Ir al contenido

Un tecnólogo en Macondo - 19. página

Desbaratando el pensamiento mágico en la tecnología

Multipolar, fragmentada y descentralizada

No he visto sobre el terreno eso sobre lo que preconizan los mandamases del Silicon Valley: conversaciones globales a las que todo el mundo se uniría, fronteras que se reducen o atenúan, idiomas que se convierten en menos importantes, la cultura que se uniformiza. Contrariamente a lo que pensamos, el riesgo de especialización y de reforzar los vínculos comunitarios ya establecidos existe y es muy grande en internet. ¿Pero por qué? Porque internet refleja la vida, nuestra manera de vivir y desde ese punto de vista nos cambia menos de lo que creemos.
En el mundo hay 2700 millones de personas conectadas. En cinco años serán 5000 millones y estos que vienen hablarán menos inglés y estarán muy ligados a su pueblo. Esta fragmentación y territorialización me parece que son el futuro de Internet. La culpa no la tiene Internet, es que resulta que la gente vive así, incluso aunque existan formas de diálogo más abiertas con otras comunidades y culturas.
La novedad es que si se quiere, se puede acceder a ellas, mientras que antes no se podía porque no teníamos acceso a lo diferente. Hace mucho que podemos llamar a la India a diario si queremos, pero no lo hacemos porque no conocemos a nadie allí, no hablamos hindi, ni tendríamos nada que decir. Internet existe y permite un cambio extraordinario en la economía y otros factores, pero no por ello nos va a transformar en ciudadanos globales.
[Frédéric Martel, filósofo francés, en una entrevista con la Agencia EFE publicada hoy por lanacion.com]

También podría interesarte...

Google nos sigue las pisadas

lupa

Ayer hice la siguiente comprobación: navegué durante un rato largo en el sitio de una gran cadena de electrodomésticos, mirando por un producto específico de una marca específica. Luego abrí en otra pestaña otro sitio de un contenido totalmente diferente, y la publicidad en ese sitio era de la misma cadena con el mismo producto de la misma marca que yo había buscado. En un momento tuve 4 sitios abiertos en 4 pestañas diferentes, y todas mostraban la misma publicidad.

De algo así ya nos alertaba Eli Pariser en su libro del 2012 “The filter bubble: what the internet is hiding from you”. Básicamente, lo que afirmaba el autor en aquel trabajo es que internet no es tan libre y abierta como creemos, desde el momento en que Google condiciona los resultados de las búsquedas que hacemos según nuestros hábitos de navegación. Mi experiencia de ayer va en ese mismo sentido.

Pero esto no debería sorprendernos: de todo lo que hacemos en Internet queda un registro en los servidores de Google. Y esto se vuelve más y más crítico a medida que la empresa añade otros servicios a su cada vez más amplia y compleja oferta: no se trata solamente del buscador sino también de Gmail, Drive, G+, You Tube, Maps y tantos otros servicios que ofrecen en la red.

A partir de la información que reúnen gracias al uso que hacemos de esos servicios, Google sabe de nuestros movimientos, nuestros gustos y nuestros estados de ánimo, entre otro tanto contenido de valor que le ofrecemos a diario.

La buena noticia es que podemos saber qué saben de nosotros. Al menos, es lo que suponemos.

El medio on line 24hs.cl publicó recientemente una lista de seis links que nos muestran lo que Google sabe de nosotros:

1. https://www.google.com/ads/preferences/

Este link muestra nuestro perfil básico, con información acerca de nuestros gustos, edad, género y otros datos que Google recolecta y almacena en base a nuestros hábitos de navegación.

2. https://maps.google.com/locationhistory

Si utilizamos un teléfono con Android, Google habrá registrado nuestro recorrido en todo momento. En este link accedemos a dicho registro.

3. https://history.google.com

Aquí se registra cada búsqueda que realizamos y cada click que hicimos en sus anuncios.

