Ir al contenido

OLPC - 3. página

Intel avanza con Classmate en Estados Unidos y Europa

Informa Engadget en español:

Lo hemos visto en la India, en Filipinas, en Vietnam, en varios países de América Latina, y si todo va como está planeado, también veremos al Classmate en Estados Unidos y Europa. Intel tiene intención de declarar la guerra al OLPC XO en tantos frentes como pueda, aunque Lila Ibrahim, manager general de la firma para los mercados emergentes, no ha querido comentar nada sobre los fabricantes de ordenadores que podrían fabricar las nuevas unidades. En cuanto a los detalles del lanzamiento seguimos oyendo 300 dólares (…)

classmate.jpg

La noticia aquí es que no hay noticia: todo sigue igual por estos lares. Mientras esperamos una definición en nuestro país por alguna de las opciones -a esta altura no se si importa cuál de todas-, dejo aquí para quien estuviera interesado, el link al formulario de pedido de computadoras recicladas de la Fundación Equidad.

También podría interesarte...

OLPC: un análisis… bien a fondo

olpcLos muchachos de Notebook Review hicieron realidad nuestro sueño: sacaron de la vitrina una OLPC XO y la analizaron a fondo. La foto que acompaña demuestra cuan a fondo se metieron con el aparato. En Argentina hay algunos afortunados, como los desarrolladores de Tuquito quienes, por razones de peso (trabajan en una distribución de Tuquito para OLPC XO) tienen algunas a la mano como para investigar. Pero la mayoría de nosotros sólo la vio en fotos, así que es buena la ocasión pa’ espiar

También podría interesarte...

OLPC en Argentina, cada vez más lejos.

Prometo no editorializar, aunque con el título ya lo esté haciendo… Copio y pego del muy completo e interesante informe de Clarín de ayer:

Se anunció hace tres años como un proyecto “humanitario”, tuvo el respaldo de la Casa Rosada y prometió la llegada de un millón de pequeñas computadoras, en el año 2007, para chicos sin acceso a la tecnología. El objetivo, más que loable: la reducción de la brecha digital, con bajo costo para el Estado… Pasó el tiempo y la verdad es muy distinta. Aquel plan “semi-benéfico” tomó la forma de un gran negocio, el precio de las computadoras subió de 100 a 180 dólares, y a 500 en el mercado libre, y gigantes de la tecnología iniciaron una puja comercial aún en desarrollo. Resultado: un millón de chicos arranca el 2008, declarado por el Gobierno como el “Año de la Enseñanza de las Ciencias”, sin computadora.

Es interesante en este punto leer el recorrido histórico que el artículo hace. ¡Que entusiasmadas estaban nuestras autoridades! ¡El futuro había llegado! Pero no paró y nos pasó por arriba:

Llegó el año 2007, de renovación presidencial, y comenzaron las pruebas técnicas. Hasta allí, no se había demostrado la eficacia y utilidad de las computadoras escolares. Un equipo encabezado por Hugo Scolnik, creador y hoy director del Departamento de Computación de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, comenzó a probarlas. Sorprendió la lentitud de los primeros prototipos. En febrero llegaron 50 máquinas XO, modelo B1, del programa impulsado por Negroponte, y en mayo, 200 más, modelo B2, pero los adaptadores no cumplían con las normas IRAM y tuvieron que ser devueltos.

Y más adelante:

Había cambiado por completo el mapa de oferentes. Lo que iba a ser una oportunidad auspiciosa para técnicos argentinos, que podían desarrollar el software y agregarle valor a las laptops educativas, mediante el diseño de programas útiles para el ámbito educativo nacional, era ahora un simple trabajo de adaptación de tecnologías de afuera. La situación tuvo que ser repensada. Con las primeras computadoras que llegaron se hicieron pruebas piloto en 12 escuelas de siete provincias: Buenos Aires, Chubut, Mendoza, Misiones, Salta, Santa Fe y Tucumán. Participaron 700 alumnos. En algunos casos, dos chicos usaron la misma computadora, en distintos turnos. Pero esto fue recién en octubre pasado, cuando se suponía que el proyecto tenía que estar más avanzado. Hace un mes, cuando se suponía que el millón de computadoras iba a estar ya en la Argentina, Clarín hizo un pedido de acceso a la información para conocer los últimos detalles del caso. Desde el portal Educ.ar, se recordó que “cuando el MIT anunció el proyecto, estableció que los dispositivos costarían 100 dólares”, pero agregó: “Al día de hoy no se ha conseguido alcanzar ese valor. Las compras que realizaron en Uruguay, Perú y México confirman que, al 21 de diciembre, el valor es de 180 dólares”. Ochenta dólares más, 80 por ciento más.

