Ir al contenido

Un tecnólogo en Macondo - 2. página

Desbaratando el pensamiento mágico en la tecnología

Solanas y su viaje a los pueblos fumigados

El estreno mundial del largometraje número 16 del director Fernando “Pino” Solanas, “Viaje a los pueblos fumigados”, se realizó durante la 68° edición del Festival Internacional de Cine de Berlín, en el mes de febrero pasado.

Este documental narra el drama de la intoxicación que afecta a la población argentina. Comemos alimentos vegetales o envasados con una proporción de agrotóxicos y agregados químicos que día a día nos enferma y mata. El propio Solanas, junto al doctor César Lerena, se realizó estudios en un laboratorio en Mar del Plata que busca los plaguicidas y agroquímicos en nuestro organismo. Se encontró una gran presencia de glifosato en orina y pesticidas en sangre.

Según afirma el cineasta y senador nacional, no es el único. La mayor parte de la población argentina está contaminada por ingerir alimentos con agroquímicos.

Aquí, un adelanto del documental, que se estrena el próximo 3 de mayo:


Fuente: InfoSur

También podría interesarte...

Algo luce mal en las profundidades de Bali

Manta Point, en la Isla de Bali, es uno de los sitios más visitados por los buzos en el sudeste asiático, por sus playas de arena blanca y aguas color turquesa. El británico Rich Horner se adentró en aquellas aguas para averiguar si había vida marina en dicho lugar y en cambio se encontró con altas cantidades de residuos plásticos, cartones y basura industrial. Sí, también encontró mantarrayas nadando en la zona.

Al pié del video, Horner comenta: “El océano nos trae regalos sorprendentes como peces de colores, plancton, algas y otras especies. Ah, y también algo de plástico, bolsas, botellas, vasos, sábanas, baldes, sobres, y mucho más. Demasiado plástico”.

Para muestra basta un video.

También podría interesarte...

Una cucharada de su propia medicina para el bueno de Mark

El fundador de la red social Facebook, Mark Zuckerberg, ha comparecido esta semana ante el Congreso de los EE.UU. para dar explicaciones sobre la filtración masiva de datos que afectó a millones de usuarios de esa red social, información que, se supo, cayó en manos de la empresa Cambridge Analytica, afectando los resultados de la elección que colocó a Trump en la Casa Banca y definió el referéndum sobre el denominado Brexit.

En el video a continuación, un momento del largo interrogatorio de casi 5 horas en el que un legislador confronta al empresario con sus propias contradicciones.

Una cucharada de tu propia medicina, Mark…


Fuente: El HuffPost España

También podría interesarte...

La irrupción de las nuevas tecnologías desafía a la escuela

El artículo publicado en la edición de hoy de La Nación, titulado Pizarrones contra celulares, una batalla absurda, renueva el desafío e impulsa a un debate que venimos proponiendo desde hace tiempo en este espacio: qué sucede con los chicos y el celular en la escuela.

Hemos planteado en reiteradas ocasiones la necesidad de resolver las contradicciones y de establecer acuerdos en cuanto al uso de las nuevas tecnologías en el aula. La resistencia del sistema fue vencida: ya se metieron de prepo en lo cotidiano y, sin dudarlo, en la escuela. Porque claro, que es la escuela sino el reflejo de la vida como un todo. No solo de lo que pasa entre sus paredes.

El artículo completo, para el que pudimos hacer nuestro aporte -¡gracias una vez más, Fernanda!-, se puede leer haciendo clic aquí.


Otras referencias en este blog al tema en cuestión:
La diferencia conceptual entre un alumno escolarizado y el alfabetizado
Usar la tecnología como extensión de las capacidades cognitivas
Una aproximación al pensamiento de la autora de “Una mirada al mundo de los chicos y las pantallas”, Roxana Morduchowicz
Las tecnologías en la escuela necesitan de contenidos, no de modas

También podría interesarte...

La tecnología languidece sin el apoyo de las ciencias básicas

En el Primer Mundo hay científicos y tecnólogos productivos, pero escasean los sociólogos y economistas de la ciencia y de la tecnología. Y la mayoría de estos piensan y enseñan ideas inútiles o falsas. En particular, muchos de ellos sostienen que hoy día las novedades científicas y tecnológicas provienen de la ‘tecnociencia’ y resultan del deseo de ganar dinero o poder, no de satisfacer la curiosidad, como creía Aristóteles, ese pobre ingenuo (…) La investigación básica es autónoma, es decir, se rige por sus propios criterios, mientras que la investigación aplicada y el “desarrollo” (diseño tecnológico) son heterónomas: se hacen para beneficio, inmediato o posible, de quien las paga (…) El utilitarismo que pregonan los economistas neoclásicos y los estadistas miopes es el peor peligro que enfrenta la tecnología, que languidece sin el apoyo de las ciencias básicas. Como decía Guido Beck, mi maestro de física, no han entendido que no puede haber leche de vaca sin vaca.
Extracto del prólogo de Mario Bunge a ‘¿Qué es la tecnología?’ de Dominique Raynaud (Laetoli, 2018)

También podría interesarte...

El peligro de conducir y enviar mensajes es mayor que hacerlo borracho


Fuente: Agencia ID

También podría interesarte...

La innovación no es como la pintan

¿Y si para mejorar las habilidades de lectoescritura debemos volver a las lecturas diarias en el aula, a la medición de velocidades lectoras y a un aumento de las pruebas de comprensión lectora? ¿Por qué en lugar de buscar una app que nos solucione el problema no volvemos a lo que les funcionaba a muchos maestros? No es moderno decir lo anterior pero… a pintar uno disfruta y aprende más pringándose con témperas que haciendo diseños con el iPad. Bueno, eso hasta que les introducimos de forma subrepticiamente la necesidad de estar pegados a una pantalla. ¿Es malo usar pantallas para el aprendizaje? Claro que no. El problema es dotarlas de una falsa necesidad y ver si realmente no estamos perdiendo el tiempo haciendo ciertas cosas que, al final, pueden hacerse a mano de manera mucho más sencilla. La innovación de los pequeños detalles. La innovación como respuesta a un mal concepto de innovación que nos llevan vendiendo demasiado tiempo.
Jordi Martí, en ‘¿Y si lo más innovador en educación fuera no innovar?’

También podría interesarte...

- Ir arriba -