Ir al contenido


Experiencias 2.0 - 2. página

Experiencias en el aula 2.0

Grooming: Guía práctica para adultos

Información y consejos para entender y prevenir el acoso a través de Internet. Publicado originalmente en 2014 por la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales, contiene consejos y datos útiles, además de un link para denuncias.

Multan a Facebook por no eliminar perfil falso

dt.common.streams.StreamServer

La empresa 
Facebook deberá indemnizar al abogado constitucionalista Enrique Novo, actual secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de Río Cuarto, Córdoba, por no cumplir un fallo judicial anterior que obligaba a la red social a cumplir varias acciones ante una demanda por la existencia de un perfil falso que aparecía a nombre del denunciante.

Según se informa el fallo de 2013, en el que un juez federal de Río Cuarto había ordenado cerrar una cuenta falsa que llevaba el nombre de Novo e informar a todos los contactos el motivo por el cual se le daba de baja, ahora habría quedado firme.

Novo precisó que, dado que es un docente en la UNRC y en su interés por evitar engaños a sus alumnos, reclamó a la empresa, y ante la falta de respuesta llevó su caso a la Justicia. El demandante no planteó ninguna acción penal ni resarcitoria. Sin embargo, dado que Facebook Argentina habría incumplido con la orden judicial de informar a los contactos sobre aquel perfil falso, este nuevo fallo la obligará a pagar una multa de 270 mil pesos. El abogado adelantó que por su condición de funcionario público, cederá al municipio la mitad de los fondos que le tocarían cobrar.

Además de la multa, se mantiene la obligación de que Facebook Argentina SRL notifique a cada uno de los amigos del perfil apócrifo, cerrado por pedido judicial.

Novo se dio cuenta de que existía un perfil falso en Río Cuarto con su nombre cuando empezó a recibir saludos de cumpleaños en una fecha equivocada. El usuario trucho había hecho amistad con jueces, alumnos y ex-alumnos que habrían sido engañados.

En principio, la compañía pretendía litigar en Irlanda y exigía que se comuniquen a sus oficinas de Dublín las resoluciones judiciales. Novo comentó que le llegaron a comunicar que quienes no habitan en Estados Unidos o en Canadá deben regirse por las leyes de Irlanda.

El letrado sostuvo que su reclamo no fue realizado en su carácter de usuario de Facebook, sino “como un simple justiciable al que una red social le creó una cuenta apócrifa en su perjuicio”. Pero enfatizó que “ni aun litigando como usuario de Facebook alguien puede verse impedido de acceder a la Justicia a reclamar sus derechos en virtud de normas creadas unilateralmente que resultan inaplicables e inconstitucionales”.


Fuente: Diario La Voz
Crédito imagen: Estrategia y negocios

Centro de consumo

tim-berners-lee-internet

Sir Tim Berners-Lee, el creador de la World Wide Web, ha declarado que está un poco harto de lo que ha terminado siendo la telaraña mundial.

En un artículo del New York Times que levanta el sitio especializado Xataka, se explican los porqué de sus palabras: la red se ha convertido en un gigantesco y poderoso mecanismo de espiar y monitorizar todo lo que hacemos en ella.

Berners-Lee se ha puesto entonces a trabajar junto a un grupo de expertos para tratar de resolver estos problemas. El objetivo es crear una web distinta, descentralizada y que no esté sujeta al control por parte de gobiernos y empresas. Es decir, lo que alguna vez fue.

Lo cierto es -y esto lo decimos nosotros- que la red es lo que hemos hecho de ella: un centro de consumo. Hoy en día, sólo el 20% de lo que hacemos en ella refiere a la lectura de contenidos, que fue la razón de ser en el origen de la red: el acceso a la información. El resto es comunicación, comercio y entretenimiento. Lo que no estaría mal, si no fuera por la avidez consumista de los usuarios. Y sin dudas eso fue lo que despertó a la bestia dormida: toda una industria se generó a partir de esa avidez, con carreras nuevas, cargos creados y gurús incluídos. Vender, vender, vender, es la consigna: productos, publicidad, información, datos, y un largo etcétera.

Me permito disentir con el Sr. Berners-Lee en que no hay que cambiar internet: lo que hay que cambiar en realidad es esta cultura consumista, porque lo volverán a hacer cualquiera sea el formato.