Y esto… esto sería un paso de comedia, si no fuera un fiásco…

Alejandro Piscitelli, gerente general de Educ.ar, aclaró que, junto con los requisitos de la prueba técnica y la fabricación del modelo definitivo de la laptop que comprará el Gobierno (hoy se prueba el modelo B4 de Negroponte), figura “el respeto a la transparencia y demás principios que rigen la contratación pública en la adquisición de los dispositivos, con estricto cumplimiento de los recaudos legales, reglamentarios y presupuestarios”. Hay licitación en puerta. ¿Cuándo? Falta mucho, mucho más que lo indicado en aquellas viejas promesas de 2005. La comisión formada para redactar el pliego no se reunió ni una sola vez. “En función de haber comenzado las pruebas piloto en octubre -dice la contestación oficial-, aún no se cuenta con un informe final que posibilite la toma de decisión, es decir que no se ha completado la primera condición previa”. Es decir que hoy, cuando las fanfarrias de los anuncios oficiales han callado, no se sabe todavía si las computadoras sirven o no. ¿Y cuándo va a estar ese informe entonces?, preguntó Clarín. La respuesta: “Se espera tener un informe exhaustivo para agosto de 2008”.

Lo bueno de esto es cuanto ahorramos en saboteadores externos: nos saboteamos nosotros solos. ¿Y que dice Adrián Paenza, el impulsor inicial del proyecto?

Con respecto al proyecto a nivel internacional, yo estuve/estoy en contacto con Negroponte. Sigo pensando que es una iniciativa maravillosa, que ha sido “torpedeada” por los grandes conglomerados que se habían o se han quedado afuera. (Intel había insinuado un acercamiento a Negroponte, pero hace dos días puso fin a esa tregua). Las computadoras no cuestan lo que iban a costar (100 dólares), sino que su valor (hasta donde sé) llega a los 188 dólares. Eso generó un clima de incertidumbre en varios países. Mas aún, el hecho de haber modificado el programa de manera tal que ahora aún los “no chicos” pueden acceder a tener una, siempre y cuando uno compre dos y regale una, atenta contra lo que se había planeado.

Y claro, ya se bajó del proyecto. Nosotros suponíamos que algo así iba a suceder y lo dijimos hace casi un año. A propósito: el video en el que el prof. Paenza hablaba del proyecto no está más en el portal Educ.Ar. No se debería jugar así con la gente. ¿Y qué dicen los técnicos?

Nosotros actuamos rápido en el testeo. La B4 la tuvimos hace muy poquito y la probamos. En el resto del proceso hay demoras. Se está perdiendo un tiempo valioso para capacitar a muchos más docentes que ahora. Además, como no está muy claro el futuro, se corre el riesgo de que cuando los docentes sepan usar la máquina, la máquina ya haya quedado obsoleta, lista para guardar en el Museo Histórico Nacional”.

Sin dudas hay gobernantes que son como una especie de Midas, pero al revés: tocan el oro y lo convierten en… un papelón.

También podría interesarte...

OLPC: incentivos de mercado más veloces que motivaciones éticas

joke.jpgLa frase del título fue escrita en un artículo de MateriaBiz.com, titulado Una laptop por niño, ¿un noble proyecto arruinado por las corporaciones?, que por controvertido no deja de ser interesante al provenir de una publicación de negocios.

