Ir al contenido

niños

Caso Glaxo: ‘Los culpables de usar a niños pobres como conejitos de indias no pasarán por un juzgado’

Argentina sigue sin ley nacional de investigación biomédica. No hay figura del código penal que castigue a los investigadores inmorales, a sus financiadores y protectores politicos. Glaxo ganará con la vacuna el valor de cien mil multas. Y los culpables de usar a nuestros niños pobres como conejitos de indias ni siquiera pasarán por un juzgado.
(Jorge Yabkowski, presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la Argentina -FESPROSA-)

Entre los años 2007 y 2008, 14 bebés de familias pobres de Santiago del Estero, Mendoza y San Juan murieron luego de participar en los ensayos de una vacuna del laboratorio británico GlaxoSmithKline contra la neumonía y la otitis aguda. Si bien no se hallaron pruebas de que esas muertes tuvieran que ver con la aplicación de las inyecciones, en la investigación se descubrieron irregularidades al momento de conseguir el consentimiento de los padres para que sus hijos recibieran la vacuna en experimentación.

El juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky confirmó que algunos consentimientos fueron dados por padres menores de edad, por abuelos que no estaban autorizados a hacerlo, por parientes analfabetos o, como en un caso, por una madre psicótica a la que no se había evaluado la capacidad de discernimiento. Una madre aseguró: “una médica me pidió que firmara y no me dejó leerlo”.

Se detectó además la aplicación de la vacuna sin que se conocieran los antecedentes clínicos de los niños, y se verificó que hubo “falta de seguimiento y registro adecuado” de las reacciones adversas a la vacuna, según funcionarios del Ministerio de Salud.

Como resultado de estas investigaciones la justicia condenó a GlaxoSmithKline, al investigador principal del ensayo en Mendoza, Héctor Abate, y al coordinador de los estudios en Argentina, Miguel Tregnaghi, a pagar una multa, decisión que fue apelada por la multinacional.

Finalmente esta semana la justicia rechazó dicha apelación y confirmó que los implicados deberán pagar una multa de un millón de pesos por irregularidades cometidas en las pruebas de la vacuna. GlaxoSmithKline deberá pagar 400.000 pesos, mientras que a Abate y Tregnaghi se les impuso el pago de 300.000 pesos cada uno.

Según el juez, el laboratorio y los dos investigadores incumplieron requisitos legales básicos para llevar adelante las pruebas en casi 14.000 chicos, conclusión a la que arribó a partir de la investigación realizada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), organismo que dispuso la multa que ahora la justicia confirma.

Debe destacarse que según la ANMAT la vacuna de Glaxo es segura. Sin embargo, suspicacias aparte, no es esa la que el Estado adquirió para la campaña de vacunación nacional contra el neumococo que comenzó esta semana en chicos menores de dos años. El Ministerio de Salud optó en cambio por la trecevalente, afirmando que provee mayor cobertura contra los serotipos de neumococo circulantes en el país.

Al confirmar las multas, el juez afirmó en su fallo que “en toda investigación en farmacología clínica debe prevalecer el bienestar de las personas sometidas a estudio. Dicha prevalencia lo es aún por sobre los intereses de la ciencia y la comunidad”.

Sin embargo, todo este esfuerzo por impartir justicia parece escaso a la luz de la paradoja que salta a la vista cuando comparamos cifras: mientras que la multa representa escasos $71,42 por cada chico que estuvo en riesgo, Glaxo ganará con la vacuna cien mil veces el valor de la multa.

Y reiterando las palabras de Yabkowski, en medio de este gran negocio los culpables de usar a nuestros niños pobres como conejitos de indias ni siquiera pasarán por un juzgado.

Fuentes: Diario El País (España) y Diario Clarín (Argentina)

Actualización del 8/1: Modifiqué el artículo reescribiendo el título y algunos párrafos a fin de que refleje, según mi mejor comprensión del caso, el exacto sentido con el que fue escrito a fin de evitar malos entendidos que puedan desviar la atención de la cuestión central del problema.

También te puede interesar:

Ken Robinson y la revolución imprescindible

Ken Robinson, reconocido experto en creatividad y educación a quien ya hemos escuchado aquí, tiene algunas ideas sobre los cambios que necesita la educación, y lo que propone es una auténtica revolución. Sólo basta observar atentamente este video con sus reflexiones acerca de qué es y de dónde nace este sistema educativo que aburre a los pibes, y cuáles podrían ser los caminos a recorrer para producir un verdadero cambio de paradigma.

Esto es parte de su exposición dada en uno de los eventos organizados por RSA, en el que desarrolla algunas de estas ideas. Learning Cognitive releyó en un formato de animación Scribing las principales ideas de la charla en RSA.

Fuente: Gracias Caro por encontrarlo en YouTube

También te puede interesar:

Jugando con cubos

Cubeecraft es un maravilloso sitio con modelos para imprimir y armar. Siguiendo con mi costumbre de aprovechar la circunstancia de tener chicos en casa -aunque ya por poco tiempo más…-, le mostré el sitio a mi hija menor, elegimos un par de personajes y los armamos. Así nos quedaron:

Si, un verdadero recreo. hay una gran cantidad de personajes y modelos para elegir. Qué buenos están, ¿no es cierto?

También te puede interesar:

Ken Robinson: ‘Necesitamos repensar nuestra visión de la inteligencia’

Sir Ken Robinson es un reconocido experto en creatividad y educación, justamente ordenado caballero en junio de 2003 por sus logros estudiando estas temáticas.

