Ir al contenido

información - 3. página

Privacidad en internet: riesgos y recomendaciones

Hablamos sobre los riesgos a la privacidad en internet, para el programa “La tarde de Sol”, conducido por Sol Pinck y que se emite por Abasto TV los sábados a las 15 hs. A continuación, un recorte del audio del programa:

Muchas gracias a Sol por su interés en nuestro trabajo y por apoyar la difusión de estas problemáticas.

También podría interesarte...

Windows 10 y los serios riesgos en que pone a nuestra privacidad

Por defecto, el sistema sincroniza datos con los servidores de Microsoft sin previa consulta al usuario. Aunque se puede desactivar el envío de información para proteger la privacidad, no se puede deshabilitar totalmente y la comunicación con dichos servidores persiste. Los datos recopilados por Windows 10 dependen de los servicios utilizados y, según Microsoft, permiten que se ofrezca la mejor experiencia al usuario, con este fin puede recopilar: nombre, apellido, correo electrónico, dirección postal, número de teléfono, información de autenticación como contraseñas, edad, sexo, país en el que utiliza el dispositivo, idioma de su preferencia, datos de pago y de uso, contactos a gestionar por Windows 10 o software incluido en este, localización a través de GPS, los archivos y sus contenidos por ejemplo al almacenar datos en OneDrive. Debido al envío de información privada a Microsoft, algunos buscadores de redes P2P bloquean a Windows 10 para evitar bloqueos en estos buscadores por uso que Microsoft pueda hacer con la información de las búsquedas que haga el usuario.
De Wikipedia, debidamente referenciado.

También podría interesarte...

Sueños (y pesadillas) de internet

Lo and Behold: Reveries of the Connected World es un documental de 2016 dirigido y producido por el gran director y documentalista alemán Werner Herzog (director de El enigma de Kaspar Hauser, Nosferatu o Fitzcarraldo, por citar solo algunas de sus creaciones), que trata sobre el impacto de internet y otras tecnologías en la vida humana, explorando el pasado, presente y futuro de Internet… y su lado oscuro.

En el trabajo aparecen varias personas que han participado en el desarrollo de internet y de otras tecnologías a lo largo de los años, como el hacker Kevin Mitnick, el fundador de PayPal y actual emprendedor aeroespacial Elon Musk, el especialista en inteligencia artificial Sebastian Thrun y el físico Lawrence Krauss, entre otros.

El documental está dividido en 10 partes, en las que aborda temas que van desde los orígenes de internet, los riesgos a la privacidad y el peligro de las llamaradas solares hasta el futuro de la inteligencia artificial y los viajes espaciales.

Para ver, reflexionar y estar atentos e informados.

También podría interesarte...

Un GIF en una bacteria

Un equipo de científicos de la Universidad de Harvard (EE. UU.) ha introducido y recuperado un GIF animado en el ADN de una bacteria viva. La imagen es una referencia al trabajo del británico Eadweard Muybridge, un precursor del cine.

El innovador método está basado en la técnica del corta-pega genético –aclamado como hito científico del 2015- y ha sido recogido por la revista Nature.

El experimento, logrado por primera vez en la historia, introdujo las imágenes codificadas en el ADN de células bacterianas vivas, creando una especie de “disco duro biológico” .

La información que precisa un ser vivo está almacenada en su genoma, en diminutas unidades de ADN. Los científicos ya habían almacenado grandes cantidades de datos en el ADN, pero esta es la primera vez en que se ha logrado además reproducirlo en células bacterianas vivas de E.coli (Escherichia coli), un bacilo presente en el tracto gastrointestinal de humanos y animales de sangre caliente.

Para probar esta idea, los científicos convirtieron cada píxel sombreado de la animación en un código de ADN, logrando codificar imágenes sustituyendo píxeles por nucleótidos de ADN. Los investigadores utilizaron entonces la tecnología de edición de genes CRISPR para integrar esta secuencia de información en el genoma de la bacteria, añadiendo un nuevo marco de animación cada día. Tras una semana, las bacterias se dividieron y se multiplicaron, pasando la película a generaciones sucesivas a medida que avanzaba, como un proceso biológico de intercambio de archivos.