A la luz de lo que la nota plantea surgen ciertas cuestiones, como por ejemplo, si no se habrá perdido definitivamente el sentido original del proyecto. Pero si es cierto que mucha gente de bajos recursos se está beneficiando con lo que está sucediendo, bienvenido sea.

Nos parece útil entonces reproducir el artículo completo:

En el Foro Económico Mundial de Davos 2005, un gurú de la tecnología propuso fabricar laptops a 100 dólares para que todos los niños del mundo pudieran tener una. Pero las corporaciones de la computación podrían arruinar la iniciativa…

En 2005, en la alpina aldea suizo de Davos, Nicholas Negroponte, fundador del mítico Media Lab del MIT, propuso a los poderosos del mundo tecnológico unir esfuerzos para fabricar una notebook lo bastante barata como para que todos los niños del mundo pudieran tener una. Las implicancias sociales del proyecto “una laptop por niño” eran enormes. ¿Qué mejor forma de integrar a millones de hijos de familias humildes en la revolución del conocimiento? Las perspectivas iniciales eran inmejorables. Al poco tiempo, se subieron al proyecto corporaciones de la talla de Google, News Corp, eBay y AMD.

En un primer momento, Negroponte fijó un objetivo de pricing a 100 dólares por unidad. Pero pronto quedó claro que el precio resultaba inviable y se lo elevó a unos 175 dólares. Lo interesante, señala una investigación de Harvard Business School, es la reacción estratégica de los gigantes del hardware. El lanzamiento del proyecto en 2005 hizo que los grandes fabricantes globales de notebooks descubrieran grandes oportunidades de la base de la pirámide y orientaran sus esfuerzos de I + D en alcanzarlos. En otras palabras, se convirtieron en potenciales competidores de “una laptop por niño” en el segmento de las computadoras baratas.

En julio de 2007, Everex anunció que empezaría a vender notebooks en Wal-Mart por 300 dólares. Lenovo, por su parte, lanzó un modelo a 200 dólares para la población rural china. Así, los grandes jugadores mundiales del mercado del hardware han aprovechado la visibilidad del proyecto de “una laptop por niño” para incursionar ellos mismos en la base de la pirámide. Por un lado, puede ser frustrante para Negroponte que las empresas hayan convertido su idea concebida para fomentar la igualdad de oportunidades en una variable estratégica sin más objetivo que buscar rentabilidad en nuevos nichos.

Aunque, desde una perspectiva más amplia, la reacción de los grandes jugadores del hardware podría ser la mejor noticia para los pobres. En efecto, por primera vez se están lanzando al mercado modelos al alcance de cualquier bolsillo y se están sumando al mundo informático miles de personas que, hasta hace poco, nunca habían operado una computadora. En definitiva, nadie sabe si finalmente tendrá éxito el proyecto filantrópico de una laptop por niño. Pero lo que sí es seguro es que, antes de lanzar la máquina, los efectos benéficos del anuncio ya se están haciendo sentir. Un buen caso donde los incentivos de mercado terminan siendo más veloces que las motivaciones éticas a la hora de mejorar la situación de los menos aventajados.

El fin de los avances tecnológicos debería ser beneficiar a cuantos sea posible, como el ejemplo, que siempre uso, de la mejora en la calidad de vida de las personas a partir de las vacunas o la energía eléctrica. Pero hay que estar alertas: ¿en donde quedan aquellas consideraciones éticas, entonces, si el mercado le “ganó de mano”?

Ud., ¿que opina?

Fuente: MateriaBiz.com

También podría interesarte...

Más sobre la implementación de modelos 1:1

Sobre la cuestión de las pruebas que se han comenzado a hacer con las notebook de lo que era originalmente el “Proyecto OLPC” o el proyecto de las notebooks de u$100, quiero rescatar aquí los conceptos que al respecto escribió Diego Levis en su Tecnoculturas contemporáneas, con los cuales coincidimos plenamente, y que el autor sabe expresar como muchos quisieramos. Estos son algunos de ellos:

Durante el último mes Educ.ar ha reactivado la implementación del proyecto OLPC reconvertido en “modelos 1:1”. (…) Esta iniciativa no está apoyada en un proyecto pedagógico. Por el contrario Educ.ar delega en los docentes e instituciones donde llegarán los equipos la responsabilidad de generar los proyectos educativos para trabajar con los nuevos dispositivos portátiles, según informa Educ.ar en su sitio web.

