Ir al contenido

Ciencia - 18. página

Un video lleno de ‘aparatos’

En la trastienda de un estudio en la ciudad posindustrial de Essen, en Alemania, el autoproclamado biohacker Tim Cannon se hizo implantar un chip de computadora que puede grabar y transmitir sus datos biométricos.

El dispositivo subcutáneo, llamado el Circadia 1.0, consiste en una caja sellada -de un tamaño considerable- con una batería que se recarga en forma inalámbrica.

El procedimiento no fue realizado por un médico sino por un amigo de Cannon, y sin anestesia. El implante registra sus datos biométricos y los transfiere a cualquier dispositivo móvil que cuente con el sistema operativo Android. Es de código abierto, y permite al usuario un control total sobre cómo se recogen y utilizan los datos.

¿Signos de una revolución en ciernes, o señal de que estamos realmente complicados?

Fuente: Vice.com

También podría interesarte...

Eadweard Muybridge y el cine antes del cine

Eadweard Muybridge -seudónimo de Edward James Muggeridge- fue un fotógrafo e investigador nacido en Gran Bretaña en abril de 1830. Sus experimentos sobre la cronofotografía -una técnica fotográfica que consiste en registrar en una placa única las diferentes fases del movimiento– fueron la base para la invención del cinematógrafo.

Eadweard Muybridge comenzó trabajando en la encuadernación de libros y se interesó luego en la fotografía. En 1867 se dio a la tarea de registrar escenas del lejano oeste con su habitación oscura móvil, a la que llamaba “El estudio volador”.

El desafío de resolver una apuesta fue el detonante para una serie de inventos y dispositivos, que finalmente no sólo resolvieron la disputa sino que crearon toda una gama de procedimientos que hoy se consideran el origen de la cinematografía.


Una compilación de algunos de los asombrosos trabajos de Muybridge

Aquel desafío tuvo que ver con una discusión recurrente entre los aficionados a los caballos, imposible de resolver con la tecnología de la época: un grupo de ellos sostenía que había un instante, durante el trote largo o el galope, en que el caballo no apoyaba ningún casco en el suelo. Otro grupo sostenía todo lo contrario. Un millonario, Leland Standford, presidente de la Central Pacific, apostó 25.000 dólares con unos amigos y contrató a Muybridge para que resolviese la disputa mediante la fotografía, la única prueba que sería considerada indiscutible.

Así fue que Muybridge desarrolló, luego de varios años de pruebas, un sistema de cronofotografía que instaló a lo largo de una pista de carreras. El sistema estaba formado por 24 cámaras fotográficas con 24 hilos que se extendían a lo ancho de la pista, conectados cada uno de ellos al disparador de una cámara. A medida que el caballo en su carrera iba cortando los hilos, disparaba una cámara tras otra e imprimía cada fase de su movimiento.

A partir de este éxito, Muybridge dedicó su trabajo a registrar los movimientos de los seres humanos y de los animales del zoológico de Filadelfia. Las fotos resultantes se publicaron en 1887 en el libro “Animal Locomotion”, obra de referencia básica sobre el movimiento humano y animal.

Entre estas experiencias y la creación del cinematógrafo, sólo hizo falta lograr la síntesis del movimiento mediante la proyección sucesiva de dichas fotografías sobre una pantalla.

La asombrosa obra de Eadweard Muybridge, quién murió el 8 de mayo de 1904, se puede conocer en línea en el Eadweard Muybridge Online Archive.

Fuentes:
Eadweard Muybridge Online Archive
Wikipedia

También podría interesarte...

Un viaje a la Antártida y en el tiempo

antartica

Gracias a Google Street View podemos hacer este paseo cómodamente instalados en nuestro hogar.

El Polo Sur Ceremonial, la Cabaña de la expedición de Scott -detenida en el tiempo desde 1912- o el Telescopio de la Estación Amundsen-Scott, entre otros sitios, pueden ser recorridos a tiro de mouse.

El viaje comienza haciendo clic AQUÍ.

También podría interesarte...

El significado del término ‘hacker’

200px-Glider.svgEn estos días los medios vuelven a usar el término “hacker” de modo erróneo o al menos confuso, a partir de la noticia de la aparición de un personaje acusado de difundir fotos comprometedoras de personajes mediáticos.

Independientemente del giro que tome la causa, el personaje en cuestión no es un hacker. No, al menos en el sentido técnico y aún filosófico del término.

Levanto del sitio de la Red Costarricense de Software Libre una definición clara y sintética sobre el asunto:

El término hacker trasciende a los expertos relacionados con la informática, para también referirse a cualquier profesional que está en la cúspide de la excelencia en su profesión, ya que en la descripción más pura, un hacker es aquella persona que le apasiona el conocimiento, descubrir o aprender nuevas cosas y entender el funcionamiento de éstas.

