Ir al contenido

Opinión - 13. página

Comentarios y opiniones

Esto es todo lo que tengo para decir sobre los ataques innecesarios

Recibí un mail desde el formulario de contacto de mi sitio, del Sr. Mario Kiektik, a quien no tengo el gusto de conocer sino por su intervención en una discusión en el blog Kybernetes. Como no me pareció adecuada dicha intervención, di mi opinión al respecto.

Pero parece que le disgustó bastante al Sr. Kiektik mi comentario, porque en su mail me amenaza:

“Tiempo al tiempo. Enrique Quagliano, gracias por tratarme de necio. Ya te las verás conmigo, no te preocupes.”

Quien desee perder su tiempo y leer mi comentario en Kybernetes, verá que simplemente dejé unas palabras de apoyo a un colega y amigo al que consideré que se había ofendido. No hice referencia a ninguna persona en particular sino a las discusiones sin sentido, en general. Y si usé la palabra “necio” fué en el sentido de “imprudente; terco y obstinado; se dice de las cosas ejecutadas con imprudencia (…) o presunción”, tal como lo define el diccionario. No por ofender, sino para definir la impresión que tengo al respecto de las discusiones que se extienden en el tiempo sin un sentido definido y evidente. Ahora bien, todo esto sigue siendo una opinión mía. De ahí a que me amenacen por eso…

Para concluir, dejé recién el siguiente comentario en el blog del Sr. Kiektik:

“Sr. Kiektik:

Ud. escribió en mi sitio: “Tiempo al tiempo. Enrique Quagliano, gracias por tratarme de necio. Ya te las verás conmigo, no te preocupes”

Si por emitir una opinión sobre una cuestión que involucra a colegas y amigos que respeto, tengo que soportar una amenaza de este calibre, creo que es Ud. el que está yendo por un camino equivocado.

No se puede tratar a las personas en forma insolente, insultante o, como en este caso, amenazante por una simple diferencia de criterios. Ud. dirá: “para qué se metió…”, pero yo simplemente opiné en el sitio de un colega. Ud. me metió.

Esto es todo lo que tengo para decir al respecto. No insista por favor en continuar la discusión. Espero que acepte el derecho a réplica y no borre este comentario.

Atentamente”

Esto es todo lo que tengo para decir al respecto.

===================================

17/02/08 – Tengo algo más para decir, brevemente: Escribí este post en su momento para que conste como una denuncia pública sobre la calaña patoteril de ciertos individuos que pululan por el ámbito público de la educación. Quería además que quedase registro de mi respuesta directa y pública al interesado, aunque le ‘extrañe’ que haga esto, primeramente porque estaba seguro de que mi respuesta no sería publicada en el blog aludido (como finalmente sucedió), y además por ser este el único medio que tenemos muchos para defendernos de aquellos que usan el aparato oficial para amenazar e injuriar cobardemente.

También podría interesarte...

De cucharitas y remedios

Hay un chiste bastante viejo que dice así:

Va el hombre al médico y le dice: “Doctor, cada vez que tomo café me duele el ojo”. A lo que el profesional le responde: “¿Y no probó con sacar la cucharita?”

El chiste me recuerda a los que reconocen claramente el síntoma pero no pueden ver la causa, aunque la tengan metida en su propio ojo, por así decir.

Las plenarias docentes tienen mucho de esto porque los docentes tenemos mucho de esto. Las charlas, cursos, foros, etc. etc. hacen sesudos análisis de los síntomas pero muy poco análisis de las causas, y mucho menos, proponen un remedio.

Yo suelo saber que es lo que me duele. “Me duele acá”, es generalmente mi reconocimiento de los síntomas, porque no sé mucho de medicina. Por eso voy al médico, que me dice que eso que me duele tiene un nombre, o me hace unos análisis para ver si tengo que dejar la sal o tomar un jarabe para que no me duela más.

En nuestra educación los docentes sabemos bastante bien qué nos duele (¡y vaya que duele!), y nuestros “médicos” tienen muchas recetas ya escritas de antemano. Sin diagnóstico ni análisis, buscan entre las recetas para ver cual se acerca más o menos a la cosa que nos duele, o peor, nos dan la receta que funcionó antes, a ver que pasa.

