Ir al contenido

internet

Google presenta One, su nuevo servicio de almacenamiento

Google One es un nuevo servicio que Google está implementando a fin de centralizar la gestión del espacio de almacenamiento de las cuentas de usuario, y que se aplica para Google Drive, Fotos y Gmail. En mayo de 2018 Google anunció que le cambiaría el nombre a su sistema de almacenamiento y ese cambio vendría acompañado de nuevas tarifas.

La novedad es que el almacenamiento de este servicio será el que el usuario utilizará para todos sus productos de Google. Esto significa que el espacio que tenga contratado se repartirá entre Google Drive, Google Photos y Gmail.

Los datos se migran directamente desde Google Drive, desde donde se accede utilizando la opción Adquirir más almacenamiento. También se puede acceder directamente desde one.google.com. Habrá un lanzamiento definitivo en próximos meses.

Google One también incluye un plan familiar, para compartir el almacenamiento con los integrantes del servicio de Familias de Google.


Fuente: Xataka
También te puede interesar:

A Infobae le caen mal los doodles…

Siguiendo con el que parecer ser nuestro tema del día, pensamos que sería muy adecuado que Infobae confirme si ahora informan para el hemisferio norte.

Claro, levantaron la noticia del portal de Muy Interesante, que se escribe desde aquellos lares. Seguramente de eso se trata. Pero las malas lenguas dirían que… no, mejor dejá…

También te puede interesar:

A propósito de los doodles…

Este es el primer doodle de la historia del buscador más usado, una idea que nació en 1998 en los inicios mismos de la empresa y se convirtió en un clásico con más de 4000 creaciones. Ellos lo cuentan así:

En 1998, antes incluso de la constitución de la empresa, el concepto de doodle surgió cuando los fundadores de Google, Larry y Sergey, se pusieron a jugar con el logotipo corporativo para confirmar su asistencia al Festival del Hombre en Llamas [Burning Man] celebrado en el desierto de Nevada. Para ello, colocaron el dibujo de un monigote detrás de la segunda “o” de la palabra Google. El objetivo del logotipo modificado consistía en enviar un mensaje cómico a los usuarios de Google para comunicarles que los fundadores estaban “fuera de la oficina” (OoO en inglés). Aunque el primer doodle fue relativamente sencillo, este hecho marcó el inicio de la idea de decorar el logotipo de la empresa para conmemorar eventos señalados. Dos años más tarde, en el año 2000, Larry y Sergey pidieron al actual webmaster Dennis Hwang, que trabajaba en prácticas en ese momento, que creara un doodle para el Día de la Toma de la Bastilla. El doodle fue tan bien recibido por los usuarios que se nombró a Dennis doodler oficial de Google, y los doodles empezaron a mostrarse con mayor regularidad en la página principal de Google. Aunque al principio los doodles conmemoraban principalmente festividades populares, actualmente representan un gran número de eventos y de aniversarios que comprenden desde el nacimiento de John James Audubon hasta el helado Sundae. Con el tiempo, la demanda de doodles ha aumentado a nivel internacional. La creación de doodles es ahora la tarea de un equipo de ingenieros e ilustradores con talento (denominados “doodlers”). Para este equipo, la creación de doodles se ha convertido en un esfuerzo conjunto por darle vida a la página principal de Google y divertir a los millones de usuarios de Google de todo el mundo.

Sin dudas, una presencia ineludible en nuestra cultura digital actual.


Fuente: Google – Sobre los doodles
También te puede interesar:

¿Anonimato en la red? Olvídalo

Aunque las empresas en internet afirmen que los datos personales se eliminan o se hacen anónimos, puede que esa promesa finalmente no se cumpla. 

Informa el periódico New York Times, que científicos del Colegio Imperial de Londres y la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica han desarrollado un algoritmo informático que puede identificar al 99,98 por ciento de los estadounidenses de entre casi cualquier conjunto de datos disponible con tan solo 15 atributos, como el género, el código postal o el estado civil. En el anuncio, hecho originalmente en la revista Nature Communications, aseguran además que el método permite volver a identificar a los individuos a partir de fragmentos de lo que supuestamente eran datos anónimos.

Puede que usted no lo sepa, estimado lector, pero la información que publicamos en internet se puede compartir y vender sin violar las leyes de privacidad en la mayoría de los países. La gente de marketing estará feliz de pagar por sus preferencias de citas, inclinaciones políticas o hábitos de compras, por ejemplo. Incluso los conjuntos de datos anónimos a menudo incluyen los llamados atributos, que son determinadas características de un individuo o de un hogar. Según informa la publicación mencionada, los datos de consumidores anónimos vendidos por la agencia de crédito Experian, a Alteryx, una firma de mercadotecnia, incluyó a 120 millones de estadounidenses y 248 atributos por hogar.

Si aún no termina de sorprenderse, hay más: los científicos publicaron su código de software en línea para que cualquiera lo use. Normalmente, cuando los científicos descubren una falla de seguridad alertan primero al proveedor o a la agencia que almacena los datos. Pero en este caso decidieron hacerlo público, según afirman, para que los proveedores de datos puedan asegurar los paquetes de datos futuros y evitar que las personas vuelvan a ser identificadas.

