Saltar al contenido

Software libre - 5. página

Los intereses del mono

El asunto es así: Microsoft anunció hace unos días que liberaría 20.000 líneas de código para el kernel de Linux, lo que ahora parece no representar un cambio de actitud de la gente de Redmond sino una acción para esconder bajo la alfombra una violación de la licencia GPL, que prohibe el uso de componentes de esa licencia si no es liberado todo el código. Es decir, no permite mezclar elementos de código abierto y código propietario. Dicen las malas lenguas que esa podría ser la verdadera causa de la decisión de Microsoft.

Y claro, Linus Benedict Torvalds tiene algo para decir al respecto: acaba de declarar a Linux Magazine que «el odio a Microsoft es una enfermedad», y aconseja que los que han criticado la iniciativa de Microsoft como dictada por el egoismo que se miren al espejo.

Torvalds lanza afirmaciones como estas: «Yo puedo hacer muchos chistes sobre Microsoft a veces, pero el mismo tiempo creo que el odio a Microsoft es una enfermedad». Dice además que cree en «la tecnología sobre la política» y que no le gusta que llamen a lo que él hace «software libre». ¿Por qué? «No quiero que me asocien a personas para las cuales ‘software libre’ significa exclusión y odio». Una más: «No me importa de dónde vienen las contribuciones del código mientras haya razones sólidas para su inclusión».

Y luego, en una fervorosa defensa de las razones que mueven a los programadores, afirma: «Estoy de acuerdo que -la liberación del código en cuestión- está impulsado por razones egoistas, pero esa es la razón por la que se escribe todo el código open source. Así es como empezó Linux (…) Eso es lo que mueve el open source, la posibilidad de realizar código con el objetivo de favorecer tus necesidades particulares..».

Y como dicen que no hay mejor defensa que un buen ataque, el padre de la criatura lanza: «Así que aquellos que se quejan de que Microsoft escribe controladores para su propio modelo de virtualización deberían echar una larga mirada al espejo y preguntarse a si mismos por qué están siendo tan hipócritas».

Si no hubiera dejado mi ingenuidad dentro de algún baúl perdido en los pliegues de la vida, diría que esto representa un avance fantástico en vías de derribar barreras y lograr un software totalmente integrado, compatible y gratuito. Pero como decía me abuelita, «por interés baila el mono». Y ya se sabe: las abuelitas siempre tienen razón.

El SO de Google: el rumor finalmente se confirma

Se llama Google Chrome y estará listo en una versión preliminar para netbooks a fines de este año. Si, finalmente, Google anunció oficialmente que está preparando su propio sistema operativo para PC, con el que piensa competir directamente contra el Windows de Microsoft, según informa hoy el diario Clarín.

Hacia el segundo semestre del 2010 vendrá incluido dentro de algunas netbooks de fábrica, y más adelante llegará a las computadoras de escritorio.

Afirma la empresa que el Google Chrome será de código abierto, porque se trata de una versión de Linux con un entorno gráfico desarrollado por Google. El producto será entonces gratuito para el usuario.

Más liviano y sencillo que Windows, el nuevo SO de Google estará orientado a que «los usuarios enciendan rápido la computadora y se conecten sin más trámites a la Web», según el artículo de Clarín, permitiendo que desde la misma Web los usuarios usen aplicaciones online.

Cabe recordar que Google ya presentó el sistema Android para teléfonos celulares inteligentes. Sin embargo, aclaran desde la empresa que se trata de un proyecto distinto.

No intentes esconderte: Latitude te encontrará

Google lanzó una nueva aplicación de mapas para teléfonos móviles que permite conocer, vía GPS, la ubicación exacta de los de celulares. Es gratuito y se activa desde una cuenta de correo electrónico, según nos anoticia hoy InfoBAE.com

Para acceder al servicio, denominado Latitude, sólo se requiere una cuenta de correo electrónico, y un celular de alta gama que sirve para determinar la posición del usuario.

La parte blanca de la aplicación es que serviría para conocer el paradero de un pariente o amigo o simplemente para arreglar un encuentro en un punto determinado de una ciudad.

«En adelante usted sabrá si su esposa está atascada en el tráfico, si uno de sus compañeros vino a la ciudad por el fin de semana, o tranquilizarse confirmando que un ser querido que viajaba en avión llegó a destino», explicaron en Google.

Al anticiparse a las objeciones por las partes oscuras del servicio en cuestión, como por ejemplo las amenazas a la vida privada, la empresa hizo hincapié en las garantías de seguridad para quienes adquieran el nuevo servicio. Esto implica algunas medidas de seguridad en su uso: el usuario del teléfono móvil puede autorizar a qué y cuánto se acceda de sus datos, y quiénes puedan localizarlo. Por ahora el servicio está disponible en 27 países, 14 de ellos de la Unión Europea. Progresivamente se extenderá a otras regiones.

Finalmente, se anuncia que el servicio se puede setear en «modo escondido», así que, muchachos, chicas, la trampa estará a salvo. Lo que, pensándolo bien, es lo único que podría llegar a preocupar verdaderamente a muchos de nuestros congéneres.

Fuente: InfoBAE.com

Poniéndole algunas fichas a Google Chrome

Acabo de decidir quedarme con Chrome, el navegador que presentó Google esta semana, que aunque en pañales todavía -está en su versión beta-, llama la atención por su interfaz simple -de diseño muy Google, minimalista- y por su rapidez.

Algunos datos interesantes:

  • Aun abriendo muchas pestañas a la vez no pierde agilidad.
  • No hay nada superfluo, de modo que es bastante fácil de usar.
  • Si una página web se cae no afecta a las otras pestañas abiertas, que continuan funcionando de forma independiente.
  • Los servicios propios de Google (Docs, Reader, Videos, etc.) realmente vuelan. Para los que usan Reader, por ejemplo, con una gran cantidad de feeds, notarán inmediatamente la diferencia.

Sigue leyendo

Lessig: El deseo de cambio

Dice Lawrence Lessig, catedrático de derecho en Stanford y creador y principal impulsor de las licencias Creative Commons, en una entrevista de Andres Lomeña publicada por Versvs.net:

Si Obama gana, sí, muchas cosas son posibles. Y si él pierde, mucho menos será posible. No creo que veamos un movimiento general hacia Open Office todavía. Desgraciadamente, para mí sería suficiente si Estados Unidos parara sus prácticas de tortura.

- Ir arriba -