Ir al contenido

Espacio - 4. página

A 50 años de una fallida misión a Marte

zond-3__1

El 30 de noviembre de 1964 la Unión Soviética iniciaba la misión Zond 2, consistente en una sonda para investigar el planeta Marte y probar nuevos sistemas con la nave.

A comienzos de mayo de 1965 y después de una maniobra a mitad de camino, las comunicaciones con la nave se perdieron. Sin embargo, la nave logró sobrevolar Marte el 6 de agosto de ese mismo año a una distancia de 1500 kilómetros y a una velocidad relativa de 5,62 km/s.

Este hecho forma parte de una larga historia de éxitos y fracasos en la muy extensa y rica carrera espacial soviética, una poblada de satélites meteorológicos, de observación medioambiental, de exploración planetaria y lunar, de exploración de cometas, astronómicos, de comunicación, de navegación y hasta satélites de radio amateurs.

El evento del que hoy se cumplen 50 años nos sirve de excusa para recordar que no se trató de la primera ni la única misión soviética al planeta rojo: las primeras misiones fueron del programa Marsnik, consistente en 2 vuelos cercanos con sonda en octubre de 1960. Ninguna de las dos logró salir de la Tierra y quedaron atrapadas en la órbita. Otras dos sondas fueron lanzadas en 1962: la Mars 1962A -falló en salir de la órbita de la Tierra- y la Mars 1962B -explotó la etapa superior antes de darle el último empuje directo a Marte.

El éxito llegaría el 1 de noviembre de 1962 con el lanzamiento de la Mars 1, una sonda automática interplanetaria. Voló a una distancia de 11.000 km de Marte y tomó fotos de la superficie. Envió además información sobre la radiación cósmica, sobre impactos de micrometeoritos y sobre el campo magnético, estructura de la atmósfera y posibles componentes orgánicos presentes.

El 21 de marzo de 1963 la nave se encontraba a 106.760.000 km de la Tierra, cuando la antena de transmisión falló y cesaron las comunicaciones.

En 1964 comenzó el programa Zond: la Zond 1964A -falló en su lanzamiento- y la Zond 2 -el lanzamiento que hoy cumple medio siglo-, que perdió contacto después de unas maniobras a mitad de camino en mayo de 1965.

Fuentes:
La historia del Zond 2 en Wikipedia
Russian scientific/research satellites

También te puede interesar:

El exitoso lanzamiento del ARSAT-1

ARSAT-1 es un satélite de comunicaciones geostacionario operado por la empresa propiedad del Estado argentino AR-SAT y construido por la empresa INVAP.

Su lanzamiento, programado para mediados de 2012 pero pospuesto por diversas razones, finalmente sucedió hoy a bordo del cohete Ariane 5 de la empresa Arianespace.

Estará localizado en el slot geoestacionario en la longitud 72° Oeste, y a 36 mil kilómetros de la corteza terrestre.

ARSAT-1 fue financiado, desarrollado y ensamblado en Argentina a cargo de técnicos y científicos industria argentina. La mayoría de sus piezas y el software fueron fabricados aquí, mientras que la carga útil del satélite fue importada de Francia, la propulsión de Alemania, y el cilindro central y los panales solares son de origen europeo.

Argentina se convierte así en una de las ocho naciones en el mundo que desarrollan y producen sus propios satélites geoestacionarios y, junto a Estados Unidos, son los dos únicos en el continente americano.

En el video, el momento de lanzamiento desde la estación Arianespace en la Guayana Francesa, con comentarios del Dr. Adrián Paenza.

Fuente: Wikipedia

También te puede interesar:

El lado oscuro de la Luna

ladooscuro

El 7 de octubre de 1959 la nave espacial soviética Luna 3 tomó y transmitió las primeras imágenes de la cara oculta de la Luna.

La primera imagen fue tomada a las 03:30 am hora de Greenwich, a una distancia de 63.500 km, después de que la Luna 3 había pasado el satélite para volverse y mirar el lado oculto iluminado por el Sol. La última imagen fue tomada 40 minutos después desde 66.700 km de distancia.

Se tomaron un total de 29 fotografías, que cubren el 70 % del lado oculto. Las fotografías eran de baja resolución, pero muchas características pudieron ser reconocidas.

Tomadas por una lente gran angular, las fotos mostraron que el lado oculto de la Luna era muy diferente del lado visible, en particular por la ausencia de mares lunares. La mancha oscura que se observa en la parte superior derecha es Mare Moscoviense, el área oscura abajo a la izquierda es Mare Smythii. El pequeño círculo oscuro en la parte inferior derecha, con el punto blanco, en el centro es el cráter Tsiolkovskiy y su pico central.

Fuente: Observatorio Astronómico de Córdoba (OAC)

También te puede interesar:

Basura sobre nuestras cabezas

Hace un tiempo hablabamos aquí acerca de la cantidad de satélites que están orbitando la tierra, un número a la vez asombroso y preocupante, ya que la muchos de ellos han dejado de funcionar hace tiempo y sólo esperan el momento de caer sobre nuestras cabezas.

Ahora publica Microsiervos un video original de Online Satellite Calculations, que muestra en tiempo real la posición de cada uno y su órbita. Y lo explican así:

Según los datos de Online Satellite Calculations de los ~13.000 satélites que hay orbitando la Tierra solo están funcionando realmente unos 3.500: el resto están clasificados como basura espacial, lo cual empieza a ser un problema. Antes que eso, otros ~20.000 ya cayeron cuando terminó su vida útil.

Aquí, el video:

Nos cuentan además los amigos de Microsiervos, que “actualmente hay proyectos sobre el papel para duplicar o triplicar la vida útil de esos ingenios espaciales mediante una especie de gasolineras-taller espaciales que los recargarían de combustible y los repararían en órbita.”

También te puede interesar:

Neil Armstrong, el héroe de una aventura fascinante

La fría crónica dice “Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la Luna el 21 de julio de 1969 durante la misión estadounidense de Apollo 11, ha muerto a los 82 años de edad debido a complicaciones en el corazón después de una operación llevada a cabo hace tres semanas.”

Yo en cambio, hubiera escrito: “Mi héroe de la infancia, el hombre que pegó el más grande salto de la historia pero le cedió el crédito a la humanidad; ese genial, disciplinado y a la vez osado piloto que puso su pié en un suelo polvoriento -no, al final no era de queso-, aquel que cumplió el sueño de Verne y de Méliès, ese hombre partió en el viaje de todos los viajes. Pero mas allá de la pena, nos quedan el respeto y la admiración por este protagonista fundamental de la que tal vez sea la más grande aventura tecnológica de la historia.”

Bueno, eso escribiría yo.

Los conspiracionistas que no quieren ni pueden convencerse de que el genio humano es capaz de proezas como esta cuando trabajan juntos por un propósito mayor, dirán que sólo se trató de un buen actor. Allá ellos.

Yo prefiero imagenes como las de más abajo. La humanidad puede aventuras como esta y mucho más. El piloto Neil A. Armstrong, a quién hoy despedimos, comandó una de ellas.

También te puede interesar:

- Ir arriba -