Ir al contenido

docentes - 13. página

El porqué del Día del Maestro

Es necesario educar al pueblo en la verdadera democracia, enseñarles a todos lo mismo, para que todos sean iguales… para eso necesitamos hacer de toda la república una escuela.
Domingo Faustino Sarmiento

Cada 11 de septiembre se conmemora el aniversario del fallecimiento de Domingo F. Sarmiento. Para recordarlo, se homenajea a los docentes en todo el continente americano.

Al parecer, Facebook está repleto de revisionistas iluminados, hombres y mujeres preclaros, argentinos superiores y superados que todo lo saben y claro, hoy “había” que desenmascarar a Sarmiento.

Pero lo cierto es que, más allá de los aspectos más polémicos y antipopulares del accionar político y las ideas de Sarmiento, se debe reconocer en él al impulsor de la Ley 1420 de Educación, que nos rigió entre el 8 de Julio de 1884 y el desmantelamiento menemista, es decir, por más de 100 años. Lo paradójico de esto es que en los últimos años sólo se han generado mamarrachos legislativos, que no llegan ni a ser un pobre borrador de aquella ley original. La Ley 1420 es una ley que debe ser comprendida en el contexto del positivismo (“orden al servicio del progreso”), asi que si la sacamos de ese contexto será muy difícil comprender algunas de sus complejidades.

Básicamente, la Ley 1420 legislaba para una educación universal, común, mixta, gratuita, obligatoria y neutra. Y entre otras cosas, establecía:

– Un Estado responsable de la educación pública
– Un gobierno colegiado a través del Consejo Nacional de Educación y los Consejos de Distritos
– La financiación de la educación primaria (Fondo Escolar permanente)
– La estimulación de la creación de jardines de infantes, escuelas para adultos y en caso de necesidad, escuelas ambulantes
– Contenidos mínimos de lengua nacional, historia nacional y geografía nacional
– La normalización en la construcción de edificios escolares y cuestiones de sanidad escolar
– La normalización de la actividad docente, asegurando formación, estabilidad y derecho al retiro
– La promoción de la creación de bibliotecas populares
– La Inspección Estatal sobre escuelas particulares.

Este es el Sarmiento que recordamos hoy. Discutamos absolutamente todo, pero sin vendas ni prejuicios y, sobre todo, con conocimiento.

¡Feliz día a todos mis colegas y amigos docentes!

PD: Hoy escribí bastante en Facebook al respecto, pero sabemos que el muro traicionero de la red social esconde las cosas debajo de una montaña de comentarios y etiquetas con transcurrir de unos poco días. Me decidí entonces a publicar aquí también algo de aquello, como para que el registro quede más a mano. Y mejor organizado también. ¡Viva mi blog!, sería mi proclama implícita en esto.

Algunas fuentes:
Argentina.ar
Efemérides
El Historiador

También te puede interesar:

7mo. Congreso de Educación Tecnológica

También te puede interesar:

1a1 + de lo mismo = Nada

Confieso que la excelente disertación de Dardo Ceballos en el ciclo Tips y TICs, en la que presentó una investigación realizada por la UNR sobre la implementación del programa Conectar Igualdad en las provincias de Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos, logró confirmar lo que ya sospechaba pero me dejó mudo. Desde ese día estuve intentando describir, sin éxito, la catarata de ideas, confirmaciones y aun sensaciones que me atraviesan sobre esta cuestión, y a pesar de la amabilidad de Ceballos en responder mis preguntas y escuchar mis consideraciones al respecto, no pude ponerlas por escrito. Hasta hoy.

Ahora me encuentro con un artículo titulado “Los desvaríos de Papert” y escrito por Eleonora Badilla Saxe, catedrática, para la edición on line de La Nación de Costa Rica, en el que la autora pone en palabras muchas de mis propias convicciones al respecto de esta cuestión. Tomo algunos párrafos para ilustrar lo que considero es el problema de base de la implementación del plan Conectar Igualdad: la inserción forzada de las nuevas tecnologías en el aula.

