Ir al contenido

Noticias de Robótica - 2. página

Entradas con novedades y noticias del área.

Las volteretas del robot

Atlas, el robot humanoide de Boston Dynamics, aquel que alguna vez tropezara durante una presentación, ahora hace rutinas de parkour, saltando y dando volteretas.

En la empresa se preguntan si no tendremos unas Olimpíadas de Robótica pronto. ¿Quién sabe?


Fuente: Mashable News
También te puede interesar:

Sueños (y pesadillas) de internet

Lo and Behold: Reveries of the Connected World es un documental de 2016 dirigido y producido por el gran director y documentalista alemán Werner Herzog (director de El enigma de Kaspar Hauser, Nosferatu o Fitzcarraldo, por citar solo algunas de sus creaciones), que trata sobre el impacto de internet y otras tecnologías en la vida humana, explorando el pasado, presente y futuro de Internet… y su lado oscuro.

En el trabajo aparecen varias personas que han participado en el desarrollo de internet y de otras tecnologías a lo largo de los años, como el hacker Kevin Mitnick, el fundador de PayPal y actual emprendedor aeroespacial Elon Musk, el especialista en inteligencia artificial Sebastian Thrun y el físico Lawrence Krauss, entre otros.

El documental está dividido en 10 partes, en las que aborda temas que van desde los orígenes de internet, los riesgos a la privacidad y el peligro de las llamaradas solares hasta el futuro de la inteligencia artificial y los viajes espaciales.

Para ver, reflexionar y estar atentos e informados.

También te puede interesar:

¿Cómo se fabrican los discos de vinilo?

Aquellos vinilos de antaño vuelven a la carga, a pesar de la variedad de soportes que existen actualmente.

El complejo proceso de fabricación se explica en este video original de Discovery Channel. Que lo disfruten.

También te puede interesar:

La Sonda Parker y el deseo de ‘tocar’ el sol

La NASA presentó ayer los detalles de la Sonda Solar Parker, una pequeña nave de tres metros de largo que en un viaje de más de siete años se acercará a una distancia de 6,2 millones de kilómetros desde la superficie del Sol. Sin dudas, una dura prueba para su capacidad de resistir temperaturas de hasta 1.377°C. La misión busca llegar a la corona del Astro Rey, una región en su atmósfera que es altamente inestable y en la que se produce el viento solar, esas las llamaradas y eyecciones de masa coronal lanzadas con tanta fuerza que tienen repercusiones en la Tierra.

La sonda estará lo suficientemente cerca del Sol como para ver la velocidad del viento solar desde su nivel subsónico hasta el supersónico, y volará a través del lugar donde nacen las partículas solares de alta energía.

El propósito: recolectar información sobre la actividad solar como nunca antes se ha conseguido. Según la Agencia Espacial, la misión proporcionará información que permita comprender y tal vez predecir el clima espacial.

El deseo de llegar allí no es nuevo: ya en 1958 los investigadores lo soñaron, pero recién ahora cuentan con los instrumentos y materiales necesarios como para lograrlo. Un escudo de compuesto de carbono de 11,43 centímetros de espesor protegerá la nave.

La Sonda Espacial Parker viajará a una velocidad de 700.000 kilómetros por hora, y utilizará la gravedad de Venus durante siete sobrevuelos por siete años. Desde ahí, la nave se moverá hacia la atmósfera de la estrella dentro de la órbita de Mercurio. En su aproximación final, la Sonda se precipitará hacia el Sol a 700.000 kilómetros por hora.

La misión lleva el nombre en honor a un científico aún vivo, Eugene Parker, uno de los pioneros en la investigación de los vientos solares. 

Según un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de los EE.UU., el impacto de un evento solar puede generar daños por US$2.000 millones tan solo en ese país, y regiones enteras pueden quedarse sin electricidad por un año y sin servicios como la telefonía, internet o la televisión en forma temporal. De allí la importancia de comprender este fenómeno.

