Ir al contenido

Internet, privacidad y seguridad

Campaña “Reinventando el olvido en internet”

Google está en todas partes

Google está en todas partes: tiene anuncios que te monitorizan en las webs que visitas (DoubleClick), está en tu bolsillo (Android), sabe dónde vas (Google Maps), sabe de lo que hablas (Gmail). Al final todo esto se usa para ofrecer mejores resultados de búsqueda, pero también supone que están recopilando un enorme perfil de comportamiento y que tienen que almacenar en algún lado. Google es libre de hacer esto. Mucha gente proporciona esa información voluntariamente sin saberlo. Pero a mucha gente también le molesta y quizá estaría dispuesta a tener más privacidad y resultados de búsqueda un poco peores.
Dmitry Gerasimenko, fundador de Ahrefs, para Xataka

También te puede interesar:

El Parlamento Europeo pierde una oportunidad histórica

Con la aprobación en el Parlamento Europeo del texto final de la directiva de Copyright, la Unión Europea ha perdido la oportunidad histórica de desarrollar legislaciones de derechos de autor adaptadas a Internet y al siglo XXI. Así se afirma en Xnet, el sitio del grupo fundador en España de #SaveYourInternet, una coalición compuesta por grupos internacionales unidos para coordinar la campaña sobre los peligros ocultos en la nueva Directiva Europea sobre Copyright.

Según afirma la mencionada publicación, lo que se ha votado es un texto tecnófobo, hecho a medida de los monopolios del copyright y que además no garantiza el derecho de los autores a vivir dignamente de su trabajo.

Esta amenaza se centra en las trampas ocultas principalmente en dos artículos:

  • Artículo 13 (luego 17): prohibido subir contenidos sin licencia: Se considerará a las plataformas, responsables de cualquier infracción de derechos de autor que cometan sus usuarios y se les conmina a tomar medidas preventivas. Esto podría desembocar en el filtrado algorítmico de subida, es decir censura previa, automática y masiva de Internet.
  • Artículo 11 (luego 15): Prohibido enlazar sin licencia: La propuesta del artículo 11, conocida como “Linktax” -impuesto al enlace- crea un nuevo “derecho” económico para la patronal de la prensa escrita. Este “derecho” además implica restringir indefinidamente la posibilidad de citarla, es decir que lo más seguro para cualquier plataforma será no enlazar a ningún medio sin permiso explícito.

En este análisis, la publicación asegura que con leyes de este tipo la patronal de la prensa podría acosar legalmente hasta el cierre a agregadores sociales y comunidades como Meneame o Reddit, eliminando a cualquier nuevo competidor y consolidando su posición monopolística.

El efecto que tendría estas normas arbitrarias sobre la libre conversación en Internet y sobre la difusión y acceso a la cultura y a la información sería devastador y contrario a la idea inicial de los padres de la World Wide Web, aquella de una arquitectura abierta para compartir enlaces sin restricciones. Esa fue la clave en su éxito.

Una propuesta democrática con vocación de consenso amplia, que hubiese aspirado a garantizar el trabajo digno de los autores sin vulnerar derechos fundamentales de los ciudadanos, debería haber partido de la base de que el concepto de autor o medio ha cambiado en los últimos 20 años. Desde el inicio de la web 2.0, el contenido generado por los usuarios ha pasado de ser un interesante experimento social a la realidad digital en la que nos sumergimos cada día. La UE, aseguran, ha perdido una oportunidad de tratar a sus ciudadanos como generadores de contenido y no como simples “ladrones de los contenidos” de una élite.


Fuente (texto e imagen): Xnet
También te puede interesar:

Google+ y un adiós anunciado

Como usuario de la red social Google+ -confieso que fui uno al que nunca convenció-, recibí el siguiente correo de la empresa del buscador más famoso -que todos sus usuarios están recibiendo por estos días-, del que extraigo algunos párrafos:

Te enviamos este correo electrónico porque tienes una cuenta para consumidores (personal) de Google+ o administras una página de este producto. En diciembre de 2018, anunciamos nuestra decisión de cerrar Google+ para consumidores en abril de 2019 debido al poco uso y a los desafíos que supone mantener un producto exitoso que cumpla con las expectativas de los usuarios (…) El 2 de abril, tu cuenta y todas las páginas de Google+ que creaste dejarán de funcionar, y comenzaremos a borrar el contenido de las cuentas de Google+. Además, se borrarán las fotos y los videos de Google+ que se encuentran en tu Archivo de álbumes y tus páginas de Google+. Puedes descargar y guardar tu contenido, pero asegúrate de hacerlo antes de abril. Ten en cuenta que no se borrarán las fotos ni los videos que tengan copias de seguridad en Google Fotos.(…) De parte de todo el equipo de Google+, te damos las gracias por hacer de Google+ un lugar muy especial. Estamos agradecidos por el talentoso grupo de artistas, creadores de comunidades y líderes intelectuales que hicieron de Google+ su espacio personal. Sin tu pasión y compromiso, no habría sido lo mismo.

