Ir al contenido

Medioambiente - 20. página

Entradas sobre tecnología y medioambiente.

Impracticable

Hacer que todos paguen mucho más por la nafta es una forma muy cara de obtener muy poco. Eso de que nos vamos a deshacer de los combustibles fósiles llenándolos de impuestos es algo que no va a pasar. No está ocurriendo ni en EE.UU., ni en China, ni en India. Hasta para los europeos es difícil de implementar. Seamos realistas y aceptémoslo: es una mala idea económica y una estrategia políticamente impracticable.
Bjorn Lomborg, “El ecologista escéptico”, quién aconseja invertir el 0,2% del PBI mundial en la investigación y el desarrollo de energías verdes.

También te puede interesar:

Jugando con el planeta

Al final, los que juegan en Las Vegas pierden más de lo que ganan. Como sociedad, estamos jugando con nuestros grandes bancos, con nuestras instalaciones de energía nuclear, con nuestro planeta. Al igual que en Las Vegas los pocos afortunados, ­los banqueros que ponen nuestra economía en riesgo y los dueños de las compañías de energía que ponen a nuestro planeta en riesgo­, posiblemente salgan ganando. Pero en promedio y casi con seguridad, nosotros, como sociedad, al igual que todos los jugadores, perderemos. Esa, lamentablemente, es una lección del desastre del Japón que seguimos desatendiendo bajo nuestra propia responsabilidad.
Joseph Stiglitz, profesor de Economía en la Universidad de Columbia y premio Nobel de Economía.

También te puede interesar:

El potencial de autodestrucción minimizado

Hiroshima fue un espanto, el horror por antonomasia. Pero allí fue el enemigo el que golpeó. ¿Qué sucederá si el horror surge del mismo sector productivo de la sociedad? Entonces, quienes tienen el potencial para poner en peligro a la nación son los garantes del derecho, del orden, de la racionalidad, de la democracia. ¿Qué política industrial sobrevendría si ahora también falla esa esperanza última en el “viento” y realmente se contaminara Tokio? ¿Qué crisis de la tecnología, de la democracia, de la razón, de la sociedad? Muchos se lamentan de que las imágenes conmovedoras de Japón le infunden a la gente miedos falsos y estimulan una “pseudo-ciencia” de compasión. De esa manera se ignora, sin embargo, en una forma totalmente ingenua, la dinámica política inherente al potencial de autodestrucción minimizado del victorioso capitalismo industrial. El mito de la seguridad se apaga. Ante esta perspectiva, recuerden el intento de hacer un agujero en un barco para sacar el mar que se adentra en él.
Ulrich Beck, Sociologo. Leido en Clarin.com

También te puede interesar:

Cómo gastar un millón de euros

Este es el coche eléctrico más lujoso del mundo: el nuevo Phantom 102EX de Rolls Royce. Fue presentado en el último Salón del Automovil de Ginebra 2011. Es una verdadera maravilla de la inventiva humana, pero un poquito caro.

Se trata de un prototipo que la empresa británica desarrolló de su clásico insignia, pero propulsado por energía eléctrica; una búsqueda por parte de la tradicional marca, de soluciones verdes para sus modelos futuros. Dos motores eléctricos suplantan al V12 que impulsa normalmente a esta joya, que trabajando en combinación desarrollan 394 HP, lo mismo que el motor del original, alcanzando los 100km/h en 8 segundos.

Los dos propulsores cargan 71 kWh divididos en cinco packs de baterías de litio, que pueden recargarse de tres maneras distintas: mediante un enchufe de 220 voltios (tarda 20 horas), de una conexión trifásica (8 horas) y a través de unos paneles que transmiten la corriente. Tiene una autonomía de apróximadamente 200km.

En el sitio www.electricluxury.com se recolectarán las experiencias realizadas con el mismo.

Fuentes: MuyInteresante / Terra Autos

También te puede interesar:

En donde nace y muere la tecnología

Más allá de la literalidad de mi título, tiene su gracia verlo de este modo, ¿no es cierto?

Empleados de la fábrica de Rizhao Hidear Electronics probando los nuevos televisores LED.

Basurero transportando desechos para ser reciclados en un centro especializado, en Hanoi.

La cantidad de sueños, esfuerzos, trabajo, ingenio y aun dificultades que hay entre estos extremos es enorme, tan transitorios todos ellos. Como la vida misma, claro.

Fuente: rtve.es

También te puede interesar:

- Ir arriba -