Ir al contenido

Cuidar a los vulnerables

Repudio generalizado. Eso es lo que provocó la nota publicada en la versión digital de la revista TKM, una publicación que en su versión on line se ha convertido en un record: es la comunidad adolescente más grande de la Argentina, con más de 3 millones de amigos en Facebook.

La nota, titulada “Cómo levantarte a un chico más grande que vos!!!”, fue duramente cuestionada por “poner en peligro a las jóvenes”, entre otros conceptos. La nota fue levantada del sitio a partir de estos reclamos.

TeLeemos_42473_615x360_fit

Consejos o “tips” como “no le digas tu edad de una, si se engancha, después no le va a importar tu edad”, “ponete ropa más ajustada, tenés que lucir como alguien más grande”, “hacete amiga de chicas más grandes” o “frecuentá los lugares a los que va”, entre otros, son los que pueden leerse en la nota, justamente publicada a pocos días de haberse conocido el caso de la chica de 12 años de San Isidro abusada por un varón de 24, quién argumentó que la chica le había mentido sobre su edad. De allí el enojo y el repudio de muchos.

Debería ser evidente, pero vale la pena aclararlo: el reclamo, al menos en nuestro caso, nada tiene que ver con vulnerar la libertad de prensa sino con el hecho de que se puso en riesgo a un sector muy vulnerable de la población.

Hace algo más de 5 años estuve invitado como panelista del programa “Plan A”, que se emite todavía hoy por el Canal 3 de Rosario, en el que se trató un tema por demás delicado: una adolescente llamada Natalia se había fugado de su casa y del país, alentada por su relación vía chat con un mayor con el que compartía su gusto por un animé. Algunos días después la chica reapareció, aunque la situación nunca fue del todo aclarada. Mi participación tuvo que ver con las cuestiones relacionadas con la seguridad en internet.

En esa ocasión, algunos medios como el mencionado buscaron el debate y la opinión de especialistas, padres y docentes a fin de prevenir situaciones similares y alertar a la comunidad. Vaya diferencia con medios que presentan y alientan estereotipos, modelos de convivencia y actitudes que ponen en riesgo a un sector muy vulnerable de la población.

Vaya nuestro rechazo también a este tipo de periodismo irresponsable.

Fuentes:
Télam
Notas, periodismo popular.

También te puede interesar:

¿Medio chiflados, o chiflados por los medios?

Juro que no sé, que a veces no sé por qué no entiendo o no veo lo que otros ven tan claro. Tengo cierta tendencia a pensar que el equivocado soy yo, siempre, reconozco. Y seguramente es por eso que carezco, parece, de una cierta soberbia como para equivocarme y nunca darme cuenta o no tener que pensar en pedir disculpas. Pero no, no soy así y sigo sin entender.

Todos los medios estuvieron en cadena nacional porque aconteció la muerte del ex presidente Raúl Alfonsín. Pero fue una cadena nacional espontánea, no ordenada desde el canal estatal como suele ser lo habitual. Desde las diez menos cuarto del 31 de marzo hasta ayer por la tarde, todo fue Alfonsín. En el medio estuvieron la reunión del G-20, el 1-6 en La Paz, el aniversario de Malvinas y el dengue, que tuvieron su espacio, claro, pero se empequeñecieron u opacaron frente al hecho mortuorio.

En los medios electrónicos -blogs, periódicos, foros, etc.- florecieron como el verde en la primera lluvia de primavera, los comentarios sobre la vida ejemplar del político fallecido. Como siempre suele suceder en estas discusiones, la posibilidad de disenso estuvo enfáticamente negada, y cada vez que alguien interrumpió el llanto para decir algo diferente a esa especie de gran obituario con línea editorial, fué defenestrado, insultado y maltratado.

Que problema tenemos. No se puede disentir.

Yo viví esa época. Para las elecciones del ’83 tenía 24 años. Trabajé, estudié, me casé y tuve a mi primer hijo en esos años de Alfonsín. Hubo cosas buenas, claro, y en muchas se hizo historia. El juicio a las Juntas tal vez esté a la cabeza de todas ellas.

Pero también estuvieron los pollos de Mazorin, la Aduana de Delconte, la hiperinflación, la disparada del dólar, la deserción de meses antes. Más cerca en el tiempo, una camara de TV lo descubre siendo senador y pasando papelitos para dirigir una votación. También estuvieron los prestamos a Cuba mientras aqui se repartia la caja PAN, el Plan Austral, la idea de mudar la capital a Viedma.

Estoy diciendo simplemente que tuvo aciertos y errores, y tal vez más de estos últimos, reconozcámoslo. Pero sólo se habla de la honestidad del muerto, como si ese fuera el único atributo exigible de un político. “Si, hizo macanas, pero era honesto”. Vamos. No quiero corruptos en el gobierno, los detesto. Pero de allí a exigir unicamente honestidad para un cargo que requiere de una multitud de otros atributos hay un trecho largo. Y evidentemente, la muerte no los concede. ¿O será que se murió, finalmente, la esperanza nacida el 10 de diciembre de 1983?

