Ir al contenido

Educación - 57. página

Tecnología y educación

Sobre como nos engaña el ojo

Esta es una recopilación de algunas ilusiones ópticas sorprendentes, publicadas por la gente de Microsiervos.

Esto es en realidad una falla del cerebro. La explicación, haciendo clic aquí. Pero primero mirá el video.

Bloques imposibles.

Mirá fijamente el punto rojo durante 20 segundos, y la visión periférica desaparece. La explicación, aquí

Esto ya lo habíamos mostrado en Tecnología para Todos, pero vale la pena repetirlo.

El que sigue, es de una publicidad de Samsung. Diez efectos de corrido, en dos minutos.

La ilusión óptica Jastrow. Los dos objetos tienen el mismo tamaño.

Sorprendente, ¿no es cierto? Aceptémoslo: nuestro cerebro a veces nos juega una mala pasada porque se confunde con lo que ve. Y es allí en donde abrimos juicio y nos equivocamos. Pero ese es otro tema…

También te puede interesar:

Monster Chess con Lego

Los creadores de este juego ya lo reconocen en el sitio del proyecto: “Lego builders are becoming insane. And I enjoy that.” Claro, ¿quién no disfrutaría de esta locura? Yo mismo he pasado horas cuando algo no sale, al punto que algún alumnito me ha preguntado, “profe, ¿vos te divertís haciendo esto, no?”

Bueno, estos muchachos en su insanía han dedicado algún esfuerzo a esto: usaron más de 100.000 piezas de Lego de varias series: 37.612 en el tablero de 14,5 metros cuadrados, 17.114 en las piezas, 17.748 en las bases robotizadas que permiten mover estas, 22.688 en los mosaicos y 1.853 en la parte que permite seleccionar los movimientos.

Permite jugar a una persona contra otra o contra una computadora, o reproducir partidas guardadas. A las cuatro personas involucradas en el proyecto les llevó un año armarlo.

Fuente: Microsiervos

También te puede interesar:

CICALE entrega siete Bibliotecas Móviles Digitales

CICALE es una asociación civil sin fines de lucro creada para responder a necesidades educativas, culturales y sociales. Su fundador, el Dr. Carlos Lima Coimbra, sufrió una enfermedad inmunológica que afectó seriamente su visión, lo que lo llevó a transitar caminos que lo condujeron a la creación de esta ONG. Siendo un buen lector, no se conformó a la imposibilidad leer y comenzó a buscar caminos alternativos, que finalmente lo condujeron a la creación de la Biblioteca de Libros Leídos en Audio Digital (AUDIOLIBROS), la que actualmente cuenta con cerca de 900 libros de textos, novelas, cuentos, obras de teatro y programas radiales, en varios idiomas. Las grabaciones son realizadas todas ellas por narradores profesionales, cuando no por sus propios autores.

Los destinatarios de la magnífica tarea que realizan son personas con discapacidad visual -parcial o total-, motriz o neurológica, las personas hospitalizadas o terminales, aquellos con Síndrome de Down, Autismo, Parkinson, Dislexia; para afianzamiento del idioma y para las personas de la tercera edad.

Ahora el Dr. Lima Coimbra nos hace llegar una invitación al acto de entrega de siete Bibliotecas Móviles Digitales a Escuelas Especiales de la Secretaría de Educación de la Municipalidad de Quilmes en el marco del programa “Aprender a Leer Escuchando”, diseñado para la integración educativa y cultural de personas con discapacidades.

Dicho evento tendrá lugar el lunes 07 de junio de 2010 a las 11hs. en la Casa de la Cultura, ubicada en la Peatonal Rivadavia s/n (e/Mitre y Sarmiento) de la localidad de Quilmes, provincia de Buenos Aires. En esa oportunidad se espera, además de las autoridades del gobierno municipal y del ámbito educativo local, la presencia de autoridades de la gobernación provincial y del gobierno nacional.

Esta entrega de CICALE es posible gracias a los equipos informáticos proporcionados por la Fundación Equidad.

Para más información, algunos datos:

E-mail: climacoimbra@cicale.org.ar
Esteban Echeverria 298
CP1603 – Villa Martelli, Bs. As.
Telefono / Fax. +54 11 47601201
www.cicale.org.ar

También te puede interesar:

Educación

La educación previene la manipulación.

