Ir al contenido

Opinión - 13. página

Comentarios y opiniones

La torre que come gente

Últimamente, cada vez que escucho las noticias recuerdo las palabras de Peter Gabriel al presentar la canción del título en Buenos Aires:

Entre más protegidos estamos,
más atrapados estamos en ello.

[display_podcast]

El fragmento de la canción que habla de esto dice más o menos así:

Siento el edificio a mi alrededor
Como una envoltura de piel blindada
Pero cuanto más nos protejemos
Más estamos atrapados dentro

Ladrillo a ladrillo a ladrillo
estamos construyendo.

También te puede interesar:

Los medios que supimos conseguir

El país es mejor que los medios.
Juan Sasturain, periodista, guionista y escritor, en el programa “No somos nadie”, hoy, hablando acerca de los medios argentinos.

También te puede interesar:

Dengue, gráficas y el Chacho

Hablando del dengue, hoy en el noticiero el gobernador de Chaco mostraba unas gráficas con las que hacen el seguimiento de la evolución de la enfermedad. Cuando un gráfico les muestra que en alguna localidad se incrementa el número de enfermos, refuerzan el sistema sanitario para contrarrestar el avance.

Quién lo hubiera dicho, ¿no? Que un bicho tan chiquito tenga a todo el aparato gubernamental atrás, y que encima no logren atraparlo… ¿No sería mejor ir por delante?

Una perlita que no tiene nada que ver con el tema, pero que encontré leyendo en la red sobre este problema:

Se ve que el vertigo es tal que no se alcanza a corregir. ¿O será que los correctores en los medios son una especie en extinción? Esperemos que no sea un intento de culparlo al Chacho por la epidemia, tan de perfil bajo como está desde hace un tiempo.

Y ahora hablemos en serio: nuestra solidaridad con los sufrientes por esta maldita enfermedad que debería estar erradicada del planeta y sin embargo ataca con más fuerza que nunca, y nuestro reclamo a las autoridades por más educación, más salud y mejor justicia para todos. ¿O acaso esta enfermedad no está relacionada con estas carencias?

También te puede interesar:

Cuando el laboratorio es el mundo

Hace un par de décadas que viene sucediendo esto, pero que quiere que le diga, uno no nunca termina de entenderlo. ¿Hasta cuando este abuso de buena fe? ¿Hasta cuando este llenarse los bolsillos a costa de usar a los clientes como ratones de laboratorio?

Una amiga instaló el MSN nuevo y acto seguido vió desaparecer todos sus contactos. Escribió al Soporte Técnico de la empresa y, créase o no, esta es la respuesta que recibió:

Estimada (…):

Muchas gracias por contactarte con el soporte técnico de Windows Live Messenger. Mi nombre es (…), espero poder serte útil y te aseguro que me ocuparé de darte la mejor solución para resolver tu dificultad.

En referencia a lo que nos planteas, tengo entendido que inicias sesión en Windows Live Messenger pero no aparecen los contactos en la pantalla principal.

Realmente, comprendo tu frustración y lamento mucho los contratiempos que este inconveniente te pueda ocasionar.

El problema que estás experimentando es un inconveniente que ya tenemos en proceso de resolución. El equipo de desarrollo de Windows Live Messenger está trabajando en una pronta solución.

Este equipo investigará y determinará las posibles causas del problema. Cuando una causa sea determinada, una solución será desarrollada y probada para asegurarse de que no causará problemas adicionales.

Cuando una solución sea encontrada, Windows Live Messenger se actualizará. En estos casos, no es necesario que tú realices ninguna acción adicional.

Momentáneamente, hasta que dicha solución sea encontrada, te recomendamos que desinstales Windows Live Messenger 2009 y utilices la versión Windows Live Messenger 2008 en la que sí aparecen los contactos.

Mientras tanto, si lo deseas, puedes seguir los pasos a continuación para intentar encontrar una solución.

