Ir al contenido

Medioambiente - 18. página

Entradas sobre tecnología y medioambiente.

Pequeños investigadores, premiados

El martes pasado tuvo lugar el acto de cierre y premiación del proyecto educativo Pequeños Investigadores, Pequeños Realizadores, que en la ocasión cumplió diez años. Este programa, del que participamos por segunda vez consecutiva, está auspiciado por el Grupo Asegurador LA SEGUNDA, y orientado a alumnos de escuelas preescolares y primarias “con el objetivo de impulsar el interés y conocimiento concreto acerca de temas fundamentales para el bienestar de la comunidad”, fomentando la creatividad y la capacidad investigadora y crítica entre los alumnos.

Uno de los trabajos presentados, sobre el cuidado del agua

El programa cuenta con la dirección de la Lic. Mariana Wenger, y en esta edición se trataron las temáticas del CUIDADO DEL AGUA, PREVENCION EN LOS ACCIDENTES DEL TRABAJO y EDUCACION VIAL.

Uno de los trabajos premiados

Además de la entrega de premios y menciones a nuestros pequeños investigadores presentaron sus trabajos los alumnos de 5 escuelas secundarias de la ciudad de Rosario y San Lorenzo, las que forman parte del Programa de Educación Vial con el que el Grupo Asegurador LA SEGUNDA viene trabajando la problemática vial en escuelas del nivel inicial, primario y secundario de todo el país.

Los chicos del secundario presentando sus conclusiones

Como el año pasado, nosotros participamos con el 5to. grado de la Escuela Goethe Rosario. En el área de Tecnología trabajamos la problemática del agua, su tratamiento y cuidado, así que cuando fuimos invitados a participar ya estabamos trabajando en el tema. Luego incorporamos la cuestión de la seguridad y prevención de los accidentes de trabajo, lo que nos permitió participar además con esa temática.

El proyecto, que nos ocupó semanas de trabajo, consistió en la investigación de los temas propuestos y la elaboración de carteles de concientización y prevención de las problemáticas analizadas.

Algunos de nuestros chicos recibiendo sus premios

Todos los alumnos participantes de nuestra escuela recibieron menciones y menciones especiales por sus trabajos, y un 3er. premio en la categoría “Prevención en los accidentes de trabajo”, recibiendo por ello diplomas y estatuillas de premiación.

Una vez más, mi agradecimiento a la Lic. Wenger por su empuje, entusiasmo y excelente producción de todo el proyecto, y por supuesto mi satisfacción por la alegría y compromiso de los chicos, que abordaron la tarea con mucha creatividad y entusiasmo.

También te puede interesar:

Más teraFLOPS, menos consumo

En 1996 sólo había un único ordenador en el mundo capaz de alcanzar una ‘potencia de cálculo’ de un teraFLOPS (operaciones de cálculo en coma flotante por segundo): el ASCI Red. En 2005 ya había más de 500 ordenadores con esa capacidad y para 2020 habrá miles de ellos, que se ha calculado consumirán menos de 20 MW de electricidad. Eso quiere decir que para cada teraFLOP se necesitarán únicamente 20 vatios de electricidad, que es lo mismo que consume una bombilla pequeña. El ASCI Red necesitaba 850.000 vatios, en comparación.
(Leido en Microsiervos)

También te puede interesar:

Energía eólica para el hogar

Por el momento se trata de un prototipo, pero tiene un diseño por demás interesante y aparece como una alternativa viable para las necesidades de los tiempos que corren.

El sistema es un diseño de Liao-Hsun Chen, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Taiwan, y recibe el nombre de Wind Cube. Se trata de un sistema basado en distintos paneles modulables y anclables entre sí, que al montarse forman una especie de panal de abeja interconectado, lo que además dota de firmeza al sistema con sus sujecciones a la superficie.

Las palas del Wind Cube, telescópicas, tienen una longitud de 50 centímetros y se despliegan cuando se necesita potencia eléctrica, optimizando su uso. El sistema, además, podría trabajar a velocidades bajas, pudiendo generar energía casi en cualquier situación.

