Ir al contenido

Recreo! - 2. página

Otras cosas también importan…

El asombroso Knuffingen Airport

El asombroso museo Miniatur Wunderland en Hamburgo, Alemania, inauguró en mayo de 2011 el denominado “aeropuerto en miniatura más grande del mundo”, el Knuffingen Airport.

Luego de más de 6 años de trabajo, un presupuesto de 3.5 millones de euros, sistemas totalmente robotizados controlados por inteligencia artificial en un espacio de 150 metros cuadrados, más de 40 aviones operando en una simulación que incluye desde la logística de mantenimiento hasta los más mínimos detalles de la circulación de personas dentro de un aeropuerto, esto es lo que han creado los hermanos Federico y Gerrit Braun junto a un grupo de ingenieros, diseñadores y artistas de maquetación.

Prepárese para el asombro.

También te puede interesar:

El mago del iPad

El alemán Simon Pierro asombra con sus trucos utilizando un iPad.

También te puede interesar:

Volar como un águila…

…o con ella. Belleza pura en medio de los Alpes franceses.

Más videos en el canal de FREEDOM en YouTube.

También te puede interesar:

Imaginación y habilidad para el asombro

Siete minutos y quince segundos para disfrutar.

También te puede interesar:

40 años creando ilusión y emoción

petitLa compañía teatral Le Carrousel es canadiense. En su sitio web explican que “basándose en un trabajo de investigación que empuja límites y fronteras, los directores artísticos Suzanne Lebeau y Gervais Gaudreault despliegan su pasión para establecer un repertorio de obras originales consideradas, en Quebec y en el extranjero, como hitos en la historia del teatro para público joven.”

En una de las obras de su repertorio, cuentan la historia increíble y fascinante de Petit Pierre. Este es su relato:

Pierre Avezard, llamado Petit Pierre (1909-1992), nació antes de lo previsto, ‘sin terminar’, como lo dirá él mismo. Medio ciego, casi sordo y mudo, no aprendió jamás a leer ni a escribir. A la edad de siete años lo retiran de la escuela para confiarle el oficio de los inocentes: pastor.

En los campos, Petit Pierre observa la naturaleza, los animales, los hombres que trabajan. Observa asimismo que las máquinas invaden la vida cotidiana, que el mundo está en constante mutación. Todo lo que se mueve, sobre patas, sobre ruedas, o de cualquier otra manera, ejerce una verdadera fascinación sobre él. Solitario, pasa el tiempo analizando, desmenuzando y reproduciendo el movimiento, primero en su cabeza, luego…

Mientras el mundo gira en sus momentos más horribles, Petit Pierre pasará casi cuarenta años creando un juego giratorio, una máquina poética de belleza singular y de una tal complejidad mecánica que ni los ingenieros logran explicarla. Obra maestra del arte bruto, el juego giratorio de Petit Pierre es una metáfora inquietante de la evolución de la humanidad en el siglo veinte.

Ahora encuentro en Facebook un video -es una de esas historias que nos llegan de compartir tras compartir tras compartir- que muestra parte de la maravillosa ilusión creada por el Pequeño Pierre:

“Máquina poética de belleza singular”, me gustó esa descripción. Una máquina que también emociona.

Fuente: Le Carrousel

También te puede interesar:

- Ir arriba -