Esta no es la primera vez que se demuestra que los datos anónimos no son tan anónimos como se creía. En el año 2016 se logró identificar individuos a partir de los historiales de navegación web de tres millones de alemanes, datos que se habían comprado a un proveedor. Genetistas han demostrado que los individuos pueden identificarse en bases de datos de ADN supuestamente anónimas.


Fuente: New York Times
También te puede interesar:

FaceApp, o los riesgos a la privacidad como juego

Podríamos asegurar que con la aplicación FaceApp se confirma aquello que observamos desde hace tiempo: la mejor forma de viralizar los riesgos a la privacidad en internet es hacerlo como un juego. El humor, el juego y la curiosidad parecen ser -algunos estudios lo probarían- la manera más efectiva de lograr que una pieza de información se viralice. Ya sucedió tiempo atrás con #10YearChallenge y ahora se repite con FaceApp, que juega con todo eso y claro, lo logró.

FaceApp es una aplicación para celulares que manipula la fotografía de una persona para mostrar como luciría siendo anciano -añadir una sonrisa, cambiar el color de pelo o de sexo son otras funciones de la aplicación, aunque aquella es la que popularizó esta app-. Las principales reservas de los especialista en seguridad informática radican en el posible uso indebido de los miles de datos biométricos que recolecta el sistema. 

El humor permitió que algunos celebraran su buen estado o lamentaran el resultado de la manipulación de la imagen. Y como no podía faltar, rápidamente circularon memes con el filtro aplicado a famosos y políticos.

El creador de la aplicación, el ruso Yaroslav Goncharov, explicó que el sistema utiliza una forma de inteligencia artificial conocida como red neuronal para escanear el rostro y modificarlo según el filtro elegido.

Las preguntas que surgen entre aquellos más atentos a la seguridad en el ámbito digital, advierten sobre el trasfondo de aplicaciones como esta: ¿qué sucede con los miles de datos biométricos que recolecta el sistema?, ¿quién almacena esa información sensible que permite la identificación facial similar a la utilizada por las fuerzas de seguridad?

“El reconocimiento facial se está convirtiendo rápidamente en uno de los elementos clave de la identidad digital y, por lo tanto, las personas deberían considerar la posibilidad de proteger su imagen facial de la misma manera que deberían proteger otros elementos de su identidad, como su fecha de nacimiento, número de contribuyente y demás”, advirtió David Vaile, presidente de la Fundación Australiana de Privacidad.

Los medios no se quedaron atrás en hacer uso y ayudar a difundirla sin la menor referencia, en la mayoría de los casos, a los riesgos que su uso conlleva.

Internet no olvida. Deberíamos pensar antes de publicar, a fin de proteger como un bien preciado nuestra identidad digital.


Fuentes:
Página/12
40deFiebre.com
También te puede interesar:

El etiquetado de fotos en Facebook que reveló la caída del 3 de julio

Si bien no es nuevo, para muchos resultó sorprenderte descubrir el modo en que funciona el etiquetado de fotos de Facebook. La cosa fue así: la red social presentó inconvenientes -también lo hicieron Instagram y Whatsapp- a la hora de publicar fotos, las que mostraban una etiqueta -tal como se observa en la captura de pantalla de más arriba- en lugar de la imagen correspondiente.

Si bien no hay información oficial al respecto, algunos medios informan que el problema fue una falla en su red de entrega de contenidos, o content delivery network (CDN), lo que le impidió a los usuarios intercambiar su habitual volumen de memes y audios de entre 1 segundo y 5 minutos.

La tecnología de inteligencia artificial que usa Facebook para etiquetar las fotos desde el 2016, y que según la empresa sirve mejorar la accesibilidad de las personas con discapacidad mostraba, en vez de la imagen, palabras. Observar frases como “personas sonriendo”, “dos personas con gafas de sol” o palabras sueltas como “zapatos” o “reloj” generaron una gran inquietud con respecto al uso que Facebook hace de la valiosa información comercial que se recopila de este modo.

¿Las marcas, principales beneficiarios de nuestras fotos?


Fuente: ATV
También te puede interesar:

Apto nostálgicos: volviendo a los juegos de los ’80 y ’90

The Internet Archive, ese recurso invaluable de acceso a contenidos que han ido desapareciendo de la web, también nos permite dar rienda suelta a la nostalgia por los viejos juegos: gracias a su combinación con el emulador DOS Box y las últimas versiones de navegadores, el proyecto ha presentado un catálogo con alrededor de 2400 juegos a los que se puede jugar con el servicio que ofrecen con esa emulación desde el navegador.

Si bien se aclara que aún está en fase beta, las versiones son completamente jugables. Así que, si deseamos dar rienda suelta a aquella pasión por el Prince of Persia, Alone in the dark, Doom II: Hell on Earth -uno de mis favoritos- o el más humilde Tetris, no tenemos más que hacer click aquí y comenzar -o recomenzar- la aventura.


Fuente: Xataka
También te puede interesar:

- Ir arriba -