Ir al contenido

Sociedad - 129. página

Tecnología y sociedad

El año que termina, visto desde Google

Google presenta una vez más su recorrido por los acontecimientos del año que termina, a partir de las palabras más buscadas. Son tres minutos con la memoria del 2011.

También te puede interesar:

Siete años de Cromañón

La Puerta 12 está impune.
Kheyvis está impune y prescripto.
La Embajada de Israel está al borde de la prescripción.
Río Tercero orilla la muerte judicial.
La Amia es una causa impune.
Fray Bentos aún aguarda una voz judicial.
Lapa aguarda el resultado de un inquietante juicio oral.
Cada uno de esos hechos produjo el siguiente.
Cromañón tiene que ser un punto de inflexión.
(Tomado de Que no se repita – Los mitos de Cromañón)

Como cada año nos sumamos a los familiares y amigos de las víctimas en el recuerdo y en el reclamo por justicia.

Si te importa saber en dónde se encuentra la salida de emergencia del lugar en el que estás, si no aceptás el hacinamiento no importa en dónde sea, si rechazás la pirotecnia en los recitales, si cuidás tu vida y la del vecino en los eventos multitudinarios, si sos músico y cuidás la seguridad de tu público -por mencionar sólo algunas de las cosas a las que deberíamos prestar atención-, entonces habremos aprendimos la lección de Cromañón.

Este viernes 30 se cumple otro aniversario de la tragedia que nos entristeció a todos. El cronograma de actividades a 7 años de aquella noche triste en República Cromañón es el siguiente:

Cronograma de Actividades en Plaza de Mayo.

11:00 hs. Muestra de fotos “Vidas Robadas, Sueños en Marcha”.
12:30 hs. Conferencia de prensa con otros casos de impunidad.
18:00 hs. Misa en Catedral Metropolitana
19:00 hs. Acto en Plaza de Mayo.
20:30 hs. Marcha hacia Plaza Once.
21:30 hs. Acto en Plaza Once.

La convocatoria reclama:

Marchar este 30 de diciembre es salir a la calle a gritarle a la brisa crepuscular argentina que no queremos más muertes jóvenes y que queremos un futuro sin Cromañones. Porque cada una de las situaciones en las que se mueren jóvenes da cuenta de que seguimos siendo Argentina República Cromañón.

Familiares, sobrevivientes y amigos de los chicos víctimas de Cromañón, a 7 años de la masacre impune y sin ningún responsable preso, los convocamos a acompañarnos marchando por todos y todas; con unidad y organizados, con el puño cerrado y el ceño fruncido, con el corazón tierno y la rabia justa… así, venceremos a los que imponen el egoísmo como verdad única.

Y hacemos nuestro el clamor:

Porque Cromañón nos pasó a todos. Nunca más Cromañón: queremos Memoria y Justicia por nuestros chicos, y Que No Se Repita. Hagámoslo por los que no están, por los que sí están, y por los que vendrán.

También te puede interesar:

Nada nuevo en cuarenta años

Así­ que casi se podrí­a decir que en los últimos cuarenta años no se ha inventado nada realmente nuevo en lo que se refiere al interfaz de los usuarios con el ordenador o con los gadgets con pantalla; de hecho, en ocasiones, y sin decir nombres, se podrí­a argumentar que la industria ha ido hacia atras con supuestos avances en este campo.
(Wicho, en La madre de todas las demos)

Más exactamente, en cuarenta y tres años.

El contexto de esta afirmación es la publicación de dos videos en Microsiervos, relacionados con los desarrollos de interfaces que utilizaron ventanas, íconos y ratones bastante antes de la era Apple/Windows y su dominio de estas cuestiones.

La primera prueba de esto, la presentación del Xerox 8010 Information System en 1981:

La segunda evidencia, tal vez la más importante, es este video que muestra a Douglas Engelbart y su equipo del Augmentation Research Center del Instituto de Investigaciones de Stanford el 9 de diciembre de 1968, haciendo una demostración de su NLS, el oNLine System, en la Fall Joint Computer Conference.

Este es el primero de un total de 9 videos, pero si lo que vió aquí le resultó familiar, es justamente porque en 43 años poco ha cambiado.

Para continuar leyendo sobre el tema, clic aquí y aquí.

También te puede interesar:

La Fundación Garrahan entró en el Guiness

Por primera vez en la historia del Guiness World Records se logró marcar el récord mundial de mayor juntada de tapitas plásticas (gaseosa y agua mineral) para reciclar.

El sábado 3 de diciembre la Fundación Garrahan hizo historia con el récord de la mayor cantidad de juntada de tapitas plásticas. La cifra superó lo esperado: se juntaron 91 toneladas, que equivalen aproximadamente a 36 millones y medio de tapitas.

El Programa de Reciclado de la Fundación movilizó a todo el país. Desde todas las provincias llegaron camiones con tapitas, como así también los colaboradores voluntarios que representan a cada una de ellas. Durante el evento estuvo presente el representante de Guiness World Records para Latinoamérica, Ralph Hannah, que llegó a Buenos Aires para fiscalizar y certificar el récord. Cabe destacar que las 840.000.000 de tapitas ya reunidas desde fines de 2006 hasta el viernes 2 de diciembre de 2011, NO contaron para la marca.

“Existen varios records de reciclaje y existen varios records realizados para una buena causa, pero es el único en la historia de Guiness que combina las dos cosas. La verdad no ví algo así en los cuatro años que llevo trabajando con Guiness World Records”, expresó el juez Ralph Hannah.

“Lo más importante es que los verdaderos protagonistas de este récord mundial fueron todos los que participaron del evento y posibilitaron que los gestos de amor que están detrás de cada tapita queden registrados”, manifestó Patricia Gavilán, Coordinadora del Programa de Reciclado.

