Ir al contenido

Medioambiente - 17. página

Entradas sobre tecnología y medioambiente.

Viaje al centro de la tierra

De entre los insoportables powerpoints que recibo a diario vía mail -y borro- a veces rescato algunas cosas piolas. Por ejemplo, este me pareció francamente impactante. ¡Que lo disfruten!

También te puede interesar:

El glifosato, la soja y el rastro de la muerte

Recibí esto por correo esta mañana, y si bien hace tiempo que está circulando es imprescindible que no dejemos de recordarlo y meter presión para que esto cambie.

(Nuestros hijos y el glifosato from Enrique A. Quagliano)

Para quienes consideren que estamos exagerando, recomendamos leer también Soja para hoy, enfermedad para mañana, y Las víctimas de la soja, entre otros muchos artículos escritos por ciudadanos preocupados que investigaron el tema.

Y claro, ver El mundo según Monsanto.

También te puede interesar:

Advierten sobre el despilfarro al dejar los artefactos en standby

En un informe publicado en el sitio de Facua – Consumidores en acción, se afirma que según la Agencia Internacional de la Energía, en la mayoría de los hogares el consumo de energía derivado de mantener los aparatos en standby supone entre un 5 y un 10% del total de la energía consumida, mientras que en oficinas supone una cantidad mucho más significativa.

Los consumidores no son conscientes de que a no apagar completamente sus aparatos eléctricos y dejarlos en modo de espera o standby están derrochando energía. Muchos creen errónamente que al apagar un aparato con el mando a distancia se desconecta del todo, a los que hay que añadir aquellos que, aun sabiendo que continúan consumiendo electricidad, creen que sólo es una pequeña cantidad de energía la que se desperdicia.

Pero dejar equipos electrónicos en standby gasta en un año en la Unión Europea la misma electricidad que lo consumido en total por Centroamérica y parte del Caribe en ese mismo periodo de tiempo. Esto supone un consumo en la UE de entre 35.000 y 60.000 gigavatios por hora en un solo año, una cantidad que permitiría ver la televisión cinco horas al día en todos los hogares españoles durante 25 años, genera el mismo dióxido de carbono que todos los coches de nuestro país en un viaje de un mes y medio y representa el mismo dinero que el Producto Interior Bruto (PIB) de Paraguay o Nepal.

Fuente: Facua.org

También te puede interesar:

El auto alimentado por energía eléctrica del Proyecto Vehículo Eléctrico Rosario

En nuestro sitio Tecnología para todos hemos publicado la Memoria Descriptiva del proyecto Vehículo Eléctrico Rosario (VER). Según nos cuenta el Ing. Ricardo A. Berizzo, quién tuvo la amabilidad de enviarnos dicha Memoria, el proyecto comienza efectivamente a materializarse a partir del 1º de Diciembre de 2007.

Nació como una idea de reemplazar los autos con motor de combustión interna por autos alimentados por energía eléctrica, motivados por múltiples factores como por ejemplo la falta de combustible líquido, la contaminación del aire o la producción de CO2.

Para llevar a cabo dicho proyecto se usó un Fiat 147 modelo ’83. La idea es, por un lado, modificar un vehículo de calle y por otro, cumplimentar todos los requisitos de seguridad exigidos, ya que el objetivo es obtener datos y experiencia de la transformación desde el punto de vista eléctrico, electrónico y energético, y no desde el punto de vista de resistencia de materiales y demás items mecánicos que se exigen en prototipos que se inician de cero.

El proyecto VER forma parte del proyecto de investigación y desarrollo “Evaluación de las características dinámicas y energéticas de un vehículo eléctrico urbano”, llevado adelante en la Regional Rosario de la Universidad Tecnológica Nacional.

Los invitamos a leer el documento completo y ver fotografías y videos del vehículo, haciendo clic aquí.

El objetivo: la sustentabilidad energética del planeta, nada menos.

También te puede interesar:

Avión solar: vuelo experimental de 24hs.

Informa BBC Mundo que un avión experimental que hace uso del Sol para impulsarse está llevando a cabo su vuelo de prueba de 24 horas, con el objetivo de observar si puede volar en la oscuridad utilizando células fotovoltaicas en sus alas. La pregunta que buscan responder los científicos y técnicos es si puede generar suficiente energía como para mantenerse en el aire un día completo. Si esta misión es exitosa, será el vuelo más largo y de mayor altura realizado por una aeronave solar.

El avión HB-SIA, que despegó de Payerne, Suiza, tiene el mismo peso de un automóvil familiar (1.600 kilos), pero su envergadura es similar a la de un avión Airbus (63 metros).

