Ir al contenido

Sociedad - 129. página

Tecnología y sociedad

Producción

Vivimos en una sociedad hiperactiva y desatenta que psicopatologiza y medica lo que produce.
Alicia Fernández, psicopedagoga

También te puede interesar:

Unidad compleja

El ser humano es a la vez físico, biológico, síquico, cultural, social, histórico. Es esta unidad compleja de la naturaleza humana la que está completamente desintegrada en la educación a través de las disciplinas y que imposibilita aprender lo que significa ser humano. Hay que restaurarla de tal manera que cada uno desde donde esté tome conocimiento y conciencia al mismo tiempo de su identidad compleja y de su identidad común a todos los demás humanos. Así, la condición humana debería ser objeto esencial de cualquier educación.
Edgar Morin, filósofo y político francés

También te puede interesar:

Libros para el Hospital Notti

Se comunicó con nosotros Fanny Quintana, de la ciudad de Guaymallen, en Mendoza, para contarnos que trabaja en el Servicio de Rehabilitación del Hospital Notti, en donde también se realiza Terapía Visual.

Ellos están necesitando libros infantiles para sus pacientes, y el acceso a alguna biblioteca virtual.

Si alguien entre nuestros amigos lectores puede brindar algún tipo de información al respecto, agradeceré que me escriba a través del formulario de contacto del blog, a fin de hacerle llegar la dirección de mail de la Sra. Quintana.

Desde ya, muchas gracias.

También te puede interesar:

Breve historia de la @

En el mundo hispano la conocemos como “arroba”, aunque hay quien le hace al experto y la llama “at”, en inglés. Como sea, todo el mundo reconoce el símbolo que está en medio de una dirección de correo electrónico: @.

Pero, ¿de dónde viene? ¿A quién se le ocurrió utilizarla en Internet? Habrá pensado en que se convertiría en uno de los más importantes caracteres de la Red? ¿Por qué elegir justo ese símbolo? Y, por encima de todo, ¿quién lo inventó?

La respuesta a todas estas preguntas nos llega en un documento fechado el 4 de mayo de 1536. Ahí se encuentra claramente dibujado el símbolo @. Se trata de un escrito comercial italiano, donde hoy le llaman chiocciola, es decir, “caracol”.

Durante siglos, la @ navegó por los prósperos puertos venecianos hasta todos los confines del imperio naval británico, pasando por el mundo árabe y por España. Finalmente, desembarcó en Internet. La “arroba” se utilizaba en los registros mercantiles de las naves de carga que atracaban en las costas árabes y españolas. Los mercaderes venecianos utilizaban el “ánfora”. Hoy, los internautas usamos el símbolo @ como parte de nuestra navegación entre puertos virtuales, a los que se llega para zarpar hacia nuevos destinos, todo en el infinito mundo del ciberespacio.

El descubrimiento de la chiocciola fue realizado por el profesor de historia Giorgio Stabile, de la Universidad La Sapienza, mientras restauraba una colección fotográfica para el Instituto Treccani, como parte de una investigación para rescatar los hechos más sobresalientes del siglo. Este trabajo lo llevó a interesarse por los orígenes de muchas de las nuevas tecnologías.

Stabile explicó al diario italiano La Republica que su búsqueda de la “arroba” se inició con el sentido anglosajón que se le dio a ese símbolo tipográfico: @ era un símbolo mercantil que significaba “al precio de”. Con esta pista, el profesor italiano se lanzó a buscar sus orígenes entre los pueblos que comerciaron con el mundo anglosajón.

Stabile tuvo la suerte de ser guiado por la Escuela Paleográfica Romana hasta una serie de documentos mercantiles italianos, propiedad del Instituto Internacional de Historia Económica “Francesco Datini”, en Prato, a cargo del curador Federigo Melis.

La sorpresa de Stabile no fue menor cuando descubrió que la hoy famosa @ era utilizada hace 500 años como el símbolo comercial de la “ánfora”, una unidad de medida aún más antigua. Sin embargo, Stabile aún no estaba convencido y llevó su búsqueda hasta 1492. Un diccionario español-latín traduce la palabra “arroba” como “ánfora”, lo que demostró que ambas unidades de medida eran conocidas tanto en el mundo árabe-hispánico como en el grecolatino. La denominación española de “arroba” (que en árabe significa “un cuarto”) es la misma medida que la antigua “ánfora” del comercio de los venecianos en Medio Oriente.

El misterio estaba resuelto, pero aún faltaba responder la pregunta: ¿Cómo llegó la “arroba” hasta Internet? “Ningún símbolo nace de la nada, ni es elegido al azar”, dice el investigador italiano, quien cuenta que el mérito de introducir el símbolo @ en el ciberespacio corresponde al ingeniero estadounidense Ray Tomlinson, uno de los padres de Internet, quien la utilizó en su propia dirección de correo electrónico, todavía en los tiempos de Arpanet, el antecesor de la Red de Redes, a principios de los años 70. Tomlinson decidió incorporar la arroba justo entre su nombre y el servidor que debía recibir el mensaje. El símbolo @ había sobrevivido a los siglos en la tipografía anglosajona, todavía bajo el significado mercantil de “al precio de”, y estaba incorporada en los teclados de las máquinas de escribir y de las primeras computadoras.

