Saltar al contenido

datos - 6. página

Nuestros chicos están muy solos en internet

Según un informe publicado por Rompecadenas, el 36,05% de los adolescentes ha sido víctima de algún incidente de seguridad mientras navegaba o utilizaba alguna herramienta en la web.

Este dato, entre varios otros igualmente preocupantes, surge de un reciente estudio realizado por ESET en Latinoamérica.

Otras cifras que arroja el estudio son las siguientes:

– El 20,2% padeció la recepción de material con contenido ofensivo.
– El 15,2% sufrió el robo de información personal.
– Cerca del 14% denunció la suplantación de identidad.

Tal vez el dato mas preocupante es que los chicos aparecen como muy solitarios frente al problema:

– Sólo el 11,5% de los jóvenes contarían a sus padres la existencia de estos incidentes.
– El 40,4% de los adolescentes dijo que en realidad son ellos los que deben aconsejar a sus padres cómo cuidarse en la web, mientras que sólo el 7,10% dijo que son sus padres quienes les dan algún consejo.
– Casi uno de cada cuatro confesó que no establece comunicación con sus padres al respecto (22,6%).

En cuanto a la escuela, casi el 60% de los adolescentes confirmó que nunca recibieron consejos de cómo protegerse en Internet en el establecimiento educativo al que concurren.

Ante la pregunta de qué harían si recibieran algún ataque:

– El 43,1% lo bloquearía inmediatamente al atacante.
– El 39,6% usaría los elementos que se ofrezcan en la web involucrada en el ataque.

El artículo finaliza con un consejo al que es imposible no adherir: los padres deben formarse en estos temas y así poder educar a sus hijos no sólo para saber cómo actuar frente a estas circunstancias sino, y sobre todo, para saber cómo prevenirlos.

Fuente: Rompecadenas

Privacidad y ‘pensamiento mágico’

Este soprendente video, que fue producido por la Federación Belga del Sector Financiero, Febelfin, y traducido al español por www.informaticalegal.com, muestra con total claridad cuánta información de nuestras vidas está disponible en Internet accesible a extraños. Y lo más sorprendente es que pareciera que no nos damos cuenta de ello.

Este vídeo alerta sobre lo fácil que es ‘leer la mente’ a través de los perfiles que colgamos en las redes sociales.

Es muy impresionante, no sólo por lo que se puede saber acerca de alguien en particular en internet –lo que de por si ya es grave-, si no por el hecho de descubrir que las personas no son conscientes de hasta donde revelan información personal.

Es evidente que algún tipo de «pensamiento mágico» les hace -nos hace a todos- pensar que nada de lo que publicamos nos puede afectar, al punto de que los participantes del video se sorprenden por las «habilidades» del supuesto mentalista sin suponer siquiera que este hombre podría poseer información concreta obtenida de otras fuentes.

Muy impresionante. Para reflexionar y difundir.

Fuente: www.informaticalegal.com

Muestra de arte digital

La Fundación EPSON presenta la muestra de arte digital del artista Eugenio Palma Genovés. En el marco de los 10 años de la Sala Prometeus, espacio que auspicia la Fundación EPSON en el Centro Cultural Recoleta, Junin 1930, se presenta «Un ojo en la calle», una nueva muestra de arte digital.

«Un ojo en la calle» utiliza el lenguaje del diseño gráfico y celebra la calle como espacio en sí mismo, donde se generan espontáneamente situaciones ante la mirada de todos y la importancia de nadie. Porteños en su hábitat, viajando, haciendo las compras, siendo y mostrándose. La pregunta más frecuente que se hace el artista y en la que basa su obre es «¿Qué miramos cuando salimos a la calle?”.

La muestra permanecerá abierta entre el 15 de junio y el 22 de julio, y la entrada es libre y gratuita. Podrá ser visitada de martes a viernes de 14 a 21hs. y sábados, domingos y feriados de 12 a 21hs.