Pero bueno, Sir Tim y compañía son los que saben, vamos a dejarlos hacer.

A propósito, muchos de los que opinan -no es el caso de Berners-Lee, claro- no pueden explicar qué es internet. Harían bien en aprender la diferencia entre internet, la web, servicios, etcétera, como para no confundirse y por ejemplo, dejar de llamar a este señor, “padre de internet”.

El debate está abierto.

Un gigante de la publicidad.

Mientras usted está conectado a Facebook, por ejemplo, la red puede ver prácticamente cualquier otro sitio web que visite. Incluso cuando usted está desconectado, Facebook sabe mucho de su navegación: es alertado cada vez que se carga una página con un botón de “Me gusta” o “compartir”, o un anuncio procedente de su red Atlas. Facebook también ofrece a los editores una pieza de código llamada Facebook Píxel, que ellos (y, por extensión, Facebook) pueden utilizar para registrar a los visitantes que son usuarios de Facebook. (…) Cuando se combina con la información que usted le dio a Facebook a través de su perfil y sus clics, usted termina con lo que es posiblemente el perfil de consumidor más completo en la tierra: una instantánea no sólo de su actividad en Facebook, sino además de su comportamiento en el mundo en (y fuera de) línea.(…) Estas instantáneas son con frecuencia incompletas y defectuosas, hay que señalar -después de todo, se basan en un montón de suposiciones. Pero, en general, son lo suficientemente buenas como para haber hecho de Facebook un gigante de la publicidad.
Caitlin Dewey, en “98 personal data points that Facebook uses to target ads to you”, publicado en The Washington Post.

El efecto Facebook

(Los algoritmos) componen una serie de innovaciones tecnológicas que nos permiten hacer lo que queremos. Y una de las cosas que queremos es pasar más tiempo con la gente que piensa como nosotros y menos con la que es distinta. El efecto Facebook es el catalizador de una tendencia que ya estaba entre nosotros. Buscamos la autocomplacencia y eso es lo que el algoritmo nos da.
Jonathan Haidt, psicólogo social, autor de “The Righteous Mind”.

Poke-no, poke-nada

pokeno

Cada vez que se plantea este debate anacrónico y de sainete, entre tecnólogos que celebran cada novedad en materia de dispositivos, y los tecnófobos que anticipan el cese de toda inteligencia humana por culpa de algún aparato nuevo, recuerdo el mismo incidente. Paso a contar.

Hace unos años, para un Día del Estudiante en el que se convocaba a los pibes a celebrarlo en la escuela, un grupo de alumnos del Secundario tuvo la idea de crear una parodia de un popularísimo programa de TV. La respuesta inmediata de la Sra. Directora fue, “Fulano –colóquese aquí el nombre de celebérrimo conductor- jamás va a entrar a esta escuela”. Fin de la historia. Una oportunidad perdida -otra más- de traer lo cotidiano a la escuela para debatirlo, desmenuzarlo, ponerlo bajo el microscopio del sentido común, sacarle partido para el lado del aprendizaje. Pero no.

La institución escuela siempre fue morosa en incorporar las novedades, ya lo hemos analizado en reiteradas ocasiones. Pero en los últimos años ha sucumbido frente a las contradicciones, los temores, las incertidumbres más velozmente que nunca, suponemos que abrumada y casi rendida ante la velocidad de los cambios. Y entonces prohíbe. Ante el menor viso de novedad que altere su ya ajada estructura, prohíbe.

No debate, prohíbe. No consulta, no convoca, no propone. Prohíbe.

La escuela se está volviendo una máquina de prohibir. 

Aquellos debates que mencionábamos al inicio, no son novedosos. En los últimos años muchísimas escuelas han prohibido el Mundial de fútbol en el aula, se han prohibido los celulares sin considerar siquiera un uso pedagógico de tal artefacto de los infiernos, y hasta se ha hecho desaparecer el espacio curricular específico en el cual, justamente, podrían producirse algunos de los aprendizajes más significativos en lo que refiere al uso de las nuevas tecnologías. Y además, las contradicciones, con eventos facilitadores de acceso desde los estratos oficiales, tanto nacionales como provinciales, para después prohibir o restringir su uso en las escuelas. 

