Ir al contenido

Noticias de Robótica

Entradas con novedades y noticias del área.

Una bandada de drones con Lego

¿Un controlador de Lego comandando una bandada de drones? Sí, son los “Ladrillos voladores”.

Gracias a una asociación entre Creative Play Lab de Lego y el Human Media Lab de Queen’s University en Canadá, se creó un set de Lego verdaderamente único, que fuera presentado en febrero de 2018 en la Lego World Expo en Copenhague .

Los asistentes a aquella ya clásica muestra pudieron crear su propio controlador de drones Lego y manejar un grupo de ellos en tiempo real.


Fuente: Mashable
También te puede interesar:

Un robot para recoger la basura espacial

Representación artística de lo que podría llegar a suceder, de no hallar una pronta solución

El síndrome de Kessler o cascada de ablación es un escenario planteado por Donald J. Kessler, consultor de la NASA, según el cual el volumen de basura espacial en órbita baja terrestre sería tan alto que los objetos en órbita serían impactados con frecuencia por ella, generado así más basura y un mayor riesgo de otros impactos. 

Cuando un satélite deja de funcionar o ya no es necesario, quedan allí en su órbita. Esos satélites muertos o partes de ellos representan una amenaza. Evitar colisiones mediante maniobras evasivas consume combustible y tiempo, y esos objetos en órbita no pueden ser controlados desde la Tierra, por lo que no hay forma de prevenir una colisión.

A modo de ejemplo y según la NASA, un pequeño fragmento como una mancha de pintura de 1 cm viajando a 10 km/s puede provocar el mismo daño que un objeto de 250 kg a 100 km/h en la Tierra. Si en cambio, el tamaño del fragmento fuera de 10 cm, dicho proyectil tendría una fuerza aproximada de 7 kg de TNT. Una verdadera pesadilla.

Ante este panorama, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha anunciado un plan para atajar ese problema en crecimiento mediante la misión Clearspace-1, un consorcio entre Clearspace y la ESA.

El objetivo principal de ClearSpace-1 será un objeto de 100 kg dejado a unos 800 km sobre la Tierra por el lanzador Vega en el año 2013, relativamente ligero y fácil de capturar. Será capturado con cuatro brazos robóticos que lo arrastrarán fuera de la órbita de la Tierra, para finalmente terminar ardiendo ambos en la atmósfera.

El objetivo a futuro es crear un robot de limpieza permanente que pueda expulsar basura espacial a la atmósfera sin tener que desprenderse de la propia nave en cada operación de limpieza. Por el momento se trata de probar si el concepto funciona.


Fuentes:
Wikipedia
NASA Ciencia
Muy Interesante
Clearspace Today
También te puede interesar:

Los ingenieros del MIT y la NASA desarrollan un nuevo tipo de ala de avión

Un equipo de ingenieros ha construido y probado un tipo de ala de avión radicalmente nueva, ensamblada a partir de cientos de diminutas piezas idénticas. El ala puede cambiar de forma para controlar el vuelo del avión, y podría proporcionar un aumento significativo en la producción de aeronaves y la eficiencia de mantenimiento, según los investigadores.

El nuevo diseño del ala se probó en un túnel de viento de la NASA. En lugar de requerir superficies móviles separadas, como alerones para controlar el giro y la inclinación del avión, el nuevo sistema de ensamblaje permite deformar toda la ala o partes de ella, incorporando una mezcla de componentes rígidos y flexibles en su estructura. El resultado es un ala que es mucho más ligera y eficiente en el uso de la energía que las convencionales.

Si bien sería posible incluir motores y cables para producir las fuerzas necesarias para deformar las alas, el equipo ha dado un paso más allá y ha diseñado un sistema que responde automáticamente a los cambios en sus condiciones de carga aerodinámica cambiando su forma. Todo esto se logra mediante el diseño cuidadoso de las posiciones relativas de los puntales con diferentes cantidades de flexibilidad o rigidez, diseñados para que el ala se doble de maneras específicas en respuesta a tipos particulares de tensiones. Debido a que la configuración general del ala u otra estructura se construye a partir de pequeñas subunidades, realmente no importa cuál sea la forma.

El mismo sistema podría usarse para hacer otras estructuras también, incluidas las palas de aerogeneradores similares a las alas, donde la capacidad de hacer el ensamblaje en el sitio podría evitar los problemas de transporte de palas cada vez más largas. Se están desarrollando ensamblajes similares para construir estructuras espaciales, y eventualmente podrían ser útiles para puentes y otras estructuras de alto rendimiento.


Fuente: MIT News
También te puede interesar:

Viajando en asteroide

Hayabusa 2, la misión japonesa para explorar Ryugu, un asteroide tipo C de 900 metros de ancho que flota a 160 millones de kilómetros de la Tierra, logró aterrizar sus dos rover con éxito. Ya se encuentran explorando su superficie, tomando fotos y grabando videos.

Los rover, llamados Minerva II1a y II1b se mueven sobre el asteoroide en un entorno de microgravedad. Un sistema interno de contrapesos les permite moverse de un lado a otro. En un futuro Hayabusa golpeará la superficie del asteroide con un proyectil para acceder a las capas internas.

El video a continuación recrea digitalmente la misión completa.


Fuente:
Gizmodo
Cuenta oficial en Twitter del explorador Hayabusa2 de JAXA
DLR – Centro de investigación de Alemania para el sector aeroespacial

También te puede interesar:

Encuentran robots vulnerables a los ataques maliciosos

Un trabajo publicado por un equipo de investigadores de la Universidad de Brown, en los EE. UU., afirma que muchos de los prototipos de robots que funcionan en laboratorios de investigación de todo el mundo pueden ser vulnerables a los ataques maliciosos.

La investigación consistió en realizar un escaneo de internet, a fin de detectar aquellas máquinas que funcionan con el Sistema Operativo Robótico (ROS, por sus siglas en inglés), un sistema de código abierto utilizado en muchas investigaciones. Los investigadores descubrieron que más de un centenar de sistemas son vulnerables, permitiendo que se pueda acceder a ellos y manipularlos en forma remota. Si bien el número no es muy alto, el descubrimiento funciona a modo de alarma para la comunidad científica, ya que ciberdelincuentes que reciben apoyos gubernamentales podrían hacerse del control de estas máquinas para robar datos, interrumpir la investigación o incluso, causar accidentes.

El equipo intentó tomar el control de un robot de la Universidad de Washington (EE. UU.), con permiso previo de sus dueños, y descubrieron que eran capaces de leer los sensores del robot y dirigir sus movimientos. Incluso encontraron una máquina vulnerable en su propio laboratorio: otro grupo de investigación del MIT (EE. UU.) necesitaba acceder a ella para operarla en remoto con realidad virtual. “Debimos haberla desconectado cuando terminamos el experimento”, dicen.

Actualmente muchos de los investigadores del área están explorando ideas que requieren conectar robots a una red, a fin de manejarlas en forma remota o permitir que comparen sus conocimientos con las demás, en lo que se conoce como “robótica en la nube”. En ese sentido, ROS proporciona una plataforma estándar para programar diferente hardward y paquetes que brindan nuevas capacidades, que incluyen algoritmos para visión, navegación, manipulación, etc.

En Open Robotics, la fundación que está detrás del desarrollo de ROS, se encuentran trabajando en una versión 2.0 del software que, según afirman será más segura, y anticiparon la creación de una nueva versión del sistema operativo enfocada en la seguridad, llamada SROS (ROS Seguro).


Fuente (texto y foto): MIT Technology Review

También te puede interesar:

- Ir arriba -