«Hacker, usando la palabra inglesa, quiere decir divertirse con el ingenio [cleverness], usar la inteligencia para hacer algo difícil. No implica trabajar solo ni con otros necesariamente. Es posible en cualquier proyecto. No implica tampoco hacerlo con computadoras. Es posible ser un hacker de las bicicletas. Por ejemplo, una fiesta sorpresa tiene el espíritu del hack, usa el ingenio para sorprender al homenajeado, no para molestarle.» Richard Stallman.

Hacker es toda aquella persona con elevados conocimientos informáticos independientemente de la finalidad con que los use. Aquellas personas que tienen fines maliciosos, son llamados Crackers. Éstos últimos son los delincuentes informáticos.

De esta simple definición -que se puede ampliar usando Wikipedia-, surge a todas luces que el personaje en cuestión es de todo menos “hacker”.

Los medios deberían tomar más en serio el uso correcto de algunos términos, en particular los referidos a la tecnología. Usar palabras difíciles podrá hacerlos sentirse muy cancheros, pero la realidad es que sólo son ignorantes voluntarios con micrófono.

Fuentes:
Red Costarricense de Software Libre
– Entrada del término “hacker” en Wikipedia

También podría interesarte...

El lado oscuro de la Luna

ladooscuro

El 7 de octubre de 1959 la nave espacial soviética Luna 3 tomó y transmitió las primeras imágenes de la cara oculta de la Luna.

La primera imagen fue tomada a las 03:30 am hora de Greenwich, a una distancia de 63.500 km, después de que la Luna 3 había pasado el satélite para volverse y mirar el lado oculto iluminado por el Sol. La última imagen fue tomada 40 minutos después desde 66.700 km de distancia.

Se tomaron un total de 29 fotografías, que cubren el 70 % del lado oculto. Las fotografías eran de baja resolución, pero muchas características pudieron ser reconocidas.

Tomadas por una lente gran angular, las fotos mostraron que el lado oculto de la Luna era muy diferente del lado visible, en particular por la ausencia de mares lunares. La mancha oscura que se observa en la parte superior derecha es Mare Moscoviense, el área oscura abajo a la izquierda es Mare Smythii. El pequeño círculo oscuro en la parte inferior derecha, con el punto blanco, en el centro es el cráter Tsiolkovskiy y su pico central.

Fuente: Observatorio Astronómico de Córdoba (OAC)

También podría interesarte...

40 años creando ilusión y emoción

petitLa compañía teatral Le Carrousel es canadiense. En su sitio web explican que “basándose en un trabajo de investigación que empuja límites y fronteras, los directores artísticos Suzanne Lebeau y Gervais Gaudreault despliegan su pasión para establecer un repertorio de obras originales consideradas, en Quebec y en el extranjero, como hitos en la historia del teatro para público joven.”

En una de las obras de su repertorio, cuentan la historia increíble y fascinante de Petit Pierre. Este es su relato:

Pierre Avezard, llamado Petit Pierre (1909-1992), nació antes de lo previsto, ‘sin terminar’, como lo dirá él mismo. Medio ciego, casi sordo y mudo, no aprendió jamás a leer ni a escribir. A la edad de siete años lo retiran de la escuela para confiarle el oficio de los inocentes: pastor.

En los campos, Petit Pierre observa la naturaleza, los animales, los hombres que trabajan. Observa asimismo que las máquinas invaden la vida cotidiana, que el mundo está en constante mutación. Todo lo que se mueve, sobre patas, sobre ruedas, o de cualquier otra manera, ejerce una verdadera fascinación sobre él. Solitario, pasa el tiempo analizando, desmenuzando y reproduciendo el movimiento, primero en su cabeza, luego…

Mientras el mundo gira en sus momentos más horribles, Petit Pierre pasará casi cuarenta años creando un juego giratorio, una máquina poética de belleza singular y de una tal complejidad mecánica que ni los ingenieros logran explicarla. Obra maestra del arte bruto, el juego giratorio de Petit Pierre es una metáfora inquietante de la evolución de la humanidad en el siglo veinte.

Ahora encuentro en Facebook un video -es una de esas historias que nos llegan de compartir tras compartir tras compartir- que muestra parte de la maravillosa ilusión creada por el Pequeño Pierre:

“Máquina poética de belleza singular”, me gustó esa descripción. Una máquina que también emociona.

Fuente: Le Carrousel

También podría interesarte...

Pará y mirá esto

Después seguís, ¿dale?

También podría interesarte...

- Ir arriba -