Ir al contenido

NASA - 9. página

Los 40 años de un salto gigantesco

Todo comenzó el 25 de Mayo de 1961, cuando el presidente Kennedy anunció su intención de enviar astronautas a la Luna antes de finalizar esa década.

Tres semanas antes, Alan Shepard se había convertido en el primer estadounidense en viajar al espacio. Y ocho años de arduo trabajo después, la NASA vió concretado su proyecto de poner un hombre en la Luna cuando la nave propulsada por un cohete Saturno V, despegó desde el Complejo 39A del Centro Espacial Kennedy en Florida llevando a bordo las expectativas de la humanidad toda bajo el mando de los astronautas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins.

Era el 16 de Julio de 1969 a las 9:32 de la mañana. El enorme cohete se elevaba sobre el cielo de Florida y 12 minutos después la tripulación entraba en órbita.

Cuatro días después Armstrong y Aldrin pasaron al módulo lunar, llamado Águila, mientras Collins permanecía en el Módulo de mando Columbia. El Águila finalmente se posó en la superficie lunar, en el Mar de la Tranquilidad.

El primero en pisar la superficie de nuestro satélite natural fue Neil Armstrong, el 20 de Julio a las 10:56 hora de Florida, ante la mirada de millones de personas alrededor de todo el mundo que lo observaban a través de la televisión. Mientras descendía por la escalera del módulo, Armstrong proclamó:

Este es un pequeño paso para el hombre,
pero un gran salto para la humanidad.

Aldrin tendría la oportunidad también: al descender del módulo hizo su poderosa descripción de lo que veia: “Magnífica desolación”, la llamó.

Tomaron fotografías, manejaron una cámara de televisión y finalmente depositaron una placa metálica con la siguiente inscripción:

Aquí los hombres del planeta Tierra han puesto el pie sobre la Luna por primera vez. Julio de 1969 D.C. Hemos venido en paz en nombre de toda la humanidad.

Después realizaron actividades científicas en un par de salidas: instalaron un reflector de rayos láser destinado a medir con exactitud la distancia entre la Tierra y la Luna, un sismógrafo para registrar terremotos lunares y una pantalla para medir la intensidad del viento solar. Mediante picos y palas recogieron arena y fragmentos de rocas lunares. Volvieron luego al módulo lunar para reunirse con el módulo de mando donde los esperaba Collins. La hazaña finalizó el 24 de Julio con el módulo de mando cayendo en el Pacífico, cerca de Hawai.

Habían regresado sanos y salvos a casa.

Fuente: NASA en español

También podría interesarte...

Comienza la misión Apollo 11

No, no se trata de nuestra llegada tarde al que tal vez sea el logro tecnológico más grande del hombre, sino de recrear esta fantástica aventura en modo virtual, a 40 años de la llegada del hombre a la Luna.

La misión ya partió rumbo a su destino, esta mañana a las 9:32 AM EDT, y se puede seguir desde We Choose de Moon, un sitio que reune toda la información del vuelo con las imágenes, videos y comunicaciones originales de esta gran epopeya.

Pero además, por si fuera poco, pueden descargarse widgets para Facebook, MySpace o el propio escritorio, que marcan en tiempo real las etapas de la misión. Además las comunicaciones se pueden Twittear y leer tal como sucedieron en su momento. Una opción de suscripción vía mailing también nos mantiene informados sobre la misión, cuyo momento cúlmine, claro, es el alunizaje y las primeras pisadas del hombre en nuestro satélite natural en, a ver, 101h., 9m. y 40s… 39… 38… 37… 36…

Ah, por favor, no comenten sobre las teorías conspirativas, que se filmó en un set y que nunca fueron, etc., etc. Ya está. Ya fué, como dicen los pibes. Está bastante bien comprobado y documentado como para seguir discutiendo. Quienes creemos que el hombre es capaz de grandes hazañas cuando se lo propone, disfrutaremos de revivir semejante logro y, por qué no, revivir un momento inolvidable de nuestra infancia. Y si, estamos grandes ya.

(Agrego 22hs.) La NASA ha publicado algunos de los videos originales de la misión “parcialmente restaurados” en HD.

Según se cuenta en Microsiervos, esto indicaría que se han encontrado las cintas perdidas de la misión.

Las imágenes incluyen 15 momentos claves de aquel paseo espacial y son parte de un completo proyecto de restauración que se espera que esté terminado en el otoño del hemisferio norte.

Estas cintas han sido el objeto de una extensiva búsqueda a lo largo y ancho de almacenes y edificios de la NASA e instituciones asociadas por todo el planeta desde que la agencia anunciara que en octubre de 2006 se iban a dar de baja las últimas máquinas capaces de leerlas, momento en el que algunos veteranos del proyecto pensaron que sería una buena idea pasarlas a un formato más moderno y quizás mejorarlas procesándolas con equipos modernos, momento en el que se descubrió que su pista se perdía pocos años después de su grabación.

