Ir al contenido


Pensando en blogs - 3. página

Post sobre blogs

Mate&Blogs, por el gusto de compartir

El sábado participé del Mate & Blogs Capítulo III, que tuvo lugar en el bar del CEC, invitado por el amigo Daniel I. Krichman, uno de los panelistas. Fue la oportunidad también para el encuentro con algunos colegas a quienes admiro y con quienes sólo nos unía un intercambio virtual, como Gabriela Sellart por ejemplo, también panelista del evento.

Las exposiciones de los panelistas, dedicadas al tema Educación con TICs, fueron muy interesantes pero tuvieron sabor a poco por lo limitado del tiempo. Se plantearon algunas ideas de una riqueza tal que hubieran merecido un debate e intercambio más profundo, pero seguramente ya habrá oportunidad.

Me gustó el tercer tiempo. DrGEN nos invitó un bar cercano al CEC y pasamos un buen momento con varios de los participantes y panelistas compartiendo un cafe y hablando, entre otras cosas, de la expectativa que generó la apertura de Rosario Bloggers.

Más fotos del encuentro, aquí. Más información, en la wiki del encuentro.

80 blogs rosarinos

En realidad llegué tarde, porque se trata de un video de casi un año, pero sucede que recién lo descubro en Rosario Bloggers. Se trata de un informe visual del programa “Gente que hace”, del Canal 4 de Cablehogar Rosario, que muestra 80 blogs rosarinos, entre ellos el nuestro con el diseño anterior. El informe ilustró una nota sobre el Rosario Blog Day.

Una mirada necesaria sobre las TIC en la educación

Conocí a Boris Mir gracias a que creó, junto a Alejandro Tortolini, el grupo “ÑBlog” en EduBlogger. Este profesor del IES Arraona, de Sabadell, Barcelona, es autor del blog La Mirada Pedagógica, un espacio personal de opinión y reflexión sobre enseñar y aprender, como el mismo lo define.

Recientemente escribió allí un post titulado “Las TIC deben cambiar el reloj por la brújula”, en el que analiza la problemática de la incorporación de las TIC en la educación. Selecciono algunos párrafos, al tiempo que recomiendo la lectura completa de su análisis como una mirada necesaria para no perder de vista lo central del asunto:

Hay muchos intereses cruzados en el tema TIC, algunos legítimos y otros no tanto. A veces las mejores intenciones alentan un entusiasmo digno de encomio, pero todavía hay demasiado discurso apologético y poca legitimación basada en resultados generalizables. Los únicos profesores que han convertido las TIC en valor para sus alumnos son aquellos que tenían elevados horizontes educativos, aquellos que ya tenían aspiraciones pedagógicas ricas y diferentes y para los cuales la incorporación de hardware o software ha dado alas a sus proyectos. La verdad, no creo que las TIC hagan, de profesores mediocres, mejores profesores.

Seguramente deberíamos dedicar todo este esfuerzo a repensar cómo trabajamos con nuestros alumnos en clase, qué les proponemos para que aprendan y qué estimulantes proyectos llevamos a cabo –con o sin la TIC…- para que aprendan más y mejor. Es más, ocuparnos de las TIC nos distrae de replantearnos a fondo la educación, que es una tarea mucho más sustancial. Por favor, no dilapidemos los escasos presupuestos educativos en adquirir “un ordenador por alumno”, dediquémoslos a crear espacios de reflexión y aprendizaje para que los profesores (y alumnos…) transformen de forma radical sus concepciones sobre la enseñanza y sus métodos de trabajo. Es muy probable que las TIC nos ayuden a ello y por lo tanto deben formar parte permanente de nuestra agenda y de nuestro discurso, pero creo que debemos resituarlas.

Repensar la escuela es mucho más urgente y necesario que incrementar el parque TIC. Y para repensar la escuela, deberíamos también repensar la incorporación eficiente de software y de hardware.

Decíamos aquí mismo en alguna oportunidad que “la tecnología en la escuela siempre cambió cuando se ‘llenó’ de contenido -nuevas teorías, nuevos usos, nuevas disciplinas, nuevas necesidades. Ahora parece no hacer falta el contenido: con que esté de moda basta. Cuando hablan los tecnólogos, ‘mercadólogos’, economistas, gurúes y otras especies dentro de la fauna de opinólogos- la escuela siempre está errada”. Y también pedíamos en aquella ocasión que “no nos equivoquemos: la escuela va a incorporar todas estas tecnologías nuevas cuando pueda -podamos- ‘llenarlas’ de contenidos en función de mejorar los aprendizajes, razón última de ser de la escuela”.

Adhiero a la idea de que las TIC no hacen a un buen profesor. Si basamos nuestro desempeño en la cantidad y calidad de recursos tecnológicos disponibles, sin la convicción de que la educación debe promover la distribución igualitaria y democrática del acceso al conocimiento, nuestra práctica se habrá vaciado de sentido.

