Ir al contenido

Inclusión digital educativa

Visitando el blog de Gabriela Spadoni me entero que ayer en Santa Fe se presentaron algunas de las líneas de trabajo de inclusión digital educativa que se implementarán en las escuelas secundarias de nuestra provincia (la primer etapa de la experiencia incluirá a 20 escuelas) durante el año 2010.

En las escuelas medias santafesinas seleccionadas en el marco del programa, se pondrán en marcha los Laboratorios Pedagógicos bajo la línea del proyecto CREA (Escuelas ORT), con eje en la creación de materiales digitales sustentado en el aprendizaje de la herramienta Google Sites para diseñar sitios contenedores de clases / unidades didácticas que permitan articular diferentes herramientas TIC.

El sitio del Estado argentino sobre el Plan contiene mucha información acerca de la máquina (de u$s 273,14 precio final) y algunas primeras estrategias de uso. Interesante y claro para recorrer, contiene también ayuda para la resolución de problemas con el equipo, una mesa de ayuda e información sobre las escuelas en las que el plan se implementará.

Se puede encontrar allí un detalle de los elementos que se proveerán junto con la computadora:

  • 250.000 computadoras ultraportátiles económicas (1 por cada alumno del ciclo final de las escuelas técnicas agropecuarias y una por cada docente involucrado en el Programa).
  • 1.200 servidores escolares (1 por cada escuela técnica involucrada en el Programa).
  • 250.000 pendrives (1 para ser utilizado con cada una de las computadoras portátiles).
  • 20.000 enrutadores inalámbricos (para establecer la red áulica).
  • Conexión a Internet para las escuelas.
  • 7.150 Muebles de guarda y recarga para los dispositivos portátiles (previsto1 mueble por cada 35 computadoras portátiles).
  • Adecuación de las instalaciones eléctricas de los establecimientos.
  • Cableado de datos por establecimiento.
  • Adecuación del sistema de seguridad del recinto de guarda en cada escuela (colocación de rejas, alarmas, cerraduras, puertas de seguridad).
  • Adecuación del sistema de refrigeración del recinto de guarda en cada escuela (Provisión e instalación de ventiladores y/o equipos acondicionadores de aire.

Como parte del material para bajar del sitio, se encuentra el manual de uso de la Classmate y un primer documento sobre estrategias pedagógicas.

También te puede interesar:

Una carta a Bruno de sus hermanos

Tres meses después de la desaparición de Bruno Gentiletti, el 4 de junio de 1997, se realizó la reconstrucción de sus últimos moviemientos en el Balneario La Florida de la ciudad de Rosario. Fue para descartar que se hubiera ahogado en el Río Paraná.

El nene desapareció el domingo 2 de marzo de 1997 a las 11.30. Desde ese entonces, sus familiares lo buscan con desesperación en distintos lugares del país porque creen que alguien se lo llevó. Las autoridades policiales, de Prefectura y judiciales tenían otra hipótesis: Piensan que desapareció en las aguas del Paraná.

Para corroborar que Bruno no se ahogó, sus padres y sus cuatro hermanos le contaron al juez Bistoletti cuáles fueron sus últimos pasos en el balneario rosarino. La familia, oriunda de Las Rosas, Santa Fe, Argentina, había arribado a las playas a las 11. Minutos después Bruno ingresó al agua, salió y caminó junto a sus hermanos más chicos, Gisela (6), Franco (7) hasta una zona localizada a unos 100 metros de la orilla, sobre la arena. Gisela y Franco recorrieron el mismo trayecto junto al juez y le contaron:

Nosotros fuimos a la cama elástica y Bruno al tobogán. De pronto vino Bruno y nos contó que un hombre y una mujer le dijieron que el tobogán estaba cerrado.