Según la NASA, el conocimiento que esperan adquirir con la misión ayudará a mejorar la calidad de las comunicaciones por satélite, problemas de las redes eléctricas, la erosión de tuberías, exposición a la radiación en los vuelos comerciales y la seguridad de los astronautas.


Fuente: BBC Mundo / Muy Interesante
Ilustración: NASA
También te puede interesar:

¿Quién gana y quién pierde con la automatización?

Semanas atrás nos referíamos en este espacio al proyecto presentado en la Comisión Europea proponiendo las seis leyes de la robótica, una especie de remedo de las 3 leyes de Asimov que revela hasta que punto el tema dejó de ser producto de la ciencia ficción desde hace mucho tiempo, para convertirse en un debate de profundas implicancias y con resultado imprevisible.

Uno de los puntos más controvertidos de la propuesta europea, decíamos en aquel artículo, es que de aprobarse los robots deberán pagar impuestos como una forma de reducir el impacto social del desempleo provocado justamente por su uso.

En medio de todo este debate, no deja de sorprender que el propio Bill Gates haya propuesto algo parecido hace un par de semanas: en un articulo publicado por BBC Mundo, el multimillonario fundador de Microsoft sugirió que parte del financiamiento de las nuevas actividades realizadas por robots  -reemplazando al operador o empleado humano- podría proceder de los impuestos sobre las ganancias generadas por el ahorro en pago de mano de obra derivado de la automatización.

Las palabras de Gates despertaron curiosidad e interés, no sólo por ser él mismo parte fundante de la industria que habilitó un avance sin precedentes en el área, sino además por su mirada del otro lado del mostrador: algunos economistas afirman que la automatización barata ya desvió los ingresos de los trabajadores hacia los propietarios de las empresas. 

La discusión sobre la diferencia entre la máquina que complementa al hombre y la que lo reemplaza marcó el origen mismo de la Revolución Industrial con el movimiento ludita, una breve pero violenta revolución encabezada por artesanos ingleses en el siglo XIX que protestaban contra las nuevas máquinas -el telar industrial y la máquina de hilar. Ellos se sabían amenazados por esas tecnologías que reemplazaban a los artesanos con trabajadores menos calificados y de salarios más bajos, dejándolos sin trabajo.

Esta discusión se continuó a través de las épocas, centralmente desde el punto de vista del trabajador. Dudas cuasi filosóficas tales como si la máquina reemplazará al hombre o qué hacer con la mano de obra desempleada por la automatización ocultaron un debate que, sospechamos, es hacia donde apuntan los economistas: cada centavo que se ahorra de pagarle al trabajador humano queda ahora en el bolsillo del empresario. Un reparto más justo se hace necesario.

Gates sugiere a los gobiernos que eleven los impuestos y reduzcan la velocidad de la automatización, de modo que pueda gestionarse el proceso desplazamiento de trabajadores en un amplio rango de empleos. El impuesto a los robots permitiría financiar, dice, el entrenamiento de las personas desplazadas por la automatización para empleos en los cuales los seres humanos son especialmente aptos, como el cuidado de los ancianos o la educación de los niños.

En respuesta a esto, algunas compañías tecnológicas sugieren que sean los consumidores y no las empresas las que paguen ese impuesto, ya que el costo de los productos fabricados por los robots es menor. Siempre y cuando, añadiríamos nosotros, los empresarios ajusten los precios a valores que realmente reflejen ese cambio tecnológico. En tiempos en que, por usar un ejemplo, el petróleo baja y el combustible sigue subiendo, se hace difícil confiar en semejante gesto de su parte.

Varios especialistas están trabajando en propuestas superadoras a la idea del impuesto, que anticipan podría perjudicar la automatización al frenar la innovación. Una de esas propuestas es que el Estado baje los impuestos a los trabajadores humanos y redistribuya mejor los ingresos de los robots.

Mientras tanto, los que pierden en este juego parecen ser siempre los mismos. Y los que ganan, también.


Fuentes: Suplemento Economía de Clarín – BBC Mundo
Imagen: Media Telecom
También te puede interesar:

- Ir arriba -