Ir al contenido


redes - 2. página

Viralizando a ciegas

19475-pablo_nerudaMe sucedió hace unos días: casi caigo en la trampa de viralizar la noticia de la muerte de Mandela. Un amigo me advirtió sobre la falsedad de la noticia, pobre Madiba. Revisamos varios periódicos del día y, efectivamente, era un hoax.

Esta mañana me volvió a pasar cuando estaba leyendo un texto ¡del curso de periodismo! El autor atribuía a Pablo Neruda un texto llamado “Muere lentamente”. Es bueno pero me hacía ruido: no sonaba a Neruda. Así que antes de difundirlo lo guglié -pavada de neologismo- para cerciorarme, y fue así que me enteré de que el texto, que no pertenece a Neruda sino a la brasileña Martha Medeiros, circula desde hace años por Internet sin que nadie sea capaz de detener semejante bola de nieve. El poema comienza así:

“Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.
Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar…”

Desde la Fundación Pablo Neruda, que ha recibido numerosas consultas sobre esta cuestión, aseguran que “este poema y otros más se encuentran circulando en internet desde hace tiempo y no sabemos quién se los ha atribuido a Neruda, pero los nerudianos que hemos consultado no los conocen”, afirma Adriana Valenzuela, bibliotecaria de la Fundación.

Pero no es sólo “Muere lentamente” el único “falso Neruda” que puede hallar en la red de redes. También se le suelen atribuir los poemas “Queda prohibido” -que se supone fue escrito por Alfredo Cuervo, escritor y periodista español- y “Nunca te quejes”, cuyo autor ignora la Fundación.

No es la primera vez ni únicamente con el chileno que esto sucede. Anda dando vueltas por allí un texto atribuido a Borges, “Instantes”, el que con sólo un ligero conocimiento de la obra del autor resulta imposible siquiera creer que lo hubiera escrito él. María Kodama, la viuda del escritor, lleva años aclarando que el texto es en realidad de la escritora estadounidense Nadine Stair.

Gabriel García Márquez es otra víctima de esta viralización de la ignorancia con el texto “La marioneta”. Supuestamente el colombiano se despedía allí de sus amigos, tras saber que estaba enfermo de cáncer, un texto cuya cursilería casi lo mata en serio: “Lo que me puede matar es la vergüenza de que alguien crea que de verdad fui yo quien escribió una cosa tan cursi”, afirmó.

Según el análisis sobre la cuestión que hace para el diario ABC Fernando Sáez, con quién coincidimos plenamente, “el fenómeno Internet, tan positivo y estimulante en tantos aspectos y tan dudoso en el origen de mucha de su información -fechas, sucesos, biografías y obras- está viviendo el feliz desparpajo del descontrol que da igual empuje al conocimiento que a la chapucería”.

Volviendo al poema atribuido a Neruda, la poeta y novelista brasileña Martha Medeiros, autora del texto en cuestión y de numerosos libros, además de cronista de Zero Hora de Porto Alegre, reconoce que no sabe cómo empezó a circular en Internet ese poema “como si fuera de Neruda”. Lo asombroso del caso es que esto no es una sorpresa para ella, ya que hay muchos textos suyos que figuran en la red como si fueran de otros autores, según comenta. Pero, según dice, tiene “humor suficiente para reirse de todo eso”.

Si hicieramos un listado aquí de algunas reglas sobre las citas, la primera sería “¡verificá la fuente!”.

Nada peor que dar algo por sentado con una sola fuente y además, difundirlo. Pero lamentablemente, y volviendo a Sáez, “son muchos los que creen que todo lo que encuentran en Internet es una verdad inapelable”. Es decir, seguimos hablando de educación.

