Ir al contenido

Todas las entradas de Enrique A. Quagliano - 181. página

Celulares y cáncer II: la mirada desde la ciencia

Confieso que creo que jamás podría explicar con claridad, por cuestiones propias de formación, la lógica del funcionamiento de aquellas ondas sospechadas de carcinógenas, de las que hablamos en un post anterior. Pero no me hace falta: cuando la ciencia -la verdadera, aquella despojada de factores exógenos que le dan un tinte de opinión- viene en auxilio de nuestras incertidumbres, no queda más que adherir a las certezas que nos proveen.

Todo esto para explicar la satisfacción que me produjo leer al físico Alberto Rojo, profesor de la Universidad de Oakland en Michigan, EE.UU., en una columna publicada hoy en el diario Clarín, titulada “Los celulares son tan inofensivos como el microondas”. Bueno, ya desde el título queda clara la postura del científico. La nota completa se lee haciendo clic aqui. A continuación, algunos párrafos para destacar:

Tengo amigos que no usan celular. Son pocos pero son. ¿Están más a salvo del cáncer que los incontables feligreses de la telefonía móvil? No. La razón, en tres palabras: la mecánica cuántica.

Me explayo: el celular recibe y emite radiación. Al hablar de radiación hablo de “luz”, una precisa coreografía de electricidad y de magnetismo en vibración por el espacio: las proverbiales ondas electromagnéticas. (…) Lo curioso es que la luz no es un fluido continuo sino que su estructura es granular, un chorro de municiones microscópicas, los cuantos de luz, cuya existencia postuló el gran Albert Einstein en 1905, la fecha de nacimiento de la hoy famosa mecánica cuántica, o física cuántica. Cuando la luz se emite o se absorbe, dice Albert, lo hace en cantidades fijas (…) Y lo más curioso todavía es que la energía de esas municiones (los “fotones”) depende del color, o la frecuencia de la luz. Un fotón de luz azul tiene más energía que uno de luz roja y mucho menos que uno de rayos X (que es invisible), que a su vez tiene mucha menos energía que uno de rayo gamma.

Lo fundamental aquí es que estas municiones de luz alteran -dañando o beneficiando- a los organismos vivos átomo a átomo, de a uno por vez. (…) Las mutaciones del ADN que dan lugar al cáncer son alteraciones a nivel atómico creados por radiación de alta frecuencia, donde los fotones (cada uno de ellos) son de energías altas. La incidencia de este tipo de radiación en el aumento de cáncer está muy establecida. En cambio, en el caso del teléfono celular, la frecuencia de la radiación es más o menos la misma que la del microondas de la cocina, donde la energía de cada fotón es insuficiente para arrancar un electrón de un átomo. El proceso de arrancar un electrón de un átomo es bautizado en jerga física por “ionizar”, y la radiación inculpada es ionizante.

Entonces, mientras un número relativamente chico de fotones de rayos gamma (radiación ionizante) puede alterar la química celular y dar lugar al cáncer, una horda de fotones visibles (los de la bombita de luz por ejemplo) o de microondas (los del celular) golpeándonos la piel cada segundo son inocuos. (…) Mas aún, las estadísticas no muestran un aumento de la incidencia de cáncer cerebral desde la invención de celular (incluso algunas muestran disminución), ni para los obreros que trabajan en las antenas de transmisión, donde la intensidad de la radiación es grande. Es cierto que las razones precisas de la génesis del cáncer son todavía objeto de estudio. Pero también es cierto que no hay un mecanismo físico plausible que vincule la radiación del celular con el cáncer, argumento suficiente para conjurar miedos infundados, y para acaso disuadir a mis amigos reticentes heresiarcas del roaming.

Por supuesto que hay posturas más o menos alarmistas sobre el tema, como aquellas que citamos alguna vez relevando miradas sobre la cuestión. El asunto es si nos quedamos con nuestros miedos sin más, o nos permitimos aprender y razonar.