Circula en la red el dato de que Google borra nuestras búsquedas luego de 9 meses; sin embargo, cuando yo comencé a borrar las mías -antes de usar la opción de borrar toda la data, cosa que hice por cansancio- llegué hasta octubre de 2009.

4. https://security.google.com/settings/security/activity

Google lleva el registro de los dispositivos desde los cuales nos hemos conectado a nuestra cuenta. En este link, a través de la dirección IP podemos saber desde que equipo se ha iniciando sesión. Es útil en caso de cuentas robadas.

5. https://security.google.com/settings/security/activity

Google muestra aquí una lista de todas las aplicaciones que utilizan tu cuenta de correo electrónico para acceder a ellas.

6. https://www.google.com/takeout

Desde aquí se pueden bajar todos los datos e información que Google guarda: marcadores de Chrome, e-mails, contactos, archivos de Google Drive, tu información de perfil, tus videos subidos a YouTube, fotos, etcétera.

Existe una extensión para el navegador, gratuita y totalmente configurable, llamada Adblock Plus, que suele recomendarse en estos casos porque resulta útil para bloquear banners, ventanas emergentes con publicidad y anuncios de video, pero eso sólo evita la aparición de publicidad molesta. La información sobre nosotros y nuestros hábitos de navegación, que como dijimos son los que finalmente generan esa publicidad, seguirá acumulándose en los servidores de Google.

Así que usar este tipo de extensiones o aplicaciones sería algo así como negar que las brujas existen. Pero las hay.

Fuente:
24hs.cl
Reseña del libro “The filter bubble: what the internet is hiding from you”, de Eli Pariser.
La conferencia de Pariser en TED, presentando el tema del libro.

También podría interesarte...

El exitoso lanzamiento del ARSAT-1

ARSAT-1 es un satélite de comunicaciones geostacionario operado por la empresa propiedad del Estado argentino AR-SAT y construido por la empresa INVAP.

Su lanzamiento, programado para mediados de 2012 pero pospuesto por diversas razones, finalmente sucedió hoy a bordo del cohete Ariane 5 de la empresa Arianespace.

Estará localizado en el slot geoestacionario en la longitud 72° Oeste, y a 36 mil kilómetros de la corteza terrestre.

ARSAT-1 fue financiado, desarrollado y ensamblado en Argentina a cargo de técnicos y científicos industria argentina. La mayoría de sus piezas y el software fueron fabricados aquí, mientras que la carga útil del satélite fue importada de Francia, la propulsión de Alemania, y el cilindro central y los panales solares son de origen europeo.

Argentina se convierte así en una de las ocho naciones en el mundo que desarrollan y producen sus propios satélites geoestacionarios y, junto a Estados Unidos, son los dos únicos en el continente americano.

En el video, el momento de lanzamiento desde la estación Arianespace en la Guayana Francesa, con comentarios del Dr. Adrián Paenza.

Fuente: Wikipedia

También podría interesarte...

Estratificación

En el contexto de sociedades extremadamente desiguales, la masificación de la escolarización en el nivel medio se acompaña de una fuerte acentuación del carácter estratificado de la oferta institucional de enseñanza. Mientras las élites tradicionales o modernas escolarizan a sus hijos en colegios de jornada completa y con una oferta curricular bilingüe (por lo general español inglés) al mismo tiempo que más rica y más variada en contenidos, los sectores populares del campo y la ciudad tienden a frecuentar instituciones más pobres en términos de infraestructura, oferta curricular y recursos en general.
Emilio Tenti Fanfani, “Escolarización con pobreza” (fragmento). Citado por Fernanda Sández en “Aplazados en equidad: la escuela ya no enseña a todos lo mismo”.

También podría interesarte...

Consejos para una buena presentación

Buenas prácticas para mantenerlo interesante, no sólo en Power Point.

También podría interesarte...