(…) los dos aparatos propuestos, a pesar de su aparente similitud encierran concepciones educativas muy diferentes (casi opuestos). OLPC se basa en el uso de software libre y propone una concepción constructivista del proceso de enseñanza-aprendizaje (Papert- Piaget) mientras Classmate y en menor medida ITP-C, (basadas en Windows) están pensadas como máquinas de enseñar cercanas a la máquina conductista concebida por Skinner hace ya casi 50 años, desde modelos pedagógicos próximos a los utilizados en la EAO (Enseñanza asistida por ordenador). Ambos modelos han sido concebidos con fines comerciales, al fin y al cabo el negocio de la educación es uno de los mayores del mundo.

(…) lo que está en juego es la posibilidad de encontrar un mejor rumbo para educación argentina o desperdiciar una nueva oportunidad y mucho dinero, esfuerzo y trabajo. Cada fracaso significa una nueva losa sobre nuestro dolido sistema educativo.

Y finalmente,

Ojalá la nueva administración sepa construir un camino para la verdadera incorporación de las TIC en la educación escolar que nos aleje definitivamente de los anuncios grandilocuentes, de las indefiniciones, de los acuerdos secretos y de la falta de acciones efectivas de los últimos años.

Invitamos a los colegas a leer el articulo completo para comprender la real magnitud de la cuestión. Es preocupante cuando se adhiere a estas cuestiones irreflexivamente, encandilados por los espejitos de colores de las nuevas tecnologías, y sin pensar en las consecuencias a futuro. Los docentes debemos pensar, anticipar y hacer oir nuestra voz, aun en el debate y el disenso.

También podría interesarte...

Los dispositivos en prueba para la implementación de modelos 1:1

Esto es, en las pruebas que se han comenzado a hacer con las notebook de lo que era originalmente el “Proyecto OLPC” o el proyecto de las notebooks de u$100. Se va a usar un único modelo en cada experiencia, como se hizo en Chubut la semana pasada, en que se usó la Classmate.

En el portal Educ.Ar se detallan algunas de las especificaciones de los dispositivos que se probarán:

OLPC: Este dispositivo es el resultado de la colaboración entre el mundo académico y el industrial (Advanced Micro Devices (AMD), Brightstar, Google, News Corporation, Nortel y Red Hat). Se trata de una herramienta educativa hecha especialmente para los chicos. Las laptops trabajan sobre herramientas de software libre, y OLPC ha desarrollado una interfaz completamente nueva llamada Sugar, que corre sobre Linux y propone un diseño orientado al trabajo colaborativo en el aula. Contiene la herramienta eToys, basada en Squeak/Smalltalk, que ya viene incluida junto con el sistema operativo. Entre el software instalado se encuentra un navegador de internet, un procesador de textos, un programa de correo electrónico, diversos programas reproductores de audio y video, gráficos en 2D y 3D, etc. Los adaptadores inalámbricos de los dispositivos cuentan con la posibilidad de funcionar como una red en malla (Mesh-Wireless).

CLASSMATE: Es un desarrollo de Intel. Los dispositivos Classmate PC traen incorporado software propietario tanto para el sistema operativo como para la aplicación de e-learning que corre sobre este; su sistema operativo es Microsoft Windows XP Profesional. Cuenta con un software de e-learning denominado e-Learning Class V6.0. Este software permite hacer broadcast de un stream de audio y/o video; guardar la actividad de una sesión de trabajo, e incluye también un sistema wireless y de mensajes instantáneos que permiten la interacción entre los usuarios de diferentes grupos.