Debo decirlo una vez más: Seymour Papert, matemático, científico de la computación, pionero de la inteligencia artificial, inventor del lenguaje de programación y autor del enfoque educativo para el uso de la tecnología digital en educación al que denominó Construccionismo, es un visionario. (…) La genialidad de Papert le hizo advertir (a la vez que predecía la ubicuidad de las computadoras) que las máquinas por sí mismas, no garantizarían ni aprendizaje relevante, ni mejoramiento de la educación. Por eso, repetía que hay un mundo de diferencia entre lo que las computadoras pueden hacer y lo que una sociedad decide hacer con ellas. Desde que publicó su primer libro, “Desafío a la mente” en 1980, en el que abogaba por el uso de computadoras en educación, también prevenía que no se debía esperar que la máquina tuviera un efecto en la educación, y más bien aconsejaba que se aprovechara su presencia para repensar fundamentalmente el sistema. Solía decir: “Mientras en las escuelas confinemos la nueva tecnología a simplemente mejorar lo que ya existe, en vez de realmente cambiar el sistema, nada significativo va a suceder”.

Sin embargo, el mundo se apresuró a confiar a ciegas en la solución de todos los problemas, incluidos los de la educación, a partir de la inclusión de la computadora. Pero,

El objetivo con las computadoras en educación en casi todos los países y regiones era hacer más de lo mismo, con un poco de maquillaje. El implacable tiempo, de nuevo, evidenció que Papert tenía razón. Aunque se reconocen efectos positivos personales e individuales por el uso de las herramientas digitales, nada significativo sucedió en los sistemas educativos nacionales; nada en relación con los contenidos de siempre; poco con el aprendizaje prescrito en planes y programas. Casi nada nuevo se manifestó a través de las evaluaciones tradicionales, con los instrumentos conocidos. Las muy públicas, recientes evaluaciones de programas de uso de computadoras en educación en otros países, así lo confirman.

La conclusión de la autora es coherente con aquellos principios elementales que pensaron Papert y otros:

Tal vez si las instituciones financieras, los Gobiernos y el sector educación (a nivel internacional y nacional) pusieran más atención a los desvaríos y predicciones de visionarios como Papert, se hubieran ahorrado gastos millonarios en evaluaciones y mediciones tradicionales inútiles buscando efectos de las computadoras en la educación que sabemos de antemano que no se darán, mientras no se repiense de manera cualitativa todo el sistema.

El ofrecer a cada joven, niño y niña (más que a cada estudiante) un dispositivo digital para que pueda crear, diseñar, programar, construir y colaborar es un deber ineludible para garantizar equidad de oportunidades. Pero no podemos buscar efectos diferentes ni esperar resultados distintos si se utilizan para hacer más de lo mismo en educación o para evaluar los mismos contenidos desarticulados de siempre.

Sin embargo, la solución parece estar al alcance de la mano, si es que nos detenemos a pensar en los cambios necesarios en la manera en que estamos educando a nuestros pibes, antes que en la inserción forzada de las nuevas tecnologías en el aula:

Antes de que el implacable nos cobre no haber hecho en educación lo que ya sabemos que hay que hacer, deberíamos poner atención a los desvaríos de visionarios como Papert, que insisten en que en pleno siglo XXI el modelo educativo pluricentenario y fabril ha cumplido su misión y que debe ser repensado profundamente. Y que el enorme potencial de las tecnologías digitales es una buena excusa y brinda una excelente oportunidad para hacerlo.

La computadora se ha metido en el aula con la prepotencia de un plan oficial que luce alejado de los verdaderos intereses de la educación y las reales necesidades del aula. Pareciera que sólo vamos en camino a arruinar otra oportunidad brillante más.


Fuente: La Nación.

