Ir al contenido

redes - 3. página

Internet como una gran red social

Anoche tuve el gusto de participar del cuarto y último encuentro del ciclo Las Redes Sociales en tiempos de oscuridad, programado y coordinado por Daniel Krichman en el marco del ciclo Del derecho y del revés, una serie de encuentros con especialistas de diferentes extracciones para el tratamiento de problemáticas específicas. El ciclo, que se lleva a cabo en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia de nuestra ciudad, fue creado y es coordinado por la psicoanalista Laura Capella.

En la ocasión, Gabriela Sellart y Carla Raguseo propusieron en su presentación, titulada Del aula distribuida y otros entramados, la perspectiva de pensar a Internet como una gran red social.

A partir de un subtitulo que funcionó como consigna, Entre la lógica de la fragmentacion y la permeabilidad de los muros, las disertantes fueron desgranando experiencias pedagógicas que permitieron apreciar un uso efectivo de varias de las muchas herramientas que existen en la red, justamente a partir de aquel concepto de internet toda como una red social. Nos relataron no sólo las actividades realizadas, sino los entramados que se arman a partir del intercambio.

Hablando de su experiencia de trabajo con alumnos adolescentes y preadolescentes, nos mostraron una experiencia pedagógica de gran potencial.

En el intercambio del final surgieron también algunas cuestiones pendientes de debate, como el rol docente frente a estos nuevos desafíos o las brechas que se abren -tecnológicas, generacionales, sociales- ante el avance del fenómeno de las redes en la escuela.

Afortundamente, los muros son permeables. Hay esperanza.

También podría interesarte...

Mejorando la experiencia en Twitter

Mi amigo Alejandro Tortolini fue estrevistado por Diana Costanzo, conductora de Con Ciencia y Trabajo, un programa de la Radio Pública. Desde los orígenes de Twitter hasta consejos para el buen uso, son tratados en forma amena en la entrevista. Lo publico para nuestros lectores. ¡Que lo disfruten!

También podría interesarte...

El gen del sentido común removido

Muchas personas parecen tener el gen del sentido común removido cuando saltan sobre una computadora en la tranquilidad de su casa y piensan que nadie está escuchando (sólo el planeta entero). Parece que esta cosa que llamamos “la web social” es tan nueva que nuestro desarrollo evolutivo no ha alcanzado a la tecnología y todavía estamos pensando en analógico, cuando debiera ser digital!

Parece que compartir en línea es aun tan nuevo y tan temprano en la etapa del desarrollo social digital de los seres humanos, que somos como niños pequeños antes de que tuviéramos todas nuestras células cerebrales alineadas en la secuencia correcta que proporciona capacidades de pensamiento lógico.

Es como cuando un niño se cubre los ojos y dice: “no me puedes ver”, porque ellos no pueden verte.

La frase, demoledora pero cargada de un sentido común a toda prueba, pertenece a Jeff Bullas, autor de Jeffbullas.com, un blog que contiene excelente información y consejos sobre social media y marketing online.

El artículo que analiza estas cuestiones tiene un título por demás elocuente: “11 formas de perder tu trabajo en Facebook”. Se trata de un breve compendio de 11 casos de personas que perdieron sus trabajos a causa de sus publicaciones en Facebook, de alli lo contundente de la mirada de Bullas sobre estas cuestiones.

Algunos de los casos son realmente asombrosos. Pero espere: estamos hablando de adultos. No pierda eso de vista.

  • Una profesora asociada de sociología en una Universidad de Pennsylvania (EE.UU.) escribió en su perfil: “¿Alguien sabe donde puedo encontrar un asesino a sueldo discreto? Sí, ha sido de esa clase de día”. Un mes después: “Tuvimos un buen día hoy. No quise matar a ningún estudiante”. La universidad, que encontró motivos para alarmarse en vista de los trágicos acontecimientos que se han dado en los colegios en los últimos años, le dió una licencia indefinida que finalmente duró sólo un mes.
  • Un oficial de policía de la ciudad de Atlanta fue dado de baja en diciembre pasado después de publicar información sobre su trabajo en Facebook. Contó, por ejemplo, sobre su cooperación con el FBI en un caso de drogas y que se sentía frustrado en el trabajo.
  • Otros casos: un enfermero publicó fotos de una persona que asistió, que se había suicidado; trece enfermeras de un hospital crearon un grupo racista; otra docente publicó fotos de viaje suyas, bebiendo; una joven escribió “mi jefe es un pervertido”, sin tener en cuenta que lo tenía entre sus amigos.

En todos estos casos, el resultado fue que perdieron o estuvieron a punto de perder sus trabajos por este tipo de publicaciones en sus perfiles de Facebook. Algunos son francamente infantiles; otros revisten una mayor gravedad; todos muestran una ausencia de criterios, de sentido común francamente asombrosa. Aunque, pensándolo bien, ya pocas cosas asombran en el reino de las redes sociales.

Sólo una cosa más: no descarguemos toda la artillería en los jovenes por sus imprudencias y errores mientras participan de las redes sociales. Todos estos casos involucran a adultos, así que hay mucho para reflexionar sobre nuestras actividades en esos espacios.

Fuente: Jeffbullas.com, en donde además se puede leer sobre los otros casos.

También podría interesarte...

El Cairo vs. Londres

Durante la primera parte del año, muchos de nosotros presenciamos lo que ya se venía presagiando desde tiempo atrás, una evolución de las redes sociales hacia aspectos que van más allá de lo meramente lúdico o netamente comercial. Un paso de simplemente hacer el etiquetaje de una foto de un amigo en Facebook, vender un producto usando viral marketing, o convocar a una fiesta o concierto usando mis redes, hacia una nueva forma de activismo social y político mucho más penetrante y efectiva. (…) En aquel momento el mundo veía en los medios sociales, no solo como el único medio para instigar y sostener la protesta, sino también como la mejor manera de obtener información acerca de los eventos que ocurrían en una sociedad donde los medios tradicionales se encontraban completamente controlados.

