Ir al contenido

Un tecnólogo en Macondo - 18. página

Desbaratando el pensamiento mágico en la tecnología

Entrega a domicilio

Bueno, uno esperaría que no fuera tan literal ese eslogan de “las noticias llegan a tu casa”…

irony-funny-pictures-1

Fuente: Recreo Viral

También podría interesarte...

Confesionario

IMG-20141211-WA0000

Una mirada del siempre interesante Pawel Kuczynski sobre algunos fenómenos que se observan en las redes sociales.

¡Gracias Carla por compartirlo!

También podría interesarte...

No, no es rosarigasino

En nuestra sección “Fijate por donde anda el cursor”, un ejemplo claro de escribir sin leer ni releer.

10524663_10153621971133357_1528525381940741541_n

¡Gracias Lilian por compartirlo!

También podría interesarte...

Agricultura y degradación del suelo

Según un artículo que publicó ayer el sitio de Scientific American, al ritmo actual de degradación que sufre el suelo quedarían unos 60 años de tierras cultivables, de acuerdo con una importante funcionaria de la ONU.

Esto es debido a que la generación de sólo tres centímetros de la capa superficial del suelo toma unos 1.000 años.

Maria-Helena Semedo, subdirectora general recursos naturales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), afirmó recientemente en un foro con motivo del Día Mundial de los Suelos, que aproximadamente un tercio de los suelos del mundo ya se ha degradado.

Las causas de la destrucción del suelo incluyen técnicas agrícolas con un uso intensivo de químicos, la deforestación y consiguiente erosión, y el calentamiento global.

A menos que se adopten nuevos enfoques, el área global de tierra cultivable y productiva por persona en 2050 equivaldrá a sólo una cuarta parte de los niveles de 1960, debido al crecimiento demográfico y la degradación del suelo. La destrucción del suelo crea un círculo vicioso en el que se almacena menos carbono, la tierra se calienta y entonces se degrada más.

Según Volkert Engelsman, activista de la Federación Internacional de Agricultura Orgánica, se pierde el equivalente a 30 campos de fútbol por minuto, en su mayoría debido a la agricultura intensiva. Y afirma que “la agricultura orgánica mejor opción que se me ocurre.”

Fuente: Scientific American

También podría interesarte...

Cero más, cero menos…

En nuestra sección “Mirá que hay que ser bestia”, una demostración fehaciente de que, año más año menos, los ceros a la derecha también son importantes.

10millones

También podría interesarte...

Multipolar, fragmentada y descentralizada

No he visto sobre el terreno eso sobre lo que preconizan los mandamases del Silicon Valley: conversaciones globales a las que todo el mundo se uniría, fronteras que se reducen o atenúan, idiomas que se convierten en menos importantes, la cultura que se uniformiza. Contrariamente a lo que pensamos, el riesgo de especialización y de reforzar los vínculos comunitarios ya establecidos existe y es muy grande en internet. ¿Pero por qué? Porque internet refleja la vida, nuestra manera de vivir y desde ese punto de vista nos cambia menos de lo que creemos.
En el mundo hay 2700 millones de personas conectadas. En cinco años serán 5000 millones y estos que vienen hablarán menos inglés y estarán muy ligados a su pueblo. Esta fragmentación y territorialización me parece que son el futuro de Internet. La culpa no la tiene Internet, es que resulta que la gente vive así, incluso aunque existan formas de diálogo más abiertas con otras comunidades y culturas.
La novedad es que si se quiere, se puede acceder a ellas, mientras que antes no se podía porque no teníamos acceso a lo diferente. Hace mucho que podemos llamar a la India a diario si queremos, pero no lo hacemos porque no conocemos a nadie allí, no hablamos hindi, ni tendríamos nada que decir. Internet existe y permite un cambio extraordinario en la economía y otros factores, pero no por ello nos va a transformar en ciudadanos globales.
[Frédéric Martel, filósofo francés, en una entrevista con la Agencia EFE publicada hoy por lanacion.com]

También podría interesarte...

