Ir al contenido

Premio Príncipe de Asturias 2009

Los galardonados en la edición 2009 son los ingenieros estadounidenses Martin Cooper y Raymond Samuel Tomlinson. Los Premios Príncipe de Asturias se entregan desde el año 1981 y constituyen un evento académico de primer orden en España. Los premiados pueden ser personas individuales, instituciones o grupos de trabajo de todo el mundo, que hayan destacado en su trayectoria en alguna de las ocho siguientes categorías: Artes, Deportes, Ciencias Sociales, Comunicación y Humanidades, Concordia, Cooperación Internacional, Investigación Científica y Técnica o Letras.

Una breve bio de los premiados:

RayRay Tomlinson nació el 1941. A poco de recibirse en ingeniería eléctrica del Masachussets Institute Tecnology (MIT) en 1967 ingresó a la empresa BBN (Bolt, Beranek and Newman), la cual recibió el encargo de trabajar para la red de computadoras “ARPANET” (Advanced Research Projects Agency Network) con un sistema de intercomunicación militar. Una vez integrado al equipo de trabajo, desarrollaron un programa llamado SNDMSG para enviar mensajes entre las distintas terminales de una misma computadora. En septiembre de 1971, cuando la BBN ya estaba conectada al ARPANET, Tomlinson adaptó el programa SNDMSG de forma tal que sirviera para enviar mensajes entre diferentes usuarios conectados a una red más amplia. Allí fue que se le ocurrió utilizar un símbolo, el @, con este método uniría el nombre del usuario y del servidor. La idea era utilizar un símbolo que estuviese en todos los teclados pero que no apareciera en los nombres propios de las personas o empresas ni de los servidores. El @ estaba en los teclados pero no tenía utilidad alguna, por lo que no entraba en conflicto con nada estipulado anteriormente. Tomlison sigue trabajando en BBN, ha realizado también otros desarrollos importantes con el diseño de computadoras, arquitectura de redes, protocolos en la red y síntesis digital.

CooperMartin Cooper nació en 1928, en Chicago, Illinois. Es considerado el padre del teléfono móvil. Cooper es el CEO y fundador de ArrayComm, una compañía que trabaja en la investigación de antena inteligente y la mejora de la tecnología inalámbrica redes, y fue el director corporativo de Investigación y Desarrollo de Motorola. Recibió su licenciatura en ingeniería eléctrica del Instituto Tecnológico de Illinois en 1950 y su título de maestría de la misma institución en 1957. En 1995, Cooper recibió el Wharton Infosys Business Transformation Award por sus innovaciones tecnológicas en el ámbito de la comunicación. Martin Cooper también es miembro de Mensa. Cooper ha confesado que fue viendo al Capitán Kirk usar su comunicador en la serie Star Trek lo que le inspiró para desarrollar el teléfono móvil.

El mundo ha cambiado vertiginosamente, y mucho de ello se lo debemos a estos dos adelantados. Ahora bien, tal vez lo más llamativo de todo sea descubrir en Cooper a un trekkie. ¿Su primer llamado habrá sido “teletransportame, Scotty”?

También te puede interesar:

Tiempos modernos

También te puede interesar:

¿Puede un rayo derribar un avión?

Los dos videos a continuación captan el preciso momento en que un rayo pega directo en un avión:

Expertos consultados por ElMundo.es en relación a este fenómeno como causa de la caída del A-330-203 de Air France, respondieron a la pregunta del título:

No. Un rayo no tira un avión. Los Airbus tienen un sistema debajo de la pintura para que cualquier rayo que entre, pueda salir. Todos los aviones están preparados para recibir rayos”, asegura Miguel Ángel Gordillo, piloto de líneas aéreas.

De la misma opinión es Óscar Molina, piloto de Airbus y vocal del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (de España), quién afirma que “el rayo por sí solo no puede ser la única causa del accidente”.

Según los que saben, que un rayo impacte en un avión no es algo excepcional, ya que se calcula que todos los aviones son víctimas de un rayo cada 1.000 horas de vuelo. Pero un rayo sí pudo dañar el radar metereológico y dejarlo inoperativo

Las aeronaves están preparadas para soportar este tipo de inclemencias meteorológicas. Los rayos suelen impactar siempre en el morro del aparato, que es donde se encuentra la antena del radar meteorológico que indica al avión la presencia de tormentas. Al no estar conectado con la tierra, el rayo pasa por dentro de la aeronave y sale por la cola. En concreto, por los descargadores de electricidad estática que están situados en esta parte del avión. Cuando se produce el impacto, las personas que se encuentran en el interior tan sólo advierten un resplandor y un chasquido inmediato.

Muy claro: no lo derriba. Pero puede desencadenar una serie de fallas que finalmente provoquen un accidente de avión:

El rayo, al impactar en el radar meteorológico puede dejarlo inoperativo, lo que implica que el piloto tenga que ir a ciegas en medio de turbulencias. Al ir sin este radar, el avión puede entrar en una tormenta de granizo -prevista en el parte meteorológico del 1 de junio de 2009 para la ruta a seguir por el A-330-203 de Air France-, que puede meterse en los motores y apagarlos. Cada motor lleva un generador eléctrico, que, inmediatamente, deja también de funcionar.

De todos modos, el avión sigue siendo el medio de transporte más seguro. Por caso, cada 12 días mueren la misma cantidad de personas que en el accidente de Air France, en accidentes de tránsito. Y sólo en Argentina.

Fuentes: ElMundo.es y JornadaOnLine

También te puede interesar:

Libertad de prensa

No existe la libertad de prensa, tan sólo es una máscara de la libertad de empresa.

Porque estos periódicos tan celosos de la censura oficial se autocensuran cuando se trata del avisador; el columnista no debe chocar con la administración. Las doctrinas, los hechos, los hombres, se discriminan en función del aviso; así hay tabúes tácitos y se sabe que no se debe mencionar, que camino no hay que aconsejar, que cosas son inconvenientes.

Porque los medios de información y la difusión de ideas están gobernadas, como los precios en el mercado y son también mercaderías. La prensa nos dice todos los días que su libertad es imprescindible para el desarrollo de la sociedad humana, y nos propone sus beneficios por oposición a los sistemas que la restringen por medio del estatismo. Pero nos oculta la naturaleza de esa libertad, tan restrictiva como la del estado, aunque más hipócrita, porque le libre acceso a las fuentes de información no implica la libre discusión, ni la honesta difusión, ya que ese libre acceso se condiciona a los intereses de los grupos dominantes que dan la versión y la difunden.

Arturo Martín Jauretche (1901 – 1974), pensador, escritor y político argentino.

Para los que no entregan, feliz día del periodista.

También te puede interesar:

Por qué cantamos

Mario Benedetti, poeta, 1920-2009

[display_podcast]

También te puede interesar:

- Ir arriba -