En este video, la presentación del especialista en la TEDTalk 2006, en la que hace una apasionada y divertida argumentación sobre la importancia de la creatividad frente a los desafíos del futuro.

Una verdadera maravilla. Que lo disfruten.

También te puede interesar:

Libros para el Hospital Notti

Se comunicó con nosotros Fanny Quintana, de la ciudad de Guaymallen, en Mendoza, para contarnos que trabaja en el Servicio de Rehabilitación del Hospital Notti, en donde también se realiza Terapía Visual.

Ellos están necesitando libros infantiles para sus pacientes, y el acceso a alguna biblioteca virtual.

Si alguien entre nuestros amigos lectores puede brindar algún tipo de información al respecto, agradeceré que me escriba a través del formulario de contacto del blog, a fin de hacerle llegar la dirección de mail de la Sra. Quintana.

Desde ya, muchas gracias.

También te puede interesar:

El Tríptico de la Infancia rosarino cumple 10 años

Transcribo la gacetilla del Tríptico de la Infancia, una iniciativa de la Municipalidad de Rosario que cumple diez años y lo celebra con una actividad muy original. Es una celebración que nos importa, por todo lo que hizo por nuestros chicos en estos años:

¿Qué es una bandera?

Un objeto realizado en tela, con un asta o madera que la sostiene, que los seres humanos suelen izar con cuerdas, levantar en ocasiones, llevar con las manos al frente de una marcha o sostenida entre todos como un ritual. Lo maravilloso es que esa bandera se convierte en símbolo, carta de identidad, reclamo y esperanza. Hay banderas de las nacionalidades que se encuentran con el viento para flamear y decir siempre quiénes somos y cómo pensamos de la vida. Hay banderas que son mensajes al mundo, escritas con lo mejor del futuro. Muchas banderas tienen razón y nos representan, nos hacen sentir que no estamos solos que somos muchos, que hay un encuentro y en ese encuentro dibujamos el camino.

El Tríptico de la Infancia cumple 10 años

Primero fue La Granja de la Infancia, después El Jardín de los Niños y al final La Isla de los Inventos. El Tríptico de la Infancia nació en mayo -el mes que nos hizo libres- y al modo de 1810 -que es la infancia de este amado país-, humildemente nació para dar libertad, juego, afecto, vínculos entre nosotros, sentido de pertenencia, inclusión y aprendizajes múltiples que podrían nombrarse con la simple palabra esperanza.

¿Cómo lo celebramos?

En escuelas, casas de familias, bibliotecas populares, clubes, colectividades y en los espacios del Tríptico se construirán banderas con lo que los chicos nos han dicho durante estos diez años en el juego compartido cada día, en El Congresito de la Lengua, El Congresito de la Educación y los Consejos de Niños de Rosario.

Las Banderas de la Infancia – La confección

Sobre tela verde, amarilla y naranja, y con retazos, botones, puntillas, galones, cintas y lanas, los chicos con los adultos confeccionarán banderas pegando o cosiendo letras, bordando sus mensajes. Estas banderas recuperan lo mejor de la tradición textil de nuestros padres y abuelos. Por escuchar de noche sus máquinas de coser aprendimos a surcir el corazón, por llevar sus pullovers realizados a mano supimos lo que es el amor y el abrigo, por los bordados en los soleritos de piqué supimos de la femeneidad, por las mantas tejidas de a pedacitos recibimos el “pase” para fundar una pareja, una nueva familia. Como homenaje de los chicos a los que silenciosamente nos cosieron el primer pantalón, el traje de novia, los vestiditos de muñecas… las otras banderas para luchar por la democracia.

La caravana

El día sábado 30 de mayo a las 13 hs. una caravana partirá de La Isla de los Inventos, pasará por El Jardín de los Niños y llegará a La Granja de la Infancia donde los chicos entregarán a los adultos 4 mil banderas con sus mensajes. Estas banderas constituirán un ideario y/o manifiesto de los chicos rosarinos en estos diez años en los espacios públicos: El Manifiesto de la Infancia.

El legado al revés

Las Banderas de la Infancia constituyen “de puño y letra” un legado educativo y trascendente para los padres, maestros, abuelos, comunicadores y gobernantes. Habitualmente son los adultos los que tienen la responsabilidad de la transmisión. En los diez años del Tríptico la palabra-juego de los chicos nos enseña otra transmisión. No sólo para que el adulto piense la infancia sino para que pensemos juntos un nuevo humanismo donde la vida sea posible.

Sólo los adultos podemos “dar la palabra a los chicos”. Cada vecino puede tener hilvanado un pedacito de su familia a la bandera que en definitiva somos todos. Coser para ser parte, para estar allí como un canto de futuro. Súmense a la confección de banderas, ayuden a los chicos a lograr su manifiesto. Recorran el Tríptico y participen de la caravana porque en diez años pasa toda una infancia, la de los chicos rosarinos, nuestros hijos, sobrinos, nietos y vecinos. La Patria de la Infancia, el origen de lo que somos y la base misma de la construcción de futuro.

Informes, entrega de materiales y adhesiones:
triptico@rosario.gov.ar
La Isla de los Inventos / Corrientes y Wheelwright / Tel: 4496510/12
El Jardín de los Niños / Parque Independencia / Tel: 4802421
La Granja de la Infancia /Av. Presidente Perón 8000 / Tel: 4807848

Por muchos, muchos años más, nos sumamos a la celebración.

También te puede interesar:

- Ir arriba -