Ir al contenido

Ciencia - 3. página

30 años de NIC Argentina

El 23 de septiembre de 1987 se creaba oficialmente el Dominio de Nivel Superior Geográfico ‘.ar’ por solicitud de la Cancillería Argentina, quien inicialmente asumió la responsabilidad de administrarlo. La evolución del ‘.ar’, y lo que más adelante sería NIC Argentina, marcan los inicios de Internet en nuestro país.

Si bien para 1987 aún no se había formalizado la constitución de NIC Argentina como organismo autorizado y con las facultades para administrar el registro de los dominios ‘.ar’ -esto tendría lugar en 1994- de una forma u otra ya bajo la órbita de la Cancillería Argentina se encontraba el germen de lo que sería, en un futuro, el Registro de dominios y el administrador de una infraestructura crítica clave para el país.

La historia completa de esta  fascinante aventura del conocimiento se puede leer haciendo clic AQUÍ.

 

También podría interesarte...

Una florero para vestir de cientifismo a la educación

Mal andamos los neurocientíficos si lo que trasladamos al mundo de la educación es algo de lo que los educadores pueden prescindir sin perder apenas capacidades. Sería lamentable que la neurociencia se convirtiera, como lo fue la psicología en su día, en una especie de florero para vestir de cientifismo los procedimientos pedagógicos actuales, muchos de ellos fundamentados en una fenomenal tradición secular. Vivimos en un país y en un sistema educativo donde ni todo el mundo lo hace mal ni todo el que lo hace mal lo hace mal siempre. Tenemos muy buenos profesionales, pero lo triste es que estemos llenando de “neuros” todos los campos del conocimiento, con el peligro de crear una burbuja que un día nos puede estallar en la cara. Ya veo a algún ilustrado del futuro reclamándonos dentro de unos años los prometidos milagros del matrimonio de la ciencia del cerebro con los demás saberes. (…) Quienes crean que los neurocientíficos vamos a decirle a los profesionales de la educación cómo tienen que hacer las cosas se equivocan. Hoy por hoy, lo mejor que puede hacer la neurociencia es explicar por qué funciona lo que funciona y por qué no funciona lo que no funciona. (…) Acerquémonos al mundo de la educación con humildad, no sólo con la intención de ayudar, sino también con la de aprender, porque muchas veces nuestros estudios de laboratorio parten precisamente de la constatación de lo que ya funciona en la práctica y son otros, y no precisamente los neurocientíficos, quienes lo han descubierto. Aristóteles dijo que en la enseñanza no hay que empezar por el principio, sino por lo que más motiva. Lo dijo sabiendo que lo que motiva emociona, pero sin saber que las emociones activan hormonas suprarrenales, como la adrenalina, que facilitan la formación de la memoria en el cerebro. Hemos aprendido de él tanto o más de lo que él hubiera aprendido hoy de nosotros.
Ignacio Morgado Bernal, Catedrático de Psicobiología en el Instituto de Neurociencia y la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona, en Investiganción y Ciencia.

También podría interesarte...

¿Cómo se fabrican los discos de vinilo?

Aquellos vinilos de antaño vuelven a la carga, a pesar de la variedad de soportes que existen actualmente.

El complejo proceso de fabricación se explica en este video original de Discovery Channel. Que lo disfruten.

También podría interesarte...

Un GIF en una bacteria

Un equipo de científicos de la Universidad de Harvard (EE. UU.) ha introducido y recuperado un GIF animado en el ADN de una bacteria viva. La imagen es una referencia al trabajo del británico Eadweard Muybridge, un precursor del cine.

El innovador método está basado en la técnica del corta-pega genético –aclamado como hito científico del 2015- y ha sido recogido por la revista Nature.

El experimento, logrado por primera vez en la historia, introdujo las imágenes codificadas en el ADN de células bacterianas vivas, creando una especie de “disco duro biológico” .

La información que precisa un ser vivo está almacenada en su genoma, en diminutas unidades de ADN. Los científicos ya habían almacenado grandes cantidades de datos en el ADN, pero esta es la primera vez en que se ha logrado además reproducirlo en células bacterianas vivas de E.coli (Escherichia coli), un bacilo presente en el tracto gastrointestinal de humanos y animales de sangre caliente.

Para probar esta idea, los científicos convirtieron cada píxel sombreado de la animación en un código de ADN, logrando codificar imágenes sustituyendo píxeles por nucleótidos de ADN. Los investigadores utilizaron entonces la tecnología de edición de genes CRISPR para integrar esta secuencia de información en el genoma de la bacteria, añadiendo un nuevo marco de animación cada día. Tras una semana, las bacterias se dividieron y se multiplicaron, pasando la película a generaciones sucesivas a medida que avanzaba, como un proceso biológico de intercambio de archivos.

Posteriormente, tras secuenciar las regiones de ADN extraídas de una muestra de la bacteria, el equipo pudo reproducir la imagen con el 90% de la información intacta, una prueba exitosa que sugiere que las células vivas pueden grabar y retener información en secuencia.

