Ir al contenido

¿Puede un rayo derribar un avión?

Los dos videos a continuación captan el preciso momento en que un rayo pega directo en un avión:

Expertos consultados por ElMundo.es en relación a este fenómeno como causa de la caída del A-330-203 de Air France, respondieron a la pregunta del título:

No. Un rayo no tira un avión. Los Airbus tienen un sistema debajo de la pintura para que cualquier rayo que entre, pueda salir. Todos los aviones están preparados para recibir rayos”, asegura Miguel Ángel Gordillo, piloto de líneas aéreas.

De la misma opinión es Óscar Molina, piloto de Airbus y vocal del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (de España), quién afirma que “el rayo por sí solo no puede ser la única causa del accidente”.

Según los que saben, que un rayo impacte en un avión no es algo excepcional, ya que se calcula que todos los aviones son víctimas de un rayo cada 1.000 horas de vuelo. Pero un rayo sí pudo dañar el radar metereológico y dejarlo inoperativo

Las aeronaves están preparadas para soportar este tipo de inclemencias meteorológicas. Los rayos suelen impactar siempre en el morro del aparato, que es donde se encuentra la antena del radar meteorológico que indica al avión la presencia de tormentas. Al no estar conectado con la tierra, el rayo pasa por dentro de la aeronave y sale por la cola. En concreto, por los descargadores de electricidad estática que están situados en esta parte del avión. Cuando se produce el impacto, las personas que se encuentran en el interior tan sólo advierten un resplandor y un chasquido inmediato.

Muy claro: no lo derriba. Pero puede desencadenar una serie de fallas que finalmente provoquen un accidente de avión:

El rayo, al impactar en el radar meteorológico puede dejarlo inoperativo, lo que implica que el piloto tenga que ir a ciegas en medio de turbulencias. Al ir sin este radar, el avión puede entrar en una tormenta de granizo -prevista en el parte meteorológico del 1 de junio de 2009 para la ruta a seguir por el A-330-203 de Air France-, que puede meterse en los motores y apagarlos. Cada motor lleva un generador eléctrico, que, inmediatamente, deja también de funcionar.

De todos modos, el avión sigue siendo el medio de transporte más seguro. Por caso, cada 12 días mueren la misma cantidad de personas que en el accidente de Air France, en accidentes de tránsito. Y sólo en Argentina.

Fuentes: ElMundo.es y JornadaOnLine

También te puede interesar:

Libertad de prensa

No existe la libertad de prensa, tan sólo es una máscara de la libertad de empresa.

Porque estos periódicos tan celosos de la censura oficial se autocensuran cuando se trata del avisador; el columnista no debe chocar con la administración. Las doctrinas, los hechos, los hombres, se discriminan en función del aviso; así hay tabúes tácitos y se sabe que no se debe mencionar, que camino no hay que aconsejar, que cosas son inconvenientes.

Porque los medios de información y la difusión de ideas están gobernadas, como los precios en el mercado y son también mercaderías. La prensa nos dice todos los días que su libertad es imprescindible para el desarrollo de la sociedad humana, y nos propone sus beneficios por oposición a los sistemas que la restringen por medio del estatismo. Pero nos oculta la naturaleza de esa libertad, tan restrictiva como la del estado, aunque más hipócrita, porque le libre acceso a las fuentes de información no implica la libre discusión, ni la honesta difusión, ya que ese libre acceso se condiciona a los intereses de los grupos dominantes que dan la versión y la difunden.

Arturo Martín Jauretche (1901 – 1974), pensador, escritor y político argentino.

Para los que no entregan, feliz día del periodista.

También te puede interesar:

Por qué cantamos

Mario Benedetti, poeta, 1920-2009

[display_podcast]

También te puede interesar:

Guerra declarada

Nuestros políticos son analfabetos digitales. El sistema y los políticos han declarado la guerra a toda una generación.
Rick Falkvinge, lider del Partido Pirata sueco

También te puede interesar:

La ‘Generación Y’ impone sus propias reglas

Dewey dice que el problema típico del educador es: ‘esto es lo que quiero enseñarle al chico, ¿cómo se lo hago interesante?’ Y él dice que es justo al revés. La pregunta del educador debería ser: ‘¿Qué le interesa al chico y cómo uso yo eso para enseñarle lo que creo que necesita saber?’ Como usted ve, es abordar el mismo problema exactamente en el sentido contrario.
Nicholas Burbules, especialista en educación y nuevas tecnologías.

La denominada Generación Y identifica a los nacidos entre 1982 y 1991, generación que constituye hoy la fuerza laboral joven. Sería el grupo poblacional siguiente a la Generación X, quienes hoy andan entre los 30 y 45 años.

En un artículo titulado “Las nuevas generaciones traen cambios en las empresas”, escrito por Andrés López y publicado en el sitio Noticias de Empleos Clarín, se describen algunos pormenores de una problemática que no deja de llamarnos la atención por sus implicancias en el ámbito de la educación, nuestro foco de interés primario.

Esta problemática ya ocupa un lugar entre las preocupaciones de los CEO: en el evento regional de Latinoamérica de Young Presidents’ Organization, una organización que agrupa a Gerentes Generales, Presidentes, CEOs y Socios de Empresas destacadas en el mercado, que reunió a más de 50 CEO de diez países del continente, discutieron sobre cómo impactan los jóvenes en sus compañías.

Marco Moesgen, presidente ejecutivo de Nestlé México presente en el evento, lo explica así:

Este tema ya esta instalado en la agenda mundial de nuestra compañía. Nosotros tuvimos que cambiar ciertas reglas e ir evolucionando hacia lo que piden hoy en día estos colaboradores, por ejemplo el horario flexible, trabajar desde la casa y hasta armar un sistema de comunicación interna al estilo del Messenger. Antes teníamos un modo más jerárquico, hoy trabajamos en forma de red.

¿Qué es lo que me llamó la atención de esto? Más allá de las razones por las cuales lo hicieren, las empresas se están adaptando a las prácticas culturales con las que presionan desde abajo las nuevas generaciones. Flexibilidad ante todo. ¿Cuanto más demorará la escuela -docentes, directivos, funcionarios, y demás actores- en adaptarse a las prácticas ciberculturales con que los chicos vienen presionando desde abajo?

También te puede interesar:

- Ir arriba -