(…) Salir de Mubarak o Gaddafi se veía como una causa justa o buena y los medios sociales eran uno de los instrumentos a la mano para lograrlo. Sin embargo, apenas unos siete meses después, ya no en el Tercer Mundo, sino en una capital donde hay servicios de Internet inalámbrico de alta velocidad 4G, no simples teléfonos celulares que sólo pueden enviar mensajes de texto, sino poderosos Iphones, Androids y Black Berries, así como miles de individuos moviéndose dentro de la ciudad con tabletas inteligentes, las redes sociales son aparentemente usadas para provocar el estallido de violencia. Parece que el lado oscuro de Social Media se deja ver y lo que había sido una bendición para los países árabes ahora se convierte en una maldición para los ordenados y calculadores ingleses.

(…) Posiblemente no son los medios sociales los que hay que culpar, sino el deterioro social aún en medio de una sociedad que se hace llamar libre, de avanzada y progresista.

Leído en Famorac’s Blog

También podría interesarte...

‘Lo que está vendiendo la industria discográfica es un soporte obsoleto’

Una de las cosas que hay que pensar, es que hay que modernizar a la industria discográfica. Lo que está vendiendo la industria discográfica es un soporte obsoleto. Los estudios indican que la relación de la baja de venta de discos, tiene más que ver con el tipo de soporte que venden que con las descargas de redes de pares. Por otro lado, hay que contemplar que la ley vigente en Argentina data de 1933, y general como buena parte de las legislaciones del mundo está fundada en legislación oriunda del siglo XIX. El siglo XIX está regulando la forma de distribuir la cultura en el siglo XXI. Y lo peor de todo es que para sostener un régimen legal antiguo, se está apelando a medidas judiciales que ponen en riesgo seriamente la libertad de expresión en internet y a un nuevo medio de comunicación que requiere las mismas garantías de libertad de expresión que cualquier medio de comunicación tradicional.
Beatriz Busaniche, de la Fundación Vía Libre.

El miércoles pasado, la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó el procesamiento de los propietarios del sitio Taringa! por considerarlos “partícipes necesarios” en la difusión y reproducción de contenidos protegidos por derechos de autor.

En ocasión de publicar la noticia, y en relación con el debate que se presenta cada vez que surgen noticias relacionadas con la difusión de contenidos artísticos mediante el uso de las nuevas tecnologías, el suplemento iEco de Clarín mostró un video en el que presentaron sus puntos de vista la autora de la frase de más arriba, Beatriz Busaniche, y Guillermo Ocampo, por SADAIC.

En lo que podría leerse como una toma de posición del multimedios, el video sólo puede verse en el referido sitio. Por esa razón es que nuestros lectores deberán hacer clic aquí para poder verlo en su publicación original. En realidad son dos, que recomendamos mirar con atención, no sólo para apreciar la claridad de conceptos de Busaniche sino también el desconcierto de Ocampo al tratar de sostener una posición que ya está perimida y, por lo tanto, es indefendible.

Fuente: iEco

También podría interesarte...

Crece el cibercrimen en las redes sociales

El auge de las redes sociales tanto para el entretenimiento como para el uso laboral, convierte a estas herramientas en una de las principales actividades online.

Al aumentar la cantidad de usuarios y el tiempo que le dedican a estas plataformas, los cibercriminales buscan encontrar nuevas formas para atacarlas. Uno de los más recientes es el koobface, un tipo de pharming a través del cual se redirecciona un nombre de dominio a otro sitio que en realidad es falso, y desde donde se puede descargar algún archivo maligno a las computadoras. En estos casos, el usuario ni se da cuenta que está en una página falsa.

La forma más habitual de caer en este engaño es a través de las cientos de aplicaciones nuevas para descargar. Los usuarios de las redes sociales están acostumbrados a que aparezcan continuamente en sus muros este tipo de mensajes. En estos casos, hay que tomar conciencia y ser precavidos, por lo que hay que tener cuidado y no confiar en todo lo que nos aparezca allí.

Si bien aún es un poco complicado identificar este tipo de amenazas, la idea no es dejar de utilizar las redes por supuesto, pero sí tener herramientas de seguridad y comenzar a educarnos en estos temas como para minimizar al máximo los riesgos.

Fuente: Rompecadenas

También podría interesarte...

Pensando en voz alta

Pensando una vez más en el sentido que tienen cuando tienen sentido:

En las redes sociales, cada uno tributario a la horizontalidad necesaria y al compromiso ineludible, hace lo mejor que sabe en función de la idea común.

Es al revés del juego: el que se escondió se embroma.

También podría interesarte...

Materializando lo inmaterial

Transformar en material lo inmaterial. Maravilloso modo de mostrar en que medida estamos atravesados por infinidad de ondas de todo tipo. En este caso, detectando las redes WiFi que atraviesan una ciudad en Noruega.

En un modo casi romántico, sus autores lo denominan “Luz pintando WiFi”, y el método utilizado por estos estudiantes noruegos es por demás original: uno de los miembros del equipo recorre la ciudad con una larga vara con LED’s, capaz de detectar las señales Wi-Fi y marcar su potencia. Los demás miembros van tomando fotos de larga exposición. Así de simple. Así de complejo.

En el video a contunuación, los llamativos e impactantes resultados de tal experiencia:

Immaterials: Light painting WiFi from Timo on Vimeo.

Fuente: Microsiervos

También podría interesarte...

- Ir arriba -