Fuente: Gacetilla de prensa de la Fundación Epson

Yahoo y Microsoft venden información de usuarios

Un sitio estadounidense acaba de revelar que empresas como Yahoo y Microsoft venden información personal de usuarios con el fin de ser usada en campañas políticas. El propósito: reducir el público objetivo durante los períodos electorales.

Al crear una cuenta en este tipo de servicios, el usuario acepta entregar información personal como su nombre o dirección, además de su actividad en línea, aunque preservando su identidad de forma anónima.

Ahora se supo que tanto Yahoo como Microsoft han lucrado con la información personal de millones de usuarios, vendiendo los contenidos a campañas políticas a fin de captar más votantes. Los políticos pagan por información de usuarios que cumplan con criterios determinados, como ser su lugar de residencia y afiliación política. Esto permite a los partidos bombardear a los usuarios con afiches de campañas electorales.

Fuentes:
rt.com
biobiochile.cl.

Pasado y presente sin futuro

A partir de una investigación que está llevando a cabo, referida a la información que desaparece de internet, tuvimos anoche una muy interesante charla vía chat con mi buen amigo Alejandro Tortolini, periodista de ciencia y tecnología, y coautor con quién esto escribe de la campaña Reinventando el olvido en internet.

Alejandro me comentó que hay investigaciones que demuestran que para la mayoria de los sitios web, en cuatro años pierden más de la mitad de la información que contienen. Si hablamos de una sociedad de la información que se esta construyendo en base a lo que se publica en internet, y la mayoría de esa información no dura más de 4 años, el futuro se ve complicado.

Esta problemática se agrava si tenemos en cuenta las investigaciones sobre la obsolescencia de los soportes y del software.

También mencionó Alejandro en la charla un libro al que se refiere en la presentación de sus investigaciones, titulado «The future of the past», en el que se relata un problema real del Museo de la Tecnología en Washington: la preservación de los soportes y la información choca de frente con la falta de tiempo e infraestructura.

Un ejemplo: el Museo atesora unos discos de vidrio en los que se guardaba información durante la 2da. Guerra Mundial. Esos soportes ya casi no se pueden leer, con el agravante de que en el Museo no tienen tiempo para hacerlo. La cuestión fundamental en todo esto es que, como comenta Alejandro, podriamos estar haciendo una historia de la Segunda Guerra sin conocer todo ese material.

Impactado por estos datos, desconocidos para la mayoría de las personas, recordé, y se lo comenté a Alejandro, cuantas cosas tengo yo guardadas en disquetes todavía, esperando conseguir el soft para poder leerlos y pasarlos a soportes más actuales. Y no estabamos hablamos de tanto tiempo atrás. Sólo 15 o 20 años.

En mi caso, y por citar sólo un ejemplo, tengo trabajos guardados en la versión 1 de Corel Draw!, por ejemplo, que ninguna versión posterior de Corel lee, lo cual es por definición una locura. ¿Cómo puede ser que condenen al usuario a perder material por ese tipo de cosas?

Y lo más triste es que lo aceptamos con resignación. Lo poco que se reflexiona sobre estos temas es realmente preocupante.

Volviendo a la cuestión de la pérdida de información en internet, Alejandro me contó en la conversación una experiencia personal: cuando comenzó a investigar para armar la charla sobre el tema, revisó de atrás para adelante sus marcadores en Delicious, comenzando desde el 2007 hacia lo más actual, y se encontró con que una cuarta parte de los sitios marcados había desaparecido. Esto lo llevó a imaginar, a modo de paralelismo, una biblioteca en donde desaparecen la cuarta parte de los libros a los cuatro años. ¿Confiaríamos en una biblioteca asi?

Sin lugar a dudas, visto de ese modo, si no logramos hacer algo para revertir esta tendencia parece no haber futuro para nuestro pasado. Y tampoco, obviamente, para nuestro presente.

Lectura recomendada: «La frágil memoria de la informática», Revista Ñ, 10/02/2012.

- Ir arriba -