Posteriormente, tras secuenciar las regiones de ADN extraídas de una muestra de la bacteria, el equipo pudo reproducir la imagen con el 90% de la información intacta, una prueba exitosa que sugiere que las células vivas pueden grabar y retener información en secuencia.

El nuevo estudio demuestra que al disco duro de la vida le queda mucho por mostrar y que las células podrían convertirse en diminutas cámaras dentro de nuestro propio cuerpo. La técnica utilizada podría permitir que las células vivas se conviertan en un “registrador molecular” en tiempo real, capturando desarrollos biológicos no vistos dentro del cuerpo, como una especie de grabador de vídeo digital orgánico.


Fuentes:
Muy Interesante
Publico.es

También podría interesarte...

Los documentos de investigación de Marie Curie, radiactivos por 1500 años

Los cuadernos, la ropa, los muebles y casi todos los objetos que permanecen en la casa de Marie Curie, la científica que junto a su marido Pierre descubrió el polonio y el radio, y dio a luz a la idea de la física de partículas, estarán radiactivos durante al menos 1.500 años.

El matrimonio Curie conocía acerca de la radioactividad pero no sus peligros. Su investigación buscaba averiguar qué sustancias eran radiactivas y por qué esos elementos -torio, uranio, plutonio-  brillaban en la noche“como ligeras hadas luminosas“, según describe la propia Marie en su autobiografía. Ella y su marido llevaban ropa de laboratorio común, sin protección.

Marie Curie murió a los 66 años en 1934, a causa de una anemia aplásica -un trastorno raro en el que la médula espinal no produce suficientes células nuevas-, atribuida a su investigación con material radiactivo. La casa continuó siendo utilizada por el Instituto de Física Nuclear de la Facultad de Ciencias de París y la Fundación Curie hasta 1978, cuando los vecinos reclamaron por las altas tasas de cáncer entre ellos. El laboratorio y el edificio fueron descontaminados en 1991, y un año después se permitió el acceso a las notas y materiales de Curie, que habían sido retirados de la casa.

Marie Curie fue la primera mujer en ganar un Premio Nobel en 1903 y la única en ganar un segundo Nobel en 1911. Fue además la primera mujer en convertirse en profesora de la Universidad de París y la primera mujer en ser enterrada en el Panteón de París en honor a sus méritos. Marie continuó con sus investigaciones luego del fallecimiento en 1906 de su marido Pierre en un accidente callejero, logrando importantes avances.

Para tener acceso a sus manuscritos, los investigadores deben firmar una exención de responsabilidad con la Biblioteca Nacional de Francia. Recién entonces pueden acceder a la caja forrada de plomo que contiene sus notas.


Fuente: Openculture.com

También podría interesarte...

Internet no olvida, en el SMI@R

El video a continuación es un extracto o resumen -el tiempo asignado en la ocasión fue de 15 minutos- de mi charla titulada Internet no olvida, presentada en la ocasión como parte del ciclo Social Media Inclusive de Rosario el 2 de Junio de 2016, realizado en la Sala Lavardén de nuestra ciudad.

Esperamos que lo disfruten. Consultas e invitaciones a presentar la charla serán recibidas con gusto. El lector puede usar el formulario de contacto, aquí mismo. 

Muchas gracias a Daniel Krichman por la organización del evento y la edición de este video.

También podría interesarte...

La diferencia conceptual entre un alumno escolarizado y el alfabetizado

Leyendo a Michel Serres, filósofo y ensayista francés, en Pulgarcita -reconozco que tardíamente, es un trabajo de 2012- se mezclan muchas convicciones y algunas tristezas. Serres promueve y augura los cambios necesarios en la educación al tiempo que reconoce la dificultad central en esa cuestión: quienes organizan las reformas lo hacen según modelos perimidos desde hace largo tiempo. Mientras tanto –pensamos- el actor principal sigue creando su propio ecosistema -o “digitosistema”a su ritmo y frente a las incertidumbres -o inoperancia- de los adultos.

