Prawo Jazdy— que en polaco significa… «Carnet de Conducir».

Salud pública: Elena N. Bodnar, Raphael C. Lee, y Sandra Marijan de Chicago, Illinois, Estados Unidos, por inventar un sujetador que, en caso de emergencia, puede convertirse rápidamente en un par de máscaras de gas, una para la portadora del sujetador, y otra para alguien próximo a ella.

Matemáticas: Gideon Gono, gobernador del Zimbabwe Reserve Bank, por darle a la gente un sencillo y cotidiano método para lidiar con un gran rango de números — de los más pequeños a los más grandes — al hacer que su banco emita billetes que van desde el céntimo ($0.01) hasta cien billones de dólares ($100,000,000,000,000).

Biología: Fumiaki Taguchi, Song Guofu, y Zhang Guanglei de la Kitasato University Graduate School of Medical Sciences en Sagamihara, Japón, por demostrar que la masa de los residuos de cocina puede reducirse en más de un 90% masa utilizando bacterias extraídas de las heces de pandas gigantes.

Nuestras congratulaciones a los premiados…

Fuente: Microsiervos

También podría interesarte...

- Ir arriba -