El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones

Tu red social es propiedad de los anunciantes. Cada entrada que tu compartes, cada amigo que haces y cada link que sigues es rastreado, grabado y convertido en datos. Los anunciantes compran esos datos para que poder mostrarte más anuncios. Tu eres el producto que se compra y se vende.
Creemos que hay una mejor manera. Creemos en la audacia. Creemos en la belleza, la sencillez y la transparencia. Creemos que las personas que hacen las cosas y las personas que los utilizan deberían asociarse.
Creemos que una red social puede ser una herramienta para el empoderamiento. No es una herramienta para engañar, coaccionar y manipular – sino un lugar para conectarse, crear y celebrar la vida.
Tu no eres un producto.
[El bien intencionado “manifiesto” de la nueva red social Ello. Ojalá.]

También podría interesarte...

En el día del Programador, festejamos con una falacia

Ninos-usando-iPad-escuela-programamos_EDIIMA20140817_0231_13

Hoy es el día 256 del año, y como buenos nerds que somos usamos ese número tan significativo para celebrar el día del Programador.

Pero la coincidencia de este día con mi lectura de un artículo del sitio tecnológico Red Innova al respecto de la enseñanza de programación en las escuelas de Madrid, hace de esta una celebración a medias por la forma en que, creo yo, se está plateando la cuestión.

En la nota se muestra el orgullo de los madrileños por tener a partir de ahora la materia Programación en la escuela, que será dictada por profesores de Tecnología. El Estado promete capacitación, desde ya, pero eso sólo estaría mostrando que no todos los docentes del área están preparados para la tarea.

El perfil del docente de Tecnología en Argentina presentaría varias dificultades al momento de implementar algo similar a lo que se propone en España. Aquí, el docente del área suele no contar con la capacitación, el talento, la vocación y la experiencia del programador, por lo tanto el panorama se parecerá a la nada: sólo diagrama de flujo -al que por supuesto no le quito su mérito-, algún lenguaje de moda, y poco más.

Casi escribo aquí que esto es una “lamentable tendencia”, pero no se trata de tendencia: es una moda. Y ya veremos seguramente desfilar a los profesores reconvertidos mostrando sus modelos cuasi-pedagógicos en el aula-pasarela.

Me disculpo si soy excesivamente crítico, pero ya lo he visto: docentes de actividades prácticas y áreas similares fueron reconvertidos en su momento, logrando que los contenidos específicos del área de Tecnología se perdieran en un cúmulo de procedimientos cuasi artísticos sin mayor relevancia para la materia. Ahora se espera que esos mismos docentes también enseñen a programar.

Y aún para aquellos docentes capacitados que sí enseñan contenidos específicos del área, enseñar programación con la escasa carga horaria que suele tener el espacio en la mayoría de las escuelas, es poco menos que imposible: el tiempo no alcanza. Y aunque alcanzara, no es el hecho. Quién vaya a enseñar a programar debe ser programador.

Aclaro que no estoy haciendo lobby: yo estoy muy feliz con mis clases de Tecnología, y también puedo enseñar sin problemas a programar. Pero no es eso lo que está en discusión. Se dice en el mencionado artículo que “el objetivo de esta incorporación en la currícula es que finalicen la Educación Secundaria sabiendo realizar una página web, una mobile app o un videojuego, además de manejar una impresora en 3D y tener conocimientos de robótica.” Faltó que digan, como en la canción infantil, “y que sepan abrir la puerta para ir a jugar”. Aquí, imposible.

¿Y cuál es la falacia, según creo, de la que hablamos en el título de esta entrada? La última frase del artículo: “aprender a programar es el futuro de la educación.”

Creo que el futuro de la educación, por el contrario, es lograr una educación integral, igualitaria, solidaria, adecuada para los tiempos que corren, sin carencias, con aulas cómodas y con recursos suficientes -no sólo digitales-, con docentes capacitados y bien remunerados que puedan sentarse a planificar y estudiar, y sin una burocracia elucubrada por funcionarios tan permeables a las opiniones de un gurú digital.

Una moda muere cuando surge otra. La educación es otra cosa.

Fuente:
Red Innova
– Imagen: Eldiario.es
.

También podría interesarte...

- Ir arriba -