Su importancia reside en que estas cintas contienen imágenes de mucha más calidad de la que asociamos al paseo lunar de Armstrong y Aldrin, ya que las imágenes que se emitieron en directo y que se grabaron para luego almacenar y distribuir a cadenas de televisión fueron creadas filmando de un monitor la señal Slow-scan television que se recibía de la Luna, lo que disminuyó considerablemente la calidad de estas.

Para bajar y guardar.

(Agrego 17/7) La NASA admitió hoy que las cintas perdidas del Apolo 11 fueron probablemente borradas. La agencia ha reconocido que esas cintas acabaron formando parte de un lote de 200.000 cintas que fueron borradas y reutilizadas para ahorrar dinero, con lo que ha decidido abandonar su búsqueda.

Gracias Microsiervos, gracias Vix y gracias Aletorto.

También podría interesarte...

Choque de satélites: abramos el paraguas, por las dudas

Informa hoy la BBC en español:

Dos satélites chocaron en plena órbita, en lo que se considera el primer incidente de este tipo registrado de manera pública [el énfasis es nuestro]. La Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) informó que la colisión entre un satélite comercial estadounidense de comunicaciones y un satélite militar ruso fuera de servicio ocurrió a más de 800 kilómetros de altura, sobre Siberia, Rusia. Se indicó que los riesgos que puede representar este accidente para la Estación Espacial Internacional y para el lanzamiento de un transbordador -a fines de mes- parecen ser pocos.

Algunos informes indican que cientos de piezas que dejó el choque están siendo monitoreadas y se cree que la magnitud del accidente no se sabrá sino hasta dentro de varias semanas. La pregunta ahora es si algunas de esas piezas pueden alcanzar la estación espacial, que orbita la tierra a unos 435 Km. por debajo del sitio de la colisión. Según el diario Washington Post, un memo de la NASA indica que ese riesgo es “elevado”, pero que los daños que puede causar son “muy pequeños y dentro de límites aceptables”.

El satélite ruso, de forma cilíndrica, tenía una masa de unos 800 kilos y era conocido como el Cosmos 2251. Había sido lanzado en junio de 1993 y fue declarado fuera de operaciones hace diez años. El satélite estadounidense pertenecía a la empresa privada Iridium Satellite LLC y tenía la forma de una caja con alas. Pesaba 600 kilogramos y había sido puesto en órbita en 1997. El impacto ocurrió [el martes] a 800 kilómetros de altura sobre Siberia. Según Rupert Wingfield, uno de los corresponsales de la BBC en Moscú, la agencia espacial rusa parece querer distanciarse de cualquier responsabilidad por el accidente, al describir al Cosmos 2251 como “basura de la era soviética”. Sin embargo, Wingfield dice que también puede ser que la agencia, que es civil, simplemente no sepa sobre este caso.

La BBC advierte además que es mucho más preocupante la opinión de un experto espacial ruso, quien dice que los restos de la colisión pueden chocar contra otros satélites, incluyendo algunos en desuso de la época de la Guerra Fría, los cuales eran movidos con energía nuclear. Si eso ocurre, indicó el experto, podría formarse un cinturón de restos radiactivos que orbitarían la Tierra.

Se indica además, que tras el impacto se produjo una gran nube de escombros. Se sabe que cuando dos objetos impactan con tal fuerza, los restos del choque pueden destruir otros satélites. Sin embargo, se informa que la NASA espera que la mayoría de las piezas sean consumidas por las altas temperaturas una vez que desciendan a la atmósfera terrestre. Según esta misma agencia, aproximadamente 6.000 satélites han sido lanzados al espacio desde 1957, de los cuales sólo la mitad se mantiene en operación.

Pensandolo bien, parece que con sólo un paraguas no alcanza…

También podría interesarte...

Observadores y viajeros de los cielos, de festejos varios

Este año que recién comienza fue declarado “El Año Internacional de la Astronomía”, por iniciativa de la Unión Astronómica Internacional (UAI) y con patrocinio de la UNESCO y de la ONU.

El objetivo que se persigue con esta inciativa es la de “transmitir la fascinación por el Universo” y aumentar el interés entre la ciudadanía por la Astronomía y la ciencia en general y hacerla conocedora de sus beneficios a favor del progreso de la sociedad.

Para tal fin se desarrollarán jornadas, cursos y visitas a los planetarios en todo el mundo. Nos sumamos a la iniciativa celebrando algunas fechas importantes, coincidentes en estos días, relacionadas con los avances en el desarrollo de la ingeniería aeroespacial y la conquista del espacio:

– El 24 de diciembre de 1968 la tripulación de la Apolo 8, la primera misión que viajó hasta la Luna y puso a tres seres humanos en la órbita del satélite, tomó la fotografía AS08-14-2383, más conocida como “Amanecer terrestre”, que muestra la salida de la Tierra vista desde su satélite.

