Ir al contenido

ecología

“La alimentación industrial hace cualquier cosa menos alimentarnos”

Lo dice Soledad Barruti, quién escribió Mala Leche, el supermercado como emboscada. Se trata de un retrato sobre la alimentación industrial, las enfermedades de la época, el modo en que se fabrican productos de contenido engordante y nocivo, y los trucos para crear aromas y sabores químicos, colorantes, conservantes y otros productos con los que nos rellenamos sin nutrirnos. ¿Qué pasa con los postrecitos, azúcares, gaseosas y cajas coloridas que atentan contra la salud de la niñez con eso que Soledad define como Mala leche?

A continuación, la entrevista en el programa Decí mu.


Fuente: Decí Mu
También te puede interesar:

Algo luce mal en las profundidades de Bali

Manta Point, en la Isla de Bali, es uno de los sitios más visitados por los buzos en el sudeste asiático, por sus playas de arena blanca y aguas color turquesa. El británico Rich Horner se adentró en aquellas aguas para averiguar si había vida marina en dicho lugar y en cambio se encontró con altas cantidades de residuos plásticos, cartones y basura industrial. Sí, también encontró mantarrayas nadando en la zona.

Al pié del video, Horner comenta: “El océano nos trae regalos sorprendentes como peces de colores, plancton, algas y otras especies. Ah, y también algo de plástico, bolsas, botellas, vasos, sábanas, baldes, sobres, y mucho más. Demasiado plástico”.

Para muestra basta un video.

También te puede interesar:

La agroecología, una transformación ambiental, productiva y personal

“La agroecología es lo que más me rinde económicamente”, asegura el ingeniero agrónomo Amadeo Riva, administrador de La Primavera, una estancia familiar ubicada en Bolívar, provincia de Buenos Aires, en esta entrevista para el programa de radio “Decí MU”.

El Ing. Riva responde a preguntas clave en esta problemática: ¿los campos grandes pueden aplicar un manejo agroecológico? ¿Y eso rinde más o menos que la producción con fumigaciones y agrotóxicos? ¿En qué medida se relaciona lo ambiental con lo personal?  Y responde:

Al bajar o eliminar los costos de agroquímicos, se incrementa la ganancia porque logramos un rendimiento similar al de otros campos que gastan en esas cosas. Es una transformación ambiental, productiva y sin darte cuenta es también una transformación personal. Mi felicidad y mi satisfacción no sé qué precio tienen.

Impacta escucharlo por boca de quién consideraba al campo un calvario, hasta que incursionó en la agroecología.

Con creatividad, otro modo de producción es posible.


Fuente: Lavaca.org
También te puede interesar:

La Tierra respira

Los desastres naturales pueden revelar algunos efectos geológicos extraños. Uno de ellos, como se ve en el video a continuación, es la “respiración” callejera después del terremoto de 7,1 en México a finales de septiembre. Los transeúntes miran en shock como la tierra parece estar respirando por una enorme grieta en el suelo. En realidad se trata de un fenómeno relacionado con el suelo arcilloso y el filtrado de agua, llamado licuefacción, en el que la tierra pierde su consistencia por los efectos del terremoto y se comporta como un líquido.

Fuente: Ifl science
También te puede interesar:

Glifosato en la orina de los marplantenses

Según informa Ecoportal.net, un estudio realizado por la Asociación Civil Bios en el partido General Pueyrredón en la provincia de Buenos Aires, arrojó como resultado que tanto habitantes de zonas rurales como urbanas tenían glifosato o su metabolito en la orina.

En la ciudad de Mar del Plata, cabecera del partido, la orina del 70% de las personas sometidas al estudio contenía glifosato.

Silvana Buján, referente de Bios, lo cuenta en una gacetilla de prensa:

“Hicimos una prueba con muestras de orina de personas que viven en ámbitos urbanos y con personas que se encuentran en ámbitos rurales pensando que íbamos a encontrar diferentes resultados y no fue así, ambas poblaciones tenían glifosato o su metabolito, es decir, lo que se genera en el cuerpo cuando el glifosato se metaboliza. (…) Lo que encontramos es que la mayoría de nuestros alimentos industrializados contiene algo con soja, ya sea lecitina de soja, harina o proteína. Por otra parte el agua y los suelos, aunque no sean rociados con glifosato, lo reciben por la lluvia.”

Buján menciona también los resultados de los muestreos realizados entre octubre de 2012 y abril de 2014 en las provincias de Bs. As., Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos -dimos cuenta de ellos en su momento en este blog. El glifosato fue el herbicida más detectado con 90% de resultados positivos. 

El glifosato fue calificado como “cancerígeno” por la Organización Mundial de la Salud y pese a su impacto en el medio ambiente y en la salud humana, es el herbicida más vendido del mundo. Sus excipientes no se degradan ni desaparecen después de aplicados. “Se dice muchas veces que sin agrotóxicos no se podría sostener la producción de alimentos, y esto es falso, la mayoría de la producción de soja no es para consumo humano.” Y concluye, lapidaria: “No es increíble querer cambiar este modelo, lo increíble es aceptarlo cómo está.


Fuentes:
– Ecoportal.net
– Bios Argentina
También te puede interesar:

- Ir arriba -