Ir al contenido

Frases - 11. página

Pruebas

Se pueden tener dudas de Humala, pero de Keiko tenemos pruebas.
Steven Levitsky, politólogo estadounidense, sobre los candidatos participantes del ballotage en Perú el próximo 5 de junio.

También podría interesarte...

Edad Media

Se casa un príncipe. Santifican a un Papa. Matan a un líder musulmán. La gente cree en brujas. Murallas protegen a los ricos. Edad Media 2.0
@elNinoRodriguez

También podría interesarte...

Sufrimiento

La producción de sufrimiento también cotiza en este mundo de salvaje capitalismo. Sufrir encaja mejor que vivir feliz.
Vanesa Guerra Malmsten, escritora.

También podría interesarte...

Arte y ciencia

Más que un sustantivo la ciencia debería ser un verbo que conjugara las acciones de mirar, experimentar, hacer preguntas, maravillarse, querer conocer más y más -o sea, una parte indisoluble de la cultura. Sí, sí: de la cultura, tanto como la literatura, el teatro, el fútbol o la belleza.
Diego Golombek, doctor en Ciencias Biológicas, docente e investigador.

También podría interesarte...

Búsqueda

Si no sabés lo que buscás, no entendés lo que encontrás.
Mauricio Dayub, actor, en una entrevista de Clarin.com

También podría interesarte...

Maestro Siruela

Siempre escuché a mi abuela llamar a alguien “Maestro Ciruela” (con “C”, al menos asi lo interpretaba yo), cuando el sujeto en cuestión hablaba con autoridad de un tema acerca del cual era totalmente ignorante. Como yo era chico y no entendía muy bien que tenía que ver ser un chanta con esa fruta que a mi me gustaba tanto (las rojas, sobre todo), nunca le presté mayor atención al asunto.

Con los años la frase cayó en desuso, y creo que no volví a saber de ella hasta esta mañana: alguien comentó algo al respecto en un post que estaba leyendo, haciendo la aclaración “maestro siruela (no, no es un error ortográfico)”. Y claro, esas cosas disparan mi curiosidad hacia la red/libro/artículo/etc., lo que sea que sirva para resolver el desafío me planteó la aclaración. Desafío sencillito, claro, pero útil para desasnarse un poco.

Finalmente, me quedé con un artículo de La Nación del 8 de marzo del 2009, escrito a partir de la avalancha de correo que recibió la redacción del diario a causa de lo que muchos lectores consideraron una desafortunada falta de ortografía por parte del humorista Nik: le había hecho decir a Gaturro, “maestrita Siruela”.

Según el artículo en cuestión, la expresión nada tienen que ver las ciruelas. Siruela es un pueblo de la provincia extremeña de Badajoz y el maestro Siruela es un personaje proverbial, surgido del ingenio popular. Se desconoce si el dicho corresponde a un hecho real o fue inventado y quedó para siempre como una crítica burlona sobre la persona ignorante que habla u opina sobre una cosa que desconoce.

Según afirmó el presidente de la Academia Argentina de Letras, Pedro Luis Barcia, consultado para la ocasión, el refrán original es “como el maestro de Siruela que no sabía leer y puso escuela”. El lingüista comentó además que “ya el maestro José María Sbarbi, en su gran diccionario de refranes, aclaraba en la década del 40 que la gente suele confundir el pueblo de Siruela con la ciruela”.

Parece claro que no hay en el refrán ninguna referencia histórica ni intención de burlarse de los maestros del pueblo de Siruela. Una simple rima, es todo.

También podría interesarte...

Desamores

-Nadie colgaba el teléfono como él.
“La sufrida”, microcuento de Leticia Herrera Álvarez, recopilado por Carlos G. Barba en “Otros 100 cuentos pequeñitos”

También podría interesarte...

La tristeza, a la basura

Aquella mujer cogió su tristeza, la dobló cuidadosamente, la metió en la bolsa de la basura, cerró la bolsa —no sin alguna dificultad, puesto que no todas las tristezas caben en una bolsa de basura de tamaño normal—, salió a la calle y tiró la bolsa en el contenedor.
Brillaba el sol y su vestido parecía nuevo. Curiosamente, el mundo también le parecía nuevo a ella. La calle relucía con un esplendor de cuadro recién pintado, los perros de la calle orinaban chorrillos de luz en las farolas y las viejecitas de la calle se encorvaban como un signo de interrogación trazado temblorosamente por un niño que estuviera aprendiendo a escribir.
Y ella misma se sentía resplandecer. ¿Qué te has hecho?, le preguntaban sus amistades. Pareces otra.
Nadie formulaba la pregunta correcta: ¿de qué te has deshecho?
Pero si la respuesta es buena, la pregunta es lo que menos importa.
“De como responder bien a las malas preguntas”, microcuento de Miguel Ibáñez de la Cuesta, recopilado por Carlos G. Barba en “Otros 100 cuentos pequeñitos”

También podría interesarte...

- Ir arriba -