Ir al contenido

Opinión - 13. página

Comentarios y opiniones

Chau, Lambetain!

Una trayectoria notable que estuvo mucho más allá del personaje que lo hizo conocido, esa especie de “loco malo” que sin dudas pintó toda una época, el Profesor Lambetain.

El actor Esteban Mellino murió anoche a los 63 años en un sanatorio privado de esta ciudad, informaron hoy fuentes familiares y médicas. El deceso se produjo alrededor de las 21.30 como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio en el Instituto Médico de Alta Complejidad (IMAC), informó uno de sus familiares y confirmó una fuente de esa institución. El actor estaba internado desde hace tres días y había sido operado por una afección cardíaca.

Mellino fue fundamentalmente un actor de teatro, también prolífico autor y director, pero el trabajo que lo hizo famoso fue su personaje televisivo del Licenciado o Profesor Diógenes Lambetain, que apareció en la década del 80 en el popular ciclo Badía y Cía, con Juan Alberto Badía. Con esa caracterización escribió y actuó en La Barra de Lambetain y Qué merengue Lambetain, y participó en decenas de ciclos de radio y televisión. Clarin.com

Actor, compositor; hombre de las letras y el cine; solidario por vocación.

¿Por qué me impresionó tanto su muerte? Esteban Mellino es seguramente un buen ejemplo de que el talento se muestra sin soberbia, laburando. Y se fue muy pronto, tal vez.

¡Chau, Lambetain!

También podría interesarte...

Presentación del libro de Laura Pasquali, ‘Historia social e Historia oral’

Recibimos una gacetilla que anuncia la presentación del libro “Historia social e Historia oral. Experiencias en la historia reciente de Argentina y América Latina”, compilado por nuestra colega docente y amiga Laura Pasquali, mañana jueves 15 en el Salón de Actos de la Facultad de Humanidades y Artes.

El texto completo de la gacetilla es el siguiente:

De nuestra mayor consideración:

El Taller de Historia Obrera y la Revista de Historia Regional invitan a ustedes a concurrir a la presentación del libro Historia social e Historia oral. Experiencias en la historia reciente de Argentina y América Latina, compilado por Laura Pasquali.

La actividad contará con la participación de Laura Pasquali (Instituto Superior de Profesorado Nº 3 – UNR), Oscar Videla (Universidad Nacional de Rosario – Conicet- Director Revista de Historia Regional del ISP Nº 3) y Gonzalo Pérez Álvarez (Universidad Nacional de Patagonia – sede Trelew)

Agradecemos la difusión de este evento, que se realizará el jueves 15 de mayo en el Salón de Actos de la Facultad de Humanidades y Artes (Entre Ríos 758), a las 18,30 hs. Para nosotros será un gusto contar con su presencia.

Saludamos muy cordialmente.

Felicitaciones, Profesora, y éxitos en la presentación.

También podría interesarte...

Sobre transplantes y renuncias

La ley vigente en la Argentina sobre la delicada cuestión de los transplantes obliga a la confidencialidad sobre el nombre de los eventuales donantes y receptores en dichos casos. Sin embargo, en un arranque de honestidad brutal, el director del Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), Armando Perichón, contó a la prensa el fin de semana que el popular cantante Sandro deberá ser sometido a un transplante combinado de corazón y pulmones a causa de su enfisema pulmonar cónico, causado por el tabaquismo.

El destacado médico reveló que el artista se encuentra en lista de espera, algo que el propio Sandro reconoció, aunque muy molesto porque consideró que su privacidad fue violada al ser revelado el secreto.

El médico dijo además que el transplante al que debe ser sometido Sandro “fue uno de los primeros que se hizo en Argentina y aquí hay una gran experiencia”, destacando así la enorme capacidad de nuestros médicos, supongo que para tranquilidad del propio Sandro y sus allegados. Enterado del enojo del cantante, el médico renunció a su cargo. Aunque adujo “motivos personales”, la prensa destaca que fué la queja de Sandro lo que motivó su decisión.