No estoy proponiendo aquí que nos convirtamos en “doctores”. Sólo estoy pensando en voz alta sobre nuestra costumbre de mirar en nuestra propia práctica aquello que nos duele, sin ver todo el panorama y esperando que alguien, otro, nos de la receta que pueda resolver todos los males de la educación argentina.

También podría interesarte...

Hablando de ejemplos…

Informa Clarin.com:

“Insólito: detienen al secretario de Agricultura y Ganadería de La Pampa por cazar ilegalmente.

El funcionario fue sorprendido cuando iba en una camioneta junto a un baqueano, a unos 50 kilómetros al sur de la capital provincial, tras cazar un jabalí utilizando una jauría de perros. Este tipo de actividades está prohibido en esta temporada. Como no tenía los permisos correspondientes, la Policía le labró un acta por violación de la Ley de Conservación de la Fauna.”

¿Cómo se puede tildar a un personaje así? ¿de irresponsable? ¿de delirante? Lo más preocupante, sin dudas, es ese sentido de ininputabilidad que parecen tener nuestros políticos; pareciera que actuaran como si nada ni nadie los pudiera tocar, y que pueden hacer lo que quieren. Pero este no se salió con la suya, afortunadamente. Bien por la policía, cumpliendo con su deber.

Espero que renuncie inmediatamente, que es lo que la ética dictaría. Pero si una persona demuestra no tener ética, ¿será capaz de hacer lo que debe? Y por favor, no salgan a defenderlo.

También podría interesarte...

Esto es todo lo que tengo para decir sobre la vuelta de Soda

No, no tenemos publicidad del concierto de regreso. No, tampoco regalamos entradas. Remeras tampoco.

No tenemos stickers, posters, cd’s ni ninguna de esas cosas que tienen su palabra en castellano pero que no sería cool decirlas de otra forma que no sea en la lengua de la madre patria de algunos de nuestros economistas más famosos.

No, che, la verdad es que no tenemos naaaa…

Pero bueno, algo había que decir sobre la vuelta de ….. (acá nosotros pusimos Soda, pero vos podés poner a The Police, Génesis, Pink Floyd, Led Zeppelin, Patricio Rey o Palega Ortito)

Eeeehhh, que bueno sería ver a Zeppelin, ¿no?

También podría interesarte...

San Martín, los próceres y la Patria

Hoy, 17 de Agosto, recordamos en el día de su muerte al General Don José de San Martín, Libertador de Argentina, Chile y Perú.

Mucho se puede decir, y seguramente se dirá en periódicos, actos escolares y homenajes de todo tipo, del Padre de la Patria.

Pero estoy seguro -siempre lo estoy cuando pienso en él- que este es un buen momento para volver a pensar en el legado de semejante hombre.

Hoy alguien me leyó un poema de Borges al respecto, y lo transcribo aquí como un humilde homenaje a San Martín y a todos los patriotas que soñaron una Patria -¿esta, o tal vez una diferente?- y que seguramente pensaron en nosotros, porque “Somos el porvenir de esos varones, La justificación de aquellos muertos.”

Oda escrita en 1966

Nadie es la patria. Ni siquiera el jinete
Que, alto en el alba de una plaza desierta,
Rige un corcel de bronce por el tiempo,
Ni los otros que miran desde el mármol,
Ni los que prodigaron su bélica ceniza
Por los campos de América
O dejaron un verso o una hazaña
O la memoria de una vida cabal
En el justo ejercicio de los días.
Nadie es la patria. Ni siquiera los símbolos.

Nadie es la patria. Ni siquiera el tiempo
Cargado de batallas, de espadas y de éxodos
Y de la lenta población de regiones
Que lindan con la aurora y el ocaso,
Y de rostros que van envejeciendo
En los espejos que se empañan
Y de sufridas agonías anónimas
Que duran hasta el alba
Y de la telaraña de la lluvia
Sobre negros jardines.

