Ir al contenido

Medioambiente - 17. página

Entradas sobre tecnología y medioambiente.

Capturar el CO2 que se emite podría ser la solución más sencilla

Muy interesante la mirada que le dan al problema de la emisión de CO2 en la Universidad de Columbia: capturar el CO2 que se emite a la atmósfera podría ser una solución más sencilla que construir coches y aviones que no lo emitan.

Claro, somos conscientes de que el problema fundamental no es sólo la contaminación sino además el uso indiscriminado de los recursos naturales, con la cuestión de la necesidad como todo -falso- argumento y el acumular billetes como -sola- razón.

Se puede observar que la tecnología actual no llega a proponer alternativas eficaces al problema de las emisiones -digo, que por interés o necesidad les resulte tentadoras a los que manejan los piolines de la industria-, y en ese tira y afloja siempre puede más el poder de don dinero -léase, multinacionales que hacen y deshacen a su antojo lo que queda del maltrecho planeta. Y la política siempre va unos cuantos pasos atrás de la aparición del problema. Estas son las cuestiones de base a atender, primeras en la lista tal vez. Pero también esta nueva mirada acerca del problema ayuda: mientras encontramos las soluciones algo se puede hacer, y parece que más fácilmente que las demás propuestas de evitar las emisiones.

Como sabemos, el CO2 -principalmente- es un gas causante del calentamiento global, que tiene su origen en la quema de los combustibles fósiles que usamos en nuestros vehículos y aviones. Ya de pequeños en la escuela aprendimos que el CO2 es absorbido de forma natural por bosques y océanos -¿nuestros industriales no fueron a la escuela?-. Pero el problema es que ya emitimos tanto que el planeta no da abasto con su ciclo natural. La cosa sería más o menos así:

CO2 + aumento de emisiones + tala indiscriminada – capacidad de absorción = acumulación de CO2

Al superarse la capacidad de absorción natural este gas se acumula en la atmósfera, produciendo el conocido efecto invernadero.

Aquí es en donde entra en juego la novedosa idea -aunque anunciada hace ya más de un año- de la Universidad de Columbia: capturar el CO2 que se emite podría ser una solución más sencilla que construir coches y aviones que no lo emitan. Una de esas maneras de capturar el CO2 sería usando árboles sintéticos, los cuales no son otra cosa sino una torre con filtros que limpian el CO2 en el aire. Estos capturadores de CO2 podrían instalarse allí donde sea más adecuado retener el gas, por ejemplo bombeándolo bajo el suelo o el lecho marino, e incluso convirtiéndolo y reutilizándolo como combustible líquido.

Según el Dr. Klaus Lackner, científico de la Universidad de Columbia y creador del artefacto,

Estos árboles pueden ayudar porque hasta ahora no tenemos muchas opciones para reducir el CO2 en la atmósfera, y por eso son importantes. Pero solamente son parte de una solución más amplia

Cada árbol sintético, dice Lackner, podría absorber sólo una tonelada de dióxido de carbono al día, que equivale al que producen 20 autos -habría que instalar millones para que realmente hicieran la diferencia-, y además son caros -todavía. De allí que afirme que estos dispositivos no son la solución definitiva sino una parte de ella. Pero es un comienzo.

Leido Microsiervos Ecología y en BBC Mundo

También te puede interesar:

Viaje al centro de la tierra

De entre los insoportables powerpoints que recibo a diario vía mail -y borro- a veces rescato algunas cosas piolas. Por ejemplo, este me pareció francamente impactante. ¡Que lo disfruten!

También te puede interesar:

El glifosato, la soja y el rastro de la muerte

Recibí esto por correo esta mañana, y si bien hace tiempo que está circulando es imprescindible que no dejemos de recordarlo y meter presión para que esto cambie.

(Nuestros hijos y el glifosato from Enrique A. Quagliano)

Para quienes consideren que estamos exagerando, recomendamos leer también Soja para hoy, enfermedad para mañana, y Las víctimas de la soja, entre otros muchos artículos escritos por ciudadanos preocupados que investigaron el tema.

Y claro, ver El mundo según Monsanto.

También te puede interesar:

Advierten sobre el despilfarro al dejar los artefactos en standby

En un informe publicado en el sitio de Facua – Consumidores en acción, se afirma que según la Agencia Internacional de la Energía, en la mayoría de los hogares el consumo de energía derivado de mantener los aparatos en standby supone entre un 5 y un 10% del total de la energía consumida, mientras que en oficinas supone una cantidad mucho más significativa.