Mate & Blogs, Capítulo III, 16 de Agosto en el CEC

Recibo la invitación de Daniel I. Krichman, con su habitual amabilidad. El próximo sábado 16 de agosto, en el horario de 15 a 17 hs. y en el espacio del CEC (Centro de Expresiones Contemporáneas) de nuestra ciudad, tendrá lugar el tercer Mate & Blogs.

En esta oportunidad estará dedicado al tema “Educación con TICs”. En la Jornada se hablará de:

Parte 1:
Los Tics en Educación y el Paradigma Digital
Sobre movimientos involuntarios de la Educación y los Nuevos Espacios de Aprendizaje. Panorama General.
Pablo Bongiovanni (Santa Fe) y Sabina Codarín (Rosario)

Parte 2:
Aspectos que sostienen la idea de la mediación de las TICs en los procesos de apropiación
Complejidad, Paradigmas, Tecnología y Subjetividad
Daniel I. Krichman (Rosario)

Parte 3:
El blog como tercer lugar
– para generar conversaciones
– para construir comunidades de aprendizaje
Carla Raguseo (Rosario) y Gabriela Sellart (Buenos Aires)

Parte 4:
El blog como recurso didáctico
Desafíos y posibilidades
Gabriela Spadoni (Rosario)

La inscripción es vía mail a mateyblogs@rosarioblogday.com.ar ó a capacitacion@cecrosario.org.ar

¡Traé tu equipo de mate!

Curso para adultos en el Complejo Alberdi

Hemos comenzado en el mes de Junio un Curso de Computación para menores de 99 años, en el que estamos trabajando, estudiando y, por qué no, dejando de lado recelos y temores para sumergirnos en el dinámico mundo de las computadoras e internet. Pero el camino es esforzado.

El espacio de la biblioteca del Complejo Educativo de Alberdi nos acoje, nos agrupa, nos contiene y nos da los medios para aprender. Vaya ayuda…

Algunos anhelos:

El anhelo de que nuestros adultos mayores, a modo de los sabios de la tribu, puedan enseñarles a sus niños el sentido de aquello que ven frente a la pantalla. Pero para eso necesitan conocer, saber qué hay, para qué sirve, tener noción de contenidos. Otro, el de darle batalla a la desazón y apropiarse de una nueva oportunidad de aprender. Uno más: acceder a un mundo conectado y dinámico que les permita conocer de una forma nunca antes vista.

Sin lugar a dudas y a juzgar por el entusiasmo de nuestros estudiantes, el curso está cubriendo las expectativas que teníamos al comienzo.

El sólo hecho de acordar, estudiantes y docente, comenzar un blog para compartir la experiencia es una muestra de ello. Estamos en ceaadultos.wordpress.com

WTF, una genialidad de Microsiervos

Que Microsiervos, junto con Engadget, se haya convertido en un blog indispensable para quienes queremos estar actualizados en cuanto a cada chiche nuevo que sale, tal vez no sea ninguna novedad.

Pero con WTF, este blog español ha encontrado un lado de la tecnología, aunque no exclusivamente habla de ella, que es sumamente gracioso y a veces hasta sorprendente. Justamente, el acrónimo WTF representa una expresión de asombro, tal como se explica en el Acerca de del blog:

WTF es el acrónimo de What the Fuck. Es una expresión coloquial del inglés usada también en Internet para mostrar estupefacción, confusión o asombro, con cierta carga emocional. Por su versatilidad a veces se denomina, apropiadamente, la partícula interrogativa universal. (…) WTF puede usarse con signos de exclamación para significar sorpresa (WTF!) o incluso asombro (WTF!!); con interrogación parece preguntar el por qué de algo (WTF?) o permite transmitir confusión (WTF???)

En síntesis, los Microsiervos publican allí “noticias-que-no-son-noticias, imágenes asombrosas, insólitas o sorprendentes, titulares absurdos, fotos sin sentido, pero sobre todo, cosas divertidas”, muchas de ellas enviadas por atentos seguidores de estas cuestiones de la metida de gamba ajena.

A modo de ejemplo, pedimos prestadas dos que son realmente insólitas:

Curiosa forma de traducir “Hard Disk Drive Boot Priority”

Las matemáticas fallan en las páginas de El País.

Hay mucho más, y muy divertido. En algún punto se tocan con el Proyecto Cartele, pero sin perder originalidad.

Manual del iluminado (o, cómo argumentar sin argumentos)

“Muchas veces la inteligencia, antes que nada atenúa el encono.” Alejandro Dolina

Gracias al amigo Daniel I. Krichman, llegué a este video revelador. Aquí está, así se expresa el filósofo del momento.