La patria, amigos, es un acto perpetuo
Como el perpetuo mundo. (Si el Eterno
Espectador dejara de soñarnos
Un solo instante, nos fulminaría,
Blanco y brusco relámpago, Su olvido.)
Nadie es la patria, pero todos debemos
Ser dignos del antiguo juramento
Que prestaron aquellos caballeros
De ser lo que ignoraban, argentinos,
De ser lo que serían por el hecho
De haber jurado en esa vieja casa.
Somos el porvenir de esos varones,
La justificación de aquellos muertos;
Nuestro deber es la gloriosa carga
Que a nuestra sombra legan esas sombras
Que debemos salvar.
Nadie es la patria, pero todos lo somos.
Arda en mi pecho y en el vuestro, incesante,
Ese límpido fuego misterioso.

Jorge Luis Borges

También podría interesarte...

Esto es todo lo que tengo para decir sobre Elton John

Elton John atrasa… unos 500 años.

Levanto de Embalados.cl:

El cantante británico acusó a la Web de destruir la industria musical y las relaciones interpersonales. “Salgamos a las calles, marchemos y hagamos protestas, en lugar de sentarnos en casa y meternos en los blogs”, dijo John llamando a suspender el servicio durante cinco años.

Las críticas a la Web por parte del artista llegan después que su último disco, “The Captain & The Kid“, vendiera sólo 100.000 copias, responsabilizando a las descargas de canciones online. “Internet ha hecho que la gente deje de comunicarse y encontrarse, y evitó que se creen cosas. Los artistas se sientan en sus casas y crean sus propios discos, que algunas veces están bien, pero que no tienen una visión artística a largo plazo”, afirmó el cantante.

“Esperemos que el próximo movimiento en el mundo de la música tire abajo a Internet. Salgamos a las calles, marchemos, y hagamos protestas, en lugar de sentarnos en casa y meternos en los blogs“, pidió. El músico sugirió “cerrar por cinco años Internet y ver qué tipo de arte se produce en ese período”. “Hay demasiada tecnología disponible. Estoy seguro de que sin Internet, en términos de música, sería mucho más interesante que ahora”, continuó. El cantante, de 60 años, admitió que es un “tecnófobo” y que muchas veces siente que va “detrás de los tiempos modernos”. “No tengo teléfono celular o iPod o nada que se le parezca. Cuando tengo que componer música, simplemente me siento frente al piano”, concluyó.

Este es el pensamiento del ahora “aristócrata del rock”. Una duda: ¿Intenet tendrá la culpa de las pobres ventas del album, o será que su talento lo abandonó en algún recodo del camino de ladrillo amarillo?

También podría interesarte...

Esto es todo lo que tengo para decir sobre la salida del iPhone

Diversos sitios y medios especializados han esperado, comprado, usado, golpeado, fotografiado, probado, desarmado, alabado y denostado al tan esperado iPhone de Apple.

Nosotros, en cambio, esto es todo lo que tenemos para decir sobre el iPhone. Bueno, en realidad lo dice el señor de la foto que reproducimos de Engadget Spanish:

not

“Yo no me voy a comprar el iPhone. ¿Estoy loco?”

También podría interesarte...

Nuestro homenaje al caido

Porque no se repita más un muerto en una manifestación popular…

El ángel de la bicicleta

Cambiamos ojos por cielo
sus palabras tan dulces, tan claras
cambiamos por truenos

Sacamos cuerpo, pusimos alas
y ahora vemos una bicicleta alada que viaja
por las esquinas del barrio, por calles
por las paredes de baños y cárceles
¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Cambiamos fe por lágrimas
con qué libro se educó esta bestia
con saña y sin alma
Dejamos ir a un ángel
y nos queda esta mierda
que nos mata sin importarle
de dónde venimos, qué hacemos, qué pensamos
si somos obreros, curas o médicos
¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Cambiamos buenas por malas
y al ángel de la bicicleta lo hicimos de lata
Felicidad por llanto
ni la vida ni la muerte se rinden
con sus cunas y sus cruces

Voy a cubrir tu lucha más que con flores
Voy a cuidar de tu bondad más que con plegarias
¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Cambiamos ojos por cielo
sus palabras tan dulces, tan claras
cambiamos por truenos

Sacamos cuerpo, pusimos alas
y ahora vemos una bicicleta alada que viaja
por las esquinas del barrio, por calles
por las paredes de baños y cárceles
¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Letra: León Gieco
Música: Luis Gurevich
Del álbum “Por Favor, Perdón y Gracias”

También podría interesarte...

- Ir arriba -