El nuevo estudio demuestra que al disco duro de la vida le queda mucho por mostrar y que las células podrían convertirse en diminutas cámaras dentro de nuestro propio cuerpo. La técnica utilizada podría permitir que las células vivas se conviertan en un “registrador molecular” en tiempo real, capturando desarrollos biológicos no vistos dentro del cuerpo, como una especie de grabador de vídeo digital orgánico.


Fuentes:
Muy Interesante
Publico.es

También podría interesarte...

Las transnacionales mineras y del agronegocio se meten en las escuelas

Los departamentos de marketing de las grandes transnacionales mineras y del agronegocio (…) tendrán vía libre para diseñar los contenidos “pedagógicos” que nuestros niños, niñas y adolescentes aprenderán en las escuelas de todo el país. (…) Así y todo, las mineras y los gigantes de los agrotóxicos saben que vienen perdiendo el debate social y cultural detrás de los modelos de maldesarrollo que conllevan sus actividades. (…) Saben que los chicos son los grandes formadores de opinión en las familias: los convertirán en las puntas de lanza para intentar acallar y avasallar la creciente resistencia social al desarrollo de este tipo de actividades que generan irreversibles daños ambientales, sociales y culturales. Preocupa que cuestiones tan graves y trascendentales queden fuera de la agenda mediática y política, que prefiere entretenerse en peleas pirotécnicas que no llevan a ningún lado. A pesar de ello, no hay que callar, no podemos permitirlo, no lo permitiremos.
Enrique Viale, abogado ambientalista, en Página/12

También podría interesarte...

La polio y un mundo con vacunas

Al inicio del siglo XX, pocas enfermedades daban más miedo a los padres de familia que la poliomielitis. La polio atacaba en los meses cálidos de verano, y cada cierto tiempo, las epidemias arrasaban las ciudades. Aunque la mayoría de las personas se recuperaba rápidamente de la polio, algunas sufrían parálisis temporal o permanente, e incluso morían. Muchos sobrevivientes de la polio quedaban discapacitados de por vida, y eran un recordatorio, visible y doloroso para la sociedad, de las grandes cantidades de vidas jóvenes que cobraba la enfermedad. (…) Gracias a la vacunación generalizada, la polio quedó eliminada del hemisferio occidental en 1994. En la actualidad es una enfermedad aun presente en unos cuantos países, con contagios ocasionales a los países vecinos (en 2016, los países endémicos son Afganistán y Paquistán), pero se realizan programas intensos de vacunación para eliminar estos últimos puntos. Todavía se recomienda la vacunación contra la polio en todo el mundo, debido al riesgo de los casos importados.
The History of Vaccines, The College of Physicians of Philadelphia

También podría interesarte...

La Sonda Parker y el deseo de ‘tocar’ el sol

La NASA presentó ayer los detalles de la Sonda Solar Parker, una pequeña nave de tres metros de largo que en un viaje de más de siete años se acercará a una distancia de 6,2 millones de kilómetros desde la superficie del Sol. Sin dudas, una dura prueba para su capacidad de resistir temperaturas de hasta 1.377°C. La misión busca llegar a la corona del Astro Rey, una región en su atmósfera que es altamente inestable y en la que se produce el viento solar, esas las llamaradas y eyecciones de masa coronal lanzadas con tanta fuerza que tienen repercusiones en la Tierra.

La sonda estará lo suficientemente cerca del Sol como para ver la velocidad del viento solar desde su nivel subsónico hasta el supersónico, y volará a través del lugar donde nacen las partículas solares de alta energía.

El propósito: recolectar información sobre la actividad solar como nunca antes se ha conseguido. Según la Agencia Espacial, la misión proporcionará información que permita comprender y tal vez predecir el clima espacial.

El deseo de llegar allí no es nuevo: ya en 1958 los investigadores lo soñaron, pero recién ahora cuentan con los instrumentos y materiales necesarios como para lograrlo. Un escudo de compuesto de carbono de 11,43 centímetros de espesor protegerá la nave.

La Sonda Espacial Parker viajará a una velocidad de 700.000 kilómetros por hora, y utilizará la gravedad de Venus durante siete sobrevuelos por siete años. Desde ahí, la nave se moverá hacia la atmósfera de la estrella dentro de la órbita de Mercurio. En su aproximación final, la Sonda se precipitará hacia el Sol a 700.000 kilómetros por hora.

La misión lleva el nombre en honor a un científico aún vivo, Eugene Parker, uno de los pioneros en la investigación de los vientos solares. 

Según un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de los EE.UU., el impacto de un evento solar puede generar daños por US$2.000 millones tan solo en ese país, y regiones enteras pueden quedarse sin electricidad por un año y sin servicios como la telefonía, internet o la televisión en forma temporal. De allí la importancia de comprender este fenómeno.

Según la NASA, el conocimiento que esperan adquirir con la misión ayudará a mejorar la calidad de las comunicaciones por satélite, problemas de las redes eléctricas, la erosión de tuberías, exposición a la radiación en los vuelos comerciales y la seguridad de los astronautas.


Fuente: BBC Mundo / Muy Interesante
Ilustración: NASA

También podría interesarte...

- Ir arriba -