Ir al contenido

Opinión - 14. página

Comentarios y opiniones

¿Medio chiflados, o chiflados por los medios?

Juro que no sé, que a veces no sé por qué no entiendo o no veo lo que otros ven tan claro. Tengo cierta tendencia a pensar que el equivocado soy yo, siempre, reconozco. Y seguramente es por eso que carezco, parece, de una cierta soberbia como para equivocarme y nunca darme cuenta o no tener que pensar en pedir disculpas. Pero no, no soy así y sigo sin entender.

Todos los medios estuvieron en cadena nacional porque aconteció la muerte del ex presidente Raúl Alfonsín. Pero fue una cadena nacional espontánea, no ordenada desde el canal estatal como suele ser lo habitual. Desde las diez menos cuarto del 31 de marzo hasta ayer por la tarde, todo fue Alfonsín. En el medio estuvieron la reunión del G-20, el 1-6 en La Paz, el aniversario de Malvinas y el dengue, que tuvieron su espacio, claro, pero se empequeñecieron u opacaron frente al hecho mortuorio.

En los medios electrónicos -blogs, periódicos, foros, etc.- florecieron como el verde en la primera lluvia de primavera, los comentarios sobre la vida ejemplar del político fallecido. Como siempre suele suceder en estas discusiones, la posibilidad de disenso estuvo enfáticamente negada, y cada vez que alguien interrumpió el llanto para decir algo diferente a esa especie de gran obituario con línea editorial, fué defenestrado, insultado y maltratado.

Que problema tenemos. No se puede disentir.

Yo viví esa época. Para las elecciones del ’83 tenía 24 años. Trabajé, estudié, me casé y tuve a mi primer hijo en esos años de Alfonsín. Hubo cosas buenas, claro, y en muchas se hizo historia. El juicio a las Juntas tal vez esté a la cabeza de todas ellas.

Pero también estuvieron los pollos de Mazorin, la Aduana de Delconte, la hiperinflación, la disparada del dólar, la deserción de meses antes. Más cerca en el tiempo, una camara de TV lo descubre siendo senador y pasando papelitos para dirigir una votación. También estuvieron los prestamos a Cuba mientras aqui se repartia la caja PAN, el Plan Austral, la idea de mudar la capital a Viedma.

Estoy diciendo simplemente que tuvo aciertos y errores, y tal vez más de estos últimos, reconozcámoslo. Pero sólo se habla de la honestidad del muerto, como si ese fuera el único atributo exigible de un político. “Si, hizo macanas, pero era honesto”. Vamos. No quiero corruptos en el gobierno, los detesto. Pero de allí a exigir unicamente honestidad para un cargo que requiere de una multitud de otros atributos hay un trecho largo. Y evidentemente, la muerte no los concede. ¿O será que se murió, finalmente, la esperanza nacida el 10 de diciembre de 1983?

Hoy leía el blog de Alejandro Rozitchner, 100 Volando. Él lo dice mucho mejor que yo, claro:

Hay una notable pérdida de objetividad cuando alguien muere. Y creo que no hace falta tanto. Muerta, la persona es lo que fue antes de morir. En realidad, menos, porque ya no está. Pero la muerte no mejora a nadie. Lo hace desaparecer, nada más.

Me molesta este reflejo automático de transformar en grande a quien muere. De repente tiene más virtudes que nunca. No, crezcamos, seamos más realistas.

Si el periodismo es el borrador de la historia, como suele decirse, se va a requerir de las generaciones futuras mucho rigor para desentrañar de este manojo de desinformación, la verdad histórica.

También te puede interesar:

Y cuando vengan por nosotros…

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemöller. Sermón en la Semana Santa de 1946 en Kaiserslautern, Alemania.

La guerra. El discurso de siempre. Las excusas de siempre, replicando hasta el infinito el discurso que los poderosos imponen a sangre y popcorn para justificar el gasto militar, la apropiación y el crimen desde siempre. Porque esto no arranca el 11/9.

Los ¿grandes? medios aprendieron, desde aquello de los pingüinos empetrolados, que los misiles y la sangre sólo se deben mostrar de lejos, de noche, en dosis homeopáticas.

Mientras tanto y en el medio, la gente. Y entre la gente, los chicos.

Una vez más, debo agradecer a Román y a la Tribu, quienes hallaron y publicaron este video.

También te puede interesar:

Mi deseo para el 2009

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?
Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida. (Libro de Eclesiastés)

Dice Jorge Larrosa que “la experiencia requiere un gesto de interrupción, un gesto que es casi imposible en los tiempos que corren”, porque requiere “pararse a pensar, pararse a mirar, pararse a escuchar, pensar más despacio, mirar más despacio y escuchar más despacio, pararse a sentir, sentir más despacio, demorarse en los detalles”, y también “darse tiempo y espacio”.

“Un gesto casi imposible”, dice. Parece no haber espacios para la reflexión, y por lo tanto, no haber espacios para el díalogo; mucho menos para el indispensable, el de adentro.

Bueno, hagamos los nuestros. Miremos para adentro con tiempo y conectemos hacia afuera con tiempo. Lo bueno lleva tiempo, como el buen tabaco y el buen vino…

Quiero mirar bien. Cuando voy rápido por la ruta miro y veo manchas verdes, negras, amarillas, y adivino campo, trigo, asfalto. No quiero adivinar más: quiero parar y ver las formas y colores verdaderos. Pero parar no significa no estar en la ruta o no emprender la marcha en cuantito quiera. ¿Me estaré poniendo viejo?

“No lo entenderás si no vas más despacio…” Que 2009 sea el año de mirar, entender, dialogar, de un gesto de interrupción para volver a mirar y reflexionar.

Auggie (Harvey Keitel) instruye a Paul Benjamin (William Hurt) sobre como disfrutar de su proyecto. Escena de “Smoke”, de Wayne Wang y Paul Auster. Gracias a Román por compartirlo con la Tribu, y a “Fuera de guión” por la data.

También te puede interesar:

4 años de Cromañón

Por los que no están, por los que sí están, por los que vendrán.

Como cada 30 de diciembre desde aquella nefasta noche del 2004, desde aquí recordamos a las victimas de aquella tragedia, y hacemos llegar nuestro cariño y respeto a sus familiares, clamando junto a ellos por justicia. Esta noche, en el corazón, estamos con ellos en la vigilia en el Once.

Como sociedad no asumimos Cromañón solidariamente como algo vigente. (Diana Maffía, en ‘Pensar Cromañón’)

Estan son las actividades por los 4 años de la desaparición de los 194 pibes:

Hoy,

21.00 hs. VIGILIA en el Santuario de Cromañón para acompañar a los sobrevivientes y familiares.

Mañana,

12.00 hs. Muestra de fotos “Vidas robadas, sueños en Marcha” , en Plaza de Mayo invitando a otros casos de impunidad a que acerquen las fotos de sus hijos.

18.00 hs. Misa en Catedral Metropolitana.

19.00 hs. Acto en Plaza de Mayo con lectura de adhesiones, documento de los 4 años y nombres de los chicos.

20.00 hs. Marcha hacia Plaza Once.

21.30 hs. Oración Interreligiosa y Acto en Plaza Once.

Más información en:

– Que no se repita.
– Juicio Cromañón: números, mitos y sentimientos.
– Justicia por los chicos de Cromañón.

También te puede interesar:

Ideas

No estoy de acuerdo con tus ideas, pero defiendo tu sagrado derecho a expresarlas.
(Francois Marie Arouet -Voltaire-)

También te puede interesar:

- Ir arriba -