Fuente: ABC.es

Mundos virtuales, videojuegos y escuela

Muy interesante exposición de Alejandro Tortolini para el Instituto Iberoamericano de TIC y Educación (IBERTIC), de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

Los mundos virtuales y los videojuegos son cada vez más importantes como ámbitos de expresión. La cantidad de tiempo que les dedicamos no es el único indicador que tenemos para medir su importancia; también lo son el significado que les damos, y cómo los usamos para identificarnos ante nosotros mismos y ante los demás. En ellos expresamos nuestras creencias, nuestros valores, nuestros prejuicios.

En esta exposición veremos casos que nos muestran por qué ya no es válido decir “es sólo un videojuego”.

Más información en:
http://www.ibertic.org/
http://pinterest.com/aletorto/sobre-videojuegos-y-mundos-virtuales/
http://pinterest.com/aletorto/mundo-minecraft/

Literatura para chicos que habla de ciber-seguridad

“La Gran Decisión de Digipato”, es un cuento ilustrado para chicos de entre 4 y 8 años, que me llega a través de una reseña de Pablo Bongiovanni. El libro se puede leer on line, descargar gratuitamente en formato PDF o comprar en soporte papel por dos euros pidiéndolo vía correo electrónico.

En él su autora, Lindsay Buck, utiliza una historia de amistad para enseñar el uso responsable de Internet, a partir de personajes de animales que viven una aventura entre sueños. El rechazo social que los personajes principales sufren, a su turno, está estrechamente vinculado al ciberbullying, pero afortunadamente se trata de sólo un sueño, lo que da lugar a la necesaria enseñanza sobre los riesgos de publicar una foto que se burla de un amiguito en una red social.

El trabajo, que tiene un desarrollo gráfico notable, fue lanzado por el Foro Generaciones Interactivas, gracias a un acuerdo de colaboración con la organización inglesa Childnet International.

De todos modos, soy de la opinión de que los chicos no debieran estar solos a la hora de decidir sobre cuestiones tan fundamentales como publicar o no una foto, por caso. Un cuento, por ilustrativo que sea, no reemplaza la necesaria presencia del adulto al momento de acceder a la red, tanto para prevenir riesgos como para disfrutar de sus bondades.

Seguramente, leer juntos este material puede funcionar a modo de disparador para que ambos, niño y adulto, conversen y aprendan juntos sobre las cuestiones de la seguridad en la red.

Fuente y links de descarga: Ineverycrea Argentina

Entrevista para el programa “Teletrabajo Glocal”

Teletrabajo Glocal es un programa de radio sobre teletrabajo. Como lo explican sus creadoras, el nombre del programa refiere a que ahora el trabajo es local pero con oportunidad global.

El envío, una producción de Torres de Teletrabajo, es conducido por Sol Pinck, con quién tuvimos una amable conversación vía Skype que quedó registrada para la emisión 19 del ciclo. La convocatoria fue para hablar sobre nuestro proyecto de radio on line, pero derivó luego por extensión hacia cuestiones más puntuales de las actividades en internet, como la seguridad de los datos personales, entre otros temas.

A continuación, el audio en dos partes. En la primera, la conversación giró en torno de nuestro proyecto de radio on line. En la segunda abordamos el tema de la seguridad:


Entrevista, Primera parteBajar


Entrevista, Segunda parteBajar

Nuestro agradecimiento a Sol y sus colaboradores por el espacio para hablar de nuestros proyectos. Ha sido un gusto compartir nuestras experiencias con la audiencia de su programa.

¡Muchas gracias!

Facebook: un 25% de los perfiles son falsos

Rompecadenas es uno de nuestros sitios favoritos en cuestiones de seguridad en la red, por la seriedad y calidad de la información que brinda.

El boletín electrónico que publican hoy trata sobre un dato que sobrevolaba la cuestión de las redes sociales y que se confirma con las últimas investigaciones: en Estados Unidos, durante el 2011 un 25% de las personas que usan Facebook falsificaron su perfil con el propósito de mantener en secreto su identidad.