Pero lo cierto es que la decisión de adelantar el cierre definitivo para abril de 2019 -la fecha original era agosto- se debe a que detectaron un nuevo fallo de seguridad que expuso información privada de 52,5 millones de internautas, como indicó el vicepresidente de gestión de producto de Google, David Thacker:

Con el hallazgo de este nuevo error de software, hemos decidido acelerar la clausura de Google+ (…) Pese a que reconocemos que hay implicaciones para los desarrolladores, queremos garantizar la protección de nuestros usuarios. Hemos empezado el proceso de notificar a los afectados por el fallo.

Los datos personales de los 52,5 millones de usuarios que quedaron expuestos por error fueron sus nombres, direcciones de correo electrónico, empleo y edad. Demoraron seis días en hallar y resolver el error. Demasiado tiempo.

Si bien las dudas sobre la continuidad del servicio crecieron enormemente con la salida hace algunos años de Vic Gundotra, otrora peso pesado responsable de la red social, lo cierto es que desde que fuera lanzada en 2011 jamás llegó a cumplir su objetivo original de opacar a Facebook.


Fuente:
– Comunicación de Google a los usuarios
ABC Redes
También te puede interesar:

#10yearchallenge: como toda viralización es un riesgo, y los medios lo alientan

Crédito de la captura de pantalla: @JoyCfTw

La instantánea viralización del hashtag #10yearchallenge -que invita a los usuarios de las redes sociales a compartir imágenes comparando una foto personal de 2009 con otra de 2019- activó las alarmas sobre los riesgos que ello implica: este tipo de experimentos puede ser una mina de oro para entrenar sistemas de reconocimiento facial.

Kate O’Neill, editora de Wired, dio el alerta en un artículo explicando como este tipo de publicaciones en las redes sociales podrían tener un objetivo diferente al esperado: todas esas fotos son una sencilla forma de entrenar esos sistemas. 

Facebook, Twitter, Microsoft e Instagram, por tomar algunos ejemplos, bien podrían usar esas fotos para entrenarlos. Si bien no existen pruebas de que esas fotos se hayan usado para ese propósito, lo cierto es que están experimentando con algoritmos para tal fin. Los últimos escándalos afectando la privacidad de los usuarios de Facebook, por caso, no hacen mucho para despejar aquellas sospechas. Se debe tener en cuenta que ellos ya usan el reconocimiento facial para reconocernos en las fotos que se publican, aunque usen la repetida letanía de “no compartimos ni almacenamos imágenes o información personal identificable”. Casi un acto de fe de nuestra parte.

Por eso no es de extrañarse que Facebook haya lanzado un comunicado oficial sobre el tema. Aclaran en él que se trata de un meme generado por usuarios que se volvió viral por sí solo y que ellos no lo iniciaron. Y ofrecen la posibilidad de activar o desactivar el reconocimiento facial en cualquier momento.

Más allá de estas consideraciones, creemos necesario destacar la participación de los medios en esta mecánica de la viralización. Como se observa en la imagen de más arriba -de un medio en particular, pero por supuesto no el único-, muchos de ellos se han dedicado a difundir el tema,  la mayoría de las veces en tono humorístico pero sin alertar sobre los riesgos que implica: que un inocente juego puede esconder mucho más de lo que se ve a simple vista. Nada menos que un riesgo para nuestra privacidad. 


Fuente: Xataca
También te puede interesar:

Jaron Lanier y los algoritmos de los gigantes de datos

En realidad, conozco los algoritmos. No soy un extraño que mira y critica. Hablo como científico informático, no como científico social o psicólogo. Desde esa perspectiva, puedo ver que el tiempo se está acabando. El mundo está cambiando rápidamente bajo nuestro mando, por lo que no hacer nada no es una opción. El algoritmo está tratando de captar los parámetros perfectos para manipular el cerebro, mientras que el cerebro, para hallar un significado más profundo, está cambiando en respuesta a los experimentos del algoritmo… Ya que el estímulo no significa nada para el algoritmo, pues es genuinamente aleatorio, el cerebro no está respondiendo a algo real, sino a una ficción. El proceso -de engancharse en un elusivo espejismo- es una adicción.
Jaron Lanier, escritor, informático y compositor estadounidense, y pionero en el campo de la realidad virtual.

También te puede interesar:

- Ir arriba -