De acuerdo con el relato de sus hermanos, Bruno regresó a ese lugar. Ellos se quedaron en la cama elástica y luego fueron hacia la sombrilla donde estaba su madre Marisa. Casi paralelamente, el padre y sus dos hermanos más grandes Belén (11) y Martín (10) salían del agua, y al ir hacia la sombrilla descubrieron que faltaba Bruno. ‘Lo empezamos a buscar y nunca más lo encontramos’, comentaron. Al realizar la denuncia policial comenzó un rastrillaje por el río Paraná sin resultados positivos. Vecinos de Las Rosas, pescadores y buzos relizaron búsquedas a la par de Prefectura. Los entendidos descartaron que se hubiera ahogado en ese lugar pues el cuerpo hubiera quedado allí.

A partir del rastreo encarado por sus familiares desde ciudades como Santa Fe, Buenos Aires, San José de la Esquina, les llegaron informaciones sobre la posible localización de Bruno, pero no estaba allí. También se hicieron averiguaciones en Paraguay y Brasil a través de Interpool, pero sin resultados.

En abril de 2008 sus 4 hermanos les escribieron una carta. Dice así:

Somos María Belén (22), Martín (20), Franco (18) y Gisela (17). La última vez que lo vimos fue en marzo de 1997 en el Balneario La Florida de la ciudad de Rosario. Tenía 8 1/2 años en ese entonces, ya pasaron 11 años de su desaparición. Ahora es un adolescente de 19 años, debe haber cambiado mucho, no sólo físicamente sino en todos los aspectos que puede cambiar una persona en el transcurso del tiempo y con la historia que le tocó vivir. Nosotros también cambiamos; somos más grandes, pensamos y sentimos de otra manera. Queremos ayudar y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que todo termine y nos reencontremos con Bruno. Por eso escribimos esto y usamos este espacio para agradecer a todos los que dejan mensajes de apoyo y solidaridad para con nosotros; también y más que nada para pedir a las personas que puedan aportar datos sobre el paradero de Bruno que se comuniquen con nosotros.

Estamos seguros que alguien tiene algo para decir, algo para aportar. Quizás en este momento ese alguien esté leyendo esto. A esa persona le decimos: ‘Este es el momento de ayudar, de imaginar el dolor, vacío e impotencia que sentimos. De ponerse a pensar: Y si esto pasara en mi familia? Si ocurriera con mi hijo, hermano o sobrino?’… Sólo eso pedimos, el ponerse en el lugar de cada uno de nosotros, de nuestros padres y de Bruno.

POR ULTIMO, SI POR OBRA DE LA CASUALIDAD, DEL DESTINO O DE DIOS; VOS, BRUNO ESTAS LEYENDO ESTO Y VIENDO LA FOTO… SOMOS NOSOTROS, UN POCO MAS CAMBIADOS, PERO LOS MISMOS QUE TE JODIAN Y MOLESTABAN CUANDO ERAS CHICO. LOS PRIMEROS TIEMPOS CUANDO LLEGABA NAVIDAD O TU CUMPLEAÑOS COMPRABAMOS Y GUARDABAMOS REGALOS PARA VOS, DESPUES DEJAMOS DE HACERLO, NOS HACIA MAL PORQUE NO LLEGABA EL MOMENTO DE REENCONTRARNOS Y DARTELOS.

SOMOS LOS MISMOS QUE LLORAMOS EN SILENCIO POR NO TENERTE Y PENSAMOS EN VOS EN TODO MOMENTO, ESPERNADO QUE ALGUN DIA ESTEMOS OTRA VEZ FRENTE A FRENTE, TE DIGAMOS BIENVENIDO Y NOS UNAMOS EN UN GRAN ABRAZO.

María Belén, Martín, Franco y Gisela.

Bruno tiene ojos color verde grisáceos, cabello castaño, piel blanca y una cicatriz ubicada en el omóplato derecho. Nació el 18 de junio de 1988 en la ciudad de Las Rosas, Santa Fe, Argentina. Hoy, ya es un joven 22 años y aún no se sabe donde está.

