Ir al contenido

Nos importa - 8. página

Campañas

Reinventando el olvido, en el New York Times

Desde hace casi dos años, estamos llevando a cabo con el colega y periodista de Buenos Aires Alejandro Tortolini, una campaña sobre la seguridad de la información personal en Internet, llamada “Reinventando el olvido en Internet”.

La campaña, basada en el trabajo del profesor de Políticas Públicas y especialista en seguridad en la red Viktor Mayer-Schonberger, propone entre otras cosas, la creación de mecanismos que permitan al usuario decidir cuanto tiempo queden sus datos en la web, y no en forma permanente como sucede actualmente. Es decir, que los datos tengan fecha de vencimiento.

Algunos medios se han hecho eco de nuestra propuesta -tanto Alejandro en Buenos Aires como yo aquí en Rosario hemos participado de algunos programas de radio y TV hablando sobre el tema-, pero ahora la campaña ha recibido un apoyo importante, que quiero compartir nuestros lectores y amigos.

El día 19 pasado el prestigioso diario New York Times, en su sección Magazine, publicó un extenso artículo titulado “The Web Means the End of Forgetting”, en el que se analiza la problemática y se presentan muchas de las soluciones que se están proponiendo en tal sentido. Se menciona entre ellas a nuestra campaña.

Si desean leer la nota, cosa que recomiendo enfáticamente dada la importancia del tema, el original en inglés se encuentra en:

http://www.nytimes.com/2010/07/25/magazine/25privacy-t2.html?_r=1&pagewanted=all

Este fin de semana estuve trabajando en un borrador de traducción al español, que se puede bajar haciendo clic aquí.

Creo que como padres y docentes se hace necesario que conozcamos los riesgos a la privacidad que representa la presencia en internet -redes sociales, blogs, chat, etcétera-, y es por eso que me permito recomendar su lectura, además de compartir con ustedes, amigos y colegas, la satisfacción que representa tal reconocimiento a la iniciativa de la campaña, dada la relevancia que el tema tiene.

Aquí, algunos enlaces relacionados para quienes deseen conocer con mayor detalle la campaña:

– Entrevista de Alejandro Tortolini a Viktor Mayer-Schoenberger para el diario Perfil.

– El trabajo en formato .pdf de Viktor Mayer-Schoenberger con la propuesta, titulado “Useful Void: The Art of Forgetting in the Age of Ubiquitous Computing”.

– Wiki de la campaña, ubicada en por-el-olvido.wikispaces.com. Si te interesa participar escribinos desde “Contacto”.

– Para leer otras entradas, ver videos sobre el tema, y más, hacé clic aquí

– Entrevistas en radio y TV hablando sobre la campaña:

– http://www.apunteseideas.com/?p=641
– http://kybernetes.wordpress.com/2008/11/02/entrevista-en-efecto-mariposa-de-radio-uruguay/
– http://www.apunteseideas.com/?p=433
– http://cienciaquehabla.wordpress.com/2009/11/22/delete-the-virtue-of-forgetting-in-the-digital-age/

También te puede interesar:

El glifosato, la soja y el rastro de la muerte

Recibí esto por correo esta mañana, y si bien hace tiempo que está circulando es imprescindible que no dejemos de recordarlo y meter presión para que esto cambie.

(Nuestros hijos y el glifosato from Enrique A. Quagliano)

Para quienes consideren que estamos exagerando, recomendamos leer también Soja para hoy, enfermedad para mañana, y Las víctimas de la soja, entre otros muchos artículos escritos por ciudadanos preocupados que investigaron el tema.

Y claro, ver El mundo según Monsanto.

También te puede interesar:

Prestá atención: esto nunca lo vas a ver en los medios

También te puede interesar:

Una carta a Bruno de sus hermanos

Tres meses después de la desaparición de Bruno Gentiletti, el 4 de junio de 1997, se realizó la reconstrucción de sus últimos moviemientos en el Balneario La Florida de la ciudad de Rosario. Fue para descartar que se hubiera ahogado en el Río Paraná.

El nene desapareció el domingo 2 de marzo de 1997 a las 11.30. Desde ese entonces, sus familiares lo buscan con desesperación en distintos lugares del país porque creen que alguien se lo llevó. Las autoridades policiales, de Prefectura y judiciales tenían otra hipótesis: Piensan que desapareció en las aguas del Paraná.

Para corroborar que Bruno no se ahogó, sus padres y sus cuatro hermanos le contaron al juez Bistoletti cuáles fueron sus últimos pasos en el balneario rosarino. La familia, oriunda de Las Rosas, Santa Fe, Argentina, había arribado a las playas a las 11. Minutos después Bruno ingresó al agua, salió y caminó junto a sus hermanos más chicos, Gisela (6), Franco (7) hasta una zona localizada a unos 100 metros de la orilla, sobre la arena. Gisela y Franco recorrieron el mismo trayecto junto al juez y le contaron:

Nosotros fuimos a la cama elástica y Bruno al tobogán. De pronto vino Bruno y nos contó que un hombre y una mujer le dijieron que el tobogán estaba cerrado.