ITP-C: Este dispositivo de origen israelí será fabricado en nuestro país por la empresa NEC. Está pensado para ser utilizado por estudiantes y profesores para satisfacer todas sus necesidades informáticas en las instituciones educativas. Esto incluye las necesidades tradicionales: correo electrónico, internet, planillas de cálculo y procesador de textos, pero este modelo avanza en cuanto a su uso escolar en las materias de matemática y ciencias. Posee una plataforma de medición completa para ciencias que puede ser utilizada tanto dentro del laboratorio como en actividades al aire libre a través de un recolector de datos MultiLog Pro integrado, con la habilidad de conectar más de 65 sensores. El producto combina, además, el software de análisis de datos de formato multimedia MultiLab, que incluye manipulaciones gráficas, múltiples funciones de análisis y capacidades de impresión directa del informe del laboratorio. De esta manera los estudiantes cuentan con recolección de datos computarizados a través de la variedad de sensores mencionados.

las-tres.gif

También podría interesarte...

OLPC: mi madre hubiera dicho ‘yo sabía…’

Decíamos anteriormente que son 3 los modelos para los proyectos de las computadoras para estudiantes: la OLPC de N. Negroponte, la Classmate de Intel y la ITP-C desarrollada en Israel, también con procesador de Intel. Comentábamos que sólo la OLPC está basada en el uso de software libre. Las otras dos usan versiones de Windows. Pero parece que nunca es suficiente con los chicos de Redmond y ahora van por más. Informan los siempre bien enterados muchachos de DosBit:

Microsoft parece que ya ha dejado de atentar contra el OLPC (…) y ahora quiere inculcar Windows en él, ya que aparentemente ve un negocio muy suculento. El OLPC está teniendo algunos problemas para comercializarse debido a unos costes bastante más elevados de lo que inicialmente debería costar (188 dólares de coste único por 100 del portátil), pero aún así la gran multinacional ve un buen mercado y quiere meterse de lleno. ¿Cómo? Según se comenta, están trabajando en adaptar una versión muy básica de Windows XP al portátil. Adaptar XP a un portátil de tan bajo rendimiento no es nada fácil, pero la principal cuestión es si lo ofrecerá gratis o de pago. El OLPC lleva Linux de serie, y a menos que Microsoft distribuya esta versión de XP gratuitamente, no tendrá absolutamente ninguna posibilidad. De hecho, van a hacer todo lo posible por tener los OLPC con su sistema operativo, ya que con millones de ventas previstas para los próximos años, no pueden permitirse que su principal rival les quite tanto terreno.

¿Y la cuestión solidaria? ¿Y la tan mentada “alfabetización digital”? ¿Dónde están? ¿Será por eso que nosotros estamos “en veremos” con este asunto, mientras paises como Uruguay ya lo implementaron?

También podría interesarte...

OLPC: Una de cal y una de arena

Primero la de arena: se confirma lo que adelantabamos en nuestro post del 25 de Septiembre. Allí decíamos que se rumoreaba que las máquinas en cuestión podrían venir con Windows de fábrica, lo que causó el lógico enojo de la comunidad de software libre. La cúpula de Educ.Ar se adelantó a la discusión diciendo que la OLPC no se presentó como una campaña de promoción de software libre sino como un proyecto educativo para países emergentes.

Decíamos que se confirma ahora, en parte. A ver: en Tecnoculturas se informa hoy que Educ.ar inició las pruebas piloto con las primeras jornadas de capacitación y reflexión para la implementación de proyectos “una computadora por niño”, el 8 y 9 de Octubre.

Son 3 modelos de computadoras: la OLPC de N. Negroponte, la Classmate de Intel y la ITP-C desarrollada en Israel, también con procesador de Intel. Sólo la OLPC está basada en el uso de software libre. Las otras dos usan versiones de Windows.

En fin, en las jornadas mencionadas, además de la gente de Educ.Ar estuvo la gerente del Programa Alianza por la Educación de Microsoft. Si fueramos pesimistas (Dios nos libre!) pensaríamos que si la gente de MS ya está adentro, es porque está tomada la decisión de seguir educando a pequeños “productodependientes”.

Uds. pensarán a esta altura, “¿y la de cal?”. La de cal es que… ¡ojalá me equivoque!

También podría interesarte...

- Ir arriba -