Cada módulo es capaz de aportar una potencia de 26,1 kWh al mes, según los cálculos de su diseñador. De este modo, los 324 kW mensuales que generen 15 Wind Cubes, bastarían para alimentar la electricidad que consume al mes una familia de cuatro personas. Si bien este cálculo no es exacto porque depende fundamentalmente de las condiciones meteorológicas del lugar, junto con otros sistemas de generación de energías renovables podría reducir mucho la cantidad de emisiones de gases contaminantes a la atmósfera.

Fuente info y foto: Muy Interesante

También te puede interesar:

La huella de carbono de Google

Hace un tiempo nos ocupábamos de analizar en este blog, cierta obsesión de algunos científicos por la importancia relativa de las actividades de Google en el aumento de los niveles de contaminación ambiental. Sin negar la realidad ni entrar en defensa de Google, decíamos que hay industrias que contaminan más, mucho más y de modo más letal que la de los chicos del buscador, y definitivamente no atraen tanta atención. De todos modos, convengamos que nunca habían sido muy abiertos en cuanto a esta cuestión -alegaban que dando a conocer esa información quedaban en desventaja frente a sus competidores- y claro, eso los hacía más sospechosos, digamos.

La cuestión es que ahora finalmente se decidieron a blanquear la situación y revelar, no sin bombos y platillos, algunos numeros referidos a su aporte al deterioro ambiental.

Informa clarin.com hoy:

Esta semana, la empresa del buscador reveló –por fin- su huella de carbono, para alegría de los ecologistas. Aunque la cifra es impactante –su consumo de energía es de 1,46 millones de toneladas métricas al año- la compañía asegura que sus centros de operaciones son un 50 por ciento menos contaminantes que la media y que sus servicios en nube son 80 veces más eficientes que las alternativas tradicionales. Esta es la primera vez que Google accede a revelar cuánto dióxido de carbono emite su complejo sistema de bases de datos, buscador y servicios en Internet. Hasta ahora, se había negado a revelar esa información porque consideraba que podía brindarles datos claves a sus más férreos competidores.

Google viene demostrando desde hace rato un interés por las cuestiones medioambientales, como quedó demostrado con las inversiones que están haciendo en el terreno de la energía eólica.

A groso modo, estos son algunos de los números que brinda la empresa:

  • Sus centros de operaciones son un 50 por ciento menos contaminantes que la media.
  • Sus servicios en nube son 80 veces más eficientes que las alternativas tradicionales.
  • Durante todo el 2010 la empresa emitió 1,46 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, de las cuales 1,2 millones corresponden al consumo eléctrico de centros de datos y oficinas.
  • El consumo de electricidad durante el 2010 de Google fue de casi 2.6 millones de megawatts hora (MVh), un estimdo del 0,01 por ciento del consumo total del mundo.
  • Cien búsquedas equivalen a usar una laptop de 30 watts durante una hora o encender una lamparita de 60 watts durante 28 minutos.
  • La cantidad de energía que se utiliza para responder a un requerimiento en el buscador equivale a 0,0003 kilowatts hora (kWh), lo que equivale a emitir cerca de 0,2 gramos de dióxido de carbono.

Google asegura que desde 2007 no contamina en lo absoluto, a pesar de sus emisiones, gracias a las inversiones que ha hecho en parques eólicos y a la compra de energía renovable o créditos de carbono, que dejan su balance en cero. Mientras tanto, están revisando algunos de sus criterios constructivos para mejorar sus instalaciones -por ejemplo, su data center en Finlandia, de pronta apertura, utiliza agua de mar para refrigerar las instalaciones- y hasta el consumo de los usados para Street View.

Fuente: clarin.com

También te puede interesar:

La flecha dorada del consumo

Ver la conexión entre los problemas ambientales y sociales requiere una mirada global, ampliada, completa. La discusión es estéril cuando se limita a un problema particular, porque las raíces del deterioro del planeta se entrelazan y ramifican en una cantidad de problemas ambientales, económicos, sociales y políticos que deben ser apreciados en su conjunto. Las miradas sesgadas, insisto, conducen a discusiones estériles.

El documental “La historia de las cosas” hace ese recorrido necesario, el de develar lo oculto y relacionarlo para que entendamos cuál es el verdadero problema: “las cosas cambiarán cuando podamos ver las conexiones”, y coincidimos con eso.

Gracias a Daniel Krichman, por publicar el video y por el apasionante análisis que hace de la cuestión en su red Aprender y Cambiar.

También te puede interesar:

- Ir arriba -