También te puede interesar:

Una transformación humana

La transformación de la educación no requiere de una gran inversión. Estamos ante una transformación humana. El cambio está en conseguir atraer a los jóvenes a través de la emoción y la creatividad, usando la imaginación. Eso no cuesta dinero. Cuando se habla de nuevas tecnologías siempre nos quedamos en llenar las clases de ordenadores, pero es absurdo. En sus casas ya tienen aparatos más avanzados. La inversión debe estar en la forma en que se usa la tecnología, sobre todo en el software y en material online, que es mucho más barato que comprar aparatos que se quedan obsoletos.
Richard Gerver, educador

También te puede interesar:

Debate sobre Infancia y Adolescencia en contextos de vulnerabilidad

El próximo jueves 26 de abril a las 19:00 hs. se realizará un panel de debate sobre Infancia y Adolescencia en contextos de vulnerabilidad – Los menores de edad y la ley penal – Abordajes y desafíos desde el Estado y los medios de comunicación en la Biblioteca Argentina, sita en Pte. Roca 731, en nuestra ciudad de Rosario.

En forma cotidiana, los niños y adolescentes aparecen en los medios de comunicación en contextos relacionados con el delito o el abandono. Múltiples razones hacen que estén expuestos a una opinión pública que, muchas veces, sólo ve una parte del problema, es decir, la necesidad de intervención de un Estado punitivo sin que queden expuestas las causas de dichas situaciones. De ahí la necesidad de reunir a diferentes actores que puedan dar cuenta de la mencionada realidad desde los diferentes ámbitos de intervención. Para ello es importante sumar un análisis crítico de las coberturas de los medios de comunicación ya que, en algunos casos, contribuyen a estigmatizar a los niños y a los jóvenes.

Para ofrecer una mirada interdisciplinaria sobre la problemática estarán presentes como panelistas:

Alicia Ciciliani, diputada nacional por el Partido Socialista (PS).
Dr. Gabriel Ganon, defensor provincial del Servicio Público de la Defensa Penal de Santa Fe.
Lic. Jimena Staurini, Subdirectora del Instituto de Rehabilitación del Adolescente de Rosario (IRAR).
Representantes del Colectivo de Acompañantes Juveniles
Fabricio Simeoni, escritor a cargo del taller literario en el IRAR.
Dra. Sandra Valdettaro, UNR, Directora del Departamento de Cs. de la comunicación de la Facultad de Ciencia Política y RR.II.
Sonia Tessa, periodista de Rosario 12 y moderadora del debate.

Dirigido a estudiantes y profesionales de Derecho, Psicología, Trabajo Social, Antropología, Comunicación social, Periodismo, Cs. de la Educación y público en general.

Luego de la exposición de cada panelista el público podrá realizar preguntas sobre el tema. Para más información comunicarse al mail cbeatriz1@hotmail.com

Entrada libre y gratuita. Sin inscripción previa

Organiza: Biblioteca Argentina Dr. Juan Álvarez

Blog Biblioteca Argentina Dr. Juan Álvarez:
http://www.bibliotecaargentinadjalvarez.blogspot.com/

También te puede interesar:

Capacitación virtual en el programa Conectar Igualdad

Bajo el lema “los docentes protagonistas del cambio” y con la premisa de ser “una propuesta dirigida a que los docentes adquieran o refuercen ideas y prácticas que les resulten rápidamente provechosas en la tarea docente con este nuevo escenario de saturación tecnológica”, el programa Conectar Igualdad está llevando a cabo el “Curso básico para profesores”, en modo virtual.

Según se informa,

Pueden inscribirse en este curso todos los docentes y personal activo de escuelas secundarias y especiales de gestión estatal o privada, especialmente aquellos que están recibiendo el equipamiento del Programa Conectar Igualdad.

Si bien la inscripción es individual, se sugiere a los profesores que “traten de tomar el curso junto con otros compañeros de su misma escuela”, ya que “el cursar en grupo favorece la dinámica del trabajo propuesto, refuerza las redes de aprendizaje y facilita la resolución de tareas.”

El 16/2 inicia la 9na. cohorte y se encuentra abierta la inscripción para la décima.

Más información y el formulario de inscripción, en el sitio de Conectar Igualdad. Recorriendo el mencionado sitio se pueden encontrar documentos con ejercicios, ayuda y más.

Por supuesto celebramos la iniciativa, tan necesaria como largamente esperada.

También te puede interesar:

Peter McLaren: ‘La educación debe proveer lenguajes críticos, para construir alternativas’.