Aunque en la ocasión los astronautas de la misión tomaron varias imágenes, esta se convirtió en un hito de la historia de la fotografía.

– El 2 de Enero de 1959, un cohete R-7 modificado despegó desde Baikonur, impulsando la pequeña nave Ye-1 para alcanzar la velocidad de escape necesaria para salir de la órbita terrestre, siendo el primer objeto fabricado por el Hombre que lograba abandonar la Tierra con destino a la Luna.

El éxito obtenido por la Unión Soviética contrastaba con los fracasos de los Estados Unidos, quienes no lograban que sus naves Pioneer lograran salir de la Tierra.

Con una masa de 156 kg, la Ye-1 contaba con una serie de instrumentos bastante básicos que permitían medir el campo magnético y la radiación de la Luna. El 3 de Enero la nave expulsó una pequeña nube de sodio, con el objeto que los astrónomos lograran seguir y calcular su trayectoria. Algunos medios soviéticos denominaron a la Ye-1 como Lunnik, nombre formado de los términos “Luna” y “Sputnik”, pero sólo en 1963 se decidió denominarlo con el nombre con que se le conoce en la actualidad: Luna 1.

– El 4 de enero del 2004 el rover Spirit llegó a Marte. Veintiún días después llegó su compañero, Opportunity. La misión, que inicialmente duraría unos 3 meses, sigue explorando el planeta rojo cinco años después. Más de una vez se despidió la NASA de sus mimados juguetes, pero gracias a las tormentas de viento que limpian sus paneles solares, se han despertado y comunicado con el planeta Tierra para recibir nuevas instrucciones. Los científicos esperan la próxima tormenta para encomendarles sus dos nuevas misiones.

Fuentes: IAA y NASA

También podría interesarte...

Devolvé la bolsa… ¡cuando la atrapes!

Reconstruimos la historia a partir de la info que nos llega de WTF!, y es más o menos así:

El 18 de noviembre, la astronauta Heidemarie Stefanyshyn-Piper trabajaba en las afueras de la Estación Espacial Internacional (ISS). Sucedió que, en un descuido, no cerró su engrasadora al colocarla dentro de la bolsa de herramientas. Al darse cuenta e intentar limpiar el enchastre, olvidó asegurar la bolsa en cuestión… y se le piantó: salió disparada hacia el espacio, y ahora está orbitando la tierra.

Tan sublime momento está registrado, como debe ser:

La bolsa errante tiene el tamaño aproximado de una mochila, así que dicen que alcanza a divisarse usando binoculares o un telescopio pequeño.

Pero claro: primero hay que encontrarla.

Una ayuda: justamente ayer pasó por encima de nuestras cabezas, a las 4:57:14 am. ¿Qué cómo lo sé? Gracias al Satellite Tracker de Spaceweather.com

Sería bastante gracioso, sino fuera porque se trata de algo así como cien luquitas en titanio formando parte ahora de la no escasa basura espacial. Porque, claro, ellos no compran sus martillos en algún centro comercial.

Nos faltó averiguar cuando caerá sobre nuestras cabezas. La bolsa, digo.

También podría interesarte...

La increíble aventura de las sondas Voyager continúa después de 31 años

La sonda Voyager 2, lanzada en 1977 junto a su gemela Voyager 1 con la misión conjunta de sobrevolar los planetas gigantes Júpiter y Saturno, lleva 31 años viajando por el espacio. Increiblemente y a pesar del frío y la oscuridad, continúa enviando información a la Tierra, alimentada como está por baterías nucleares.

El jueves pasado se informó en el sitio de la revista de divulgación Muy Interesante, que la nave cruzó la frontera del sistema solar en un lugar más próximo al sol de lo que se había previsto, lo que indicaría la existencia de una irregularidad o abolladura en la heliosfera. Textualmente,

La Voyager 2 acaba de traspasar los límites de la heliósfera, la enorme burbuja magnética que rodea al sol y sus planetas. Y los últimos datos enviados por la sonda revelan que, lejos de ser un círculo perfecto, el sistema solar tiene una forma aplastada y alargada. La asimetría podría deberse al campo magnético existente entre los sistemas estelares en la Vía Láctea, que golpea el sistema solar a un ángulo diferente en el sur que en el norte, probablemente debido a la turbulencia interestelar de las explosiones de las estrellas.

Saludos, V’Ger

Foto: Saturno y sus lunas Tetis y Dione, enviada por la Sonda Voyager el 3 de noviembre de 1980. Distancia: 13 millones de km. (NASA.gov)

También podría interesarte...

Crónicas marcianas

Foto del suelo marciano tomada ayer por la sonda Phoenix, difundida por la agencia AP.

También podría interesarte...

- Ir arriba -