Haciendo honor al mote y como buen bloguero que soy, me gustaría arrimar algunas consideraciones, las que parecerían a primera vista una flor de pérdida de tiempo. Pero aquí van:

  • Las generalizaciones son peligrosas. Decir todos implica, al menos, una desconsideración hacia el otro que sí tiene cosas para decir y no cuenta con un medio que le permita expresar sus ideas. O sí lo tiene, pero valora estos espacios como canales para un decir diferente. De todos modos todos tienen derecho a decir, y finalmente el lector mismo es el que decide si adhiere o no.
  • Recurrir a la descalificación y el insulto no suma. ¿Cuándo reconocerán algunos de nuestros intelectuales que lo que hace falta es el debate inteligente y abierto, sin denostar al otro?
  • Hablar sobre los blogs y utilizar como ejemplo un foro, no es un detalle menor. El foro es por definición un espacio de debate, en el que se plantean diversos temas y se discuten entre varios interesados. Los foros tienen reglas y también moderadores. Es lógico que un debate como el que se plantea se dé en un foro. El blog en cambio, es un espacio diferente, personal, en el que si se debate, se lo hace en otros términos. Definiciones y ejemplos extrapolados de diferentes medios y circunstancias parecerían, al menos, tendenciosos. O teñidos de cierta ignorancia – perdón, tenía que decirlo- sobre como funcionan estas nuevas tecnologías, lo que me llevaría a decir para que te metés si no sabés, con perdón del exabrupto. Pero no, no lo voy a decir.
  • A propósito, ¿no puede una persona admirar a otra y aun así disentir, tener una visión diferente sobre un tema en particular? ¿Qué se está reclamando en este caso? ¿Sumisión? ¿Obsecuencia?
  • Un hombre que falta el respeto a las ideas de los otros no merece respeto. Las personas pueden hacer, decir y leer lo que sea cuando sea y como sea. Ese es un derecho. Decirle a alguien que es un bruto porque le gustan cosas diferentes es, al menos, autoritario.

Alguien me enseñó alguna vez que, al decir de Karl Jaspers, la búsqueda de la verdad, no la posesión de ella, es la esencia de la filosofía. Sus preguntas son más esenciales que sus respuestas, y toda respuesta se convierte en una nueva pregunta. Pero paremos acá, porque este es un blog sobre Tecnología y evidentemente hay algo de todo esto que no estoy entendiendo. ¿O si?

Finalmente, parafraseando a Lennon, podrán decir que soy un pelotudo, pero no soy el único.

Diez años llamándolo “weblog”

Según nos recuerdan los amigos de EduBloggerWorld y confirmamos en Wikipedia (es un hábito, que se le va a hacer…), el término “weblog” fue acuñado por John Barger el 17 de diciembre de 1997, hace exactamente 10 años.

Barger es un escritor estadounidense editor de Robot Wisdom, quién describió al término como un proceso de “escribir en la red” (logging the web, en su idioma original).

La forma corta, “blog”, fue pergueñada a su vez por Peter Merholz, quien dividió la palabra weblog en la frase we blog en la barra lateral de su blog Peterme.com en abril o mayo de 1999, convirtiendo a la ahora tan mentada palabrita tanto nombre como verbo, ya que se infiere que “bloguear” es “editar el weblog de alguien o añadir un mensaje en el weblog de alguien”.

Hasta aquí, los datos. Como concepto, se hace difícil medir aun hasta que punto influyen y cuanto han cambiado la web al iniciar la revolución 2.0. Mientras tanto, celebremos leyendo al periodista y académico Juan Luis Cebrián al respecto de la historia y el significado actual de escribir un blog, en su “La vida en un blog”.

¡Aguante el otro 19 por ciento!

Según una encuesta que publica hoy la edición de papel de iEco, el suplemento de economía del diario Clarin, cerca de 435.000 personas tienen blogs personales activos en Argentina.

El estudio, efectuado por la empresa IGNIS, afirma también que:

– El 45% de ellos tienen entre 12 y 19 años
– Un 36% pertenece al segumento de entre los 20 y 35 años

¿Y el resto? Si, adivinó: el resto somos nosotros, los viejos mayores de entre 36 y 95 años (pongo arbitrariamente esta última porque es la edad de María Amelia, autora del blog “A mis 95 años”).

El antipatico estudio afirma además que estos jóvenes que “nos pasan el trapo” tienen un nivel de instrucción por encima del promedio, son curiosos, les gusta tomar riesgos; son impulsivos pero responsables y consideran que reciclar es importante. Además tienen una vida social muy activa y les gusta mucho la música.

¿Y el resto? Si, somos nosotros los viejos de más de 36 años, quienes aparentemente no tenemos instrucción, no somos curiosos, no tomamos riesgos, no somos responsables y no reciclamos, según nos ignoran las encuestas, y que además somos minoría… ¿no seremos unos viejos amargos, che, y no nos damos cuenta?

Pero igual, el título vale: ¡Aguante el otro 19%! En una de esas, algo para decir tenemos…

Preguntas sobre los “Blog day”

La idea del Blog Action Day, en octubre pasado, recorrió el mundo desde mucho tiempo antes de llevarse a cabo, y tuvo un éxito notable.

Entre nosotros, en cambio, no nos enteramos de lo que pasa acá a la vuelta. Insólito.

¿Por qué se informa sobre los “Blog Day” que se están llevando a cabo en distintas ciudades, después que pasaron? ¿No pueden tener la misma difusión en los medios antes? ¿O es que se viene la “bloggercracia”?

Somos tan… argentinos.

- Ir arriba -