– Si dispones de una dirección de Windows Live Hotmail o de Windows Live Messenger, la lista de contactos que aparece en Windows Live Messenger también la comparte Windows Live Hotmail. Por tanto, si eliminas un contacto de la libreta de direcciones de Windows Live Hotmail, ese contacto también se elimina de la lista de contactos de Windows Live Messenger. O bien, si estas utilizando el programa cliente de MSN u Outlook Express para obtener acceso a la bandeja de entrada de tu cuenta de Windows Live Hotmail y borras contactos en Outlook Express, los contactos de Windows Live Messenger también se pueden borrar.

Estuve tentado de responder aquí, punto por punto, la inconsistencia de estos argumentos, pero no tengo tiempo para pavadas. A buen entendedor pocas palabras, dicen. Seguramente usted, lector, sabrá leer esta vergonzosa falta de criterio y sentido común.

También te puede interesar:

¿Medio chiflados, o chiflados por los medios?

Juro que no sé, que a veces no sé por qué no entiendo o no veo lo que otros ven tan claro. Tengo cierta tendencia a pensar que el equivocado soy yo, siempre, reconozco. Y seguramente es por eso que carezco, parece, de una cierta soberbia como para equivocarme y nunca darme cuenta o no tener que pensar en pedir disculpas. Pero no, no soy así y sigo sin entender.

Todos los medios estuvieron en cadena nacional porque aconteció la muerte del ex presidente Raúl Alfonsín. Pero fue una cadena nacional espontánea, no ordenada desde el canal estatal como suele ser lo habitual. Desde las diez menos cuarto del 31 de marzo hasta ayer por la tarde, todo fue Alfonsín. En el medio estuvieron la reunión del G-20, el 1-6 en La Paz, el aniversario de Malvinas y el dengue, que tuvieron su espacio, claro, pero se empequeñecieron u opacaron frente al hecho mortuorio.

En los medios electrónicos -blogs, periódicos, foros, etc.- florecieron como el verde en la primera lluvia de primavera, los comentarios sobre la vida ejemplar del político fallecido. Como siempre suele suceder en estas discusiones, la posibilidad de disenso estuvo enfáticamente negada, y cada vez que alguien interrumpió el llanto para decir algo diferente a esa especie de gran obituario con línea editorial, fué defenestrado, insultado y maltratado.

Que problema tenemos. No se puede disentir.

Yo viví esa época. Para las elecciones del ’83 tenía 24 años. Trabajé, estudié, me casé y tuve a mi primer hijo en esos años de Alfonsín. Hubo cosas buenas, claro, y en muchas se hizo historia. El juicio a las Juntas tal vez esté a la cabeza de todas ellas.

Pero también estuvieron los pollos de Mazorin, la Aduana de Delconte, la hiperinflación, la disparada del dólar, la deserción de meses antes. Más cerca en el tiempo, una camara de TV lo descubre siendo senador y pasando papelitos para dirigir una votación. También estuvieron los prestamos a Cuba mientras aqui se repartia la caja PAN, el Plan Austral, la idea de mudar la capital a Viedma.

Estoy diciendo simplemente que tuvo aciertos y errores, y tal vez más de estos últimos, reconozcámoslo. Pero sólo se habla de la honestidad del muerto, como si ese fuera el único atributo exigible de un político. “Si, hizo macanas, pero era honesto”. Vamos. No quiero corruptos en el gobierno, los detesto. Pero de allí a exigir unicamente honestidad para un cargo que requiere de una multitud de otros atributos hay un trecho largo. Y evidentemente, la muerte no los concede. ¿O será que se murió, finalmente, la esperanza nacida el 10 de diciembre de 1983?

Hoy leía el blog de Alejandro Rozitchner, 100 Volando. Él lo dice mucho mejor que yo, claro:

Hay una notable pérdida de objetividad cuando alguien muere. Y creo que no hace falta tanto. Muerta, la persona es lo que fue antes de morir. En realidad, menos, porque ya no está. Pero la muerte no mejora a nadie. Lo hace desaparecer, nada más.

Me molesta este reflejo automático de transformar en grande a quien muere. De repente tiene más virtudes que nunca. No, crezcamos, seamos más realistas.

Si el periodismo es el borrador de la historia, como suele decirse, se va a requerir de las generaciones futuras mucho rigor para desentrañar de este manojo de desinformación, la verdad histórica.

También te puede interesar:

- Ir arriba -