Ir al contenido

cultura

FaceApp, o los riesgos a la privacidad como juego

Podríamos asegurar que con la aplicación FaceApp se confirma aquello que observamos desde hace tiempo: la mejor forma de viralizar los riesgos a la privacidad en internet es hacerlo como un juego. El humor, el juego y la curiosidad parecen ser -algunos estudios lo probarían- la manera más efectiva de lograr que una pieza de información se viralice. Ya sucedió tiempo atrás con #10YearChallenge y ahora se repite con FaceApp, que juega con todo eso y claro, lo logró.

FaceApp es una aplicación para celulares que manipula la fotografía de una persona para mostrar como luciría siendo anciano -añadir una sonrisa, cambiar el color de pelo o de sexo son otras funciones de la aplicación, aunque aquella es la que popularizó esta app-. Las principales reservas de los especialista en seguridad informática radican en el posible uso indebido de los miles de datos biométricos que recolecta el sistema. 

El humor permitió que algunos celebraran su buen estado o lamentaran el resultado de la manipulación de la imagen. Y como no podía faltar, rápidamente circularon memes con el filtro aplicado a famosos y políticos.

El creador de la aplicación, el ruso Yaroslav Goncharov, explicó que el sistema utiliza una forma de inteligencia artificial conocida como red neuronal para escanear el rostro y modificarlo según el filtro elegido.

Las preguntas que surgen entre aquellos más atentos a la seguridad en el ámbito digital, advierten sobre el trasfondo de aplicaciones como esta: ¿qué sucede con los miles de datos biométricos que recolecta el sistema?, ¿quién almacena esa información sensible que permite la identificación facial similar a la utilizada por las fuerzas de seguridad?

“El reconocimiento facial se está convirtiendo rápidamente en uno de los elementos clave de la identidad digital y, por lo tanto, las personas deberían considerar la posibilidad de proteger su imagen facial de la misma manera que deberían proteger otros elementos de su identidad, como su fecha de nacimiento, número de contribuyente y demás”, advirtió David Vaile, presidente de la Fundación Australiana de Privacidad.

Los medios no se quedaron atrás en hacer uso y ayudar a difundirla sin la menor referencia, en la mayoría de los casos, a los riesgos que su uso conlleva.

Internet no olvida. Deberíamos pensar antes de publicar, a fin de proteger como un bien preciado nuestra identidad digital.


Fuentes:
Página/12
40deFiebre.com
También te puede interesar:

Niños PAMI: enfermedades, obesidad y sobrepeso vs. kiosco saludable

Abundancia de snacks, gaseosas, papas fritas, golosinas y gaseosas. El resultado: los Niños PAMI, chicos y chicas con diabetes, desnutrición, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y los mayores niveles continentales de obesidad y sobrepeso.

El chef Mariano Navarro publicó su libro “Kiosco saludable” y desde hace años enseña cocina sana en las escuelas.

En esta entrevista para el programa Decí Mu, Mariano habla sobre las mentiras que vende la industria -cereales, vitaminas, hierro, etc- y sobre sus recetas para reconvertir el kiosco escolar en algo diferente.


Fuente: lavaca.org
También te puede interesar:

Apto nostálgicos: volviendo a los juegos de los ’80 y ’90

The Internet Archive, ese recurso invaluable de acceso a contenidos que han ido desapareciendo de la web, también nos permite dar rienda suelta a la nostalgia por los viejos juegos: gracias a su combinación con el emulador DOS Box y las últimas versiones de navegadores, el proyecto ha presentado un catálogo con alrededor de 2400 juegos a los que se puede jugar con el servicio que ofrecen con esa emulación desde el navegador.

Si bien se aclara que aún está en fase beta, las versiones son completamente jugables. Así que, si deseamos dar rienda suelta a aquella pasión por el Prince of Persia, Alone in the dark, Doom II: Hell on Earth -uno de mis favoritos- o el más humilde Tetris, no tenemos más que hacer click aquí y comenzar -o recomenzar- la aventura.


Fuente: Xataka
También te puede interesar:

Estuvimos “Hablando de Arte”, por Radio Rivadavia

Gracias al puente que tendió Alejandro Guarino, escritor y gran amigo de nuestro programa, fuimos convocados para una charla vía telefónica con Nolo Correa en su programa Hablando de Arte, por Radio Rivadavia, la que comparto aquí con nuestros lectores y amigos.

Muy amena, más personal de lo habitual para este blog y enmarcada por amistades en común como el propio Alejandro y Eduardo Serenelli, hablamos de tecnologías y medios, de radio, de mi programa de radio Gigantes Gentiles y la música, y también de los textos que escribo para el programa.

También te puede interesar:

El ‘Chuck Norris de los números’

El experto en teoría de números Carl Pomerance, de la Universidad Dartmouth en Nuevo Hampshire, y el matemático Christopher Spicer, de la Universidad Morningside en Iowa, han demostrado la “conjetura de Sheldon”. Se trata de una propiedad de los números primos enunciada en la serie The Big Bang Theory por el personaje interpretado por Jim Parson, el brillante pero tan particular personaje Sheldon Cooper.

El momento, ocurrido en el episodio 73 de la serie, es este:

“Por cierto, solo hay una respuesta correcta”

Parece que en efecto, el 73 es el único número primo que satisface todas las características descritas por Sheldon. Los investigadores han plasmado la demostración de tal conjetura en un artículo que se publicará próximamente en la revista American Mathematical Monthly.

Cuando David Saltzberg, físico y asesor científico de The Big Bang Theory, se enteró de la demostración de los investigadores, decidió rendirles un pequeño homenaje: en un episodio emitido en abril de este año hay una escena en la que al fondo aparece una pizarra con algunos de los cálculos de la demostración de Pomerance y Spicer.

Una primera explicación del descubrimiento puede leerse haciendo clic aquí. Nosotros, que no somos expertos matemáticos, nos sumamos a la novedad como fanáticos de la serie. El lector, confío, comprenderá…


Fuente: Investigación y Ciencia
También te puede interesar:

- Ir arriba -