El profesor Stabile trabaja ahora en demostrar que Leonardo da Vinci también utilizaba el símbolo @.

Fuente: Silvana Domenech para Página Digital.

También te puede interesar:

Jugando con los amigos.

Ya comenté alguna vez mi admiración por esa rara habilidad de Román Mazilli, editor de Campo Grupal, para encontrar, recordar, rescatar aquellas perlitas que nos hablan al corazón y a la razón sobre la sensibilidad. Ahora publica en su perfil en Facebook un texto rescatado de las “Crónicas del Angel Gris” del genial Alejandro Dolina, que quiero reproducir aquí yo también porque representa mucho de lo que anhelo y rescato cuando genero o participo de un proyecto. Pero sin tantas explicaciones, sólo sensibilidad, este es:

Cuando un grupo de amigos no enrolados en ningún equipo se reúnen para jugar, tiene lugar una emocionante ceremonia destinada a establecer quiénes integrarán los dos bandos.

Generalmente dos jugadores se enfrentan en un sorteo o pisada y luego cada uno de ellos elige, alternadamente a sus futuros compañeros. Se supone que los más diestros serán elegidos en los primeros turnos, quedando para el final los troncos. Pocos han reparado en el contenido dramático de estos lances. El hombre que está esperando ser elegido vive una situación que rara vez se da en la vida. Sabrá de un modo brutal y exacto en qué medida lo aceptan o lo rechazan. Sin eufemismos, conocerá su verdadera posición en el equipo. A lo largo de los años, muchos futbolistas advertirán su decadencia, conforme su elección sea cada vez más demorada.

Manuel Mandeb, que casi siempre oficiaba de elector, observó, que sus decisiones no siempre recaían sobre los más hábiles. En un principio se creyó poseedor de vaya a saber que sutilezas de orden técnico, que le hacían preferir compañeros que reunían ciertas cualidades.

Pero un día comprendió que lo que en verdad deseaba, era jugar con sus amigos más queridos. Por eso elegía a los que estaban más cerca de su corazón, aunque no fueran tan capaces.

El criterio de Mandeb parece apenas sentimental, pero es también estratégico. Uno juega mejor con sus amigos. Ellos serán generosos, lo ayudarán, lo comprenderán, lo alentarán y lo perdonarán. Un equipo de hombres que se respetan y se quieren es invencible. Y si no lo es, más vale compartir la derrota con los amigos, que la victoria con los extraños o los indeseables.

Alejandro Dolina, “Crónicas del Ángel Gris”

También te puede interesar:

Google Earth y la aventura lunar

Gracias a Google Earth podemos apreciar como se veia el módulo Eagle desde el sudeste, el día del alunizaje. Casi como que se puede tocar, ¿no es cierto?

También te puede interesar:

Los 40 años de un salto gigantesco

Todo comenzó el 25 de Mayo de 1961, cuando el presidente Kennedy anunció su intención de enviar astronautas a la Luna antes de finalizar esa década.

Tres semanas antes, Alan Shepard se había convertido en el primer estadounidense en viajar al espacio. Y ocho años de arduo trabajo después, la NASA vió concretado su proyecto de poner un hombre en la Luna cuando la nave propulsada por un cohete Saturno V, despegó desde el Complejo 39A del Centro Espacial Kennedy en Florida llevando a bordo las expectativas de la humanidad toda bajo el mando de los astronautas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins.

Era el 16 de Julio de 1969 a las 9:32 de la mañana. El enorme cohete se elevaba sobre el cielo de Florida y 12 minutos después la tripulación entraba en órbita.

Cuatro días después Armstrong y Aldrin pasaron al módulo lunar, llamado Águila, mientras Collins permanecía en el Módulo de mando Columbia. El Águila finalmente se posó en la superficie lunar, en el Mar de la Tranquilidad.

El primero en pisar la superficie de nuestro satélite natural fue Neil Armstrong, el 20 de Julio a las 10:56 hora de Florida, ante la mirada de millones de personas alrededor de todo el mundo que lo observaban a través de la televisión. Mientras descendía por la escalera del módulo, Armstrong proclamó:

Este es un pequeño paso para el hombre,
pero un gran salto para la humanidad.

Aldrin tendría la oportunidad también: al descender del módulo hizo su poderosa descripción de lo que veia: “Magnífica desolación”, la llamó.

Tomaron fotografías, manejaron una cámara de televisión y finalmente depositaron una placa metálica con la siguiente inscripción:

Aquí los hombres del planeta Tierra han puesto el pie sobre la Luna por primera vez. Julio de 1969 D.C. Hemos venido en paz en nombre de toda la humanidad.

Después realizaron actividades científicas en un par de salidas: instalaron un reflector de rayos láser destinado a medir con exactitud la distancia entre la Tierra y la Luna, un sismógrafo para registrar terremotos lunares y una pantalla para medir la intensidad del viento solar. Mediante picos y palas recogieron arena y fragmentos de rocas lunares. Volvieron luego al módulo lunar para reunirse con el módulo de mando donde los esperaba Collins. La hazaña finalizó el 24 de Julio con el módulo de mando cayendo en el Pacífico, cerca de Hawai.

Habían regresado sanos y salvos a casa.

Fuente: NASA en español

También te puede interesar:

- Ir arriba -