Esta foto es resultado de un estudio -Progresión de edad-, realizado en EE.UU. por International Center for Missing & Exploited Children. Su familia cree que puede ayudar a encontrarlo.

Como Bruno, hay miles de de niños a los cuales se les negó el derecho de crecer con sus familias y todos ellos merecen que hagamos el esfuerzo de encontrarlos.

Ante cualquier consulta o información que se pudiera aportar, esta información será de utilidad:

Marisa Olguín (mamá de Bruno)
Juan de Garay 867, Las Rosas, Santa Fe, Argentina
Tel.: 0341-155622457 / 0341-155622457
e-mail: molguin-brunogentiletti@hotmail.com o padresporlavidalasrosas@hotmail.com
http://brunogentiletti.blogspot.com/

Fuente: Blog de Marisa Olguín

También te puede interesar:

Amigo

Es amigo mío aquel que me socorre, no el que me compadece.
Thomas Fuller, clérigo y escritor inglés

También te puede interesar:

Una elección tecnológica en la que subyace una decisión ideológica

Por supuesto que no estoy empeñado en cascotearle el rancho a nadie. Mi seguimiento todos estos años del tema OLPC, proyecto relativo a darle una laptop a cada estudiante -que ahora finalmente ha comenzado a fogonear el gobierno argentino-, me permite percibir que es de todo menos inocente.

La idea romática de que tanto a gobernantes como empresarios les interesa primeramente la educación de nuestros niños es, cuanto menos, ingenua -por no ser severo al juzgar a quienes así lo creen.

La cuestión de entregar las laptops del proyecto OLPC comenzó a evaluarse en el año 2005. La idea original de Negroponte fue bastardeada por nuestra fauna política al punto de que pareciera tratarse de una solución para las empresas, antes que una respuesta de nuestro vapuleado sistema educativo a los cambios necesarios para que nuestros pibes encaren con éxito los desafíos del siglo XXI: finalmente, se negoció con las multinacionales líderes, según afirma Sebastián Premici en un artículo titulado Las empresas que ganan con las laptop educativas, publicado en el diario Página/12 el pasado martes.

Extracto a continuación algunos pasajes de la nota:

El plan para distribuir tres millones de netbooks en los próximos años a todos los estudiantes de las escuelas secundarias, con un costo de 750 millones de dólares, encierra un debate que gira alrededor de los modelos educativos y las elecciones tecnológicas. Si bien el programa anunciado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tendrá una licitación internacional, Argentina ya adoptó un modelo de inserción de computadoras basados en los equipos Classmate, una iniciativa promovida en el mundo por Intel y Microsoft, en detrimento de otras opciones. La más conocida es el proyecto de Nicholas Negroponte, One Laptop Per Child, que por ser un equipo creado de cero, todavía posee características inferiores a las tecnologías comerciales. Sin embargo, lo ambicioso de este proyecto, que ya fue adoptado por Uruguay en su Plan Ceibal, Perú y Colombia, es su modelo educativo que apunta a romper la clásica relación tutor-alumno. (…)

La Argentina y el Ministerio de Educación tienen diseñados varios proyectos educativos junto con las empresas Microsoft e Intel. Este dato nunca estuvo ausente en las discusiones por el proyecto OLPC, cuyos componentes rivalizaban con las dos empresas mencionadas (software libre por un lado y el principal competidor de Intel, AMD, empresa que luego desistió de participar en la iniciativa). “Nuestro objetivo es ciento por ciento linux”, había afirmado Filmus en 2005. El proyecto de Negroponte se perfilaba titánico y de un gran alcance. Ese mismo año se hablaba de posibles compras por parte de China, Tailandia, Brasil y la India. Microsoft e Intel no querían quedarse fuera de ese proyecto (y gran negocio). Ambas empresas –que desde el desarrollo de la computación personal en la década de 1980 siempre actuaron en tándem– no perdieron tiempo y elaboraron una estrategia de inserción dentro del proyecto OLPC. (…)