De acuerdo con el relato de sus hermanos, Bruno regresó a ese lugar. Ellos se quedaron en la cama elástica y luego fueron hacia la sombrilla donde estaba su madre Marisa. Casi paralelamente, el padre y sus dos hermanos más grandes Belén (11) y Martín (10) salían del agua, y al ir hacia la sombrilla descubrieron que faltaba Bruno. ‘Lo empezamos a buscar y nunca más lo encontramos’, comentaron. Al realizar la denuncia policial comenzó un rastrillaje por el río Paraná sin resultados positivos. Vecinos de Las Rosas, pescadores y buzos relizaron búsquedas a la par de Prefectura. Los entendidos descartaron que se hubiera ahogado en ese lugar pues el cuerpo hubiera quedado allí.

A partir del rastreo encarado por sus familiares desde ciudades como Santa Fe, Buenos Aires, San José de la Esquina, les llegaron informaciones sobre la posible localización de Bruno, pero no estaba allí. También se hicieron averiguaciones en Paraguay y Brasil a través de Interpool, pero sin resultados.

En abril de 2008 sus 4 hermanos les escribieron una carta. Dice así:

Somos María Belén (22), Martín (20), Franco (18) y Gisela (17). La última vez que lo vimos fue en marzo de 1997 en el Balneario La Florida de la ciudad de Rosario. Tenía 8 1/2 años en ese entonces, ya pasaron 11 años de su desaparición. Ahora es un adolescente de 19 años, debe haber cambiado mucho, no sólo físicamente sino en todos los aspectos que puede cambiar una persona en el transcurso del tiempo y con la historia que le tocó vivir. Nosotros también cambiamos; somos más grandes, pensamos y sentimos de otra manera. Queremos ayudar y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que todo termine y nos reencontremos con Bruno. Por eso escribimos esto y usamos este espacio para agradecer a todos los que dejan mensajes de apoyo y solidaridad para con nosotros; también y más que nada para pedir a las personas que puedan aportar datos sobre el paradero de Bruno que se comuniquen con nosotros.

Estamos seguros que alguien tiene algo para decir, algo para aportar. Quizás en este momento ese alguien esté leyendo esto. A esa persona le decimos: ‘Este es el momento de ayudar, de imaginar el dolor, vacío e impotencia que sentimos. De ponerse a pensar: Y si esto pasara en mi familia? Si ocurriera con mi hijo, hermano o sobrino?’… Sólo eso pedimos, el ponerse en el lugar de cada uno de nosotros, de nuestros padres y de Bruno.

POR ULTIMO, SI POR OBRA DE LA CASUALIDAD, DEL DESTINO O DE DIOS; VOS, BRUNO ESTAS LEYENDO ESTO Y VIENDO LA FOTO… SOMOS NOSOTROS, UN POCO MAS CAMBIADOS, PERO LOS MISMOS QUE TE JODIAN Y MOLESTABAN CUANDO ERAS CHICO. LOS PRIMEROS TIEMPOS CUANDO LLEGABA NAVIDAD O TU CUMPLEAÑOS COMPRABAMOS Y GUARDABAMOS REGALOS PARA VOS, DESPUES DEJAMOS DE HACERLO, NOS HACIA MAL PORQUE NO LLEGABA EL MOMENTO DE REENCONTRARNOS Y DARTELOS.

SOMOS LOS MISMOS QUE LLORAMOS EN SILENCIO POR NO TENERTE Y PENSAMOS EN VOS EN TODO MOMENTO, ESPERNADO QUE ALGUN DIA ESTEMOS OTRA VEZ FRENTE A FRENTE, TE DIGAMOS BIENVENIDO Y NOS UNAMOS EN UN GRAN ABRAZO.

María Belén, Martín, Franco y Gisela.

Bruno tiene ojos color verde grisáceos, cabello castaño, piel blanca y una cicatriz ubicada en el omóplato derecho. Nació el 18 de junio de 1988 en la ciudad de Las Rosas, Santa Fe, Argentina. Hoy, ya es un joven 22 años y aún no se sabe donde está.

Esta foto es resultado de un estudio -Progresión de edad-, realizado en EE.UU. por International Center for Missing & Exploited Children. Su familia cree que puede ayudar a encontrarlo.

Como Bruno, hay miles de de niños a los cuales se les negó el derecho de crecer con sus familias y todos ellos merecen que hagamos el esfuerzo de encontrarlos.

Ante cualquier consulta o información que se pudiera aportar, esta información será de utilidad:

Marisa Olguín (mamá de Bruno)
Juan de Garay 867, Las Rosas, Santa Fe, Argentina
Tel.: 0341-155622457 / 0341-155622457
e-mail: molguin-brunogentiletti@hotmail.com o padresporlavidalasrosas@hotmail.com
http://brunogentiletti.blogspot.com/

Fuente: Blog de Marisa Olguín

También te puede interesar:

‘La actual generación de niños tendrá peor salud que sus progenitores’

Quién afirma esto es el Dr. John Peterson Myers, CEO y Jefe Científico del Environmental Health Sciences de los EE.UU., en el documental francés Nuestros hijos nos acusarán, que trata sobre los productos quimicos en la agricultura y su relación con el aumento en la población de cáncer, diabetes e infertilidad, entre otras enfermedades.

Aquí, el trailer del documental, como para apreciar la gravedad del asunto y difundir.

También te puede interesar:

- Ir arriba -