Hoy leía el blog de Alejandro Rozitchner, 100 Volando. Él lo dice mucho mejor que yo, claro:

Hay una notable pérdida de objetividad cuando alguien muere. Y creo que no hace falta tanto. Muerta, la persona es lo que fue antes de morir. En realidad, menos, porque ya no está. Pero la muerte no mejora a nadie. Lo hace desaparecer, nada más.

Me molesta este reflejo automático de transformar en grande a quien muere. De repente tiene más virtudes que nunca. No, crezcamos, seamos más realistas.

Si el periodismo es el borrador de la historia, como suele decirse, se va a requerir de las generaciones futuras mucho rigor para desentrañar de este manojo de desinformación, la verdad histórica.

También te puede interesar:

TICs y creatividad

En este fragmento de nuestra reciente participación en el programa de TV Plan a, hablamos sobre la necesidad de un uso creativo de las TIC en la educación. Es breve pero creo que puede servir de disparador para pensar y debatir sobre el tema.

Hay algunas aristas de esto que comienzan a delinearse claramente, que suelen surgir en algunas charlas con docentes y directivos, y también sobresalen en el abordaje que algunos especialistas hacen de esta cuestión.

  • Los chicos se están dando cuenta de que en muchos casos cambia el soporte, pero es más de lo mismo. Algunos analistas del fenómeno lo llaman ciberaburrimiento.
  • En algunas escuelas, docentes y directivos no informatizados reclaman un abordaje por parte de los especialistas, menos técnico y orientado a propuestas que produzcan aprendizajes significativos.

También aparece como una constante, el trabajo aislado de algunos docentes en proyectos propios sin una integración concreta al proyecto institucional, simplemente porque a la escuela no le interesa la cuestión y la relega a un plano de escaso relieve, o la aborda únicamente por obligación a una comunidad que lo exige. Aparecen entonces como esfuerzos desperdigados, con poco apoyo institucional y escasos recursos, o recursos propios del docente.

También te puede interesar:

TICs: ¿Por qué es necesaria la capacitación docente?

Aquí, algunas ideas desordenadas reunidas a partir de la propuesta de debate en “Plan a”. ¿Por qué capacitarse? ¿Por qué los decentes necesitamos -y debieramos- capacitarnos?

  • En beneficio de nuestra propia actividad, de nuestras propias tareas, para saber usar y sacar provecho de una cantidad de servicios y herramientas que proveen estas nuevas tecnologías como una ayuda en el desarrollo de nuestras actividades, preparación y forma de comunicarnos.
  • Para no quedar ignorantes en cuanto a la tecnología ya sociabilizada por los propios alumnos (celulares, internet, chat, fotologs, etc.)
  • Para ponerle contenido, sentido y criterio a todo eso que los chicos ya usan. Al decir de Eco, para “poner cotidianamente en escena el intento de reorganizar sistemáticamente lo que Internet le transmite en orden alfabético”, estableciendo una “relación sistemática entre nociones”. Definitivamente, se trata de recuperar la noción de que aprender puede ser emocionante y entretenido, y que es una tarea que llevamos a cabo trabajando todos juntos, respetando roles y en forma responsable. Es decir, logrando aprendizajes significativos. Y aquí habría que considerar algunas cuestiones elementales:
    • Los chicos saben usar muy poco y no tienen un sentido claro de como funciona y para qué sirve.
    • Como consecuencia, hay mucho y muy bueno que no saben que existe.
    • Deben entender los beneficios y también los riesgos.
    • Deben entender que hay una gran carga de autonomía y libertad en el uso de estas herramientas.
    • Estas tecnologías introducen cambios a las formas de colaborar, decidir, al lugar del poder y la información, etc., y para eso hay que estar preparados.
    • Tanto la sociedad como los chicos mismos reclaman -las más de las veces en silencio- otras competencias. Y se necesitan docentes formados para proveerlas -en el sentido de aprovisionarlos, de darles lo necesario para el resto del camino.
  • Para no encasillarnos ni trasladar a estas nuevas tecnologías los problemas y limitaciones con que solemos encontrarnos en nuestra práctica; así como elaborar estrategias pedagógicas creativas sin limitarnos o restringirnos a recetas. Descreo de las recetas en general, y en la educación en particular. Sí creo en una formación sólida que permita ejercer creativamente la libertad de pensamiento y de acción. En todo caso, la evaluación previa de las propuestas y de los resultados posteriores decidirá si la idea, proyecto o iniciativa es viable, pero no puede haber recetas.

En el video a continuación, hablamos en el programa de TV sobre la seguridad en el uso de las TICs, también como una razón para la capacitación docente.

También te puede interesar:

Los adultos y las nuevas tecnologías

La edición del martes pasado del programa “Plan a”, en el que participé como panelista, estuvo dedicado al tema de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana. En determinado momento se planteó la cuestión de los adultos frente a las nuevas tecnologías, y tratamos algunas ideas y experiencias al respecto. Los videos a continuación son fragmentos de dos intervenciones referidas al tema.

Información sobre el Curso para Adultos, en el blog del curso.

También te puede interesar:

- Ir arriba -