Pero la jugada más fuerte de la multinacional de los microprocesadores fue ingresar en el directorio de OLPC. Y con Intel, también ingresó Microsoft, aunque no de manera formal. Este cambio de rumbo en el proyecto original de Negroponte provocó el alejamiento de (Adrián) Paenza. “Sigo pensando que es una iniciativa maravillosa, que ha sido torpedeada por los grandes conglomerados que se habían o se han quedado afuera”, manifestó Paenza (Clarín, 6 de enero de 2008). Mientras Intel formaba parte del directorio de OLPC, seguía comercializando sus Classmate al público masivo, a 500 dólares cada máquina. Pocos meses después de su ingreso en el directorio, simplemente se alejó. El proyecto de Negroponte tenía por objetivo superar la discusión tecnológica e intentaba centrar el debate en un modelo educativo propio del siglo XXI. (…)

Por su parte, el ex titular del portal educativo del Estado Alejandro Piscitelli, docente de la UBA, escribió varias veces en su blog (www.filosofitis.com.ar) las diferencias educativas entre el modelo propuesto por la OLPC (centrado en los alumnos) y la Classmate (centrada en los docentes). “Lo que está en juego aquí es una cuestión relativa a la consideración de los chicos como una clase social, es decir poder determinar hasta qué punto los chicos son agentes en sí mismos, más allá de las motivaciones, manipulaciones o socializaciones impuestas por los adultos.” El proyecto OLPC proponía (aún lo hace en el caso de Uruguay, Perú, Colombia) un pasaje del tutor al estudiante, “algo que va en contra del paradigma tradicional de enseñanza”, como indicó Piscitelli. Toda elección tecnológica trae aparejada una decisión política e ideológica de fondo. (…)

Más allá de cualquier debate sobre qué tipo de tecnología utilizar, es relevante que este tipo de políticas sociales o educativas –más o menos universales– se pongan sobre la mesa. Las casi tres millones de netbooks que se licitarán –sobre el modelo Classmate– tienen implícito el desafío de incorporarse dentro de una política educativa del siglo XXI.

Cuando los intereses corren por una cuerda diferente al propósito que se dice buscar, todo proyecto está destinado al fracaso. En este caso no pierden solo los pibes: perdemos todos.

Fuente: Página/12

También te puede interesar:

Breves: Gracioso, si no fuera cierto

  • Una encuesta afirma que el 95% de los usuarios de Facebook piensa que los cambios en la privacidad realizados recientemente son “una mala idea”. Sólo el 2% afirma que puede afrontar dichos cambios, y el 3% declara no entender qué cambios son los que propone Facebook al respecto. ¿Está usted entre ese 3%? Bueno, la cosa en así: en marzo Facebook propuso cambios en su política de privacidad a fin de poder compartir a futuro, información personal de sus usuarios con otros sitios web. Es decir que si ud. es usuario de FB y visita una web asociada, ésta tendrá acceso a sus datos personales. Si esto todavía no le causa gracia, escuche: la compañía sólo ofrecerá datos personales a “partners cuidadosamente seleccionados”.
  • Facebook bloqueó los enlaces publicados por sus usuarios hacia un vídeo publicado por Wikileaks. En ese video, que corrió por la web como pólvora, se muestra un helicóptero estadounidense que en 2007 abrió fuego contra un grupo de civiles de Bagdad, incluidos niños y sin mediar provocación ni motivo alguno. Wikileaks publicó además documentos secretos según los cuales los servicios de inteligencia de EE.UU. consideran que las actividades de Wikileaks son una amenaza que debe ser detenida. La pregunta del millón: ¿lo correcto no sería que dejen de hacer esas cosas, en vez de prohibir mostrarlas? Si, ya sé: está en su naturaleza.

Fuente: DiarioTI.com

También te puede interesar:

- Ir arriba -