Fuente: Clarin.com

También te puede interesar:

La discusión de nunca acabar: celulares y cáncer

La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud ha clasificado los campos de radiofrecuencia electromagnética emitidos por los teléfonos móviles como “posiblemente cancerígenos” para los humanos. Estas radiaciones están asociadas con el uso de teléfono móvil y podrían aumentar el riesgo de sufrir glioma, un tipo de tumor cerebral.

Según Jonathan Samet, presidente del grupo de trabajo de la mencionada agencia, “el riesgo podría existir y, por lo tanto, debemos mantener una estrecha vigilancia para estudiar si existe un vínculo entre los teléfonos móviles y el riesgo de sufrir cáncer”.

El anuncio llega tras la reunión de 31 científicos de 14 países en Lyon (Francia), donde han evaluado el potencial cancerígeno de estas radiofrecuencias. Los resultados definitivos serán publicados en una monografía y, el 1 de julio, en la revista The Lancet Oncology. Aunque el grupo de trabajo no cuantifica este riesgo, remite a un estudio de 2004 donde se mostraba un incremento del 40% de sufrir gliomas en personas que utilizaban el móvil una media de 30 minutos al día durante 10 años.

“Es importante que se realice una investigación adicional a largo plazo sobre el uso continuado de los teléfonos móviles debido a las posibles consecuencias potenciales para la salud pública de estos hallazgos”, indica Christopher Wild, director del IARC. El experto recomienda medidas prácticas para reducir la exposición como los dispositivos de manos libres o los mensajes de texto.

La monografía del IARC ha estudiado 900 agentes ambientales y de ellos, 400 han sido considerados como cancerígenos o potencialmente cancerígenos. Las radiaciones de los teléfonos móviles se encuadran en el Grupo 2B: existen pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos y menos que las suficientes en animales.

El Grupo 2B de la lista de carcinogenos

Cuando la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) evalúa compuestos o factores físicos basándose en pruebas científicas existentes sobre la posibilidad de que genere cáncer lo puede clasificar en cuatro grupos. Uno de ellos, el grupo 2B, implica que es “posiblemente carcinógeno para el ser humano”. Es decir, hay algunas pruebas de que puede causar cáncer a los humanos pero de momento están lejos de ser concluyentes.

En este grupo, además de la reciente inclusión de teléfonos móviles, figuran el plomo, el pesticida DDT, trabajar en una imprenta, el café, la gasolina y el diesel, trabajar haciendo limpieza en seco en una tintorería, el uso de polvos de talco, el bromuro de potasio (usado en el siglo XIX como anticonvulsivo y ahora prohibido), la profesión de bombero, fármacos como el Oxazepam (una benzodiacepina), la naftalina que empleamos para combatir las polillas, trabajar en una carpintería y algunos virus del papiloma.

Por caso, y como una muestra de que la discusión al respecto de esta cuestión está lejos de cerrarse, el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad de España han pedido “precaución” con esta información, según informa la agencia SINC.

Fuente: Muy Interesante

También te puede interesar:

El protocolo IPv6 explicado

Como comentáramos hace algunos días, las direcciones de internet se agotaron antes de lo previsto. Mucho antes de setiembre de este año, que era la fecha estimada en que esto sucedería, se confirmó en febrero pasado que las direcciones IP con el protocolo Ipv4 se habían agotado. Previendo ésto, desde principios de los ’90 comenzó a desarrollarse la versión 6 del protocolo IP (IPv6) de 128 bits, a fin de proveer la mayor cantidad de direcciones posibles.

La firma Dattatec.com, proveedora rosarina de web hosting y registro de dominios, ha publicado en su sitio un informe explicativo del nuevo protocolo vigente, que en forma clara y amena nos cuenta de que se trata este cambio fundamental para el futuro de la red de redes.