NewEvolution.org

También te puede interesar:

Primero de mayo

Del historiador Felipe Pigna (Editorial Caras y Caretas, mayo 2006)

Mayo es un mes marcado por una historia, una tradición de lucha que arrancó un primero de mayo de 1886 allá en Chicago, cuando un grupo de trabajadores organizó una movilización popular en reclamo de la jornada de ocho horas en una época en que lo “natural” era trabajar entre 12 y 16 horas por día. La mayor democracia del mundo respondió brutalmente y, fraguando un atentado, encarceló a un grupo de militantes populares en los que intentó escarmentar a toda la clase trabajadora de los Estados Unidos y por qué no, de todo el mundo.

Tras un proceso plagado de irregularidades, fueron detenidos los dirigentes anarquistas Adolph Fisher, Augusto Spies, Albert Parsons, George Engel, Louis Lingg, Michael Schwab, Samuel Fielden y Oscar Neebe. Los cuatro primeros fueron ahorcados el 11 de noviembre de 1887. Lingg prefirió suicidarse con una bomba que él mismo había preparado en la cárcel antes de padecer la “justicia del sistema”. Miguel Schwab y Samuel Fielden fueron condenados a prisión perpetua y Oscar Neebe a 15 años cárcel. Miguel Schawb dijo al escuchar su condena que reconocía a aquel tribunal ninguna autoridad y que su lucha y la de sus compañeros era de una justicia tan evidente que no había nada que demostrar y que ellos luchaban por las 8 horas de trabajo pero que: “Cuatro horas de trabajo por día serían suficientes para producir todo lo necesario para una vida confortable, con arreglo a las estadísticas. Sobraría, pues, tiempo para dedicarse a las ciencias y el arte”. Porque, claro, las ciencias y el arte deben ser para todos.

Pasaron 109 años de aquellos crímenes de Chicago y pasó mucha agua y mucha sangre bajo el puente. Los obreros de todo el mundo eligieron el primero de mayo como jornada de lucha, de recuerdo de sus compañeros y de lucha por sus derechos, de ratificación de su condición de ciudadanos libres, con plenos derechos, según decían las propias constituciones burguesas que regían la mayoría de los Estados modernos. En nuestro país cada primero de mayo nuestros trabajadores tomaron las calles desafiando al poder, recordándole que existían y que no se resignarían a ser una parte del engranaje productivo. La lucha logró la reducción de la jornada laboral, las leyes sociales y la dignificación del trabajador. El poder se sintió afectado y en cada contraofensiva cívico-militar como las del 55; 62; 66; 76 y 89 (esta vez a través del voto), pretendieron y en ocasiones lo lograron, arrasar con las históricas conquistas del movimiento obrero.

Persecuciones salvajes, secuestros, torturas y desapariciones, durante los gobiernos golpistas, amenazas de despidos, rebajas salariales, precarización laboral y la complicidad de algunos dirigentes sindicales, son en los últimos años las armas del poder para mantener y aumentar su tasa de ganancia a costa del sudor ajeno. Un incendio, un “accidente” en un taller textil puso a la vista de una sociedad que tiene una cierta tendencia a la mirada para otro lado: hay esclavos en el siglo XXI, y los hay acá, en Argentina. Trabajadores esclavos, sin derechos pero con muchas obligaciones. El capitalismo salvaje, para algunos una redundancia, nos extorsiona: quieren ropa más barata, éste es el precio. La realidad es otra, márgenes de ganancia escandalosos, avaricia sin límites, un Estado que hace la vista gorda, pero sobre todo la pérdida de valores básicos como la solidaridad, abonada en los 90, épocas hasta donde las leyes que protegían a los trabajadores se volvían tan “flexibles” como inflexibles se volvían las leyes que garantizaban el enriquecimiento ilícito de los funcionarios a los que se les pagaba sueldos y sobresueldos con la excusa de defender los derechos de los ciudadanos e inflexibles se volvían las seguridades jurídicas que, como sabemos, sólo son para los dueños del poder y las cosas.

La esclavitud debe dolernos a todos, debemos volver a aquel humanismo que supimos conseguir, a dolernos y solidarizarnos con los más desprotegidos, aquel humanismo que proclamaba el Libertador San Martín cuando abolía la esclavitud en el Perú un 12 de agosto de 1821: “Una porción numerosa de nuestra especie ha sido hasta hoy mirada como un efecto permutable, y sujeto a los cálculos de un tráfico criminal: los hombres han comprado a los hombres, y no se han avergonzado de degradar la familia a la que pertenecen vendiéndose unos a otros. Las instituciones de los pueblos bárbaros han establecido el derecho de propiedad en contravención al más augusto que la naturaleza ha concedido”.

Fuente: www.elhistoriador.com.ar

También te puede interesar:

- Ir arriba -