No puedo más que coincidir con esa mirada. Históricamente, la escuela fue un ámbito mayormente cerrado, un mundo particular girando en su propia galaxia ajena y aislada de lo cotidiano.  El mundo no entraba en la escuela, la escuela salía a él para mirarlo como un espectador, y en el mejor de los casos, analizarlo pero sin mezclarse. Ya en una excursión, una vista a una fábrica o un recorrido por el museo, eran todas excursiones al afuera como turistas de una realidad que de todos modos habitábamos, pero después de la campana de salida.

Hace varios años escribí un artículo que titulé El aula, en cualquier momento y en cualquier lugar, a partir de algunas ideas que fueron surgiendo mientras preparaba una serie de talleres que presenté luego en una escuela local, sobre algunas herramientas y servicios digitales que los docentes teníamos -tenemos- a la mano para utilizar en nuestras clases. Ese texto se convirtió luego en el eje de mi tesis final de la capacitación docente, así de relevante me resultó.

La experiencia viene a cuento porque aquel escrito tuvo una cantidad de comentarios entusiastas -en el mismo post y en charlas personales-, todos ponderando el acceso a esos recursos y el conocimiento de ellos. Pero uno en particular me llamó la atención: una docente innovadora, con años de experiencia en el aula y en la gestión, me hizo la salvedad de que reconocía el valor de los recursos digitales, pero reivindicaba espacio-aula como el lugar más relevante de la escuela. Siempre creí que esa, aun en boca de una hacedora, fue una confesión de incertidumbre.

La escuela, o mejor dicho los adultos que la habitan, necesitan, anhelan, se exigen cerrarse sobre si mismos y proteger ese territorio que temen perder. 

Pero años después la realidad demuestra lo que ya sospechábamos: aquella resistencia fue vencida y el mundo -el digital- se metió con toda su prepotencia en la escuela, y aquella incertidumbre convirtió a sus referentes adultos, en muchos, tal vez demasiados casos, en espectadores absortos, que solo atinan a criticar aquello que los confunde: la nueva realidad de chicos hiperconectados que reclaman nuevas maneras de organizarse, de aprender, de cuestionarse, de actuar y aún de ser. 

En palabras del propio Serres, “hoy la pedagogía cambia por completo con las nuevas tecnologías, cuyas novedades son sólo una variable cualquiera dentro de la decena o la veintena que (…) podría enumerar. Este cambio (…) repercute poco a poco en todo el espacio de la sociedad mundial y el conjunto de sus instituciones caducas”.  De allí es que entendemos aquella insistencia de los reformistas de la educación: opinan, proponen, legislan y arriesgan sobre los viejos modelos perimidos, concebidos para una escuela que ya no existe, porque es aquella sociedad que los propuso la ya no existe. Como en una noria, cada propuesta parece ser una vuelta más en redondo sobre las mismas viejas ideas. Los avances no son avances, son solo una vuelta más. Rascando la superficie de cada novedosa teoría vuelve a emerger el pasado.

Algunos ejemplos de decisiones desacertadas por lo anacrónico -como la prohibición de uso de los celulares en la escuela o la eliminación del espacio específico para adentrarse en el mundo digital-, y aun la cara del especialista que hablaba loas del pretendido cambio del libro por la netbook de Conectar Igualdad cuando le pregunté “¿Y eso que cambia?”, hablan a las claras, entendemos, de aquella incertidumbre a la que nos referíamos párrafos más arriba.

Los nuevos paradigmas englobados en “neologismos pedagógicos” que pueblan las propuestas en apariencias innovadoras, suelen esconder otros propósitos, algunos comerciales -onerosas conferencias, elevadas cuotas escolares, etc.-, otros desviados de la realidad -meritocracia y evaluaciones que solo sirven para llenar estadísticas-, ninguno de ellos orientados, presumo, a lograr consensos y cambios genuinos.

La educación experimenta hoy un cambio cultural que necesita de la reflexión y la participación de todos sus actores, con la certeza de que en la base de ese cambio se encuentra la enorme diferencia conceptual que existe entre un alumno escolarizado -en tanto parte del sistema- y el alfabetizado que cuenta con recursos para enfrentar las realidades y exigencias del siglo XXI. 


Imagen: Blog Biblioteca UniZar

También podría interesarte...

- Ir arriba -