El piloto Andre Borschberg llevará lentamente el avión a una altitud de 8.500 metros, mientras recarga las baterías en preparación para el viaje nocturno. Cuando los rayos del sol ya no sean suficientemente fuertes para abstecer de energía a las células fotovoltaicas, unas dos horas antes del atardecer, el HIB-SIA comenzará un paulatino descenso hasta aclanzar una altitud de 1.500 metros. En ese momento, el equipo sabrá si el avión puede volar durante la noche usando la energía de sus baterías.

Un avión robótico logró ya llevar a cabo este tipo de hazaña, pero ésta es la primera vez que se intenta con una nave tripulada.

La nave cuenta con materiales especiales para poder mantener su peso extremadamente ligero y emplea células fotovoltaicas, baterías, motores y propulsores supereficientes para que pueda permanecer en el aire.

El HIB-SIA será reemplazado por el HIB-SIB. Es probable que éste sea más grande y que incorpore una cápsula presurizada y mejor tecnología electrónica. Adelantan que en 2013 se intentará una empresa más osada: dar la vuelta al mundo en esta aeronave.

Fuente: BBC Mundo

También te puede interesar:

La magnitud de la catástrofe

Según el sitio IfItWasMyHome.com, este es el tamaño de la mancha de petróleo del Golfo de México comparado con la ciudad de Buenos Aires -y alrededores.

Lo dicho: una catástrofe.

También te puede interesar:

Para un dolor de cabeza, nada mejor que un hacha

Eso parecen decir en estos días los responsables de resolver el tremendo problema del derrame de petróleo en el Golfo de México. Parece que se les están acabando las ideas.

A través de Microsiervos llego a un artículo de ClaveSiete que ya desde el vamos plantea la posible solución al desastre con una pregunta inquietante: ¿Una bomba nuclear para frenar el vertido de crudo en el océano?

El artículo, que es a la vez una traducción del original en inglés que se encuentra en ViewZone.com, afirma que,

Barack Obama ha enviado a cinco expertos nucleares para ayudar a BP del Golfo de México con la fuga de petróleo. El equipo de cinco hombres -que incluye a un hombre que ayudó a desarrollar la primera bomba de hidrógeno en la década de 1950- es una idea original de Steven Chu, Secretario de Energía del presidente Obama. Se ha interrogado a los hombres para la búsqueda de soluciones para detener el flujo de petróleo. ¿Cómo acabaría semejane evento de ciencia ficción? Bueno, los expertos están diciendo que la fuga se detendría por el calor extremo de una explosión nuclear que fusione las rocas que rodean a la tubería o, como dijo un experto, ‘podría terminar con un agujero de un cuarto milla de ancho arrojando aceite’. Otro escenario posible es un colapso del fondo del mar.

Un detalle nada menor es que se estima que este depósito tiene un potencial de producción de 500.000 barriles de petróleo por día durante 10 a 15 años.

Según los expertos, el depósito es principalmente de gas natural. Abarca aproximadamente 25.000 kilómetros cuadrados, extensión de tierra como la de Alabama, Florida, Louisiana y Texas. Es enorme y, como una ampolla hinchada, está listo para estallar.

A este problema parecen sumarse ahora ciertos cambios en la composición del material en fuga: ahora muestra una combinación de gas natural, petróleo crudo y partículas de roca, lo cual significaría que al liberarse, está arrastrando capas de rocas propias de la estructura que tiene el depósito del fluído. Si bien esto puede no suceder en lo inmediato -son 5 km. de roca a devorar-, es probable que a futuro colapse todo el suelo provocando un estallido de proporciones inimaginables.

Por eso la opción nuclar aparece como una solución. Y no sería la primera vez que se recurre a ella: en 1963 un depósito de gas natural mal perforado explotó y se incendió en la ex Unión Soviética. Durante tres años envió al aire, entre fuego y ruido brutal, 12 millones de centímetros cúbicos de gas al día. Los científicos soviéticos finalmente recurrieron a la solución atómica: perforaron en ángulo, insertaron una bomba y la detonaron. Fin del problema. ¿Fin del problema?

En Turkmenistán, en cambio, un pozo de gas continúa ardiendo después de casi 40 años. Cada posible solución falló o era inviable por lo peligrosa.

Pero claro, en el caso del Golfo de México no se trata de la estepa rusa, desierta. El pozo del Golfo de México se encuentra en medio de una zona de pesca por demás productiva, sin contar el ecosistema oceánico.

Es decir, el riesgo de producir más daño aún con una solución inadecuada está bien latente. Lo que es evidente, es que una aspirina en este caso no es suficiente.

Recientemente leía en un artículo, que se gasta mucho en exploración y prospección pero muy poco en seguridad y prevención. Tal vez esa sea la verdadera catástrofe.

Fotografía: NASA Goddard Photo and Video

También te puede interesar:

- Ir arriba -