En esta gran fiesta solidaria nacional, la Fundación Garrahan convocó a todas las familias a participar de un sábado especial que contó con la presencia de Los Pericos, 100% Lucha, Catherine Fulop, Camilo García y Carla Conte. Además hubo shows en vivo (tango, folklore, circo, payasos, títeres, magos, bandas en vivo, entre otros) y actividades deportivas durante todo el día para los más pequeños.

Las tapitas que se juntaron el sábado se venderán y los recursos obtenidos se aplicarán en:

  • Equipamiento de una unidad móvil para el Servicio de Hemoterapia del Hospital Garrahan. Dicho móvil se trasladará a distintas instituciones, universidades, empresas, cuyos integrantes deseen ser donantes voluntarios de sangre para los pacientes de nuestro Hospital.
  • Remodelación de la entrada principal de la calle Pichincha donde ingresan al Hospital diariamente cerca de 1500 pacientes junto a sus familias, con el fin de ofrecerles un espacio físico adecuado a las necesidades sociales y emocionales.

Fuente: Gacetilla de prensa de a Fundación Garrahan

También te puede interesar:

SEO, o el peligro de la optimización de una sola vía

Preguntas. Me pregunto. Voy y vuelvo por un rato del lado emocional al racional en mi atribulada cabecita loca. Y me da por interrogarme, reflexionando sobre todo lo que veo, leo, escucho, estimo, entiendo, presiento, como si en ello me fuera la vida: ¿para que sirve internet?

Por supuesto que no es esta una pregunta que me quite el sueño o defina el rumbo de mi vida, pero dado que es este un blog sobre tecnología y educación, creo que me sirve usar este espacio para pensar e intentar un esbozo de respuesta a aquella pregunta.

En todo caso, y como para comenzar a dirigir un poco más coherentemente el hilo del pensamiento, la pregunta específica sería “¿para que sirve hoy internet?”. Y más aun, “¿para que servirá internet en el futuro?”

Lamento ser algo pesimista, pero creo firmemente que vamos rumbo a arruinarlo todo, una vez más.

El detonante de la baja en la cotización hoy de mi fe en los desarrollos tecnológicos de la humanidad tiene que ver con una breve nota en Microsiervos, acerca de Inframutt, o lo que ellos mismos llaman “el Google al revés”

Se trata de un proyecto de esos alocados que pululan por la red, que nunca arrancó pero que deja alguna marca por lo extraño o, como en este caso, lo particular de la idea con la cual fue concebido. En palabras del autor del artículo,

Esto ya ni siquiera funciona, pero lo intrigante es el concepto. Hace tiempo alguien pensó que podría ser toda una idea crear un Google al revés, en el que las páginas menos relevantes fueran las primeras. Esto además evitaría toda la basurilla «colocada artificialmente mediante posicionamiento» que ensucia ciertas búsquedas. Y así nació Inframutt, que por lo visto se quedó en alfa y nunca más se supo.

Esa idea de basura colocada artificialmente mediante posicionamiento, que en algunos casos podríamos adjuntar perfectamente a la definición de SEO (Search Engine Optimization, Optimizador de motores de búsqueda o posicionamiento web), me recordó inmediatamente la ponencia de Eli Pariser, director de MoveOn, en una de las conferencias TED. Pariser habló allí, en pocas palabras, sobre como la segmentación de la información para el usuario, basada en sus hábitos de uso de la red, termina aislándolo de lo global para permitirle recibir sólo lo que puede-quiere-debe saber.

La ecuación es sencilla: si mediante la SEO nos seleccionan lo que alguien decide que nos gusta ver/comprar, y los buscadores determinan lo que debemos leer/saber, ¿cómo encontraremos lo realmente válido, lo que nos sirva para otra cosa que no sea comprar -cosas, datos, mentiras y hasta revoluciones o guerras-, para hallar en la red lo que era su esencia, su razón de ser, esto es, la suma de todo el conocimiento de la humanidad?

Uno de los hitos en la historia de internet tiene que ver con que las empresas comenzaron a ver en los ’90 el filón de la publicidad en la red. Antes de Windows, antes de Tim Berners-Lee y la web, antes de los buscadores y antes de todo, los BBS no pagaban: se sabe que 999 palabras no llegan a valer lo que una imagen, así que se podía escribir mucho sin que un fastidioso banner o un correo spam molestara la vista pretendiendo vendernos algo. No valía la pena meterse en donde no se podía mostrar.

Aquella internet -o mejor dicho, su precursora ARPANet-, aburrida -el negro y verde o ambar de las aburridas pantallas tampoco pagan– tejió en pocos años el entramado de una red que desarrolló mucho de lo mejor y más lúcido en materia de comunicación de la historia de la humanidad.

Todo ese tejido soporta hoy, mayoritariamente, spam, pornografía, publicidad dirigida, análisis de información obtenida -por usar un término suave- sin nuestro permiso, ideologías impuestas, redes inocuas y otras delicias de nuestra distracción, con el único fin de decirnos qué pensar, que comprar, que creer, a quién querer y a quién odiar.

Esta es una optimización de una sola vía: se optimiza la forma de lograr que el usuario compre pero no la experiencia real y provechosa de navegación para su propio interés y beneficio.

No me gusta esta internet. No me gusta perder tiempo buscando lo que quiero porque tengo que buscarlo entre la basura que alguien decide que yo necesito. No me gusta cuando me hablan de optimización para vender más, como si fuera el único motivo por el cual existe este medio.

Comencé este post prometiendo un esbozo de respuesta a aquella pregunta de “¿para que sirve internet?”. Pero es evidente que por el momento, no hay una respuesta.

O tal vez esté en nuestras manos pero no sepamos que hacer con ella.

También te puede interesar:

- Ir arriba -