Este elevado porcentaje fue determinado mediante un estudio que llevó a cabo la organización Consumer Reports y publicado en su website. En este trabajo de campo llegaron a encuestar 2.000 hogares norteamericanos. La conclusión: muchas personas han afrontado problemas de diversa índole al usar esta red social.

En el año 2010 el porcentaje alcanzaba solo a un 10% de los usuarios, cosa que evidencia que las personas se preocupan mucho más por su seguridad en estos espacios virtuales, accediendo a Facebook con un mayor cuidado para no caer en manos de personas inescrupulosas.

Algunas cifras reveladoras: en el 2011, el 41% de los usuarios tuvieron problemas de índole personal, como ser accedidos a sus cuentas por otras personas sin su consentimiento o sufrir amenazas de otro usuario de Facebook. En el año 2010 la cifra era de un 11%.

Este crecimiento parece obedecer a que muchos usuarios manejan su perfil de una manera ineficiente, por ejemplo compartiendo demasiados contenidos con terceros. Como emergente del estudio, surge que casi 5 millones de personas usaron Facebook para decir que se iban de viaje, exponiéndolos a riesgos por demás obvios al compartir información tan sensible. Los ladrones, de parabienes.

Incluso, se menciona el hecho de que nada menos que 13 millones de usuarios de Facebook nunca han modificado sus opciones de privacidad para poner límites al acceso de la información por ellos mismos publicada.

Fuente: Rompecadenas

Internet como una gran red social

Anoche tuve el gusto de participar del cuarto y último encuentro del ciclo Las Redes Sociales en tiempos de oscuridad, programado y coordinado por Daniel Krichman en el marco del ciclo Del derecho y del revés, una serie de encuentros con especialistas de diferentes extracciones para el tratamiento de problemáticas específicas. El ciclo, que se lleva a cabo en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia de nuestra ciudad, fue creado y es coordinado por la psicoanalista Laura Capella.

En la ocasión, Gabriela Sellart y Carla Raguseo propusieron en su presentación, titulada Del aula distribuida y otros entramados, la perspectiva de pensar a Internet como una gran red social.

A partir de un subtitulo que funcionó como consigna, Entre la lógica de la fragmentacion y la permeabilidad de los muros, las disertantes fueron desgranando experiencias pedagógicas que permitieron apreciar un uso efectivo de varias de las muchas herramientas que existen en la red, justamente a partir de aquel concepto de internet toda como una red social. Nos relataron no sólo las actividades realizadas, sino los entramados que se arman a partir del intercambio.

Hablando de su experiencia de trabajo con alumnos adolescentes y preadolescentes, nos mostraron una experiencia pedagógica de gran potencial.

En el intercambio del final surgieron también algunas cuestiones pendientes de debate, como el rol docente frente a estos nuevos desafíos o las brechas que se abren -tecnológicas, generacionales, sociales- ante el avance del fenómeno de las redes en la escuela.

Afortundamente, los muros son permeables. Hay esperanza.

El gen del sentido común removido

Muchas personas parecen tener el gen del sentido común removido cuando saltan sobre una computadora en la tranquilidad de su casa y piensan que nadie está escuchando (sólo el planeta entero). Parece que esta cosa que llamamos “la web social” es tan nueva que nuestro desarrollo evolutivo no ha alcanzado a la tecnología y todavía estamos pensando en analógico, cuando debiera ser digital!

Parece que compartir en línea es aun tan nuevo y tan temprano en la etapa del desarrollo social digital de los seres humanos, que somos como niños pequeños antes de que tuviéramos todas nuestras células cerebrales alineadas en la secuencia correcta que proporciona capacidades de pensamiento lógico.

Es como cuando un niño se cubre los ojos y dice: “no me puedes ver”, porque ellos no pueden verte.

La frase, demoledora pero cargada de un sentido común a toda prueba, pertenece a Jeff Bullas, autor de Jeffbullas.com, un blog que contiene excelente información y consejos sobre social media y marketing online.

