Saltar al contenido

Experiencias 2.0 - 20. página

Experiencias en el aula 2.0

Sobre navegadores y espartanos

Microsoft-s-New-Browser-Spartan-Revealed-in-Leaked-Screenshots-476314-11

Así lucirá la interfaz de Microsoft Spartan, el nombre tentativo con el que se está anunciando la salida del heredero de Internet Explorer, el navegador estrella y siempre polémico que acompañó al sistema operativo de Microsoft, Windows.

Según se informa en multitud de medios, la próxima versión del sistema operativo de Microsoft, Windows 10, saldrá al mercado este otoño con el navegador Spartan, con diseño limpio, sin bordes y con el reconocimiento de voz como novedad.

El actual Internet Explorer se mantendrá con vida únicamente en las versiones diseñadas para entornos corporativos. La razón de esto, según Microsoft, proviene de la necesidad, ya que algunos sitios web están diseñados específicamente para ese navegador.

La compañía de Redmond ha asegurado que el nuevo motor de navegación garantizará una navegación más fluida, aunque no se mencionan mejoras en su seguridad, un tema que ha generado no pocas polémicas en todas las versiones de Internet Explorer.

El nuevo navegador estará disponible inicialmente para los suscriptores a Windows Insider con la próxima actualización de Windows 10 Technical Preview, lo cual será una excelente oportunidad para probarlo aunque no se trate de la versión definitiva.

Fuentes:
Rosario3.com
ADSLZone

Te amo, te odio, dame más

La frase, estribillo de una vieja y conocida canción del grupo musical argentino Serú Girán, parece describir también con bastante aproximación, la relación entre Microsoft y sus usuarios. El caso de los gadgets de escritorio -aquellos miniprogramas que ofrecen información resumida y facilitan el acceso a ciertas herramientas-, podría ser un ejemplo: pasaron de incorporarlo a Windows y recomendar su uso, a discontinuarlo denunciando sus graves vulnerabilidades, sin escalas.

Traslademos estas políticas de empresa a cualquier otra compañía, global o local, y tenemos al instante un desastre de marketing a gran escala. Con Microsoft, no.

gadgets2

gadgets

Y en medio de tanta despolijidad, algún usuario remedará a la Peperina de la canción, pidiéndole a Microsoft, ‘dame más’.

Te lego mis bienes… y mi perfil

legacy_featured

Tiempo atrás, luego de un debate en la propia red social y en un tema cargado de zonas grises, Facebook implementó las cuentas «conmemorativas» para personas fallecidas. Esto implicaba que la cuenta podía verse pero no permitía la edición por terceros -algún pariente o amigo- en forma póstuma.

En lo que parece un nuevo intento por parte de la empresa por ofrecer una respuesta más adecuada en estos temas difíciles, Facebook está dando a sus usuarios un mayor control sobre lo que ocurre con sus cuentas cuando mueren: acaba de habilitar una opción que los usuarios pueden configurar para cuando llegue ese momento, con el nombre de «Contacto legado».

Esta nueva función permite a los usuarios designar a un amigo específico como «legado», a quién Facebook permitirá acceder a la cuenta del fallecido. El contacto legado no tendrá permiso para iniciar sesión con ese nombre de usuario o leer sus mensajes privados, pero sí podrá:

– Agregar un mensaje -que se mostrará en la parte superior del timeline del fallecido-, compartir un mensaje final o una notificación sobre un servicio conmemorativo.
– Actualizar la foto de perfil.
– Responder a nuevas solicitudes de amigos.
– Descargar archivo de fotos, mensajes e información del perfil público de Facebook.

Esta función de «legado» -que inicialmente se está implementando para los usuarios estadounidenses pero con planes de expandirlo a las demás regiones-, se habilita en la opción «Contacto legado» que aparece en el menú «Configuración», opción «Seguridad».

Allí se puede añadir el contacto específico que será el legado y seleccionar las actividades podrá efectuar sobre la cuenta referida. El proceso finaliza con un mensaje a la persona elegida, quién también podrá elegir, si lo prefiere, eliminar la cuenta del fallecido.

Fuente: Segu-Info

Lo que dicen nuestros ‘Me gusta’

Dislike-button

En línea con lo que publicábamos tiempo atrás, referido a un estudio de la Universidad de Cambridge que determinó con más de un 80% de efectividad el coeficiente intelectual, orientación sexual, ideologías políticas y creencias religiosas de miles de usuarios de Facebook basándose en sus clics en “me gusta”, se publica ahora otro estudio en el mismo sentido, que afirma que Facebook puede saber más de una persona que su propia familia, justamente a partir del uso que hacemos de esa herramienta.

Nuevamente la Universidad de Cambridge, esta vez en conjunto con la norteamericana Stanford, se dieron a la tarea de investigar cómo la suma de los «Me gusta» que damos, ofrece información sobre quiénes somos.

Los investigadores querían obtener un perfil de un grupo de usuarios que fuera más acertado incluso que el que pudieran formar sus propios familiares o amigos, basándose únicamente en sus «me gusta». Reunieron para tal fin a 86.000 voluntarios, a quienes se les hizo un cuestionario de 100 preguntas sobre ellos mismos. Al mismo tiempo, invitaron a sus amigos y familiares a contestar un cuestionario psicológico estándar y obtener así sus perfiles. Para el análisis de los resultados implementaron el programa Apply Magic Sauce, una API que determinó los rasgos psicológicos de cada uno de los voluntarios.

Los resultados se publicaron en la revista PNAS – Proceedings of the National Academy of Sciences, bajo el título “Los juicios de personalidad basados en datos de computadora son más precisos que los hechos por humanos”.

Según los resultados, analizando tan solo 10 “me gusta”, el programa sabe más de una persona que lo que sabe un compañero de trabajo. Con 150 “me gusta”, el programa es capaz de saber más que la madre del participante. Con 300 “me gusta” de un perfil el programa, según afirman, sería imbatible.

Teniendo en cuenta que, por ejemplo, hoy en día es normal que los empleadores miren el perfil de Facebook de un aspirante a un puesto para saber si ese candidato es apto para el trabajo, no es difícil comprender el alcance de esto: con sus «me gusta», las personas revelarían bastante más acerca de sí mismos que escribiendo o publicando fotos.

Se sabe de sitios de citas, por mencionar otro caso, que analizan los «me gusta» de las personas para establecer grados de compatibilidad. Todo esto, sin mencionar aquellas situaciones en las que un «me gusta» en la foto equivocada ha destruído parejas en un arranque de celos.

Paradojas de la virtualidad mediante, un «me gusta» distraído o al pasar, o por un simple deseo de popularidad puede poner nuestra privacidad en riesgo, mucho más que otras acciones posibles en la red social.

Fuente: Telemundo

- Ir arriba -