Los consumidores no son conscientes de que a no apagar completamente sus aparatos eléctricos y dejarlos en modo de espera o standby están derrochando energía. Muchos creen errónamente que al apagar un aparato con el mando a distancia se desconecta del todo, a los que hay que añadir aquellos que, aun sabiendo que continúan consumiendo electricidad, creen que sólo es una pequeña cantidad de energía la que se desperdicia.

Pero dejar equipos electrónicos en standby gasta en un año en la Unión Europea la misma electricidad que lo consumido en total por Centroamérica y parte del Caribe en ese mismo periodo de tiempo. Esto supone un consumo en la UE de entre 35.000 y 60.000 gigavatios por hora en un solo año, una cantidad que permitiría ver la televisión cinco horas al día en todos los hogares españoles durante 25 años, genera el mismo dióxido de carbono que todos los coches de nuestro país en un viaje de un mes y medio y representa el mismo dinero que el Producto Interior Bruto (PIB) de Paraguay o Nepal.

Fuente: Facua.org

También te puede interesar:

El auto alimentado por energía eléctrica del Proyecto Vehículo Eléctrico Rosario

En nuestro sitio Tecnología para todos hemos publicado la Memoria Descriptiva del proyecto Vehículo Eléctrico Rosario (VER). Según nos cuenta el Ing. Ricardo A. Berizzo, quién tuvo la amabilidad de enviarnos dicha Memoria, el proyecto comienza efectivamente a materializarse a partir del 1º de Diciembre de 2007.

Nació como una idea de reemplazar los autos con motor de combustión interna por autos alimentados por energía eléctrica, motivados por múltiples factores como por ejemplo la falta de combustible líquido, la contaminación del aire o la producción de CO2.

Para llevar a cabo dicho proyecto se usó un Fiat 147 modelo ’83. La idea es, por un lado, modificar un vehículo de calle y por otro, cumplimentar todos los requisitos de seguridad exigidos, ya que el objetivo es obtener datos y experiencia de la transformación desde el punto de vista eléctrico, electrónico y energético, y no desde el punto de vista de resistencia de materiales y demás items mecánicos que se exigen en prototipos que se inician de cero.

El proyecto VER forma parte del proyecto de investigación y desarrollo “Evaluación de las características dinámicas y energéticas de un vehículo eléctrico urbano”, llevado adelante en la Regional Rosario de la Universidad Tecnológica Nacional.

Los invitamos a leer el documento completo y ver fotografías y videos del vehículo, haciendo clic aquí.

El objetivo: la sustentabilidad energética del planeta, nada menos.

También te puede interesar:

Avión solar: vuelo experimental de 24hs.

Informa BBC Mundo que un avión experimental que hace uso del Sol para impulsarse está llevando a cabo su vuelo de prueba de 24 horas, con el objetivo de observar si puede volar en la oscuridad utilizando células fotovoltaicas en sus alas. La pregunta que buscan responder los científicos y técnicos es si puede generar suficiente energía como para mantenerse en el aire un día completo. Si esta misión es exitosa, será el vuelo más largo y de mayor altura realizado por una aeronave solar.

El avión HB-SIA, que despegó de Payerne, Suiza, tiene el mismo peso de un automóvil familiar (1.600 kilos), pero su envergadura es similar a la de un avión Airbus (63 metros).

El piloto Andre Borschberg llevará lentamente el avión a una altitud de 8.500 metros, mientras recarga las baterías en preparación para el viaje nocturno. Cuando los rayos del sol ya no sean suficientemente fuertes para abstecer de energía a las células fotovoltaicas, unas dos horas antes del atardecer, el HIB-SIA comenzará un paulatino descenso hasta aclanzar una altitud de 1.500 metros. En ese momento, el equipo sabrá si el avión puede volar durante la noche usando la energía de sus baterías.

Un avión robótico logró ya llevar a cabo este tipo de hazaña, pero ésta es la primera vez que se intenta con una nave tripulada.

La nave cuenta con materiales especiales para poder mantener su peso extremadamente ligero y emplea células fotovoltaicas, baterías, motores y propulsores supereficientes para que pueda permanecer en el aire.

El HIB-SIA será reemplazado por el HIB-SIB. Es probable que éste sea más grande y que incorpore una cápsula presurizada y mejor tecnología electrónica. Adelantan que en 2013 se intentará una empresa más osada: dar la vuelta al mundo en esta aeronave.

Fuente: BBC Mundo

También te puede interesar:

La magnitud de la catástrofe

Según el sitio IfItWasMyHome.com, este es el tamaño de la mancha de petróleo del Golfo de México comparado con la ciudad de Buenos Aires -y alrededores.

Lo dicho: una catástrofe.

También te puede interesar:

- Ir arriba -