En tiempos en que represores condenados se pasean libremente, en que conciudadanos se arrogan el derecho de impedirnos ejercer los nuestros, en que ciertos políticos acumulan riquezas de origen dudoso sin moverle un pelo a la justicia, en que el humo nos asfixia porque a unos pocos les conviene destruir mediante el fuego -ejemplos estos entre otros muchos, del particular sentido de la justicia que tienen algunos en nuestro país-, que alguien renuncie por amor propio, por vergüenza, por no haber honrado la ética, es un hecho asombroso.

Que lamentable es el hecho de que esto nos asombre.

¿Actuó mal el médico? Si, actuó mal. Vaya uno a saber las causas. Pero hay que revalorar estos pequeños actos de honra y valor, en el que alguien se equivoca, lo reconoce y actúa conforme a lo que la ética manda.

Sin lugar a dudas, una mosca blanca entre tanta porquería.

También podría interesarte...

El año en que todos morimos un poco

Con manos sucias de tiza siembras semillas de letras.
Y crecen abecedarios pacientemente maestra.
Tu oficio, que lindo oficio, magia del pueblo en las aulas.
Milagro de alfarería sonrisa de la mañana. (Félix Luna)

Pasan políticos sensibles como una roca contando gente(votos);
Pasan gremialistas juntando favores en un bolsillo y desprecio en el otro;
Pasan periodistas atareados con la novedad como están;
Pasan padres, tutores y encargados depositarios en la gran guardería universal
Pero los docentes quedan.

Quedan en el olvido, el sueño, la escasez y la incomprensión.
Quedan junto a todos los males de este mundo porque, como todos sabemos, ellos siempre son los culpables.
Quedan junto al docente muerto.

Hace un año que todos morimos un poco.
Los docentes lo sabemos.
Y unos pocos más.

Las manos sucias de tiza
Tizas que no se manchan de sangre.

También podría interesarte...

Una imagen

soldadopaz.jpg

Soldado estadounidense en Irak. Publicada originalmente en Xage.ru

También podría interesarte...

Este año, sí…

diana07.jpg

También podría interesarte...

3 años de Cromañón

cromañonDicen que uno recuerda con exactitud qué estaba haciendo en el momento de ser sacudido por una noticia impactante, y es cierto. Recuerdo que en el momento de enterarme de la tragedia de Cromañón estaba en un taxi que venía escuchando las noticias en la radio, el 31 a las 7 de la mañana. Se decía en ese momento que había 175 fallecidos, cifra que con el correr de los días llegaría a 194.

¿Por qué me impactó tanto la noticia, ahora que aparece como licuada por las urgencias diarias de los medios y una “naturalización” de las desgracias? Bueno, primeramente porque no puedo ni quiero aceptar la muerte de 194 personas como un imponderable. Pero además porque tengo hijos adolescentes. Y también porque en mi adolescencia es bastante probable que yo mismo haya estado en lugares en aun peores condiciones que el tugurio llamado Cromañón, viendo a las bandas de rock del momento.

Y la verdad es que sigo estremecido con el hecho. Es por eso que cada año desde entonces dedico un espacio en la fecha para recordar a las victimas.

¿Y que hay 3 años después? Los responsables (intelectuales, los de hecho y aquellos por omisión) están libres o están ocupando cargos, o en los mismos puestos esperando la próxima oportunidad para hacerse los distraidos y volver a matar con la indeferencia, literalmente.

Esto último demuestra que se ha criticado y culpado a quienes, con ingenuidad o inconsciencia, o descuido en algunos casos, pero inocentes al fin todos ellos, eran simples espectadores de una actividad artística popular, y quienes fueron reales responsables por la seguridad de esas personas miraron para otro lado, siendo “premiados” por eso con la impunidad.

Nuestro recuerdo por las victimas y nuestro cariño incondicional a los familiares. El 30, físicamente los que puedan o en el corazón los que no, estaremos con ellos en la marcha.

También podría interesarte...

- Ir arriba -