Estas son algunas de las ventajas añadidas del nuevo protocolo que se mencionan en el informe:

  • La cantidad de direcciones IPv6 es tan alta que podrían asignarse 670 mil billones de direcciones por cada milímetro cuadrado de la superficie de La Tierra. Así, cada persona podrá tener direcciones propias para sus dispositivos.
  • IPv6 incluye seguridad en sus especificaciones como son la encriptación de la información y la autentificación del remitente de dicha información.
  • Para dar mejor soporte a tráfico en tiempo real (ej. videoconferencia), IPv6 incluye etiquetado de flujos en sus especificaciones. Con este mecanismo los encaminadores o routers pueden reconocer a qué flujo extremo a extremo pertenecen los paquetes que se transmiten.
  • IPv6 incluye en su estándar el mecanismo “plug and play”, lo cual facilita a los usuarios la conexión de sus equipos a la red. La configuración se realiza automáticamente. Esto permite que al conectar una máquina a una red IPv6, se le asigne automáticamente una (ó varias) direcciones IPv6.
  • IPv6 incluye mecanismos de movilidad más eficientes y robustos lo cual beneficiará no sólo a los usuarios de telefonía y dispositivos móviles, sino que también permitirá tener, por ejemplo, buenas conexiones a internet durante los vuelos de avión.

Otra buena noticia con respecto al IPv6 es que ha sido diseñado para que no se acabe: es extensible y ofrece soporte optimizado para nuevas opciones y agregados, permitiendo introducir mejoras en el futuro.

Un caso práctico que se menciona es el de Samsonite, que ya está colocando chips en sus maletas que permiten a sus pasajeros rastrear su equipaje en los aeropuertos utilizando esta tecnología.

El informe completo puede leerse en el sitio de Dattatec.com

También te puede interesar:

Ken Robinson y la revolución imprescindible

Ken Robinson, reconocido experto en creatividad y educación a quien ya hemos escuchado aquí, tiene algunas ideas sobre los cambios que necesita la educación, y lo que propone es una auténtica revolución. Sólo basta observar atentamente este video con sus reflexiones acerca de qué es y de dónde nace este sistema educativo que aburre a los pibes, y cuáles podrían ser los caminos a recorrer para producir un verdadero cambio de paradigma.

Esto es parte de su exposición dada en uno de los eventos organizados por RSA, en el que desarrolla algunas de estas ideas. Learning Cognitive releyó en un formato de animación Scribing las principales ideas de la charla en RSA.

Fuente: Gracias Caro por encontrarlo en YouTube

También te puede interesar:

‘Lo que está vendiendo la industria discográfica es un soporte obsoleto’

Una de las cosas que hay que pensar, es que hay que modernizar a la industria discográfica. Lo que está vendiendo la industria discográfica es un soporte obsoleto. Los estudios indican que la relación de la baja de venta de discos, tiene más que ver con el tipo de soporte que venden que con las descargas de redes de pares. Por otro lado, hay que contemplar que la ley vigente en Argentina data de 1933, y general como buena parte de las legislaciones del mundo está fundada en legislación oriunda del siglo XIX. El siglo XIX está regulando la forma de distribuir la cultura en el siglo XXI. Y lo peor de todo es que para sostener un régimen legal antiguo, se está apelando a medidas judiciales que ponen en riesgo seriamente la libertad de expresión en internet y a un nuevo medio de comunicación que requiere las mismas garantías de libertad de expresión que cualquier medio de comunicación tradicional.
Beatriz Busaniche, de la Fundación Vía Libre.

El miércoles pasado, la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó el procesamiento de los propietarios del sitio Taringa! por considerarlos “partícipes necesarios” en la difusión y reproducción de contenidos protegidos por derechos de autor.

En ocasión de publicar la noticia, y en relación con el debate que se presenta cada vez que surgen noticias relacionadas con la difusión de contenidos artísticos mediante el uso de las nuevas tecnologías, el suplemento iEco de Clarín mostró un video en el que presentaron sus puntos de vista la autora de la frase de más arriba, Beatriz Busaniche, y Guillermo Ocampo, por SADAIC.

En lo que podría leerse como una toma de posición del multimedios, el video sólo puede verse en el referido sitio. Por esa razón es que nuestros lectores deberán hacer clic aquí para poder verlo en su publicación original. En realidad son dos, que recomendamos mirar con atención, no sólo para apreciar la claridad de conceptos de Busaniche sino también el desconcierto de Ocampo al tratar de sostener una posición que ya está perimida y, por lo tanto, es indefendible.

Fuente: iEco

También te puede interesar:

- Ir arriba -