Ir al contenido

Educativa

Reeditando la experiencia del blog como crónica y como registro.

El año pasado inauguramos en el Complejo Educativo de Alberdi, la experiencia de utilizar un blog como crónica y como registro in situ del viaje de estudios de alumnos y docentes a Península Valdés. Ya he relatado la emoción y el entusiasmo -palabras reñidas, aparentemente, con la frialdad de la tecnología- de niños, jóvenes, adultos, directivos, docentes, padres -profesionales y no-, de toda la comunidad educativa, al usar los servicios que la tecnología nos presta en un proyecto que le da sentido.

En estos días estamos renovando la experiencia, mucho más organizada, dinámica y planificada, porque todos aprendimos de aquella primera. Esta vez el destino es Mendoza, y la bitácora de viaje se encuentra en MendoCEAndo.

Así lo relatan en el blog los docentes y coordinadores involucrados, relato que es a la vez expectativa y deseo:

Iniciamos unos meses atrás la etapa de trabajo en el aula y el diseño del cuadernillo de trabajo. Inauguramos hoy, a través de este blog, el intercambio y el registro de nuestra experiencia que permitirá no sólo mantenernos comunicados sino también contar con un texto que posibilite volver una y otra vez sobre lo vivido y conservar los aspectos más significativos de esta experiencia. Comencemos este viaje, que hacemos juntos, lectores y viajeros, por esta ruta virtual que nos acerca.

El blog es parte de ese proyecto. Es parte del bagaje de experiencias de aprendizaje que los chicos obtendrán en este viaje. Para la comunidad del Complejo leer y comentar en el blog es nuestra forma de viajar, disfrutar y, por qué no, aprender con ellos.

También podría interesarte...

Encuentro con la familia en el Taller de Robótica Educativa

En abril de este año Marcela Botta y Daniel Dalmagro, fundadores y directores del Taller, y amigos de muchos años, me invitaron a dar clases allí. El Taller de Robótica Educativa, comenzó como un proyecto de estudio en el año 1994, que al año siguiente abrió sus puertas a los niños de la ciudad de Casilda, en donde desarrolló sus actividades durante dos años más. Debido al éxito obtenido, en el año 1998 abrió sus puertas en la ciudad de Rosario.

Como desde hace varios años, el viernes pasado tuvo lugar el “Encuentro con la familia 2008”, una convocatoria en la que los chicos que concurren habitualmente al Taller, en edades que van desde los 6 a los 14 años, traen a sus papis, hermanos y familiares a trabajar con ellos en un proyecto común, durante una clase.

El desafío de esta convocatoria fue el de construir un vehículo para una competencia en la que sería ganador… el último en llegar! De este modo, deberían poner en juego todo lo aprendido sobre transmisión de movimiento, poleas, engranajes, etc., a fin de lograr por ese medio un vehículo lo más lento posible. En las fotos a continuación, una pequeña muestra del éxito de la convocatoria.

También podría interesarte...

- Ir arriba -