Google nos sigue las pisadas

lupa

Ayer hice la siguiente comprobación: navegué durante un rato largo en el sitio de una gran cadena de electrodomésticos, mirando por un producto específico de una marca específica. Luego abrí en otra pestaña otro sitio de un contenido totalmente diferente, y la publicidad en ese sitio era de la misma cadena con el mismo producto de la misma marca que yo había buscado. En un momento tuve 4 sitios abiertos en 4 pestañas diferentes, y todas mostraban la misma publicidad.

De algo así ya nos alertaba Eli Pariser en su libro del 2012 “The filter bubble: what the internet is hiding from you”. Básicamente, lo que afirmaba el autor en aquel trabajo es que internet no es tan libre y abierta como creemos, desde el momento en que Google condiciona los resultados de las búsquedas que hacemos según nuestros hábitos de navegación. Mi experiencia de ayer va en ese mismo sentido.

Pero esto no debería sorprendernos: de todo lo que hacemos en Internet queda un registro en los servidores de Google. Y esto se vuelve más y más crítico a medida que la empresa añade otros servicios a su cada vez más amplia y compleja oferta: no se trata solamente del buscador sino también de Gmail, Drive, G+, You Tube, Maps y tantos otros servicios que ofrecen en la red.

A partir de la información que reúnen gracias al uso que hacemos de esos servicios, Google sabe de nuestros movimientos, nuestros gustos y nuestros estados de ánimo, entre otro tanto contenido de valor que le ofrecemos a diario.

La buena noticia es que podemos saber qué saben de nosotros. Al menos, es lo que suponemos.

El medio on line 24hs.cl publicó recientemente una lista de seis links que nos muestran lo que Google sabe de nosotros:

1. https://www.google.com/ads/preferences/

Este link muestra nuestro perfil básico, con información acerca de nuestros gustos, edad, género y otros datos que Google recolecta y almacena en base a nuestros hábitos de navegación.

2. https://maps.google.com/locationhistory

Si utilizamos un teléfono con Android, Google habrá registrado nuestro recorrido en todo momento. En este link accedemos a dicho registro.

3. https://history.google.com

Aquí se registra cada búsqueda que realizamos y cada click que hicimos en sus anuncios.

Circula en la red el dato de que Google borra nuestras búsquedas luego de 9 meses; sin embargo, cuando yo comencé a borrar las mías -antes de usar la opción de borrar toda la data, cosa que hice por cansancio- llegué hasta octubre de 2009.

4. https://security.google.com/settings/security/activity

Google lleva el registro de los dispositivos desde los cuales nos hemos conectado a nuestra cuenta. En este link, a través de la dirección IP podemos saber desde que equipo se ha iniciando sesión. Es útil en caso de cuentas robadas.

5. https://security.google.com/settings/security/activity

Google muestra aquí una lista de todas las aplicaciones que utilizan tu cuenta de correo electrónico para acceder a ellas.

6. https://www.google.com/takeout

Desde aquí se pueden bajar todos los datos e información que Google guarda: marcadores de Chrome, e-mails, contactos, archivos de Google Drive, tu información de perfil, tus videos subidos a YouTube, fotos, etcétera.

Existe una extensión para el navegador, gratuita y totalmente configurable, llamada Adblock Plus, que suele recomendarse en estos casos porque resulta útil para bloquear banners, ventanas emergentes con publicidad y anuncios de video, pero eso sólo evita la aparición de publicidad molesta. La información sobre nosotros y nuestros hábitos de navegación, que como dijimos son los que finalmente generan esa publicidad, seguirá acumulándose en los servidores de Google.

Así que usar este tipo de extensiones o aplicaciones sería algo así como negar que las brujas existen. Pero las hay.

Fuente:
24hs.cl
Reseña del libro “The filter bubble: what the internet is hiding from you”, de Eli Pariser.
La conferencia de Pariser en TED, presentando el tema del libro.

También podría interesarte...

- Ir arriba -