Saltar al contenido

Espacio

Notas y artículos sobre astronomía y tecnología espacial

Según la NASA, todo es cuestión de perspectiva

Con una forma rectangular llamativa, y un corte liso que contrasta con la roca rugosa de su alrededor, una formación geológica de Marte ha despertado la imaginación más febril, llegándose a tejer teorías conspirativas de lo más arriesgadas. ¿Civilizaciones antiguas en el planeta rojo? ¿un «pasadizo» en el planeta vecino creado por extraterrestres?

Pero no, lo que muestra la foto tomada por el robot Curiosity tiene, según NASA, una explicación más lógica: todo es cuestión de perspectiva. La NASA identificó la imagen como parte de la serie «Sol 3466», que se publicó en varios fotogramas en el sitio web del Programa de Exploración de Marte. Esa imagen en concreto es solo una parte de una serie que, al verla en toda su composición, hace cambiar la perspectiva de su dimensión y forma. «Es una toma muy ampliada de una pequeña grieta en una roca», le explicó la NASA a BBC Mundo.

En la siguiente imagen se puede ver la composición que forma toda la serie de imágenes 3466. Se aprecia allí, marcada con un círculo rojo, lo pequeña que es la fisura en esa roca del cráter Jezero, el cual ha explorado el robot Curiosity en las últimas semanas.

Los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro han subrayado lo pequeña que es la grieta, de aproximadamente 30 cm de ancho por 45 cm de largo. Según los expertos, las fracturas del terreno pueden formar ese tipo de grietas de manera natural. En este caso, una fractura vertical se cruza con los estratos o capas hasta formar ese tipo de cortes.

Misterio resuelto…. ¿resuelto?


Fuente: BBC Mundo

Viajando en asteriode

Si decimos que esta foto es la de un asteroide en primer plano, impresiona, ¿no es cierto?

La historia es así: en octubre de 2018, la nave espacial Hayabusa2 dejó caer un módulo de aterrizaje del tamaño de una tostadora sobre la superficie del asteroide cercano a la Tierra Ryugu. El Mobile Asteroid Surface Scout (MASCOT) se tambaleó un poco, pero logró su objetivo con gran éxito . Navegó por el paisaje rocoso durante 17 horas, midiendo la temperatura y el magnetismo, y tomando algunas fotografías con flash usando LED. El robot funcionaba con baterías, así que después de haber cumplido con su deber, el pequeño se apagó para siempre.

Después de analizar el color y el flashback reflectante en las fotos, los investigadores también notaron que algunas rocas pueden ser similares en composición a los meteoritos de condrita carbonácea que se han estrellado en la Tierra antes y se cree que tienen 4.500 millones de años.

El equipo de investigadores que analiza el objeto, todavía está desconcertado en cuanto al mecanismo físico detrás de la ausencia de polvo en la superficie, fenómeno probablemente relacionado con la escasa gravedad del asteroide.

La misión Hayabusa2 («Halcón Peregrino» en japonés), dejó el asteroide en noviembre de 2019 y devolvió las muestras a la Tierra el 5 de diciembre de 2020, para continuar su viaje al menos hasta 2031, cuando se encontrará con el pequeño asteroide de rápida rotación 1998 KY.

En el video a continuación, se observa una colección de fotos capturadas por las cámaras de otros dispositivos con los que contaba el explorador, el Rover-1A y el Rover-1B, que aterrizaron en la superficie del asteroide.


Fuentes:

El telescopio James Webb continúa su despliegue

La NASA informó que el tensado de las 5 capas del parasol del telescopio espacial James Webb se completó hoy, a poco más de 10 días del inicio de la misión.

Los ingenieros en tierra van orquestando de forma remota una secuencia compleja de despliegues en las horas y días inmediatamente posteriores al lanzamiento del telescopio. Esta animación muestra la secuencia nominal de estas implementaciones:

Más animaciones mostrando los diferentes procedimientos pueden observarse en el sitio del Conceptual Imagen Lab de la NASA.

El telescopio espacial James Webb (JWST, por sus siglas en inglés) es un telescopio desarrollado por la NASA con contribuciones de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CSA). El telescopio lleva el nombre de James E. Webb, quien fue el administrador de la NASA desde 1961 hasta 1968 y jugó un papel integral en el programa Apollo.

Este telescopio está destinado a suceder al telescopio espacial Hubble como la misión insignia de la NASA en astrofísica. Se lanzó el 25 de diciembre de 2021 en el vuelo VA256 del cohete Ariane 5. Está diseñado para proporcionar una resolución infrarroja y sensibilidad mejoradas, y permitirá una amplia gama de investigaciones en los campos de la astronomía y la cosmología.

Los avances paso a paso de la misión pueden seguirse en el sitio que la NASA dedica al telescopio.


Fuentes:

Sonidos espectrales nos llegan desde Ganímedes

Foto de Ganímedes, la única luna conocida que tiene un campo magnético, tomada por la nave Juno de la NASA el pasado el 7 de junio de 2021

El 7 de junio pasado, la sonda espacial Juno de la NASA realizó su sobrevuelo más cercano a Ganímedes, la luna de Júpiter. Mientras pasaba a toda velocidad, Juno grabó las ondas electromagnéticas de aquella luna.

Los investigadores crearon una pista de audio a partir de datos recopilados por la nave. En 50 segundos, el archivo presenta una amplia gama de sonidos como silbidos, después de ser convertida a una frecuencia audible para el oído humano.

Alrededor del punto medio de la grabación se escucha un cambio brusco de frecuencias, que pudo haber ocurrido cuando la sonda entró en una parte diferente de la magnetosfera de Ganímedes. Aún se están realizando más análisis de las ondas recopiladas por la sonda.

Así suena la banda sonora de Ganímedes, la luna más grande del sistema solar:


Fuente: Smithsonian Magazine

Un paseo espacial que quita el aliento

Treinta y siete años pasaron del llamado «el paseo espacial más peligroso de la historia». El 14 de noviembre de 1984, a 340 kilómetros sobre las Bahamas, el astronauta Dale Gardner recuperó el satélite Westar VI durante la misión STS-51-A de la NASA. Sin ningún tipo de sujeción, recorrió varias decenas de metros a través del espacio para acoplarse al satélite y arrastrarlo de vuelta al interior del trasbordador.

Aquella misión del trasbordador Discovery consistió en la puesta en órbita de dos satélites y la recuperación de otros dos, el Palapa y el Westar VI, lanzados unos meses antes en una órbita demasiado baja. Para recuperarlos se proporcionó a los astronautas un dispositivo denominado ACD (Apogee kick motor Capture Device) que debía servir para engancharlos y llevarlos hasta el trasbordador.

Aquí, la grabación en video de aquel momento:


Fuente: GDT

- Ir arriba -