El doctor y profesor universitario de Educación Peter McLaren se encuentra en Argentina para una conferencia sobre “Pedagogía radical” en la Universidad del Salvador (USAL). Para la ocasión fué entrevistado para el suplemento iEco de Clarín, entrevista que reproducimos en parte aquí, en la que reflexiona sobre la tecnología y se pregunta si de alguna manera no crea “una ilusión de conectividad”.

Este magíster de Brock University y doctor de la Universidad de Toronto nacido en Canadá, es reconocido internacionalmente como el creador de la pedagogía crítica, la cual reconoce él mismo como tributaria del trabajo de Paulo Feire y al propio educador brasileño como su mentor.

Afirma que la pedagogía crítica no es una metodología sino que se trata de algo que tiene lugar en todos los espacios públicos. Y asegura que la ve “como un movimiento social y como la introducción a una forma de vida”.

Periodista: Pero, ¿tiene implicancias metodológicas?

McLaren: Sí, las tiene. Una sería valorar los conocimientos, las experiencias y las historias de vida de los estudiantes, en cualquier nivel de educación. Valorarlas significa volver la educación relevante para sus vidas.

P: ¿De qué forma?

M: Las experiencias que traen los estudiantes y las interpretaciones que tienen de ellas no hablan por sí mismas: necesitan ser entendidas y desafiadas. Porque tal vez esas experiencias y conocimientos los condicionaron de manera racista o patriarcal o autoritaria. Hacer la educación relevante y crítica quiere decir desafiar las historias y discursos de los estudiantes, pero de tal modo que no desaparezcan sus voces.

P: ¿En qué consiste la pedagogía crítica?

M: El arte de la pedagogía crítica es proveer lenguajes variados, lenguajes de posibilidad, lenguajes críticos, lenguajes de esperanza, de tal forma que los estudiantes puedan empezar a entender mejor cómo fueron creadas sus subjetividades y puedan construir alternativas. Una manera de hacerlo es, como propone Walter Mignolo (profesor argentino que trabaja en la Universidad de Duke), des-ligarse de las epistemologías de la colonización. Esta desvinculación es posible mirando otro tipo de epistemología para crear distancia y generar otros modos de pensamiento y traerlos a una conversación con las epistemologías occidentales. Esta aproximación, sin embargo, no es suficiente. No es sólo cuestión de cambiar nuestro modo de pensar: tiene que ser también un cambio material.

P: ¿Cómo afecta esta posición pedagógica a la relación alumno-profesor?

M: Mi mentor fue Paulo Freire (teórico de la educación brasileño), a quien mucha gente entiende mal. Creen que él habla de la relación entre profesor y estudiante como si el profesor fuera un facilitador. No creo eso y Freire tampoco lo creía. Los profesores han ganado el derecho de hablar con autoridad, no de manera autoritaria pero con una forma particular de autoridad para trabajar con temas críticos. Para mí, y esta es la clave, profesores y estudiantes son co-participantes en un proyecto mayor. La conciencia crítica no es algo que ocurra antes de las luchas: no te volvés crítico en un aula leyendo libros. Por eso, tanto profesores como estudiantes necesitan ser parte de una causa mayor, y esto puede ser en un vecindario, en una comunidad, puede ser local, nacional o, incluso, trasnacional.

P: ¿Cómo es vista esta pedagogía en los EE.UU.?

M: Allí no pensamos por fuera de la “caja”. La palabra “socialismo” no es siquiera articulada. Después de la Gran Depresión, algunos educadores se preguntaron si la educación podía construir un nuevo orden social. Esta pregunta debe volver a formularse en este particular momento del capitalismo global en crisis.

P: ¿Cómo ve el rol de la tecnología en la educación?

M: Solía ir a las clases de Marshal McLuhan cuando era estudiante y todavía me interesa, pero no he podido dedicarme al tema. Creo que las tecnologías tienen que ser miradas específicamente para entender sus efectos. Se asume que la tecnología está bien y se piden más computadoras, más televisores y videos. Pero debería haber más estudios específicos. Hay usos muy interesantes de la tecnología. Pero me pregunto también si de alguna manera no crea una ilusión de conectividad…

Fuente: Suplemento iEco del diario Clarín

También te puede interesar:

- Ir arriba -