El artículo que analiza estas cuestiones tiene un título por demás elocuente: “11 formas de perder tu trabajo en Facebook”. Se trata de un breve compendio de 11 casos de personas que perdieron sus trabajos a causa de sus publicaciones en Facebook, de alli lo contundente de la mirada de Bullas sobre estas cuestiones.

Algunos de los casos son realmente asombrosos. Pero espere: estamos hablando de adultos. No pierda eso de vista.

  • Una profesora asociada de sociología en una Universidad de Pennsylvania (EE.UU.) escribió en su perfil: “¿Alguien sabe donde puedo encontrar un asesino a sueldo discreto? Sí, ha sido de esa clase de día”. Un mes después: “Tuvimos un buen día hoy. No quise matar a ningún estudiante”. La universidad, que encontró motivos para alarmarse en vista de los trágicos acontecimientos que se han dado en los colegios en los últimos años, le dió una licencia indefinida que finalmente duró sólo un mes.
  • Un oficial de policía de la ciudad de Atlanta fue dado de baja en diciembre pasado después de publicar información sobre su trabajo en Facebook. Contó, por ejemplo, sobre su cooperación con el FBI en un caso de drogas y que se sentía frustrado en el trabajo.
  • Otros casos: un enfermero publicó fotos de una persona que asistió, que se había suicidado; trece enfermeras de un hospital crearon un grupo racista; otra docente publicó fotos de viaje suyas, bebiendo; una joven escribió “mi jefe es un pervertido”, sin tener en cuenta que lo tenía entre sus amigos.

En todos estos casos, el resultado fue que perdieron o estuvieron a punto de perder sus trabajos por este tipo de publicaciones en sus perfiles de Facebook. Algunos son francamente infantiles; otros revisten una mayor gravedad; todos muestran una ausencia de criterios, de sentido común francamente asombrosa. Aunque, pensándolo bien, ya pocas cosas asombran en el reino de las redes sociales.

Sólo una cosa más: no descarguemos toda la artillería en los jovenes por sus imprudencias y errores mientras participan de las redes sociales. Todos estos casos involucran a adultos, así que hay mucho para reflexionar sobre nuestras actividades en esos espacios.

Fuente: Jeffbullas.com, en donde además se puede leer sobre los otros casos.

El Cairo vs. Londres

Durante la primera parte del año, muchos de nosotros presenciamos lo que ya se venía presagiando desde tiempo atrás, una evolución de las redes sociales hacia aspectos que van más allá de lo meramente lúdico o netamente comercial. Un paso de simplemente hacer el etiquetaje de una foto de un amigo en Facebook, vender un producto usando viral marketing, o convocar a una fiesta o concierto usando mis redes, hacia una nueva forma de activismo social y político mucho más penetrante y efectiva. (…) En aquel momento el mundo veía en los medios sociales, no solo como el único medio para instigar y sostener la protesta, sino también como la mejor manera de obtener información acerca de los eventos que ocurrían en una sociedad donde los medios tradicionales se encontraban completamente controlados.

(…) Salir de Mubarak o Gaddafi se veía como una causa justa o buena y los medios sociales eran uno de los instrumentos a la mano para lograrlo. Sin embargo, apenas unos siete meses después, ya no en el Tercer Mundo, sino en una capital donde hay servicios de Internet inalámbrico de alta velocidad 4G, no simples teléfonos celulares que sólo pueden enviar mensajes de texto, sino poderosos Iphones, Androids y Black Berries, así como miles de individuos moviéndose dentro de la ciudad con tabletas inteligentes, las redes sociales son aparentemente usadas para provocar el estallido de violencia. Parece que el lado oscuro de Social Media se deja ver y lo que había sido una bendición para los países árabes ahora se convierte en una maldición para los ordenados y calculadores ingleses.

(…) Posiblemente no son los medios sociales los que hay que culpar, sino el deterioro social aún en medio de una sociedad que se hace llamar libre, de avanzada y progresista.

Leído en Famorac’s Blog

- Ir arriba -