Ahora llegó el turno de la Realidad Aumentada (RA) y la caza de bichos que propone la app Pokemon Go, como si fuera esta la primera aplicación que la usa. Y por supuesto, corremos a prohibirlo o a sancionar a los alumnos que lo usen en la escuela,  en un mensaje que no analizaremos aquí pero que sólo trasluce más contradicciones.

No voy a opinar aquí sobre el juego, sus efectos o sus potencialidades. Sólo expreso mi anhelo de que la Escuela abandone ese estado de temor permanente ante la novedad y proponga el debate, junto a autoridades, docentes y la comunidad toda. Sólo así se producirán verdaderos aprendizajes en la escuela democrática que pretendemos construir en estos tiempos.

Dejemos de prohibir. Comencemos a pensar, a debatir y decidir. 


Una lectura recomendada, para saber de qué se trata este juego, haciendo clic aquí. 

Importante iniciativa por los niños perdidos

404campaña

Cuando intentamos acceder a una url -el dominio o dirección de un sitio- que no existe, ya sea porque nos equivocamos al tipear la dirección, el enlace está roto, el buscador nos devolvió un resultado obsoleto o la página fue eliminada, llegaremos a una página con el mensaje “Error 404 – Página no encontrada”.

Un especialista en delitos informáticos y protección de datos personales, Daniel Monastersky, se propuso darle un uso mas beneficioso a esas páginas improductivas y así nació el Proyecto Noencontrado.org. ¿En qué consiste? Muy simple: en agregar en forma automática -a través de un plugin si se trata de un sitio de WordPress o de un iFrame si es en otra plataforma- la foto de un niño o niña desaparecido y la información de contacto.

Según su creador, el objetivo del proyecto es el de crear conciencia sobre los niños perdidos.

Para contribuir con el proyecto se debe completar el formulario en el sitio Noencontrado.org y aguardar la comunicación de los responsables con la explicación del procedimiento.

Nosotros también sumamos nuestro granito de arena para esta buena idea.

A contramano del planeta, el Estado apuesta a las corporaciones

descarga

Mientras la mayoría de los ministerios de los países de la Unión Europea han optado por alguna de las alternativas de Software Libre y gratuito, el Estado argentino sigue poniendo el dinero de nuestros impuestos en las manos de las corporaciones.

El día 14 pasado se publicó en el Boletín Oficial la Resolución 27/2016, autorizando el llamado a licitación privada para la adquisición, instalación y puesta en funcionamiento de 101 licencias Microsoft Office 365 para el Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS), con un presupuesto total de $220.000.

Existiendo alternativas como LibreOffice, y aún teniendo en cuenta la actualización inicial necesaria de todos los sistemas y una capacitación mínima del personal, sería muy conveniente que el Estado comience a considerar la migración a sistemas de software libre y gratuito, acompañando así a las Administraciones del mundo que han avanzado en este cambio.

Las finanzas públicas, agradecidas. 


Agradecimiento y lecturas recomendadas:
– Muchas gracias al prof. Matías García por el alerta
Resolución 27/2016
Alternativas gratis a Microsoft Office

My Activity, nueva herramienta de Google para el control de nuestros datos

myact

Días atrás, revisando una vez más mi historial de Google -al que accedía habitualmente tipeando history.google.com para controlar el registro que el navegador lleva de cada búsqueda que realizamos y cada click que hicimos en sus anuncios-  encuentro que me redirecciona a su nueva herramienta digital llamada My Activity -Mi actividad, en nuestro idioma-, con la que afirman devolverle al usuario el control de toda información que guardan en sus servidores.

Esto significa que no sólo podremos seguir el rastro de nuestras actividades virtuales -una enorme cantidad de información altamente personalizada, que Google usa para mostrar los anuncios que supuestamente nos interesan-, sino además borrarlas individualmente, por fechas o en su conjunto, tanto de la computadora como de los dispositivos móviles que usemos.

Como es habitual, se accede al servicio ingresando mediante una cuenta de Gmail.

Una línea de tiempo resume todas las actividades del usuario en cualquiera de los servicios de Google -como Maps, las búsquedas, YouTube, etc.- Como es de suponer, no aparecerán en la línea de tiempo las acciones realizadas en forma anónima o con otros navegadores.

Si bien a simple vista puede aparecer como un poco complejo para el usuario inexperto, con un simple recorrido de los menúes y algo de tiempo para experimentar las distintas opciones podremos tomar el control de aquello que Google almacena.

Al menos, en teoría. 

- Ir arriba -